La historia de Emilie Flöge, musa de Gustav Klimt y empresaria de éxito


Emilie Flöge, musa de Gustav Klimt (quizá sea ella quien aparece en el Beso), no sólo fue modelo del pintor, sino también una empresaria de éxito en la industria de la moda, fundadora de un importante atelier. He aquí su historia.

El Beso de Gustav Klimt (Baumgarten, 1862 - Viena, 1918) es uno de los besos más famosos de la historia del arte internacional: conservado en Viena, en la Österreichische Galerie Belvedere, más concretamente en las colecciones del Alto Belvedere, representa a una pareja de enamorados en un prado florido y alrededor la nada, para representar mejor el triunfo del amor universal. Ambos se estrechan en un tierno abrazo, unidos por un fuerte y profundo sentimiento de amor y protección, que nada ni nadie podrá romper jamás. Él está de pie y envuelve a la doncella con su túnica de mosaico dorado; tiene la cabeza reclinada para besarla suavemente en la mejilla, mientras con las manos sostiene su cabeza y su rostro. Ella está arrodillada sobre la hierba y es, por tanto, más baja que el hombre; se entrega literalmente al cálido abrazo, manteniendo los ojos cerrados y la cabeza hacia atrás y aferrándose al cuerpo de su amante, para fundirse con él. Con un brazo le rodea el cuello, con la otra mano busca la suya y se apoya en ella: lo que Klimt representa es un verdadero idilio amoroso, en el que dos almas casi etéreas se convierten en una. A esta sensación de sentimiento envolvente contribuyen sin duda las largas túnicas doradas de ambos (Klimt pintó el Beso en pleno apogeo de su "periodo dorado " sin duda influido por los mosaicos bizantinos que el artista tuvo ocasión de admirar en Rávena), aunque pueden distinguirse entre sí por las diferentes decoraciones: la del hombre se caracteriza por elementos geométricos de forma principalmente rectangular y colores que varían del negro, al gris y al blanco; la de la mujer se caracteriza por elementos florales, que parecen haber ascendido del prado florido sobre el que ambos descansan, y por formas circulares y en espiral. La única figura de los dos amantes también destaca sobre un fondo dorado, creando un lugar abstracto e intemporal.

Los dos no han sido identificados con precisión, pero muchos estudiosos e historiadores del arte coinciden en que la figura femenina arrodillada es Emilie Flöge (Viena, 1874 - 1952), musa y amiga íntima de Klimt (o quizá incluso más). El cuadro fue ejecutado por el famoso artista austriaco en 1908, cinco años después de su estancia en Rávena en 1903 y, como ya se ha dicho, la inspiración tomada de los mosaicos bizantinos de los grandes monumentos de la ciudad es claramente visible en el amplio uso de pan de oro aplicado al lienzo. El prado florido en el que se encuentra la pareja podría ser la orilla del lago Attersee, frente a la Villa Oleander en Kammer am Attersee (también se ven las algas en los tobillos de la mujer), y el fondo dorado podría ser tal vez el espejo de agua del lago Attersee, en el que se reflejan el sol de la mañana y la luz de la luna, frente al cual Gustav y Emilie se abandonan el uno al otro. De hecho, de 1900 a 1916, ambos pasaron sus vacaciones de verano en Litzlberg am Attersee, en el Attersee, en la Villa Paulick de Seewalchen, en la Villa Oleander de Kammer o en el Forsthaus de Weißenbach. Prueba de ello son los numerosos planos en los que Emilie aparece con sus ropas vanguardistas y los más de cuarenta cuadros de paisajes que el artista ejecutó en estos lugares.

Gustav Klimt, El beso (1907-1908; óleo sobre lienzo, 180 x 180 cm; Viena, Österreichische Galerie Belvedere)
Gustav Klimt, El beso (1907-1908; óleo sobre lienzo, 180 x 180 cm; Viena, Österreichische Galerie Belvedere)

Gustav Klimt tenía fama de mujeriego, nunca se casó con ninguna de sus mujeres y tuvo al menos dieciséis hijos de sus amantes, pero su relación con Emilie Flöge fue la más duradera y sincera que mantuvo con una mujer: duró veintisiete años y probablemente no fue sólo amistad, sino también amor. Ambos eran inseparables y también se estimaban y apoyaban mutuamente en su trabajo: además de musa de Klimt, Emilie era una empresaria de éxito de la época, en el campo de la moda; le encantaba la pintura de Gustav y disfrutaba siendo protagonista de su arte, a él le fascinaba el ingenio y el estilo revolucionario de Emilie.

