Imola, los beneficiarios de la renta de ciudadanía ayudarán en museos y bibliotecas


El Ayuntamiento de Imola ha aprobado una resolución para distribuir algunos beneficiarios de la renta de ciudadanía en museos y bibliotecas: tendrán que ponerse a disposición para apoyar actividades. Esto es lo que harán

En Imola, los beneficiarios de la renta de ciudadanía tendrán que ponerse a disposición para ayudar en los museos y bibliotecas de la ciudad. Así lo establece una resolución del consejo publicada el 8 de octubre, con la que el municipio aprueba los proyectos de utilidad colectiva (PUC) previstos por el decreto del Ministerio de Trabajo del 22 de octubre de 2019. El decreto establece que los beneficiarios de la renta están obligados a ofrecer su disponibilidad para participar en proyectos útiles para la comunidad, que se llevarán a cabo en su municipio de residencia: para aquellos que se niegan, la renta de ciudadanía se detiene.

Entre los PUC previstos por el decreto figuran los del ámbito cultural y artístico: apoyo en la organización y gestión de exposiciones y eventos (preparación y distribución de material informativo, apoyo a la secretaría organizadora, montaje de equipos, limpieza de salas, colaboración en la elaboración de informes), apoyo en la apertura de bibliotecas, centros de lectura, videotecas (revisión de salas, ordenación de libros y material informativo, asistencia informativa a los usuarios del servicio, apoyo en la apertura con ampliación de horarios y actividades actividades de custodia y vigilancia), apoyo en la organización de eventos sociales y lúdicos, catalogación y digitalización de documentos, apoyo en la organización de exposiciones o en la gestión de estructuras museísticas (por ejemplo, presencia activa los días de apertura, con apoyo, previa formación, al personal de la organización o estructura, catalogación del patrimonio artístico local, apoyo en la construcción de plataformas para la puesta en red de documentación relacionada con el patrimonio artístico, acompañamiento en visitas guiadas a monumentos y museos).

Los PUC no se asimilan a actividades por cuenta ajena o propia, y deben determinarse en función de las necesidades de la comunidad. Sin embargo, las PUC no pueden sustituir al personal asalariado, ni cubrir funciones o puestos, ni utilizarse para cubrir necesidades temporales de personal en periodos de gran afluencia. Los PUC también pretenden ser una oportunidad de inclusión y crecimiento personal para los beneficiarios de los ingresos.

En el caso de Imola, son dos los proyectos a los que se asignarán los perceptores de ingresos, titulados “Biblioteche accoglienti” (Bibliotecas acogedoras ) y “Musei Beni Comuni” (Museos Bienes Comunes), ambos a partir del 1 de noviembre de 2021 y hasta el 31 de octubre de 2022, y los perceptores serán empleados durante al menos tres meses, con un compromiso, en las bibliotecas, de tres horas dos o tres veces por semana (por lo tanto, oscilando entre un mínimo de seis y un máximo de nueve horas de “trabajo” por semana), mientras que en los museos serán doce horas por semana, con una mayor concentración los fines de semana. Todos contarán con el apoyo de tutores en las primeras etapas. En cuanto a las bibliotecas, los perceptores de la renta deberán apoyar la recepción del público en los servicios bibliotecarios, custodiar los accesos a las bibliotecas en caso necesario y velar por el respeto de las normas básicas de orden, decoro y convivencia en las salas de lectura, velar por que se cumplan las medidas adoptadas para contener la propagación del Covid 19, ayudar a habilitar espacios para eventos con mobiliario móvil y a recibir al público, supervisar las exposiciones de la biblioteca, realizar pequeñas reparaciones y arreglos de materiales (libros, juegos, etc.), ensobrar folletos y trabajar como vigilante de seguridad.), ensobrar folletos e invitaciones y distribuirlos por la ciudad.

En los museos (participan el Museo di San Domenico, el Palazzo Tozzoni y la Rocca Sforzesca), en cambio, los voluntarios se dedicarán a apoyar los servicios de recepción de visitantes, vigilancia y orientación al público, ofreciendo con su presencia y disponibilidad una guarnición “humana” en las salas de los museos capaz de hacer que las personas se sientan bienvenidas y asistidas en cada momento de su visita. Además, ayudarán a garantizar que el comportamiento de los visitantes respeta las normas de conducta del museo (incluida la contención anti-Covid19), así como la integridad de los objetos expuestos. A continuación, llevarán a cabo actividades de apoyo a las relaciones públicas, aceptarán reservas y distribuirán material informativo. El proyecto también servirá, según los documentos oficiales del ayuntamiento, para consolidar “la imagen de los museos como realidades acogedoras y orientadas al ciudadano”.

Según estipula el decreto, las actividades no serán remuneradas, y estarán exentas de ellas las personas que tengan a su cargo niños menores de tres años o personas con discapacidades graves. Todos los demás, en cambio, estarán obligados a ponerse a disposición, so pena de exclusión de la renta de ciudadanía.

Imola, una sala de los Museos de San Domenico

Imola, los beneficiarios de la renta de ciudadanía ayudarán en museos y bibliotecas
Imola, los beneficiarios de la renta de ciudadanía ayudarán en museos y bibliotecas


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.