Un meteoro surca los cielos de Europa: Giuseppe De Nittis


Giuseppe De Nittis fue uno de los artistas más interesantes de su época. En este artículo esbozamos su carrera en París.

Una muerte prematura no impidió al pintor Giuseppe De Nittis surcar los cielos del sur de Italia en sus comienzos, ni brillar después en las dos capitales del arte: Londres y, sobre todo, París.

A pesar de su corta carrera, su pintura, que algunos insisten en definir como meramente “impresionista” (aunque, es cierto, de aquella corriente recogió la lección de la investigación atmosférica y el interés por los temas de la vida moderna), fue tan intensa que en pocos años rastreó todo lo que ocurría en Europa.

Mucho más allá, pues, de las repercusiones de la posguerra franco-prusiana y del fenómeno de la industrialización: una condición, ésta, de la “Belle Époque”, que, entre la revolución de la fotografía y las novedades del japonismo, le permitió verter belleza, pero también lirismo y realismo, en cuadros conmovedores y pasteles, y sobre todo en esos “frescos de la vida” que retrataban a las bellas divinas de los salones parisinos.

Es esta atmósfera mixta de novedad y fascinación, de ebullición y velocidad, en la que se mueven los representantes de los círculos acomodados de la “ciudad moderna”, las nobles que entretienen cenáculos en sus elegantes círculos, y en la que también destacan los paisajes del nuevo mundo urbano de finales del siglo XIX, la que volvemos a encontrar hasta el 13 de abril en Ferrara en la exposición De Nittis y la revolución de la mirada. Comisariada por Maria Luisa Pacelli, Barbara Guidi y Hélène Pinet, la exposición recorre la fascinante aventura de un pintor que, como otros artistas, aunque se formó principalmente en Italia y asistió durante un breve periodo a la Academia de Bellas Artes de Nápoles, encontró mayor fortuna fuera de nuestras fronteras.

Sala tras sala, deslizándose con pasos melifluos por los antiguos espacios renacentistas del Palazzo dei Diamanti, la exposición muestra cómo las múltiples evoluciones y etapas que De Nittis atravesó para establecerse y conquistar el éxito, supusieron de inmediato un ascenso seguro para su carrera artística, que afectó tanto a la crítica de la época como al mercado del arte. Con su forma de trasladar al lienzo la inmediatez de la realidad, consiguió, como pocos en aquellos años (la comparación sólo puede hacerse con Boldini y Tissot), fascinar, dibujando con sus pinceladas paisajes, retratos o calles abarrotadas de gente. Y de coleccionar encargos y credibilidad. Su refinada lente apunta en la dirección de la modernidad, una dirección que, dejando su huella en una rica serie de instantáneas fugaces, acentuó la vivacidad de aquel bullicioso mundo urbano, oscureciendo o, si acaso, eclipsando los signos ya evidentes y nefastos de las dos revoluciones industriales.

Robando su mirada de las primeras experimentaciones de la fotografía, como demuestran sus relaciones con Alfred Stieglitz, Giorgio Sommer o Gustav Le Gray, De Nittis supo traducir una realidad trepidante a través de planos absolutamente atrevidos, con cortes inesperados como en Léontine en una barcaza y perspectivas insólitas que aún hoy sorprenden al observador.

Fue crucial, para su consagración como pintor europeo, cruzar los Alpes, aunque fue aquí, en Italia, entre cielos coruscantes y perfiles de montañas y llanuras, entre líneas de horizontes marinos, donde De Nittis inauguró su mirada inédita sobre la realidad. Fue aquí, y sobre todo en el sur, donde aguzó la vista para iluminar, y fue siempre aquí donde empezó a crecer el deseo de pintar y la pasión por crecer artísticamente y hacerse un nombre.

Giuseppe De Nittis, Léontine en una barcaza (1874; óleo sobre tabla, 24 x 54 cm; Colección particular)
Giuseppe De Nittis, Léontine en canoa (1874; óleo sobre tabla, 24 x 54 cm; Colección particular)


Alfred Stieglitz, Día de lluvia en París (1895; fotograbado, 9 x 16 cm; París, Museo de Orsay)
Alfred Stieglitz, Día de lluvia en París (1895; fotograbado, 9 x 16 cm; París, Museo de Orsay)


Gustave Le Gray, Barco a la luz de la luna (1856-57; impresión sobre papel albuminado, 29,6 x 41,1 cm; París, Bibliothèque Historique de la Ville de Paris)
Gustave Le Gray, Barco a la luz de la luna (1856-57; impresión a la albúmina sobre papel, 29,6 x 41,1 cm; París, Bibliothèque Historique de la Ville de Paris)

Sólo cuando sintió que sus vínculos con el marchante Goupil eran intolerables (con quien, de hecho, había firmado un contrato en 1872 en el que cedía la exclusividad de la venta), sólo cuando se sintió atrapado por las reglas que le imponía el mercado, el artista necesitó buscar en otra parte. Sobre todo en París.

