Sobre el Tondo de Brécy que podría ser de Rafael según la inteligencia artificial


En las últimas horas ha circulado una noticia insólita: una inteligencia artificial cree que un tondo derivado de la Madonna Sixtina podría atribuirse a Rafael por su parecido con el original. Por supuesto que se parece: ¡es una copia!

En los últimos días, una noticia singular relativa al Tondo de Brécy, una antigua copia de la Madonna Sixtina de Rafael, ha resonado en los periódicos italianos e internacionales: En efecto, dos universidades británicas, la de Nottingham y la de Bradford, han utilizadola inteligencia artificial para comparar el tondo con su modelo, llegando a establecer, como escribe la BBC (la primera en difundir la noticia), que la tecnología de reconocimiento facial ha descubierto que el cuadro “es muy probablemente una obra maestra de Rafael”. La BBC informa de que la similitud entre las Madonnas de los dos cuadros “resultó ser del 97%, mientras que la comparación del Niño de ambas obras arrojó una similitud del 86%”. El diario La Stampa titula incluso: “La inteligencia artificial vence al historiador del arte y descubre una obra maestra”.

No faltan las declaraciones de los investigadores que han utilizado la inteligencia artificial para comparar los dos cuadros. “De la comparación facial directa”, declaró a la BBC el doctor Christopher Brooke, investigador honorario de la Universidad de Nottingham, experto en análisis digital de imágenes y coautor del artículo sobre el supuesto descubrimiento (aún no publicado), “resulta con un 97% de coincidencia, una probabilidad estadística muy alta de que las obras de arte sean de creadores idénticos”. Una confirmación adicional, prosiguió Brooke, vendría “del análisis de los pigmentos utilizados en el Tondo, que demostró que las características de la pintura se consideran típicas de la práctica renacentista y, por tanto, es muy improbable que se trate de una copia posterior”.

Por su parte, Hassan Ugail, catedrático de informática visual de la Universidad de Bradford, afirmó que “observar los rostros con el ojo humano muestra una similitud obvia, pero el ordenador puede ver mucho más profundamente que nosotros, en miles de dimensiones, a nivel de píxel”. Basándonos en la alta valoración de este análisis, junto con investigaciones anteriores, mis compañeros coautores y yo llegamos a la conclusión de que se utilizaron modelos idénticos para ambas pinturas y que, sin duda, son del mismo artista".

La obra, conservada en la colección privada del coleccionista George Lester Winward (la De Brécy Trust Collection, que debe su nombre a sus antepasados franceses), que la compró en 1981, ha sido estudiada a menudo en el pasado y nunca ha sido atribuida de forma convincente a Rafael. La opinión más autorizada hasta la fecha es la de Jürg Meyer zur Capellen, que ha descartado cualquier atribución a Rafael o a su escuela. “La manera de pintar”, escribió en su peritaje, “no es comparable con las obras originales de Rafael, como la propia Madonna Sixtina. Ambos cuadros están pintados sobre lienzo y el bello modelado de la Madonna Sixtina muestra claramente la estructura del lienzo subyacente, al igual que otras pinturas sobre lienzo, como la Madonna velada (Galería Palatina, Florencia) y el Retrato de Baldassarre Castiglione (Louvre). Estos son dos de los pocos ejemplos del uso del lienzo como soporte de imágenes en la obra de Rafael. En comparación con estos ejemplos, la capa pictórica del Tondo de Brécy es absolutamente compacta y no permite sacar conclusiones sobre el soporte de la imagen. Evidentemente, la imprimación y la pintura producen una capa bastante dura que cubre el lienzo por debajo. El resultado es el craquelado de la superficie del tondo, absolutamente ajeno a todas las pinturas de Rafael. Junto a esto, la radiografía muestra una manipulación del color que no se encuentra en las pinturas autógrafas del artista”. Los análisis técnicos realizados sobre el cuadro a principios de la década de 2000 revelaron que todos los pigmentos utilizados por el artista que ejecutó el Tondo de Brécy son anteriores al siglo XVII, pero obviamente el hecho de que se trate de una obra antigua no implica necesariamente su atribución a Rafael.

Los análisis también han encontrado algunos pentimenti, juzgados sin embargo “no relevantes” por Meyer zur Capellen, quien “no excluye la idea de que se hicieran copias a principios del siglo XVII de la Madonna Sixtina basándose en el cartón original”. Básicamente, concluye el erudito en su informe, “una atribución a un pintor concreto debe hacerse sobre la base de un análisis estilístico”. Por lo tanto, la comparación entre el tondo y la Sixtina de Dresde muestra que esta última ofrece una mayor diferenciación de detalles, como el cabello, las extremidades y la representación de la ropa, etc.“. El modelado del cuerpo del Niño es muy suave y presenta sutiles matices de luces y sombras, cualidad que no se consigue en el tondo. El cromatismo de este último se caracteriza por un ligero tono verdoso, que contrasta con los colores cálidos de la Madonna Sixtina de Dresde. Se pueden encontrar muchas otras diferencias. Desde este punto de vista, Rafael o su escuela no pueden ser, en mi opinión, los autores del tondo. Esto no significa que el tondo no tenga una buena calidad pictórica, pero fue realizado por otro autor y en otra época”.

En cuanto a los resultados de la inteligencia artificial, es bastante obvio que el ordenador encuentra una gran similitud entre el Tondo de Brécy y la Madonna Sixtina, ya que el primero es una copia de la segunda y los copistas tendieron a ser lo más fieles posible al original. “Ciertamente no hace falta inteligencia artificial”, escribió el historiador del arte Fabrizio Federici en la página Mo(n)stre, "para decir que los rostros de las figuras se parecen bastante, una copia intenta parecerse al original, de lo contrario no sería una copia. Además, estamos hablando de un cuadro, la Madonna Sixtina, que tuvo una enorme fortuna durante mucho tiempo, desde que se pintó hasta nuestros días (pensemos en los dos angelitos de la parte inferior del cuadro). Y existen numerosas copias de la obra, algunas de excelente calidad. El desfase cualitativo entre la Madonna Sixtina y el Tondo de Brécy, adecuadamente identificado por Meyer zur Capellen, es precisamente lo que impide atribuir este último a Rafael, a pesar de que la inteligencia artificial parece sugerir lo contrario. La inteligencia artificial también identifica una diferencia porcentual entre ambas pinturas, pero las noticias son muy confusas, e incluso las páginas web de las universidades de Nottingham y Bradford, en las que se ha dado noticia de esta investigación, no dicen nada más de lo que informa la BBC: en resumen, no está claro si el análisis informático es puramente cuantitativo, lo que le haría perder toda credibilidad, o si es también cualitativo, y por tanto compara también el modelado, el dibujo, las veladuras, las transparencias, las diferencias en la gama cromática, etc.

E incluso el mercado considera poco probable que se trate de una obra de Rafael. En 2013, se produjo lo que el Financial Times denominó “un extraño intento de vender online lo que el vendedor cree que es un prototipo de parte de la famosa Madonna Sixtina de Rafael”. La obra se puso a la venta en una singular subasta en línea autogestionada, con una base de 1 millón de libras. No atrajo ni una sola puja.

En la imagen: a la izquierda, detalle de la Madonna Sixtina; a la derecha, detalle del Tondo de Brécy.

Sobre el Tondo de Brécy que podría ser de Rafael según la inteligencia artificial
Sobre el Tondo de Brécy que podría ser de Rafael según la inteligencia artificial


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.