No, no se ha descubierto ninguna obra de Rafael: es una réplica de Perugino


No, lo que hoy se ha presentado como una obra recién descubierta de Rafael no tiene nada que ver con el arte de los Urbino. Se trata simplemente de una réplica de una obra de Perugino, que en la más feliz de las hipótesis podría ser un autógrafo.

Desde hace unas horas se ha relanzado en los principales periódicos generalistas y también en algunos especializados la noticia del supuesto “descubrimiento” de una obra "de Rafael": una Magdalena, en cuyo rostro se ha afirmado que se encuentra la esposa de Perugino (maestro de Rafael), Chiara Fancelli. Fechada en 1504, pintada al óleo sobre madera de álamo, mide 46 por 34 cm, pertenece a una colección privada en el extranjero, y la semana que viene será objeto de un estudio que se publicará en una revista científica de la que, al menos en Google, no hay más citas que las que recoge la noticia sobre el supuesto descubrimiento.

El presunto descubrimiento se presentó durante una conferencia celebrada en Pergola (Pesaro-Urbino) a la que asistieron personas presentadas como “expertos” por la prensa, pero todos los cuales parecen no estar relacionados con los estudios sobre Rafael y carecer de publicaciones científicas sobre el maestro renacentista (entre ellos había un “experto” conocido por haber lanzado un “estudio” sobre el Rafael.experto" conocido por haberse lanzado en el pasado a atribuciones extremadamente temerarias, todas ellas rechazadas luego enérgicamente por la crítica, como un dibujo atribuido a Leonardo da Vinci, que Pietro Marani, estudioso autorizado del gran artista, tachó simplemente en estas páginas de obra de imitación muy posterior).

La obra anunciada en Pergola se presentaba como una versión de la famosa Magdalena de Perugino conservada en el Palazzo Pitti (que en el siglo XVII se atribuyó a Rafael, pero en el XVIII la atribución a Urbinte había caído en desuso): la obra recién descubierta “se considera muy superior”, lee Ansa, “desde el punto de vista estilístico y técnico, por la gracia y armonía de la composición y por el uso del sfumato, que pone de manifiesto la influencia de Leonardo da Vinci en el joven pintor de Urbino”. Además, "en apoyo de la atribución a Rafael está el uso de la técnica del spolvero para transferir el dibujo preparatorio (utilizada siempre por el pintor de Urbino, nunca por Perugino), identificada mediante análisis de laboratorio“. También se registró la presencia de pentimenti y pigmentos que serían ”compatibles“ con la paleta de Rafael. Según los ”expertos", la obra procedente de una colección privada sería anterior a la de Perugino.

La obra entregada a Rafael
La obra regalada a Rafael
Perugino, Santa María Magdalena (c. 1500; óleo sobre tabla, 47 x 34 cm; Florencia, Galería Palatina, Palacio Pitti)
Perugino, Santa María Magdalena (c. 1500; óleo sobre tabla, 47 x 34 cm; Florencia, Galería Palatina, Palacio Pitti)

Por otra parte, no es cierto que Perugino nunca empleara la técnica del spolvero: los frescos del Collegio del Cambio fueron pintados con spolvero (cf. Pietro Scarpellini, Il Collegio del Cambio in Perugia, Silvana, 1998) y quedan dibujos en los que se ven claramente, a simple vista y también a través de algunas buenas fotografías, los agujeros de aguja utilizados para marcar los contornos a spolvero (por ejemplo, la Testa muliebre del Louvre, cf. la ficha de Alessandro Delpriori en el catálogo de la exposición Perugino. Il meglio maestro d’Italia). En cuanto a la idea de que la obra representa a la esposa de Perugino, no es nada nuevo: La hipótesis, aunque plausible, de que el pintor de Città della Pieve utilizó como modelo a su propia joven compañera se apoya en los relatos de Giorgio Vasari, y también la consideran plausible estudiosos autorizados (como Pietro Scarpellini), pero faltan datos seguros y el hecho de que los rostros de Perugino aparezcan estereotipados no ayuda a zanjar la cuestión.

Suponiendo, pues, que la obra recién descubierta, que parece fechada en 1504 según la prensa, siga cronológicamente a la Magdalena del palacio Pitti (fechada, en cambio, hacia 1500), no se entiende por qué Rafael, que en 1504 era ya un artista independiente, habiendo abandonado el taller de Perugino, habría replicado una obra de su antiguo maestro. E incluso si se admitiera lo contrario, es decir, que la obra del Palazzo Pitti debiera ser posterior, sería aún más extraño que un artista tan consumado en esa fecha como Perugino llegara tan lejos para copiar la obra de un joven alumno: En el Renacimiento, los maestros no tenían ciertamente la costumbre de reproducir las obras de sus alumnos (a lo sumo, podían observarlas de lejos e inspirarse en ellas: éste podría ser el caso, por ejemplo, del Retablo de Monteripido, pero es totalmente improbable que Perugino, tal vez impresionado por una obra de su antiguo alumno, hubiera querido reproducirla). Una vez más, la idea de que los pigmentos sean “compatibles” con los de Rafael es completamente irrelevante para una atribución: un buen copista tiende a utilizar pigmentos que sean precisamente “compatibles” con los del maestro que desea imitar, para que el resultado sea lo más parecido posible al original.