En cuanto oyó el rumor, el eco del bullicio de esta meca de las artes, ya en su primera estancia en 1867, aquella ciudad le envolvió y decidió instalarse allí. Pero fue sobre todo gracias a su modelo y futura esposa, Léontine, que le introdujo en los salones de la alta sociedad, que de alguna manera casi repudió sus orígenes.

De París, de sus cafés y bulevares, de las grandes avenidas, sigue encantado (véase A las carreras de Auteil - en la silla, o Puente) de hecho escribirá a su amigo Adriano Cecioni: "La vida aquí, pero cómo, qué interesante. Le gustaba todo de la ciudad: la organización, la limpieza, ’todo aquí es un reloj de orden’.

Se ha dicho de él que estaba tan impresionado por los lugares, las cosas que veía, las novedades que experimentaba en directo, que de ser un “italiano en Italia”, pasó a ser “un parisino en París” y no menos un “londinense en Londres”.

De Nittis, como revela la exposición de Ferrara a través de una llamativa selección de obras procedentes principalmente de la Fundación de Barletta, su ciudad natal, fue un artista que no sólo supo interceptar antes que otros las variaciones y cambios atmosféricos, sociales y del paisaje urbano y natural, sino que se distinguió por una investigación, y un afán de ver y conocer, que decayó primero en Francia, y luego entre las visiones inglesas (no es casualidad que se inclinara por vistas como Westminster o la National Gallery y la iglesia de San Martín de Londres). Tenía una necesidad irrefrenable de adquirir esa capacidad, que haría toda suya, de plasmar lo mejor posible el genus loci y todas las nuevas energías posibles de los lugares.

Por otra parte, nació con un don excepcional que le permitía imprimir en sus ojos todo lo que veía, todo lo que respiraba a su alrededor: matices, pistas, olores... cada una de estas “impresiones” se vertía en sus lienzos seductores, a menudo ensoñadores. De hecho, sabemos que para ello utilizaba un método totalmente original (y quizás ahí radique su huella “impresionista”): alquilaba, y finalmente compraba, un fiacre, el carruaje en el que se reparaba para ver sin ser visto. Dibujar sin incurrir en infracciones de ningún tipo era una forma ciertamente extraña de sortear el obstáculo de la ley del 7 de junio de 1848 contra las reuniones. Desde ese carruaje, verdadero atelier móvil, registró personas, escenas y paisajes, no sólo a gran velocidad, sino también en el acto de desplazarse lentamente. Dancourt dijo de él, ya en 1887, que producía obras como “fotografías vivientes”. Utilizando un método completamente inventado y original, pintaba lo que veía “en un instante”, reproduciendo lo que la ventana enmarcaba.

Giuseppe De Nittis, En las carreras de Auteuil - En la silla (1883; óleo sobre lienzo, 107 x 55,5 cm; Barletta, Pinacoteca Giuseppe De Nittis)
Giuseppe De Nittis, En las carreras de Auteuil - En la silla (1883; óleo sobre lienzo, 107 x 55,5 cm; Barletta, Pinacoteca Giuseppe De Nittis)


Giuseppe De Nittis, Westminster (1878; óleo sobre lienzo, 110 x 192 cm). Cortesía de Marco Bertoli
Giuseppe De Nittis, Westminster (1878; óleo sobre lienzo, 110 x 192 cm). Cortesía de Marco Bertoli


Giuseppe De Nittis, The National Gallery and Saint Martin's Church in London (1877; óleo sobre lienzo, 71 x 105,5 cm; París, Petit Palais, Musée des Beaux Arts de la Ville de Paris)
Giuseppe De Nittis, La National Gallery y la iglesia de San Martín en Londres (1877; óleo sobre lienzo, 71 x 105,5 cm; París, Petit Palais, Musée des Beaux Arts de la Ville de Paris)

Los experimentos excéntricos del artista, su búsqueda tenaz de un estilo y un gusto personales, los buscaba en todas partes. Una fuente de inspiración para él es lo que gravita en los lugares que frecuenta, todo lo que circula en los círculos culturales, desde las estampas japonesas (vistas por primera vez en la Exposición Universal de 1867) o la comparación, inevitable para todo artista, con las primeras impresiones fotográficas. Su marchante de elección, Goupil, estaba muy atento a este tema y, para llegar a un público más amplio, se dejó seducir por todas las técnicas de reproducción existentes: el prestigioso grabado al buril, la litografía, el aguafuerte, la manera negra, el aguatinta y luego, a partir de los años 50, la fotografía.

La fotografía y la estética del japonismo constituyeron realmente para De Nittis un concierto a dos voces. Aunque muy distinto del fenómeno impresionista, de forma paralela, el pintor de origen apulense interpretó el gusto de la época entrelazando su pintura con ese refinado sintetismo japonés y con los códigos innovadores de la fotografía.

