En el lago de Orta, la amplia exposición SOSHumanity, un grito de denuncia y esperanza para el futuro


Hasta el 2 de noviembre de 2022, la Fondazione Cavaliere del Lavoro Alberto Giacomini presenta en el lago de Orta la exposición difusa "SOSHumanidad". Un SOS confiado a las instalaciones artísticas de cinco artistas.

La Fondazione Cavaliere del Lavoro Alberto Giacomini presenta hasta el 2 de noviembre de 2022 la exposición sobre el lago de Orta titulada SOSHumanidad. Concebida y realizada por la Fundación, la exposición pretende ser un provocador grito de denuncia y al mismo tiempo de esperanza, una profunda toma de conciencia del difícil momento histórico y social que vive la humanidad entera, a caballo entre epidemias globales, guerras, emergencias climáticas, degradación social, moral y antropológica, contaminación ambiental y contaminación de las mentes. La exposición generalizada también pretende ser un rayo de esperanza hacia el futuro, para que el hombre tome conciencia de su responsabilidad ante el daño que ha creado para sí mismo y para el planeta Tierra.

La exposición confía este SOS a cinco artistas: Simone Benedetto, Silvia Della Rocca, Sergio Floriani, Omar Hassan y Helidon Xhixha, que han sido invitados a interpretar, con su sensibilidad personal y su visión del mundo, un aspecto de esta emergencia, mediante instalaciones artísticas que aluden a los temas de la contaminación y la degradación social y medioambiental producidas por el hombre.

El escultor Simone Benedetto ha interpretado los temas de denuncia social de SOSHumanity, especialmente en relación con los niños y su mundo que hay que proteger y salvaguardar. Sus obras de mayor impacto visual y emocional son Teddy Bear y Sexy Teddy, dos osos de peluche gigantes que alcanzan los cuatro metros de altura, con un doble significado: iconos en defensa de la inocencia y la espontaneidad de los niños y vehículo de denuncia de la violencia y la degradación social. Además de las obras monumentales, el artista también trae al lago su Alma Animal, esculturas que representan una metamorfosis del niño en animal, asumiendo no sólo sus gestos escultóricos sino también su esencia interior más íntima y primordial.

Silvia Della Rocca, por su parte, trae sus Lunas al lago de Orta como signo de esperanza para volver a “ver de nuevo las estrellas”, interpretando el deseo de la humanidad de escapar de este “infierno metafórico” en el que se ha sumido, atenazada, entre pandemias y guerras, emergencias climáticas y contaminación. Gong Moon es una Luna doble, de color dorado y plateado, suspendida en el cielo como un gran Gong que metafóricamente recibe y libera las vibraciones del universo, sugiriendo una actitud de contemplación y conexión con el ser; pero al mismo tiempo llama la atención sobre las emergencias medioambientales, mostrando una serie de objetos recuperados directamente del lago, residuos generados por el hombre que contaminan el medio ambiente. La Luna holística se refleja en las aguas del lago, aportando su mensaje de esperanza, y su esencia dual, el principio del Yin y el Yang, símbolo de ese equilibrio que todo ser humano anhela y del que la naturaleza nos enseña las leyes arcanas. Observando sus Lunas, el artista invita al hombre a dirigir de nuevo su mirada hacia el infinito, más allá de los límites del ego, y al mismo tiempo hacia el interior de su propio ser, buscando una nueva conexión con la naturaleza y el universo.

Signos distintivos del arte de Sergio Floriani, las huellas dactilares representan la prueba concreta de la existencia, el primer elemento humano de la identidad individual. Floriani trae a las aguas del lago dos obras que representan su visión del mundo, donde las huellas dactilares imprimen indeleblemente la materia, dándole identidad y significado. La instalación titulada A Confronto (Confrontación), un paralelepípedo oblicuo impreso con signos digitales, aparece como un moloch escultórico que se eleva y se integra con su entorno, reflejándose en el lago e imprimiendo sus huellas dactilares en la materia; una alarma sobre la despersonalización que estaba sufriendo el hombre occidental como consecuencia del progreso de la sociedad. La segunda obra, La Puerta de la Ley, es una estructura imponente y totémica, de formas racionales y tranquilizadoras, caracterizada por las huellas dactilares, metáfora del paso hacia una dimensión en la que el hombre reclama su espacio y su identidad.

Omar Hassan, que se ha hecho famoso por su personalísima pintura de acción, tiene un estilo inconfundible. Antiguo boxeador, ve en el gesto del combate una metáfora de la vida y lo transforma en arte. En el lago de Orta, no usa colores ni guantes, sino que responde despojando de color sus gestos pictóricos. Sus Comignoli, chimeneas de terracota, son una invitación a reflexionar sobre la importancia del lugar en el que vivimos, el hogar, el hogar doméstico que compartimos con nuestros seres más queridos y nuestros hijos. La chimenea se convierte en un símbolo de los valores familiares, de las tradiciones a las que estamos ligados y de los orígenes de los que procedemos. Las chimeneas de Hassan no son elementos que emiten humos contaminantes, sino metáforas artísticas de la emisión de fragancias, aromas, sentimientos y afectos familiares; llamando la atención sobre la importancia de volver a los valores más íntimos y tradicionales, frente a la decadencia social cada vez más galopante, caracterizada por una profunda crisis ética y moral.

Helidon Xhixha lleva al lago de Orta un monumental iceberg de acero inoxidable como símbolo de denuncia medioambiental. Con su fuerza estética y su continua variación de reflejos luminosos. La obra flota, convirtiéndose en un símbolo de concienciación sobre el cambio climático que afecta a todo el planeta. El deshielo ultrarrápido de las masas de hielo es una amenaza para todo el planeta. Iceberg de Helidon muestra este inquietante escenario a través de un impacto visual capaz de sacudir las conciencias de los observadores al reafirmar la centralidad de las cuestiones medioambientales en el mundo contemporáneo.

“SOSHumanity” es una llamada de socorro lanzada a la humanidad y para la humanidad, para que tome conciencia de que es la humanidad la única responsable de todas las emergencias sociales y medioambientales que desafían nuestro presente y nuestro futuro. Somos los responsables de nuestra propia degradación, y sólo mediante un acto de profunda concienciación será posible emprender un nuevo camino hacia la sostenibilidad", explicó Andrea Alessandro Giacomini. "SOSHumanity, en su sencillez, es un título impactante que no deja lugar a interpretaciones, sino que es inequívocamente la señal de socorro universal, que tiene prioridad absoluta sobre todas las demás comunicaciones".

Para más información: www.fondazionealbertogiacomini.it

Imagen: Simone Benedetto, Teddy Bear. Fotografía de Michele Della Palma

En el lago de Orta, la amplia exposición SOSHumanity, un grito de denuncia y esperanza para el futuro
En el lago de Orta, la amplia exposición SOSHumanity, un grito de denuncia y esperanza para el futuro


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.