La Carta de Catania es un monstruoso híbrido normativo: rechazarla es un no constructivo


La Comisión de Cultura de la Asamblea Regional de Sicilia ha rechazado la Carta de Catania: un monstruoso híbrido normativo que corre el riesgo de hacer retroceder la protección en Sicilia. Sin embargo, el rechazo ha sido un no constructivo: he aquí por qué.

Reduciendo a “lógica política opositora” el rotundo rechazo en la Comisión de Cultura de la Asamblea Regional de Sicilia de la “Carta de Catania”, con la que el gobierno de Musumeci quiere ceder los bienes culturales de sus repositorios para su uso por particulares previo pago, con el fin de exponerlos incluso en hoteles y restaurantes, el “Assessore di beni culturali” Alberto Samonà (Lega Nord) parece olvidar que fueron precisamente especialistas y operadores del sector quienes expresaron su oposición a esta nueva legislación, antes de que lo hicieran los políticos.El Consejero de Bienes Culturales Alberto Samonà (Lega) parece olvidar que fueron precisamente especialistas y operadores del sector quienes expresaron su oposición a esta nueva legislación, antes de que lo hicieran los políticos. Primero en estas columnas, luego en las tres audiencias parlamentarias que precedieron a la resolución que pedía la retirada de los dos decretos vinculados a la Carta.

Rechazada, por tanto, en primer lugar por gigantes del mundo de la cultura como Salvatore Settis, Presidente del Consejo Científico del Louvre, Académico de los Lincei; ilustres estudiosos y profesores universitarios de renombre internacional como Clemente Marconi (Universidad de Nueva York; Universidad de Milán), buen conocedor de la realidad de los depósitos sicilianos, al igual que Aurelio Burgio, presidente de la licenciatura en Bienes Culturales de la Universidad de Palermo, o Ignazio Buttitta, profesor de la misma Universidad; juristas como Sergio Foà, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Turín, investigadores del CNR-Ispc (Instituto de Ciencias del Patrimonio Cultural) como Massimo Cultraro, intelectuales como Sergio Troisi; todas las Asociaciones en defensa del patrimonio cultural de importancia nacional, de Legambiente a Italia Nostra, de Cia, la Confederación Italiana de Arqueólogos a Ranuccio Bianchi Bandinelli, de Assotecnici a Icom, a los más jóvenes ¿Me reconoce? Soy un profesional del patrimonio cultural.

Sin embargo, ningún nombre destacado defiende la Carta, a excepción de los nueve superintendentes sicilianos. Es sorprendente que encuentren la solución subcontratando en lugar de planificando lo que debería ser un deber", observan las asociaciones Italia Nostra, Memoria e Futuro y Bianchi Bandinelli en el dossier enviado al Ars. Pero, ¿realmente alguien esperaba otra cosa? Giuliano Volpe, cuando era presidente del Consiglio Superiore dei Beni Culturali, hace sólo unos años, escribió sobre el “fracaso del modelo siciliano”; de la “proximidad de las superintendencias a un poder político intrusivo, que ha condicionado la autonomía de las estructuras técnico-científicas”; de la “degeneración” de ese modelo; de “una gestión altamente clientelista, con cientos de directivos contratados o promovidos no en función de sus competencias técnico-científicas”.

E incluso el favorable Antonio Tarasco, gerente del Ministerio de Cultura (antiguo MiBACT), que intervino en la comparecencia en calidad de presidente de Sic, la Sociedad de Ingeniería Cultural, acaba otorgando puntos al bando contrario. Si espera, en efecto, que “el programa pueda aplicarse con éxito en Sicilia” “pueda actuar como precursor de un nuevo paradigma en la gestión del patrimonio cultural público, en beneficio de todo el Sistema italiano” y se detuvo en aspectos estrictamente económicos, como la determinación del canon de concesión en función de la conveniente rentabilidad del patrimonio cultural, también tuvo un mérito indudable: El de haber aclarado de una vez por todas la antieconomicidad, desde el punto de vista del sector privado, de los compromisos que se le exigían a cambio del préstamo. Y sobre todo que "no es necesario redactar más reglamentos. Basta con aplicar las que hay, que son abundantes". ¿Para qué sirven entonces estos decretos sicilianos?

