Cuando Palladio diseñó el Ponte Vecchio de Bassano


El Ponte Vecchio (Puente Viejo) de Bassano, símbolo de la ciudad veneciana, fue destruido varias veces en el pasado por las crecidas del río Brenta. Tras una de ellas, el arquitecto más importante de la época, Andrea Palladio, fue llamado para reconstruirlo.

El 30 de octubre de 1567, una crecida del río Brenta destruyó el puente que unía el centro de Bassano con el distrito de Angarano: se trataba de un puente muy antiguo, atestiguado por primera vez en 1209, y en cualquier caso construido después de 1157, según lo que se sabe por documentos. Se trataba de un puente de madera cubierto, al que se accedía a través de una puerta, y era una estructura de conexión sumamente importante para la ciudad. No era la primera vez que las aguas del Brenta lo destruían, hasta el punto de que en 1525, tras otra inundación, el gobierno de la ciudad se planteó construir uno de piedra, para volver al puente de madera habitual en 1530. En los momentos en que el puente quedaba destruido o impracticable, la conexión entre una orilla y otra del río quedaba garantizada por un auténtico servicio de transbordadores que los habitantes de Bassano pusieron en marcha a la espera de que la ciudad restableciera la funcionalidad del puente. Sin embargo, tras la inundación de 1567, la ciudad decidió confiar la reconstrucción a uno de los más grandes arquitectos de la época, Andrea Palladio (Andrea di Pietro della Gondola; Padua, 1508 - Maser, 1580), que era un asiduo de Bassano. La historia fue recordada y explorada en la exposición Palladio, Bassano y el puente. Invención, historia, mito (en los Museos Cívicos de Bassano del Grappa del 23 de mayo al 10 de octubre de 2021), que se centra en parte en el papel que desempeñó el gran arquitecto véneto en la reconstrucción del puente.

Sabemos que Palladio estaba en estrecho contacto, al menos desde 1548, con un noble local que tenía una casa en Vicenza, Giacomo Angarano (exactamente igual que el barrio unido al centro de Bassano), dieciocho años más joven que el arquitecto, pero gran amigo suyo a pesar de la diferencia de edad. La relación entre ambos era muy estrecha: Angarano adelantó a Palladio una suma de 60 escudos de oro para la dote de su hija Zenobia (el contrato matrimonial se firmó en el palacio Angarano), el arquitecto rindió homenaje a su amigo en los Quattro Libri dell’Architettura (Cuatro libros de arquitectura), y para Angarano Palladio trabajó en al menos tres proyectos, a saber, un palacio, una villa y un puente. El palacio nunca llegó a realizarse, mientras que la villa (es decir, la Villa Angarano Bianchi Michiel, en Bassano) y el puente (el puente sobre el torrente Cismon, situado a unos treinta kilómetros al norte de Bassano: se levantaba en terrenos pertenecientes a la familia Angarano, que había querido construirlo para agilizar las conexiones en la zona y obtener un peaje por cruzarlo) sí se completaron. Palladio también era conocido por su habilidad para resolver problemas hidráulicos y, en su “curriculum vitae”, ya presumía de experiencia en puentes, tanto de madera como de mampostería, al menos desde 1544. Y fue precisamente como experto en puentes como Palladio se encontró huésped de Angarano en 1566, y es probable que la decisión de la ciudad de confiar a Palladio la reconstrucción del puente se debiera también a una intercesión de su noble amigo.

Se conserva un pago fechado el 1 de enero de 1568, dado a conocer en el siglo XVIII por Tommaso Temanza, biógrafo de Palladio, por el que se pagaron 28 liras al arquitecto por proponer un “dessegno del ponte, de mandato de li spectabili sindaci” (un dibujo del puente, por mandato de los alcaldes). En la historia de las reconstrucciones de esta estructura, escribe la estudiosa Donata Battilotti en el catálogo de la exposición de Bassano, “se repite el debate sobre una reconstrucción en mampostería o en madera, por lo que la hipótesis de Temanza de que esto también ocurrió en esta ocasión y que Palladio propuso primero un puente de piedra, instado y apoyado por una parte de la clase dirigente local, parece razonable”. Por otra parte, en el primero de los Quattro Libri, Palladio incluye el proyecto de un puente de piedra sin especificar el destino, pero subrayando que fue “solicitado por algunos señores” y dando a entender al lector que la obra no llegó a ejecutarse. Que pudiera tratarse de un proyecto para el puente de Bassano es, sin embargo, posible en virtud del hecho de que las medidas de la estructura corresponden a las del río Brenta en el punto donde se cruza, y “de ahí la elección de pilares más robustos que los ordinarios”.Battilotti explica que “se adapta bien a las características del río, ’que es muy rápido’, lo que le permite resistir ’las piedras y los maderos, que son arrastrados por él hacia abajo’”.

