Presidente Mattarella: "el arte es una parte indispensable de la vida social


El Presidente de la República, Sergio Mattarella, intervino esta mañana en la presentación de las candidaturas al David di Donatello 2021 y subrayó que el arte no es algo adicional a nuestra vida, sino una parte indispensable de ella.

La presentación de los candidatos a los Premios David di Donatello del año 2021 se ha celebrado esta mañana en el Palacio del Quirinale, en presencia del Presidente de la República, Sergio Mattarella. La ceremonia, presentada por el presentador de televisión Geppi Cucciari, se abrió con la proyección de un vídeo de Rai Cultura, seguida de los discursos de Piera Detassis, Presidente y Director Artístico de la Accademia del Cinema Italiano - Premi David di Donatello, y del Ministro de Cultura, Dario Franceschini. Tras la lectura de las candidaturas a los Premios “David di Donatello”, el presentador entrevistó a los ganadores del David Especial 2021, Sandra Milo y Diego Abatantuono, y la ceremonia concluyó finalmente con el discurso del Presidente de la República, que destacó la importancia del arte para nuestras vidas.

“El David di Donatello -dijo Mattarella en la inauguración- es una fiesta del cine y, por tanto, de la cultura italiana. Un festival que, con su ritmo anual, marca una historia importante para nuestro país, encendiendo las luces sobre realidades y sueños, sobre costumbres y lenguas cambiantes, sobre rostros e historias que expresan emociones, pasiones, alegrías y penas que también nosotros sentimos como nuestras. El año pasado, debido a la pandemia, no fue posible celebrar esta ceremonia. Este año, celebrarla, aunque de forma reducida respecto a ediciones anteriores, representa un signo de reanudación, de esperanza”.

Mattarella dijo ser consciente de las dificultades que ha tenido que soportar el sector durante la pandemia y destacó el valor inalienable del arte: “Soy muy consciente de que las artes escénicas, en general, y el espectáculo en vivo, en particular, es uno de los sectores más afectados por las consecuencias de la pandemia, más allá de las importantes intervenciones del Gobierno para apoyar al sector. Se trata de un empobrecimiento (económico y cultural, este último no compensable) que no puede durar mucho tiempo. Porque el cine, el teatro, la música, la danza (en una palabra, el arte) no son elementos adicionales de la vida social. Hermosos, elevados, reconfortantes, pero de los que se puede prescindir ante problemas más graves y urgentes. Al contrario, forman parte indispensable de ella. La pandemia nos ha obligado a cerrar las puertas de cines y teatros, como en los periodos oscuros de la historia de la humanidad, cuando los escenarios y decorados están vacíos, cuando las orquestas callan y nadie baila. Por supuesto: derrotar al virus seguirá exigiendo prudencia y un comportamiento responsable. No podemos deshacer los sacrificios que se han hecho, sobre todo por respeto a los muchos muertos y a los muchos sufrimientos soportados. Pero, además de responsabilidad, necesitaremos determinación e iniciativa. También será necesario tener el coraje de proyectos y realizaciones que ayuden a desarrollar juntos la innovación y la calidad, que lleven a mejorar lo que debería considerarse obsoleto, defectuoso y frenado”.

“En la posguerra, en el momento de la reconstrucción moral y material a partir de los escombros de la dictadura y del conflicto más sangriento”, prosiguió el presidente, "el cine italiano vivió una temporada extraordinaria. En esa temporada pudieron expresarse talentos de gran talla, cuyas obras fueron admiradas en todo el mundo. Directores como Vittorio De Sica, Roberto Rossellini y Luchino Visconti abrieron un nuevo capítulo en la cultura italiana, abrieron brecha en el sentimiento popular y valorizaron a actrices y actores que desde hace tiempo permanecen en el corazón de cada uno de nosotros. Se convirtieron en maestros de otros maestros. Habría muchos nombres que recordar. Además de los nombres de productores, guionistas, directores de fotografía, diseñadores de vestuario y decorados. En definitiva, de todos aquellos que, dando alma al cine, han contribuido a enriquecer la civilización de los italianos, a hacerles sentirse más parte de un destino común, a estimular a través de las imágenes, las palabras y la música el deseo de vivir y crecer en un país mejor.

También hubo lugar para algunas reflexiones sobre la situación actual y también sobre el PNRR, el plan de inversiones del Fondo de Recuperación: "Ahora reabren los cines, y ante todo deseamos que el público pueda volver a disfrutar con seguridad de las emociones de la gran pantalla. Por desgracia, también económicamente, el largo parón forzoso ha pasado factura. Y el riesgo que suponen las restricciones de las cuotas, como ha dicho el Ministro, debe abordarse con los operadores de las salas. Las salas de cine son una parte valiosa de la vida de la ciudad. Es bueno que se hayan destinado fondos a modernizar las salas, así como los museos, teatros y todos los recintos culturales, y hacerlos más eficientes energéticamente. El cine ha tejido ahora una intensa relación con la televisión y con las diversas plataformas que enriquecen cada vez más nuestras capacidades de comunicación e información. Esto ha dado lugar a una interdependencia, en herramientas y lenguajes, que ha producido un fructífero intercambio de profesionalidad y que puede aumentar los recursos globales del cine. Nadie piensa hoy en el cine como un sector separado del mundo audiovisual. Pero es necesario, para que el diálogo continúe y sea fructífero, que el cine conserve su originalidad y su ADN creativo. Este es el reto que les compromete a todos ustedes, así como a sus colegas de todo el mundo. Es de justicia que las instituciones os apoyen en este desafío, como ya se ha anunciado. Un capítulo importante del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia está dedicado al desarrollo de la industria cinematográfica. Espero que se ponga en marcha mediante la confrontación y el compromiso convergente de todos los actores del mundo cinematográfico y audiovisual, como ocurrió cuando se aprobó la nueva ley del cine. Instituciones, operadores, empresas del sector unidos en el objetivo de reforzar las producciones nacionales. Mejorar su calidad. Para lograr una mayor eficacia y competitividad de todo el sistema. El proyecto de potenciar Cinecittà -y con él el Centro Experimental de Cinematografía- puede convertirse en un elemento impulsor del reinicio. Atraer producciones nacionales, europeas e internacionales a Cinecittà, aumentando el potencial de los estudios y también su equipamiento digital, es una inversión que puede devolver mucho al país, en términos de cultura, trabajo de calidad y prestigio en el mundo’.

El arte, la creatividad, la cultura“, concluyó Mattarella, ”no pueden sino insuflar la voluntad de construir el mañana. El público se reconoce en las historias del cine. Y quieren seguir soñando, pensando, emocionándose, apasionándose. El cine es una red de conexión que nos hace sentir parte de la comunidad, de su experiencia y de sus esperanzas de futuro. Los deseos no se piden, como es bien sabido. Pero el mayor y más coral de los deseos se refiere al futuro del cine. Que sin duda será bello, como bella ha sido su historia, e irá más allá de su historia".

Presidente Mattarella:
Presidente Mattarella: "el arte es una parte indispensable de la vida social


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.