Más allá de los matices y los acentos individuales puestos en las diversas cuestiones críticas, todas las asociaciones profesionales comprometidas con la protección de los historiadores del arte, arqueólogos, conservadores, catalogadores y todos los profesionales que trabajan en el sector, ya sean empleados de organismos públicos o profesionales autónomos, están de acuerdo: estos decretos son una involución en el sistema de gestión pública del patrimonio cultural y un canto al empleo de mano de obra altamente cualificada a coste cero.

Por eso no está claro a quién se refiere Samonà cuando, en una entrevista a La Sicilia (12 de febrero de 2021), afirma que “las principales asociaciones arqueológicas (como si los bienes de los depósitos fueran sólo arqueológicos, por cierto, ed.) han manifestado su apoyo al contenido de los decretos” y que “en general la valoración ha sido sustancial”.

¿Que estaba pensando en Ana, la Asociación Nacional de Arqueólogos? Pasó de la declaración que nos hizo su presidente Alessandro Garrisi, en la que decía que"el deterioro de un decreto a otro es evidente, así como el conflicto entre los dos dispositivos“, a lo que luego se declaró tras la audiencia en la Comisión: ”en los últimos meses Ana ha presentado una serie de críticas y reflexiones constructivas sobre la Carta de Catania, muchas de las cuales se han aplicado correctamente en las directrices“ (el segundo de los dos decretos, ed.). A cuáles se refiere, no hemos podido averiguarlo: ciertamente no mencionó esta ”transposición“ en aquellas declaraciones que también se referían a las ”directrices“. Sin embargo, Garrisi reitera la posición de Ana, la de un diálogo que pueda limitar los ”daños“: ”no nos gusta la implicación de voluntarios en el proyecto“ y ”la continuación del debate público me parece haber dado cuerpo a esa alarma“. Y de nuevo, ”los nudos que hemos puesto de manifiesto (abuso potencial de los voluntarios, papel de los profesionales) nos llevan a pensar que por el momento debe verificarse la sostenibilidad del proyecto“. A continuación, pasa al ejemplo concreto que ofrece la Carta: ”una persona que cumpla los requisitos de la ley debe realizar la catalogación. Si luego hay otra persona que ’ayuda’ al trabajador, pero no hace su trabajo, entonces el voluntariado vuelve tanto a una posición de sostenibilidad (no le quita el trabajo a nadie) como a un papel útil para la sociedad".

Museo Arqueológico Regional Paolo Orsi, Siracusa
Paolo Orsi Museo Arqueológico Regional de Siracusa

Catalogar no es una "actividad inocente

Pero aquí es donde llegamos al quid de la cuestión y no sólo afecta a los voluntarios: con una planta notoriamente escasa de personal, los funcionarios de la superintendencia no sólo deben ocuparse de su propio trabajo, sino también “ayudar” a los becarios. Este ya es el caso en la experiencia de la formación universitaria, donde los aprendices en los depósitos son “asistidos” por el ojo experto de su profesor, así como por el funcionario. Distinto es el caso, sin embargo, de la acción sistemática y a gran escala prevista por la Carta (que ciertamente no se redactó para formar a los alumnos, conviene recordarlo), para la que los escasos recursos humanos al frente de las superintendencias no podrían garantizar en absoluto esa supervisión. Sin decir, observa Burgio, que “el sistema universitario prevé un número limitado de horas de prácticas, por lo que es probable que realmente sea necesario recurrir a otros actores, que deberán contar con requisitos científicos válidos y certificados. Tampoco es realista pensar, como hace la Carta, en los catalogadores de la empresa interna Sas, Servizi Ausiliari Sicilia, cuyo número es decididamente insuficiente y entre los cuales ”muy pocos son arqueólogos e historiadores del arte en la actualidad“ (Cia). Además, ”su competencia debería ser verificada“, señala Burgio. En estas condiciones, al contrario que Ana, Cia está convencido de que, al final, ”el trabajo de inventario se confiaría exclusivamente a universitarios en formación".

