Schmidt en Viena: ¿un tema de campaña para Austria, un problema para Italia?


El traslado de Eike Schmidt a Viena es un argumento de peso para la actual campaña electoral en Austria, que acude a las urnas dentro de un mes. Pero también lo es para Italia.

Para entender bien las motivaciones que han llevado al ministro austriaco de Cultura a anunciar que el actual director de la Galería de los Uffizi, Eike Schmidt, dirigirá el Kunsthistorisches Museum de Viena en 2020, hay que mirar aAustria, más que a Florencia. Allí, en efecto, en menos de dos meses se celebrarán elecciones para renovar el Nationalrat y el Bundesrat, que se corresponden, a grandes rasgos, con la Cámara y el Senado de nuestro Parlamento: la principal diferencia radica en que, siendo Austria una República Federal, el Bundesrat es una cámara que representa a los nueve Länder austriacos, los Estados federados, y su influencia en la política nacional es menor que la del Nationalrat que, salvo excepciones, puede legislar sin escuchar la opinión del Bundesrat. Es equivalente a nuestras elecciones generales: también allí el líder de la coalición ganadora se convertirá en Primer Ministro al asumir el cargo de Canciller. Así pues, conviene hacer un rápido resumen de los acontecimientos que tienen lugar a orillas del Danubio: el canciller saliente es Christian Kern, jefe del SPÖ, el Partido Socialdemócrata de Austria, que acude a las elecciones tenso y fatigado, en considerable descenso de popularidad y superado en las últimas encuestas por sus rivales del ÖVP, el Partido Popular Austriaco, de orientación democristiana.

La cultura tiene bastante peso político en Austria, y el actual ministro de Cultura, Thomas Drozda, ha sido criticado a menudo por sus decisiones, empezando por la de trasladar una importante colección privada, la colección Essl (que corría el riesgo de dispersarse), a la Albertina de Viena, en préstamo hasta 2044 y apoyándola con un millón de euros al año (muchos en Austria no aprobaban pagar una suma tan elevada para apoyar una colección privada), o el nombramiento de Bogdan Roščić como director de la Wiener Staatsoper, algo polémico debido a que Roščić es directivo de Sony Music. En las últimas horas, los periódicos austríacos han vinculado el nombramiento de Schmidt (que, cabe señalar, se produce al término de un concurso público en el que Schmidt había participado junto a otros candidatos: algo parecido a lo que ocurrió en Austria hace dos años) con el deseo de ofrecer a los ciudadanos una imagen sólida de las políticas culturales del SPÖ: Philipp Wilhelmer, responsable de cultura del Kurier, uno de los principales diarios austríacos, ha calificado el nombramiento de Schmidt de “decisión espectacular”. La razón se expone rápidamente: Schmidt es un director con un sólido currículum y viene de una experiencia muy significativa, dado que los Uffizi son el museo italiano más reconocido en el extranjero y que Italia, por supuesto, es conocida por su patrimonio artístico. Anunciar que el actual director de los Uffizi pasará a dirigir el Kunsthistorisches Museum de Viena es un movimiento político de peso. Lo que, a primera vista, parece una decisión bastante extraña, ya que desde nuestro punto de vista no hay ninguna buena razón para tal anuncio dos años antes de que expire el mandato de Schmidt, parece en cambio, para trivializar brutalmente, un argumento de campaña electoral en Austria.

Eike Schmidt
Eike Schmidt

Independientemente de las razones de Eike Schmidt para aceptar el cargo, en las que no queremos entrar aquí, y limitándonos a calificar el anuncio del ministro austriaco, desde nuestra perspectiva, como un gesto verdaderamente inapropiado hacia Italia, la cuestión es qué repercusiones puede tener esta situación para la cultura italiana. Desde luego, podemos afirmar que no se trata de una buena noticia. Al contrario: puede decirse que Italia, a partir de hoy, tiene un problema más. En primer lugar, porque es bastante fácil imaginar que la marcha de Schmidt contribuirá a endurecer las posiciones de quienes hasta ahora se han opuesto a la reforma Franceschini (una reforma mal planteada y que empezó peor, sin duda: pero limitándonos al tema de los"directores de museos", creo que no es atrevido decir que empezábamos a vislumbrar tímidamente algunos buenos resultados, y pienso sobre todo en la Pinacoteca di Brera y en las Gallerie Nazionali d’Arte Antica de Roma). Por tanto, es de esperar que el enfrentamiento en torno a las políticas culturales no haga sino intensificarse a corto plazo. Y eso es precisamente lo que no necesitamos. Nos encontramos en un momento crucial, porque gran parte del personal del Ministerio está próximo a la edad de jubilación, y el problema de la rotación es una de las cuestiones fundamentales que afectarán a las políticas ministeriales en los próximos años. La edad media de los empleados del MiBACT, según informan varias fuentes, ronda los 58 años, y en 2020 se producirán varias jubilaciones. Discutir un tema tan importante como la rotación (además de otros temas decisivos: el nudo de servicios adicionales, laautonomía de los museos, el futuro de las Superintendencias, y muchos otros que deben abordarse en un futuro inmediato) en un clima de tensión entre los partidos políticos será bastante perjudicial.

Por no hablar de la motivación del personal. Un personal, como se ha dicho, próximo a la edad de jubilación, y además ya desilusionado por una reforma percibida por muchos como impuesta desde arriba y percibida como deslegitimadora de la vieja clase de funcionarios ministeriales, se ha encontrado esta mañana en el periódico con la noticia de que un director nombrado hace apenas dos años para dirigir el museo más visitado y conocido de Italia ha anunciado su traslado a Viena al final de su mandato. Y, sobre todo, un personal que desde el principio se ha mostrado en gran medida hostil a las nuevas figuras de “director-gestor”.

También hay otro argumento en el que pensar: la imagen de Italia en la perspectiva de la competencia internacional podría salir de este asunto redimensionada, más de lo que ya estaba. Interesante en este sentido es el comentario del arquitecto Stefano Boeri, miembro del Comité Científico de los Uffizi, que confió sus reflexiones a su página de Facebook: “es una mala señal. Para el perfil de Eike Schmidt: uno no deja un museo como los Uffizi (ni siquiera una institución como el Kunsthistorisches Museum) tras menos de dos años como director. Y para el perfil internacional de la primera de nuestras instituciones museísticas, utilizado como ”trampolín". Así pues, si realmente hay que indagar en las razones que llevaron a Schmidt a su decisión, habría que tratar de entender hasta qué punto las dificultades que caracterizan el aparato burocrático del país, las perspectivas que nuestro sistema asegura o no a los directores, el equilibrio extremadamente frágil de una situación política sobre la que penden muchas cuestiones y que podría reservar sorpresas en las próximas elecciones para la renovación del Parlamento, que se celebrarán como muy tarde en 2018. Esto, aparte de las obvias trivialidades que ya circulan en estas horas por las redes sociales, es sobre lo que hay que reflexionar.

Evitar las dietrologías fáciles, cuestionarse qué tipo de gobernanza deberían tener los museos en Italia (estable, duradera, de calidad, independiente.... ), tratar de entender si Italia puede aspirar a desempeñar un papel de liderazgo a nivel internacional en el ámbito de la cultura (y cómo Italia pretende posicionarse en el mercado), cómo las noticias de las últimas horas pueden ayudar a clarificar algunas ideas, qué pasará con los Uffizi en los próximos dos años, cómo abordar las cuestiones sobre las que se asentará el futuro del patrimonio cultural en Italia: esto es lo que debemos sacar de la noticia del traslado de Eike Schmidt a Viena.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.