También hay que tener en cuenta que la Magdalena es una de las obras más copiadas de Perugino, incluso en épocas muy alejadas de la suya (por lo que no es seguro que la obra en cuestión no sea muy tardía). En 2019, por ejemplo, la casa de subastas alemana Mehlis vendió una copia del siglo XIX similar a la de Pérgola (aunque de menor calidad), firmada ’R. Pisi Berneri’, de tamaño idéntico al original (47,5 por 34,5 cm). Valor de la operación: mil euros. La obra recién descubierta es, sin embargo, extraordinariamente parecida a otra copia, vendida por 6.500 libras, o 7.550 euros (estimación inicial de 1.000-1.500, o 1.160-1.740 euros) en enero de este año en la casa de subastas inglesa John Nicholson, de 46 x 33 cm, y hecha pasar por una obra “de Perugino”, probablemente del siglo XIX.

La obra del siglo XIX, firmada R. Pisi Berneri (óleo sobre tabla, 47,5 x 34,5 cm), subastada por Mehlis por 1.000 euros.
La obra del siglo XIX, firmada R. Pisi Berneri (óleo sobre tabla, 47,5 x 34,5 cm), fue subastada por Mehlis por mil euros.
La obra vendida en subasta por John Nicholson (óleo sobre tabla, 46 x 33 cm) por 6.500 £.
La obra pasada a subasta por John Nicholson (óleo sobre tabla, 46 x 33 cm) por 6.500 libras esterlinas
La obra vendida en subasta por John Nicholson (óleo sobre tabla, 46 x 33 cm) por 6.500 £.
Obra subastada por John Nicholson (óleo sobre panel, 46 x 33 cm) por 6.500 £.

Se trata, pues, de una réplica de la obra del Palacio Pitti, que en la más feliz de las hipótesis podría ser autógrafa, aunque parece inverosímil: mucho más probable es que el cuadro en cuestión sea una copia, presumiblemente tardía, y totalmente similar a los dos que acabamos de mencionar. Vittorio Sgarbi descartó tajantemente la idea de que la obra de Pergola pudiera ser de Rafael: “No hay ninguna posibilidad de que el cuadro anunciado como de Rafael en Pergola, ciudad de afecto, sea del maestro de Urbino”, declaró. “Se trata sólo de una primicia periodística, ya que se basa en el conocimiento de unos pocos al tratarse de una obra de una colección privada, con la legítima aspiración de su propietario a poseer un Rafael”.

Según Sgarbi, "la idea de una Magdalena a semejanza de la mujer de Perugino ya es extraña, como sospechosa es la propensión, aunque legítima, de algunos estudiosos a pronunciarse sólo sobre los grandes nombres: Rafael, Leonardo, Botticelli. Con Perugino basta. La obra anunciada como Raphael es en realidad una versión, tal vez autógrafa, de un prototipo de Perugino conservado en el Palazzo Pitti, del que se conoce otra versión en la Galleria Borghese. Es improbable que en 1504, cuando, en contraste con su maestro en las Bodas de la Virgen de Caen, Rafael, con infinita gracia, pintó sus admirables Bodas, ahora en el Brera, que son mucho más libres, nuevas y sueltas que las de su maestro, se aplicara a hacer una copia de Perugino, a quien ya había dejado atrás por aquel entonces. Igualmente imposible es para Perugino pintar una copia de Rafael. A lo sumo, pues, la nueva versión, procedente de una colección privada, es una réplica de Perugino. Cuya autografía, frente a la autografía cierta de las obras conservadas en los museos, es de dominio público".

“El juego de que el particular posea una obra ’más auténtica’ que la de un museo”, concluye Sgarbi, “ya se intentó, en el caso de Rafael, con el autorretrato de juventud. Luego pasó la fiebre. Pero está claro que la propiedad privada, y el conocimiento vivo de sólo unos pocos estudiosos, van en detrimento del reconocimiento del autógrafo”. Para Luigi Bravi, presidente de la Academia Raphael, la obra es “uno de los muchos cuadros no Raffaello que hacen que las agencias batan las noticias, pero que no encuentran un lugar en la prensa científica acreditada, sensacionalismos de fin de verano que duran el tiempo de uno, máximo dos tweets”. Entre los eruditos acreditados que intervinieron durante la jornada se encontraban Giovanna Ragionieri, que rechazó la hipótesis de forma igualmente enérgica, y Alessandro Delpriori, autor de contribuciones sobre Perugino y la pintura umbras de la época, que tachó la noticia de “panzana gigantesca” en su perfil de Facebook. Y sobre una posible atribución rafaelesca quizá haya poco más que añadir.

No, no se ha descubierto ninguna obra de Rafael: es una réplica de Perugino
No, no se ha descubierto ninguna obra de Rafael: es una réplica de Perugino


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.