Corta por lo sano Andrea Camilli, presidente de Assotecnici, que agrupa a todas las categorías y no sólo a la de los arqueólogos: “los aprendices no tienen autoridad para realizar por sí mismos estas actividades” y, frente a tales atajos, “la profesionalidad del catalogador está muy ausente”. Catalogar no es una actividad “inocente”, por citar a Marconi: “a menudo requiere un esfuerzo interpretativo conspicuo, que exige una coordinación científica al más alto nivel, tanto por parte de los museos como de las universidades”. También para Camilli, “evaluar cuidadosamente el estado de conservación de un bien sirve para imponer al particular una serie de medidas adecuadas”. En definitiva, “una medida inútil, una duplicación de las leyes estatales, pero que priva al bien de las garantías que ofrece la normativa estatal”, concluye. Y también observa sagazmente la falta de conciencia de quienes idearon este “proyecto”:"¿qué tiene que ver el ejemplo de los hoteles de Taormina que exponen materiales procedentes de excavaciones realizadas in situ? En efecto, ¡no se trata de bienes descontextualizados! Por tanto, no están sujetos a esta legislación“. Recordemos, en efecto, que el objeto de la concesión son únicamente los bienes que figuran en ”una lista ’B’ para los que se puede proceder con mayor ’libertad’" (la crítica es de Rita Paris, presidenta de la Asociación Bianchi Bandinelli): los adquiridos por confiscación; los donados o entregados espontáneamente; las adquisiciones más antiguas cuya documentación se ha perdido; y los, precisamente, privados de toda referencia a su contexto de pertenencia.

El Antiquarium de Himera. Foto Créditos Davide Mauro
El Antiquarium de Himera. Foto Créditos Davide Mauro

Una “revolución suave” impuesta de forma autoritaria: las contradicciones de los decretos Samonà

Entre las declaraciones que ya hemos recogido en artículos anteriores y las nuevas intervenciones, la lista de contradicciones y carencias se vuelve realmente impresionante. Pero basta con explicar por qué la resolución aprobada en la Comisión, por el M5S, Pd y Cento Passi, compromete al concejal a retirar los decretos en su totalidad, en lugar de probar suerte, como él mismo propuso, remendando un vestido que ya ha sido arrancado de la sastrería. Es precisamente la concepción de los repositorios que preside, y más en general del patrimonio, y de sus fines la que requiere un replanteamiento radical frente a la disuasoria que se entrega a esta nueva legislación. Al igual que hay poco que ajustar si lo que no se sostiene es la estructura de soporte: la forma de gestión del servicio público de valorización, que debe ser revisada .

Sin embargo, esto es lo que Samonà pretende hacer, sin retroceder ni un paso ante el rechazo sufrido. Yendo directamente al pronunciamiento de una comisión parlamentaria, es decir, de un colegio de parlamentarios que desempeña un papel de control de la actividad del gobierno, examinando un determinado asunto atribuido a su competencia con la ayuda de especialistas convocados. Y el consejero lo hace intentando embellecer un monstruoso híbrido normativo contrario al espíritu del Código de Bienes Culturales , es decir, una concesión en uso que traslada los bienes de los depósitos de museos y otros recintos culturales a otro lugar, reabsorbiendo la institución de los préstamos para exposiciones con el único fin de extender también a ésta el carácter oneroso de la concesión .

Contrariamente no sólo al Código, sino también a la misma legislación regional que identifica entre sus objetivos el “uso social de los bienes culturales y medioambientales en el territorio de la Región de Sicilia” (R.L. 80/1977), junto con la protección y la valorización, subrayando así que el valor social está por encima de cualquier otro valor, incluido el económico.

