Agrigento, las obras de Gianfranco Meggiato llegan al Valle de los Templos


Hasta el 4 de enero de 2022, obras del escultor veneciano Gianfranco Meggiato pueblan el Valle de los Templos de Agrigento y dialogan con las antiguas ruinas.

Las obras del artista veneciano Gianfranco Meggiato (Venecia, 1963) llegan al Valle de los Templos de Agrigento: esculturas de hoy se encuentran con la arquitectura de ayer. La exposición de Gianfranco Meggiato, titulada L’uomo quantico, non c’è futuro senza memoria (El hombre cuántico, no hay futuro sin memoria), comisariada por Daniela Brignone, se acoge hasta el 4 de enero en el Parque Arqueológico del Valle de los Templos, en Agrigento. Organizada por MondoMostre, la exposición individual incluye también una instalación en la entrada del Museo Arqueológico Pietro Griffo.

Se exponen trece obras monumentales, cuatro de ellas concebidas para el Valle de los Templos y expuestas al público por primera vez: Lo specchio dell’Assoluto (El espejo del Absoluto ), que abre todo el recorrido frente al Templo de Juno, Quantum Man (El hombre cuántico), que da título a la exposición individual y que se sitúa frente al Templo de la Concordia, Sfera Aquarius (Esfera de Acuario ) y Quanto di luce (Cuánta luz), ambas frente al Templo de Zeus.

La exposición pretende ser un viaje a través de imágenes y asonancias: Gianfranco Meggiato parte en busca de su Hombre Cuántico, dueño de su futuro, hecho de presencias y vacíos perfectos. Meggiato pretende trazar un camino, reflejando su propia imagen en esferas, pliegues brillantes y volutas suaves, materiales no nobles que se ensamblan: Así nace El Hombre Cuántico (fundición de aluminio pintado, con esferas de acero inoxidable) ensamblado por el artista sin dibujo preparatorio, frente al Templo de la Concordia; o El Aliento de Vida (fundición de aluminio pintado, con esferas de latón cromado) que tiende el arco de Heracles, y de nuevo Sfera Acquarius (fundición de aluminio pintado, con esferas de acero inoxidable). Así, los hermanos Càstore y Polluce se transforman en obras suspendidas entre los vivos y los muertos, y con Taurus se entra en contacto con Zeus, de quien todo partió.

“El ’Hombre Cuántico’ de Gianfranco Meggiato nos invita a un viaje al interior de nosotros mismos”, afirma el Consejero Regional de Patrimonio Cultural e Identidad Siciliana, Alberto Samonà, “que es también un encuentro a través de los cuatro elementos, para descubrir un universo que va más allá de lo racional para situar al hombre en una dimensión cósmica”. El diálogo entre lo contemporáneo y lo antiguo se llena en el Valle de los Templos de un nuevo significado que atraviesa los siglos para redescubrir las raíces de la relación entre el hombre y su esencia más profunda, en una dinámica existencial que va más allá del tiempo".

“Gianfranco Meggiato logra fácilmente una empresa tan difícil como es entrar en una ’relación sentimental’ con el yacimiento del Valle de los Templos, sin dejarse abrumar por su grandeza”, subraya el director del Parque Arqueológico, Roberto Sciarratta. “Nos complace acoger esta conversación e intercambio entre lo antiguo y lo contemporáneo, acercando las obras de Meggiato a las de otros grandes artistas ya presentes en la actualidad”.

“Meggiato”, afirma la comisaria Daniela Brignone, “compone un viaje ideal dentro de uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo, confrontando la memoria del pasado y las enigmáticas perspectivas del futuro, reflexionando sobre el hombre en busca de sí mismo. Las obras expuestas revelan un mundo interior en torno al cual gira un repertorio de personajes y símbolos mitológicos que se convierten en alegorías del espacio vital del hombre. La ciencia cuántica en la que se inspira el artista desvela el misterio y las conexiones cósmicas”.

Gianfranco Meggiato nació el 26 de agosto de 1963 en Venecia, donde asistió al Instituto Estatal de Arte, donde estudió escultura en piedra, bronce, madera y cerámica. Debutó a los 16 años, cuando el Ayuntamiento le invitó a exponer en la Galería Municipal Bevilacqua La Masa, en la Plaza de San Marcos. En su obra, Meggiato se inspira en los grandes maestros del siglo XX: Brancusi por su búsqueda de la esencialidad, Moore por la relación interior-exterior de su maternidad y Calder por la apertura al espacio de sus obras. El espacio, de hecho, entra en las obras y el vacío se vuelve tan importante como la plenitud. Meggiato inventa el concepto de “introscultura” en el que la mirada del observador se dirige hacia la interioridad de la obra, sin limitarse únicamente a las superficies externas. Desde 1998 participa en exposiciones y ferias en Italia y en el extranjero; en 2010 instaló una esfera monumental en el edificio Geox Breath de Milán, y en 2011 y 2013 participó en la Bienal de Venecia. En 2017, una colaboración con el MARCA de Catanzaro dio lugar a la creación de Il Giardino delle Muse Silenti, un laberinto de 20 metros de diámetro compuesto por 4 mil sacos de yute. Las Musas Silenciosas dieron la vuelta al mundo, pero Meggiato recaló en Palermo, donde Manifesta12 le invitó a exponer La spirale della vita, una obra de 12 metros de diámetro dedicada a las 878 víctimas de la mafia con sus nombres impresos en sacos de yute. Fue galardonado con el prestigioso PREMIO ICOMOS-UNESCO “por haber combinado magistralmente lo antiguo y lo contemporáneo en instalaciones escultóricas de gran poder evocador y valor estético”. En 2019, fue invitado a Matera, Capital de la Cultura, con su Il giardino di Zyz.

Para toda la información, visite el sitio web oficial del Parque Valle dei Templi.

Agrigento, las obras de Gianfranco Meggiato llegan al Valle de los Templos
Agrigento, las obras de Gianfranco Meggiato llegan al Valle de los Templos


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.