Andrea Palladio, Planta, perfil y sección transversal del puente de Bassano, en
Andrea Palladio, Pianta, profilo e sezione trasversale del ponte di Bassano, en I Quattro Libri dell’Architettura di Andrea Palladio, Venetia, Dominico de’ Franceschi (Venecia, 1570; volumen impreso, 310 x 215 mm; Bassano del Grappa Biblioteca Civica, inv. II C 18). Volumen que perteneció a Antonio Canova

Sin embargo, Palladio también tenía experiencia con los puentes de madera, como atestigua la historia del puente sobre el Cismón, que ya era transitable en 1552 (aunque fue destruido por una riada unos cincuenta años más tarde). Para el arroyo (sin embargo, desconocemos su ubicación exacta), el arquitecto diseñó un puente caracterizado por un “límpido esquema estructural”, escribió el arquitecto Mario Piana: “sobre la cadena (compuesta por un número indeterminado de vigas, tal vez tres, unidas entre sí mediante ménsulas de dardo de Júpiter, como era práctica habitual) se apoyan cinco columnas, tres centrales mayores y dos laterales menores. Desde los extremos del armazón, dos puntales inclinados convergen en la contracadena; seis rayos interpuestos en posición alterna entre el pie y la parte superior de las columnas completan la malla triangular”. Los maderos de la cubierta estaban sostenidos por “arpas” (hierros) que Palladio, en el proyecto, describe como “hechas para pasar por un agujero practicado a este efecto en las cabezas de dichas vigas, en la parte que avanza más allá de las vigas que forman los bancos”. Se trata, explica Piana, de una “singularidad constructiva sin precedentes”, pensada para que todas las partes del puente se apoyaran entre sí. El puente sobre el Cismón representó una de las cumbres de la cultura arquitectónica y de ingeniería de la época y fue tomado como modelo también en los siglos siguientes.

El gran arquitecto es entonces conocido no sólo por los proyectos que realizó, sino también por algunas ideas grandiosas que desgraciadamente quedaron sólo sobre el papel: la más famosa de ellas es la del puente de Rialto en Venecia, para el que Palladio elaboró dos planos, uno encontrado en una hoja de papel en el Museo Civico de Vicenza, y otro publicado en los Quattro Libri. Sin embargo, más que un puente, explica Guido Beltramini, comisario de la exposición del museo de Bassano junto con Barbara Guidi, Fabrizio Magani y Vincenzo Tiné, el de Palladio era un proyecto de reurbanización de toda la zona de Rialto, una de las más concurridas de la ciudad. A partir del material de que disponemos, escribe Beltramini, es posible hipotetizar “que el proceso de diseño de Palladio comenzó con una solución inicial de un puente con cinco arcos, que permitiera una subida progresiva y más fácil”, y tras razonar “sobre la imposibilidad de realizar dos plazas de cabecera (a menos que se demoliera una vasta superficie existente), pero sin querer reducir el número de tiendas, Palladio pensó en trasladarlas al propio puente, aumentando su anchura, pero manteniéndolo con cinco arcos”. Esta fue la fase en la que el artista estudió variantes para las cabezas del puente, de las que se conservan dos dibujos, también conservados en los museos de Vicenza. Sin embargo, la solución de cinco arcos hacía imposible el tráfico de embarcaciones, por lo que Palladio elaboró un nuevo diseño con tres arcos más anchos.