Olvídense de la “revolución suave”: la resolución se aprobó tras un tira y afloja de más de dos horas y tres audiencias “intensamente” (y no sólo numéricamente) concurridas, que suplieron en cierta medida la ausencia de comparaciones de alto valor entre especialistas. Si a estos instrumentos se les ha dado pomposamente el nombre de “carta”, es superfluo recordar, de hecho, que las “cartas de restauración” históricas, que incorporan principios y prescripciones para guiar las intervenciones, son el resultado de elaboraciones complejas y graduales maduradas tras comparaciones en el mundo científico internacional.

Una taxonomía distorsionada En la Comisión, Salvatore Settis, además de profundizar en los méritos de cada uno de los artículos de los decretos, dejó claro que sólo en la terminología utilizada esta"dirección operativa es diametralmente opuesta a las buenas prácticas vigentes en la museología más avanzada de todo el mundo y de Italia“. La expresión, pues, ”bienes desprovistos de cualquier referencia a su contexto de procedencia“ imparte a tales bienes un estigma clasificatorio que pesa como ”una lápida sobre cualquier posibilidad presente y futura de identificar los contextos de procedencia mediante una investigación documental o archivística más precisa". Clemente Marconi también nos había dicho que, además del " peligro de desclasificar bienes procedentes del comercio clandestino","deberían ser sobre todo aquellos bienes cuyo contexto de origen aparentemente se ha perdido, y cuyo potencial real de investigación y valor no está claro, los que deberían guardarse celosamente en los depósitos“ para permitir que su ”procedencia se identifique mediante la investigación de archivos y la contribución de especialistas“. ”Inaceptable“, para Cultraro, ”esta segmentación por grados del patrimonio cultural en diferentes categorías a las que se asigna una presunta escala de valor y estimación económica en función de la ausencia y/o presencia del contexto de hallazgo". Y de nuevo en el plano léxico, define como"desafortunada“ la expresión de 0’’adquisiciones antiguas’’, que contrasta fuertemente con el largo y estratificado proceso de formación de los principales museos regionales sicilianos, por ejemplo el Museo Arqueológico Salinas de Palermo y el Museo Paolo Orsi de Siracusa”. Además del caso de los fragmentos de metopas selinuntinas hallados por Marconi, Cultraro recuerda su propia experiencia: la identificación, en el Museo de Siracusa, de “una colección inédita de cerámica egeo-micénica, hasta la fecha la segunda mayor colección nacional después de la de Florencia, que me fue presentada sin indicación alguna de cuándo y dónde fue adquirida”. ¿Qué ocurriría, en cambio, hoy, según los decretos de Samoná? Que “esta extraordinaria colección, compuesta por más de 300 objetos, habría acabado tristemente entre los corpus de objetos transferibles a particulares”.

La actividad de estudio y, por tanto, de promoción del conocimiento, finalidad del art. 6 del Código, es la gran ausente de la Carta, como señalaron en particular Buttitta, Cultraro y Rita Paris, presidenta de la Associazione Bianchi Bandinelli, para quien el término “en depósito” “remite a un patrimonio olvidado, obsoleto”.

Catalogación fuera del perímetro definido por el artículo 9-bis del Código. Además de lo que ya se ha dicho anteriormente, aunque la “valorización” en este sentido “desviado”, que evoca una idea anticuada y estática (“bienes almacenados”) de los museos y sus depósitos, es la finalidad declarada de los dos decretos del consejero, en realidad éstos afectan a una actividad que es objeto de protección, la de catalogación de bienes. Y se prevé que esta actividad (pero también la formación de “listas” de bienes y “lotes homogéneos”) podrá ser atendida por institutos con una plantilla afectada por una grave hemorragia de personal técnico-científico. Pero, ¿es creíble que los redactores de estos decretos desconozcan la “progresiva e incesante disminución del número de directivos y funcionarios competentes, debido a los límites de edad; ante una congelación de la contratación que dura ya unos 20 años”, como denunciaron Burgio y otras muchas voces críticas en la comparecencia?

