¡Reabran las bibliotecas de Florencia! La situación es desalentadora, trabajadores y ciudadanos salen a la calle


Florencia, trabajadores y ciudadanos protestan por la situación de las bibliotecas cívicas: sólo abren 5 de 13, con pocos servicios y horarios reducidos.

Mientras que todo el mundo de la producción y el comercio ya ha reabierto, en muchos casos incluso a pleno rendimiento, en muchas ciudades de nuestro país la situación de las bibliotecas es desalentadora: es el caso de Florencia, donde muchos polos siguen cerrados y otros abren en horario reducido. A día de hoy, permanecen abiertas la Biblioteca de los Oblatos, la Biblioteca Mario Luzi, la Biblioteca Villa Bandini, BiblioteCaNova Isolotto y la Biblioteca Filippo Buonarroti, y sólo para servicios de préstamo y devolución (por tanto, nada de consulta, lectura, estudio, eventos). Con horarios limitados: sólo abren cuatro días a la semana, cinco horas al día (martes y jueves de 14.00 a 19.00 horas, miércoles y viernes de 9.00 a 14.00 horas), y sólo se puede acceder a ellas con cita previa. Todas las demás bibliotecas (Palagio di Parte Guelfa, Pietro Thouar, Fabrizio De Andrè, Biblioteca dei ragazzi, Dino Pieraccioni, Biblioteca del Galluzzo, Biblioteca Orticoltura, ITI Leonardo da Vinci) permanecen cerradas al público.

En total, de las 13 bibliotecas de la ciudad, sólo 5 están activas y, lo que es más, a niveles reducidos. Para protestar contra esta situación, los trabajadores de las bibliotecas, junto con numerosos ciudadanos, tomaron ayer la Piazza della Signoria para realizar una sentada, en la que también se escenificó un “funeral” de la cultura, con algunos manifestantes portando un ataúd a hombros. El problema, de hecho, no es sólo la reducción de un servicio esencial en una ciudad moderna, sino también el hecho de que muchos trabajadores precarios corren el riesgo de perder su empleo. Según los trabajadores, el virus tiene poco que ver, ya que en Italia todo vuelve a abrir: es una excusa para recortar en bibliotecas. Ahora piden garantías y respuestas precisas para el futuro.

En los días anteriores, los trabajadores precarios de las bibliotecas florentinas también habían lanzado una petición en change.org: “nosotros, trabajadores contratados de las bibliotecas municipales y del Archivo Histórico del Ayuntamiento de Florencia, que desde 2007 prestamos la mayor parte de los servicios ofrecidos a los ciudadanos”, reza el texto, “desde el 15 de junio estamos en casa sin sueldo, sin indemnización por despido y sin más subsidios”. Mientras tanto, a la ciudad de Florencia se le ofrece un servicio bibliotecario muy reducido, sólo 20 horas semanales de préstamo y restitución, y consulta únicamente con cita previa en lo que respecta a los Archivos. Las decisiones políticas y económicas tienen en jaque la vida de más de un centenar de personas, sumidas en la incertidumbre y sin respuestas oficiales. Reclamamos que no se deje a nadie atrás, que se pueda volver al trabajo y volver a ofrecer un servicio esencial completo y de calidad a los ciudadanos y visitantes, por fin con la certeza de una estabilidad y una remuneración justas". La petición recogió cinco mil firmas.

A continuación, una delegación de manifestantes fue recibida en el Palazzo Vecchio por el presidente del consejo municipal, Luca Milani, mientras que no pudieron hablar con el alcalde Dario Nardella y el concejal de cultura Tommaso Sacchi, ausentes por otros “compromisos institucionales”. Los concejales Dmitrij Palagi y Antonella Bundu, de Sinistra Progetto Comunae, llevaron al ayuntamiento las reivindicaciones de los manifestantes: “la Junta”, dijeron ambos en su intervención, “no puede aplazar más una intervención decisiva en favor de las clases trabajadoras”. El paso dado hoy pretendía dar testimonio de la gravedad de la situación de este personal contratado de los servicios de biblioteca y atestiguar el fuerte apoyo que reciben de toda la ciudadanía y del mundo de la cultura. El servicio que prestan es esencial y debe restablecerse plenamente. Queremos dar las gracias a quienes están llevando a cabo esta lucha con determinación y a los sindicatos que apoyan el conflicto. Seguiremos apoyando a estos trabajadores con la máxima determinación".

Los manifestantes reiteraron que “la administración debe tener el valor de dar marcha atrás, partiendo de nuevo precisamente de la cultura y el trabajo, pilares irrenunciables de una sociedad que quiera considerarse civilizada”.

¡Reabran las bibliotecas de Florencia! La situación es desalentadora, trabajadores y ciudadanos salen a la calle
¡Reabran las bibliotecas de Florencia! La situación es desalentadora, trabajadores y ciudadanos salen a la calle


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.