Algunas palabras sobre los nuevos directores de los diez museos nacionales


Se han nombrado nuevos directores para diez museos nacionales, desde Villa Adriana al Complesso della Pilotta, pasando por el Parque de Ostia Antica. Dos reflexiones sobre el tema.

Como es bien sabido, en las últimas horas se han anunciado los nombramientos de los diez nuevos directores de museos nacionales, que se suman a los veinte designados en 2015. Probablemente ya haya leído los nombres: Andrea Bruciati (Villa Adriana y Villa d’Este), Adele Campanelli (Parque Arqueológico de los Campi Flegrei), Andreina Contessa (Parque y Castillo de Miramare, Trieste), Fabrizio Delussu (Parque Arqueológico de Ostia Antica), Filippo Maria Gambari (Museo de las Civilizaciones de Roma), Valentino Nizzo (Museo Nacional Etrusco de Villa Giulia), Rita Paris (Parque Arqueológico de Appia Antica), Daniela Porro (Museo Nacional Romano), Francesco Sirano (Parque Arqueológico de Herculano), Simone Verde (Conjunto Monumental de la Pilotta, Parma).

Teatro Farnese, parte del Complesso monumentale della Pilotta di Parma
Teatro Farnese, parte del Conjunto Monumental de la Pilotta en Parma

La primera impresión es que se trata, en su mayor parte, de nombramientos ciertamente más prudentes y menos perturbadores que los de 2015: para empezar, los diez nuevos directores son todos italianos (¿tuvo en cuenta la comisión la polémica sobre la nacionalidad de los designados, ciertamente grosera e instrumental, de hace dos años?), y de ellos hasta seis son funcionarios del Ministerio. Interesante, en particular, es el caso del arqueólogo Valentino Nizzo, de 42 años, con una extensa serie de publicaciones científicas a sus espaldas y que no se incorporó a las filas del Ministerio hasta 2010: Nizzo trabajaba en la Dirección General del MiBACT y era responsable de promoción y comunicación. Evidentemente, el comité de selección quería conseguir varios resultados en un solo movimiento, ya que Nizzo es relativamente joven, procede del Ministerio y tiene experiencia en promoción (no es ningún misterio que los nuevos directores han sido elegidos en función de su capacidad de comunicación: es la línea dictada por el Gobierno). Los demás son todos funcionarios con larga o muy larga experiencia, titulados, y desde luego con todas las credenciales para dirigir los museos a los que han sido destinados.

Hay mucho que discutir sobre los cuatro directores que, en cambio, vienen de fuera, aunque sólo sea porque en ellos se concentran los principales interrogantes. La elección de Fabrizio Delussu, un experto arqueólogo que procede del pequeño Museo Arqueológico de Dorgali, en Cerdeña, y que se trasladará a un parque arqueológico con trescientos mil visitantes al año, parece muy acertada, y la de Andreina Contessa también es interesante: el nombre de la estudiosa, especialista en arte judío, parece haber sido sugerido por su experiencia internacional, ya que desde 2009 dirige el Museo Nahon de Arte Judío Italiano, un museo que cuenta con unos 40.000 visitantes al año. La académica tendrá que vérselas con un museo de dimensiones bien distintas, ya que en 2015 contabilizó un millón de presencias, entre los que visitaron el Castillo de Miramare (250.000) y los que visitaron el Parque (800.000): ¿habrá sido la mejor elección?

Más perplejidad despiertan las dos citas restantes. Bruciati llegará a Villa d’Este y Villa Adriana. Bruciati es un artista contemporáneo que ha sido director artístico y comisario de exposiciones, eventos y espectáculos, y ha trabajado con galerías de arte, pero nunca ha dirigido un museo... y todo el mundo se ha preguntado, obviamente, por qué Villa d’Este y Villa Adriana han sido confiadas a un experto en arte contemporáneo: ¿debemos esperar cambios en la estructura de estos dos museos? Ya lo veremos. Por último, merece la pena dedicar unas líneas más a Verde, que ha sido llamado a dirigir un complejo museístico, el de la Pilotta en Parma, de gran prestigio, sin por ello presumir de experiencia alguna en la dirección de museos. Verde, que es historiador del arte además de un activo bloguero, ha comisariado exposiciones, ha sido asesor de Walter Veltroni y, desde 2014, ocupa el cargo de “Jefe de Investigación y Producción Editorial” en la agencia France-Muséums (empresa cuya principal misión es llevar el Louvre a Abu Dabi)... pero nunca ha dirigido un museo: también en este caso, dada la probada extranjerofilia del ministro Franceschini, parece que haber tenido experiencia en el extranjero con una empresa de nombre pesado jugó a favor del nombramiento. Pero dirigir un complejo como la Pilotta es una tarea muy distinta a la de “encargado de investigación y producción editorial”. Se aplica el mismo discurso que se hizo para muchos de los directores nombrados en 2015: creemos que la experiencia en el extranjero es un factor que debe juzgarse de forma totalmente relativa. Es una lástima que en ciertos casos, para Franceschini y sus colegas, este factor parezca haber tenido un peso mucho mayor que muchos otros parámetros quizás más fundamentales (incluida la experiencia no del todo desdeñable en la dirección de museos italianos).

Sin embargo, si pensamos que aún es pronto para juzgar a los directores nombrados en 2015 (la mayoría de los cuales llevan mucho tiempo trabajando siguiendo la estela de sus predecesores: la revolución que parecía haber nacido en realidad resultó ser más bien tímida, cuando no ausente), en lo que respecta a los nuevos, cuyos nombres han salido a la luz en las últimas horas, nuestros análisis solo pueden limitarse a unas escasas consideraciones sobre sus experiencias. Sólo nos queda desearles lo mejor en su trabajo: los museos italianos necesitan directores capaces, que sepan innovar y renovar, y que sean capaces de situar al propio museo en el centro de su acción.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.