Recursos humanos, numéricamente insuficientes, sobrecargados por las tareas previstas en los decretos. Una situación que pone en duda la capacidad de llevar a cabo las actividades de vigilancia exigidas por los decretos. Por ejemplo, la comprobación de las condiciones microclimáticas de los lugares donde se expondrán las obras objeto de concesión. En este sentido, en la audiencia, Settis preguntó si “no sería más funcional en todos los sentidos que el personal científico de las Superintendencias, en lugar de trasladarse de un concesionario a otro, dedicara su tiempo y energías intelectuales y físicas a ordenar los depósitos y estudiar in situ (en los propios museos) las obras que allí se conservan”. Para la Cia, la “Carta de Catania agrava la dramática crisis en la que se encuentra hoy el sistema regional de protección del patrimonio cultural”. La referencia es a la función técnica, que de hecho ya no existe.

Funcionamiento a coste cero. No se ha previsto ninguna cobertura financiera para estos decretos. Cia señala que “en las últimas décadas se ha producido una disminución constante de los recursos destinados por la Región al patrimonio cultural: han pasado de 500 millones en 2009 a sólo 10 en los últimos años”. En el caso de la Carta, la Región soluciona la falta de fondos transfiriendo todas las cargas a la concesionaria privada. Una cosa está clara, entre becarios y voluntarios no remunerados no se está creando empleo alguno, en contra de lo que se pregona: “esta operación no creará empleos de calidad”, observa Leonardo Bison, de Mi Riconosci, ni es la respuesta a la que invita Burgio para “dar un futuro a los numerosos jóvenes que se ven obligados a ’escapar’, o a recurrir a otros empleos después de haber pasado años estudiando el patrimonio cultural”. La obligación de que los particulares se doten de un conservador está envuelta en una vaguedad que no dice nada de los procedimientos de contratación ni de la duración del nombramiento.

Estimación del patrimonio y peligro de corrupción Aunque no se menciona en los dos decretos, el artículo 108 del Código establece cómo determinar los cánones de concesión, hacer los cánones, y para fijar los importes mínimos remite a “una disposición de la Administración concedente” (apartado 6). En nuestro caso la Región Siciliana, aunque Samonà en “la Sicilia” afirma que es “el ministerio el que determina el canon debido” (ignorando, quizás, que algunos parques arqueológicos autónomos sicilianos han hecho su propio baremo de cánones). En el pasado, el propio Tarasco ha subrayado que la determinación de los cánones también es importante para evitar la corrupción: “unos cánones bajos o nulos podrían ocultar acuerdos ilícitos entre la administración concedente y terceros concesionarios”.

Análisis arqueométricos a particulares. La Carta desea confiarlos a particulares en lugar de a centros de investigación especializados. Cultraro recordó que “la Región de Sicilia ha suscrito un Acuerdo Marco con el Consejo Nacional de Investigación (Ley Regional nº 1 de 17 de febrero de 1987 y posterior Resolución del CNR nº 25/11 de 9 de febrero de 2011), destinado a la realización de programas de formación, investigación y transferencia de tecnología en beneficio de las necesidades sociales y económicas de la Región. Dado que el Instituto de Ciencias del Patrimonio Cultural (ISPC), del que soy miembro, está presente en Sicilia, y que se trata de una unidad de investigación que desde hace años lleva a cabo proyectos destinados a valorizar el patrimonio siciliano a través de las tecnologías multimedia más avanzadas (véanse las reconstrucciones del Anfiteatro Romano de Catania o del Teatro de Taormina), las investigaciones sobre la composición material y el diagnóstico de los objetos deberían confiarse a centros de investigación especializados”.

Centralización de los procedimientos bajo un Rup. Los decretos prevén poner bajo la responsabilidad de un único gestor de procedimientos todos los procedimientos por los que la Región pretende conceder el uso de determinados bienes de sus almacenes a particulares. Una centralización que suprime lo que queda de los técnicos internos de museos y superintendencias, como señala París. El desmantelamiento definitivo del “papel técnico del patrimonio cultural”, para Cia.