Emilie Flöge, la menor de cuatro hermanos, nació en 1874 en Viena, hija de un tallador de madera especializado en fabricar pipas, las que fumaban la mayoría de los hombres de la época. Perteneció a los círculos bohemios vieneses y, por tanto, participó activamente en la vida cultural y social de la Viena de finales del siglo XIX, pero sobre todo fue una estilista de gran renombre, tanto por sus habilidades como por el giro innovador que dio a la moda, muy poco convencional para la época. Con sus hermanas Pauline y Helene, fundó en 1904 en Viena, en la Kleinehaus de Mariahilfer Strasse 1b, el salón de moda Schwestern Flöge(Hermanas Flöge): un atelier de alta costura en el que trabajaban hasta ochenta costureras y que era frecuentado por la alta burguesía vienesa. El interior del taller fue diseñado por Josef Hoffmann y Koloman Moser al estilo de las Wiener Werkstätte. Este último fue un movimiento artístico fundado en 1903 por el arquitecto Hoffmann y el diseñador gráfico y pintor Moser, bajo el mecenazgo del industrial Fritz Waerndorfer, tomando como modelo los movimientos Arts and Crafts inglés y escocés. Su objetivo era introducir objetos de alto valor estético y artístico también en la vida cotidiana: de hecho, los fundadores concebían el diseño como una síntesis de arte y artesanía realizada en la vida diaria y su movimiento, activo hasta 1932, se basaba en el principio de laobra de arte total, la Gesamtkunstwerk: El propio concepto de arte se redefinió para volver a poner en primer plano la artesanía artística y, de acuerdo con estos principios, se empezaron a producir objetos de gran calidad en el ámbito de la vida cotidiana, como muebles, porcelana, cristal, joyas y moda.

Gustav Klimt, Emilie Flöge (1902; óleo sobre lienzo, 178 x 80 cm; Viena, Museo de Viena)
Gustav Klimt, Emilie Flöge (1902; óleo sobre lienzo, 178 x 80 cm; Viena, Museo de Viena)


Emilie Flöge y Gustav Klimt ©Fundación Klimt,Viena
Emilie Flöge y Gustav Klimt ©Fundación Klimt,Viena


Emilie Flöge y Gustav Klimt fotografiados por Emma Bacher (1909) ©Fundación Klimt, Viena
Emilie Flöge y Gustav Klimt fotografiados por Emma Bacher (1909) ©Fundación Klimt, Viena


Emilie, Hermine y Pauline Flöge, Gustav Klimt y Hermann Flöge en un barco en el Attersee fotografiado por Emma Bacher (1905) ©Klimt Foundation,Vienna
Emilie, Hermine y Pauline Flöge, Gustav Klimt y Hermann Flöge en un barco en el Attersee fotografiados por Emma Bacher (1905) ©Fundación Klimt,Viena


Emilie Flöge fotografiada por Klimt (1906) ©Fundación Klimt, Viena
Emilie Flöge fotografiada por Klimt (1906) ©Fundación Klimt, Viena

El estudio de las hermanas Flöge pronto se convirtió en un negocio de éxito, frecuentado principalmente por mujeres adineradas amantes de la modernidad en todas sus formas. Un cuadro pintado por Klimt en 1902 y conservado en el Museo de Viena representa a Emilie Flöge, de 28 años, con un vestido típico de su revolucionaria moda, la llamada Reformkleid, que se apartaba de la moda convencional de la época consistente en corsés ceñidos al cuerpo para delinear la forma. Sus vestidos se definían así como reformados, caracterizados por formas cómodas y suaves, principalmente largos, coloridos y decorados con estampados florales y elementos geométricos. El estilo reformado de Flöge pretendía, por tanto, liberar a las mujeres de las ataduras del corsé y, a través de la ropa, hacerlas más valientes e independientes, como lo era ella misma. También Emilie lucía vestidos largos, suaves y ornamentados, que a menudo acompañaba con broches y collares de las Wiener Werkstätte, como demuestran las fotos y retratos pictóricos, convirtiéndose en modelo de su propio estilo. Para mantenerse al tanto de las últimas tendencias de la moda, Emilie viajaba regularmente a París, el reino dela alta costura, para traer a Viena las últimas modas y crear prendas vanguardistas.

Gustav y Emilie se conocieron en una ocasión especial: Helene, la hermana mayor de Emilie, se casó en 1892 con Ernst Klimt, hermano del pintor; Gustav empezó entonces a frecuentar con frecuencia la casa de la familia Flöge, e incluso a pasar los veranos con ellos en el lago Attersee, y estrechó su relación con Emilie. Existe abundante correspondencia entre ambos y numerosas postales enviadas por Klimt a Emilie, así como fotografías de excursiones y veraneos pasados juntos.

Cuando Klimt murió en 1918, parte de su patrimonio pasó a ella; el estudio Schwestern Flöge siguió funcionando hasta 1938, cuando se vio obligado a cerrar tras el Anschluss austriaco a la Alemania nazi. Emilie nunca se casó y desapareció en Viena en 1952. Fue enterrada en el cementerio protestante de Viena-Simmering y cayó en el olvido, a diferencia de Gustav Klimt, que se hizo inmortal por sus obras maestras artísticas. Fue un investigador inglés apasionado por la figura revolucionaria de la diseñadora de moda quien redescubrió la tumba de Flöge en 2006, iniciando una reconsideración de la figura demasiado tiempo olvidada. En vida, Emilie Flöge fue una de las diseñadoras de moda de mayor éxito, capaz de aportar una ola de sofisticación, frescura y audacia a la moda de la época y de difundir la modernidad y la emancipación entre las mujeres de la alta sociedad vienesa. Y por este mérito debe ser recordada.

Para conocer la figura de Emilie Flöge a través de los lugares que frecuentó, visite la web oficial austria.info


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.