La idea, sin embargo, era crear una innovadora plaza-puente, una especie de isla artificial que pudiera ser frecuentada por los habitantes. Según Beltramini, el proyecto del Rialto se remonta a un encuentro entre Palladio y Giorgio Vasari (Arezzo, 1511 - Florencia, 1574), que tuvo lugar en la primavera de 1566: según el estudioso, los dos artistas discutieron el proyecto, probablemente a partir de la descripción de un proyecto para el Rialto elaborado por Giovanni Giocondo (Verona, c. 1433 - Roma, 1515), que Vasari menciona en la edición Giuntina de las Vidas, que el historiador de Arezzo habría publicado en 1568. Según Beltramini, es posible que ambos discutieran el diseño de Giovanni Giocondo, y que esta discusión estimulara a Palladio a probar suerte con un proyecto personal para el puente de Rialto. Fue, sin embargo, un proyecto que nunca vio la luz, salvo en el espléndido cuadro de Canaletto, conservado en la Pilotta de Parma, encargado en el siglo XVIII por Francesco Algarotti: un capriccio veneciano con el puente imaginado por Palladio.

Andrea Palladio, Progetto del Ponte sul Cismon, en
Andrea Palladio, Progetto del Ponte sul Cismon en I Quattro Libri dell’Architettura di Andrea Palladio, Venetia, Dominico de’ Franceschi (Venecia, 1570; volumen impreso; Vicenza, Museo Palladio). Obra no expuesta


Andrea Palladio Puente de Rialto en Venecia, alzado sobre el Gran Canal (1566; punta de marfil, pluma y tinta marrón sobre papel, 477 x 752 mm; Vicenza, Museo Civico di Palazzo Chiericati, inv. D25 r)
Andrea Palladio, Puente de Rialto en Venecia, elevación del alzado sobre el Gran Canal (1566; punta de marfil, pluma y tinta marrón sobre papel, 477 x 752 mm; Vicenza, Museo Civico di Palazzo Chiericati, inv. D25 r)


Andrea Palladio, Puente de Rialto en Venecia. Alzado de una fachada de entrada (1566; punta de marfil, pluma y tinta parda, realces y toques de acuarela sobre papel, 500 x 425 mm; Vicenza, Museo Civico di Palazzo Chiericati, inv. D20r)
Andrea Palladio, Puente de Rialto en Venecia. Alzado de una fachada de entrada (1566; punta de marfil, pluma y tinta parda, realces y toques de acuarela sobre papel, 500 x 425 mm; Vicenza, Museo Civico di Palazzo Chiericati, inv. D20r)


Antonio Canaletto, Capriccio con edifici palladiani (c. 1750; óleo sobre lienzo, 58 x 82 cm; Parma, Complesso monumentale della Pilotta, inv. 284)
Antonio Canaletto, Capriccio con edificios palladianos (c. 1750; óleo sobre lienzo, 58 x 82 cm; Parma, Complesso monumentale della Pilotta, inv. 284)

Volviendo a Bassano, por muy plausible que sea la hipótesis de que Palladio haya lanzado la idea de un puente de piedra, debió de producirse un debate que dio lugar a otras propuestas: “una de ellas”, explica Battilotti, “ilustrada por un ingeniero anónimo a un ayuntamiento bastante escéptico, preveía una atrevida estructura de madera de un solo vano apoyada sobre cuatro pilares sin estar encadenada a ellos para que tampoco fuera arrastrada por la corriente en caso de crecida”. Al final, el 31 de marzo de 1568, se decidió por el paradero: el consejo de la ciudad decretó que “este puente sea reedificado y construido en la manera y forma en que el anterior fue sacado del Brenta, con aquellos aditamentos que convengan a los protectores y ministros que lo construyan”. No había, pues, nada nuevo: el puente seguiría al anterior, probablemente porque era menos costoso y porque la técnica de construcción ya estaba ampliamente probada. Palladio, por tanto, acató la decisión y en julio de 1569 hizo llevar a Vicenza una maqueta del puente, que llegó tras un año de trabajo durante el cual la ciudad de Bassano se había procurado recursos y madera para la construcción, para la que fue nombrado superintendente el carpintero vicentino Battista Marchesi, que ya había trabajado en Vicenza en la Basílica y la cúpula del Duomo, y cuyo nombre había sido preconizado con seguridad por Angarano y quizá también por Palladio.