Deficiencias y contradicciones jurídicas. Inexactitudes, remisiones normativas internas a los decretos que no corresponden pueden abrir “derivas del Código, inducidas por una aplicación indebida de los institutos jurídicos de referencia”, como explica Foà. La principal contradicción es que la forma de gestión de valorización elegida es la concesión en uso (art. 106), pero, observó el jurista, “la disciplina dedicada a la concesión es en cambio la del servicio de valorización (se hace referencia a los arts. 112 y 115 del Código: art. 5 del decreto n. 74 y art. 2 del decreto n. 78)”. Foà también precisó en la audiencia lo que ya nos había dicho: “el préstamo es una institución diferente de la concesión en uso”, “préstamo y concesión difieren normativa y ontológicamente”. Para ser precisos, "el decreto del consejero ’Carta de Catania’ no es muy sencillo en su formulación jurídica, porque recuerda una disciplina regional anterior sobre préstamos (salida del territorio regional y préstamos temporales), además de la disciplina sobre el servicio público de valorización, mientras que su objeto es la concesión en uso de bienes culturales. El marco normativo introducido no parece ofrecer un conjunto homogéneo de instrumentos jurídicos en relación con la finalidad propugnada y con la efectividad de la plena valorización de los bienes culturales sometidos a dicha disciplina. De hecho, ya habíamos advertido inmediatamente el intento de hibridación de ambas instituciones, que según Tarasco estaría legitimado por una supuesta menor exhaustividad de la disciplina en el art. 48 (préstamos) frente al 106. Cuando, en cambio, explica Foà, “la disciplina codificada en materia de préstamos es completa y puntualmente especificada por decretos ministeriales y circulares. La concesión, en cambio, referida también a los bienes inmuebles, requiere el destino ”cultural“ del bien (art. 106, c. 1) y su compatibilidad con ”el carácter histórico-artístico del bien" (art. 106, 2-bis): las especificaciones del codicilo no son casuales, si pensamos en los casos enconadamente contestados de concesiones para usos incompatibles con el carácter cultural del bien (parques arqueológicos transformados en gigantescos platós de DJ o salas de museos abiertas a banquetes de boda, sobre los que hemos escrito con frecuencia).

Un intento, éste, que constituye la peligrosa carga innovadora de esta legislación que, como resultado de una interpretación de la valorización en términos puramente económicos, no por casualidad aspira a abrir camino en el resto del país. Por ello, con cautela, debe descartarse como “una duplicación de leyes estatales”.

E incluso antes de aplicarse, esta ’revolución’ en salsa autonomista ya ha producido daños. De imagen. El de una Sicilia a la zaga del resto del país, aplastada por la admisión de la derrota debida a la incapacidad de la Región con competencia exclusiva en la materia para realizar la tarea institucional de protección y puesta en valor en lugares públicos de sus bienes culturales.

En el resto de Italia se hace de otra manera

Una comparación despiadada con “políticas” de valorización de yacimientos como la de los "Uffizi diffusi" , que pretende reubicar obras procedentes de yacimientos en espacios museísticos públicos de toda la Toscana. No en hoteles ni centros comerciales.

Mientras en Sicilia la Carta quiere confiar a aprendices universitarios una actividad como la catalogación, en el Parque Arqueológico de Paestum son profesionales los responsables del nuevo catálogo digital en línea, donde se puede consultar información de catálogos, documentos de archivo o patrimonio monumental. En los Musei Civici di Verona, por su parte, el cierre fue el detonante de un proyecto en el que participaron la Universidad de Verona y la Academia de Bellas Artes de la ciudad, que desembocó en la catalogación de obras en la plataforma ministerial SIGECweb. “Trabajaremos mucho sobre los depósitos”, “es un aspecto poco conocido por el público pero que merece ser explorado en profundidad”: ésta es la apuesta de la nueva directora de la Galleria Borghese Francesca Cappelletti. Y todavía en Mantua para Stefano L’Occaso " podemos seguir creando la sugerencia de lo que pudo ser el Palazzo Ducale gracias a los hallazgos que tenemos almacenados". Mientras que James Bradburn ha puesto en práctica la misión democrática de “devolver Brera al corazón de su ciudad y al visitante al centro del museo” también con soluciones como el "museo visible " que intercala, sin interrumpirla, la visita con los depósitos de obras de arte: como si en un teatro el espectador pudiera espiar entre bastidores y lo que sucede entre bambalinas irrumpiera en el escenario. Pero sin ir demasiado lejos, ya hemos visto que en la misma ciudad de papel, en Catania, el cierre forzoso de los museos fue la ocasión para una reorganización sin precedentes de los depósitos del museo cívico del Castillo Ursino.