La moda delas "japonaiseries“ se cobró víctimas, sobre todo en el ámbito artístico, pero no sólo. El año en que de Nittis descubrió París, 1867, la capital francesa acogió la primera presentación oficial de Japón en una Exposición Universal. A partir de entonces, se introdujo una nueva idea del gusto, en la que ”un atelier respetable está amueblado con refinados objetos orientales y el pintor de moda, vestido según el gusto actual, es el que no deja de representar en sus cuadros un biombo o una laca japonesa" (Manuela Moscatiello). La moda a la japonesa en De Nittis se traduce sobre todo en una búsqueda expresiva de la paleta de colores, y en los diversos cuadros en los que el blanco, a menudo el de la nieve, es el color predominante.

La estética del Japonismo, aunque decorativa, es también sintética, porque enseña a transmitir la fuerte impresión de lo que se pretendía retratar. Los elementos japoneses afloran a veces con más fuerza, otras más sutilmente, como en Amanecer sereno y Lago de los cuatro cantones, o en otras obras como Junto al lago, Paseo invernal, En la nieve y Patinaje léontino.

Sin embargo, es El día de invierno el non plus ultra. En el cuadro, Léontine aparece retratada en su casa mientras por la ventana se ve una increíble nevada que tuvo lugar en París en 1875. En aquella ocasión, De Nittis escribió en su cuaderno: “París está toda blanca de nieve (...) para mí es una visión de Japón”. Con las variaciones del blanco, De Nittis experimentó con nuevos lenguajes, matices, y la paleta de colores aumentó. La calidad de la obra también fue evidente para Edmond de Goncourt: “la más extraordinaria sinfonía de blancos, una nueva forma de utilizar la tiza, muy alejada de las técnicas tradicionales”.

Giuseppe De Nittis, Paseo por el lago de Lucerna (1881; óleo sobre lienzo, 61 x 91 cm; colección particular)
Giuseppe De Nittis, Paseo por el lago de Lucerna (1881; óleo sobre lienzo, 61 x 91 cm; Colección particular)


Giuseppe De Nittis, Junto al lago (c. 1880; óleo sobre lienzo, 73 x 52 cm; Barletta, Pinacoteca Giuseppe De Nittis)
Giuseppe De Nittis, Junto al lago (c. 1880; óleo sobre lienzo, 73 x 52 cm; Barletta, Pinacoteca Giuseppe De Nittis)


Giuseppe De Nittis, Paseo invernal (1879; óleo sobre lienzo, 131,5 x 77 cm; Barletta, Pinacoteca Giuseppe De Nittis)
Giuseppe De Nittis, Paseo invernal (1879; óleo sobre lienzo, 131,5 x 77 cm; Barletta, Pinacoteca Giuseppe De Nittis)


Giuseppe De Nittis, Efecto nieve (c. 1880; óleo sobre lienzo, 54 x 73 cm; Barletta, Pinacoteca Giuseppe De Nittis)
Giuseppe De Nittis, Efecto de nieve (c. 1880; óleo sobre lienzo, 54 x 73 cm; Barletta, Pinacoteca Giuseppe De Nittis)


Giuseppe De Nittis, Léontine patinando (c. 1875; óleo sobre tabla, 55 x 37,5 cm; Colección particular)
Giuseppe De Nittis, Léontine patinando (c. 1875; óleo sobre tabla, 55 x 37,5 cm; Colección particular)


Giuseppe De Nittis, Día de invierno (1882; pastel sobre lienzo, 150 x 89 cm; Barletta, Pinacoteca Giuseppe De Nittis)
Giuseppe De Nittis, Día de invierno (1882; pastel sobre lienzo, 150 x 89 cm; Barletta, Pinacoteca Giuseppe De Nittis)

El uso del pastel también está estrechamente vinculado al japonismo, es decir, a la influencia del arte japonés. Sabemos que De Nittis no modificaba sus pasteles añadiendo un fijador, sino que trabajaba el pigmento reduciéndolo a un impasto: es decir, desmenuzaba el pastel, lo mezclaba con agua y lo aplicaba con un pincel.

“El matrimonio del pintor con la musa japonesa generaba criaturas hermosas, llenas de vida, de movimiento, seductoras y que producían una impresión de gran sorpresa en el espectador” (Renato Miracco). Por tanto, dejarse influir por el japonismo no era sólo una cuestión de materiales, sino también de temas elegidos y de disposición de la composición.

A pesar de todo, a pesar de las novedades que introdujo en el campo artístico, persiste la idea errónea de que De Nittis era un pintor mundano, complaciente con la burguesía de su tiempo, un artista astuto que explotó la moda exótica de su pasión por Japón para vender y alcanzar una fama precoz. De Nittis, por el contrario, escribe Antonio Paolucci, "narraba en imágenes el tumulto melodioso de la ciudad moderna, las citas galantes en el Bois de Boulogne, las mujeres hermosas y los personajes de la alta sociedad, la vida palpitante de los bulevares, las fiestas de una burguesía en la cima de su esplendor. Si retrató el carácter, la forma de vestir y los hábitos sociales de las élites, especialmente de los parisinos, es porque en los fabulosos años que siguieron al gran miedo de la Comuna, París lo necesitaba, Europa lo necesitaba. Una necesidad que De Nittis pronto sabe llenar. Y él no tiene la culpa de ello.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.