Una vez iniciadas las obras, el arquitecto regresó a Bassano al menos una vez: su última visita documentada fue el 26 de octubre de 1569, fecha en la que Palladio recibió un pago de 33 liras y 16 soldi “per el modelo” y para “veder la fatura del ponte”. Al final, el puente fue totalmente similar a su predecesor: cuatro vanos sobre el río y un tejado a dos aguas, sostenido por columnas toscanas. Sin embargo, el papel más “innovador” de Palladio, explica Battilotti, se manifestó en la introducción de nuevas soluciones técnicas y estructurales.

Sebastiano Lovison, Ponte Vecchio di Bassano (1826; buril, 330 x 430 mm; Bassano del Grappa, Museo Civico, INC. BASS. 392)
Sebastiano Lovison, Ponte Vecchio di Bassano (1826; buril, 330 x 430 mm; Bassano del Grappa, Museo Civico, INC. BASS. 392)


Sebastiano Lovison, Interior del Ponte Vecchio de Bassano (1826; buril, 330 x 430 mm; Bassano del Grappa, Museo Civico, INC. BASS. 393, dedicado a Casarotti)
Sebastiano Lovison, Interior del Ponte Vecchio di Bassano (1826; buril, 330 x 430 mm; Bassano del Grappa, Museo Civico, INC. BASS. 393, dedicado a Casarotti)


El Ponte Vecchio de Bassano en la actualidad. Foto de Patrick Denker
El Ponte Vecchio de Bassano en la actualidad. Foto de Patrick Denker


El Ponte Vecchio de Bassano hoy
El Ponte Vecchio de Bassano en la actualidad

Sin embargo, ni siquiera el puente de Palladio sobrevivió a la furia del Brenta, pero logró resistir dos siglos hasta que, el 19 de agosto de 1748, fue arrasado por otra violenta riada, a la que el erudito veneciano Gasparo Gozzi también dedicó un poema: “Han pasado seis días y más, que mano a mano / no tengo otra noticia en la cabeza. / En las montañas ha habido una tormenta tan grande, / Y ha llovido tanto en la llanura, / Que ha desencajado el puente de Bassano, / Y se lo ha llevado como una cesta. / Siempre tengo cincuenta detrás y delante, / Que dicen: ¿ha’ tu udito? ¿Qué ha sido eso? / Les respondo lleno de ira y rencor. / El puente de Bassano está arruinado: / El puente de Bassano, pobrecito. / El puente de Bassano está ahogado”. Tras la catástrofe, sólo quedó en pie el espolón aguas arriba del segundo muelle: todo lo demás había sido arrastrado por el río a lo largo de las orillas. Así que se repitió la misma historia de siempre: discusiones sobre la reconstrucción y, mientras tanto, servicio de transbordadores entre las dos orillas. Una vez más, se optó por una reconstrucción fiel, encargada a Bartolomeo Ferracina, tanto más cuanto que se conservaba el diseño de Palladio y fue posible seguirlo al pie de la letra: el nuevo puente se inauguró en septiembre de 1751.

Desde ese año, el puente fue destruido dos veces más, pero no por efecto de la naturaleza, sino por la desafortunada mano del hombre: en 1813, en efecto, el virrey Eugenio de Beauharnais dio orden de incendiarlo durante la guerra austro-francesa (fue reconstruido en 1821 por Angelo Casarotti) y, tras atravesar indemne la Primera Guerra Mundial, fue destruido entre febrero y abril de 1945. Dañado primero durante un ataque organizado por partisanos bajo la dirección de los Aliados (y en el que perdieron la vida una mujer y un niño) para perturbar la retirada de las tropas alemanas (que, como represalia, fusilaron a tres partisanos encarcelados en el mismo puente), fue finalmente arrasado por los nazis en su huida. Fue reconstruido inmediatamente después de la guerra, siguiendo también el diseño de Palladio: y como entre los obreros que lo reconstruyeron había también muchos que habían servido entre los Alpini durante la guerra (además de que la Asociación Nacional Alpina intervino sustancialmente para contribuir a la reconstrucción), desde entonces el puente de Bassano se conoce también como el “Ponte degli Alpini”. Y hoy podemos considerarlo casi como un símbolo del arte y el ingenio humanos que no se detienen ante la calamidad o la acción destructiva y desconsiderada de los seres humanos.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.