¿A qué compromete la resolución de la oposición al gobierno regional? Un no constructivo

La resolución representa un no constructivo, la prueba de que, cuando quiere, la política sabe escuchar la voz de los técnicos. Pidiendo al gobierno regional que “retire en defensa propia el D.A. 74/Gab. de 30 de noviembre de 2020 y el D.A. 78/Gab. de 10 de diciembre de 2020 del Consejero para los Bienes Culturales y la Identidad Siciliana”, el documento esboza dos acciones. La primera a largo plazo, que compromete al Gobierno a poner en marcha lo que sea de su competencia para la catalogación y valorización de los bienes de las “reservas” de museos y superintendencias “con el fin de aumentar el número de obras utilizables por el público en los espacios expositivos actualmente existentes y crear nuevos espacios expositivos”. La otra, a corto plazo y con espíritu proactivo, sustituyendo la forma de gestión “externa” de la valorización prevista por la Carta por la concesión al sector privado del servicio de valorización dentro de las propias instituciones culturales, donde sólo puede garantizarse esa ósmosis entre colección permanente y reservas. En particular, se sugiere adoptar “procedimientos de prueba pública” que contemplen "también a las empresas ’start-up’ definidas por el Decreto Ley n.º 179 de 12 de octubre de 2012 y/o a las ’empresas juveniles’ reguladas por la Ley n.º 44/86 que cuenten con personal que reúna los requisitos del art. 9 bis de bis del Decreto Legislativo nº 42 de 22 de enero de 2004 y que persigan el objetivo de la valorización en espacios expositivos de propiedad y/o gestión exclusiva de la Región de Sicilia". Aquí empezamos a hablar seriamente de trabajo remunerado.

Sí, por tanto, a un sector privado que sigue siendo aliado de una administración pública que sufre. No, en cambio, a las precipitadas abdicaciones de tareas institucionales en favor del sector privado.

Para Valentina Zafarana, primera firmante de la resolución, y los demás diputados de Cinquestelle, Giovanni Di Caro, Stefania Campo, Ketty Damante y Roberta Schillaci, “este instrumento podría crear daños irreversibles a nuestro patrimonio cultural y, por tanto, debe detenerse”. “Estos decretos”, afirma en cambio Claudio Fava, del Centopassi, “son fruto de un malentendido inadmisible, a saber, la idea de que los depósitos museísticos de la Región son simples almacenes polvorientos”. Para el diputado del Pd Nello Dipasquale, “el consejero Samonà ha perdido la ocasión de iniciar una confrontación seria y constructiva en el seno de la comisión de cultura del Parlamento. Ha preferido imponer un camino que ya había iniciado en completa soledad, en lugar de, con humildad y responsabilidad, suspender o retirar un acto que había redactado con la contribución de algunos amigos”. Los autores de la Carta, recordémoslo, son la ex superintendente del patrimonio cultural de Catania, Rosalba Panvini, y la asociación SiciliAntica.

Y si Samonà habla ya del “aviso que publicará posteriormente el director general del Patrimonio Cultural”, el centro-izquierda anuncia en cambio “una moción que se llevará a la Cámara para que todo el Parlamento se exprese sobre el tema y comprometa directamente al Gobierno para que se detenga este estrago”.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.