¿Una nueva socialidad? Sobre cultura, sociedad y Covid: libertad significa deber y responsabilidad


Covid nos obliga a reflexionar sobre nuestro sentido de comunidad, más aún ahora, cuando la situación empeora. ¿Cómo saldrá de esto nuestra sociedad?

Ayer estuve contemplando Otoño, el cuadro de Peter Bruegel el Joven. Me llamó la atención el aire festivo que transpira el lienzo: los campesinos en primer plano atareados en el trabajo del cerdo, los del fondo inmersos en las prácticas de la vendimia, con barriles, cubas, uvas, carros para transportar la preciada cosecha. Y otros listos para poner las ollas en el fuego (para ser encendidas), otros vislumbrados en la pequeña casa, ocupados observando, discutiendo, organizando la fiesta. Porque el otoño significa fiesta, comunidad, rituales sociales: de las fiestas a las cenas, del (re)descubrimiento de los productos de la tierra a la dulce melancolía ligada al cambio de estación. El verano, presagio de juergas y exageraciones, ha quedado atrás; el invierno, con sus rigores climáticos y físicos, está aún por llegar. Por eso es el momento de reunirse con calma, dialogar, comparar notas y poner en forma y práctica rituales sagrados (celebraciones de los muertos) y paganos (Halloween).

Nada de esto parece ser este otoño de nuestro descontento. Hemos vuelto a caer en un semiconfinamiento en el que las normas, a menudo invasivas, de la sociedad imponen un nuevo distanciamiento social, la renuncia a casi todos los rituales comunitarios, la imposibilidad de reunirse con los amigos para cenas de tertulia o conversaciones de salón. Incluso el toque de queda, algo parecido a lo que ocurría en París a finales del siglo XVI, cuando a las siete de la tarde las campanas de Notre-Dame daban la señal para que la gente se encerrara en sus casas, con las puertas cerradas con llave. Y también el arte rinde su homenaje al virus. Museos y exposiciones, que habían resistido enérgicamente durante las semanas de septiembre y octubre, se han visto obligados a cerrar por el último Dpcm carnoso. Aun así, me pregunto: ¿son realmente estos lugares de cultura vehículos tan masivos de contagio? ¿Es realmente cierto que en las pinacotecas y en las Kunsthalle existe una probabilidad tan alta de que se produzcan tertulias? Lo dudo mucho, pero puedo imaginar el peligro que supone el flujo de personas, incluso turistas, que se habrían desplazado a visitar los Uffizi o los Museos Vaticanos sin las aglomeraciones de extranjeros.

Pieter Bruegel el Joven, Otoño (1624; óleo sobre tabla, 42,8 x 59 cm; Bucarest, Museo Nacional de Arte de Rumanía)
Pieter Bruegel el Joven, Otoño (1624; óleo sobre tabla, 42,8 x 59 cm; Bucarest, Museo Nacional de Arte de Rumanía)


Pero, ¿cómo se ha llegado a esto, al menos en Italia? Por la incapacidad del gobierno para prever la segunda ola, dicen algunos. Por una actitud excesivamente permisiva permitida por algunos presidentes regionales, dicen otros. Sin embargo, el regreso del virus es un hecho y nos encontramos cubiertos de diferentes colores según las provincias donde vivimos, trabajamos, estudiamos. Lo que me llama la atención, sin embargo, es la falta de responsabilidad mostrada por muchos. Responsabilidad civil y humana, para respetar las normas de alejamiento durante los meses de verano para proteger a los más frágiles y respetar a todos aquellos que, en el ámbito médico, han luchado duramente durante los últimos meses.

Repasando los meses que acaban de pasar, digamos de junio a octubre, me parece evidente el cambio que está caracterizando a nuestra sociedad: de la asistencia sui a la negligencia sui, de ser una comunidad (puramente teórica) a convertirse en una especie de mónada, capitalistamente centrada en pensar en la propia suerte, en un delirio de individualismo solipsista que considera al otro como un con-currente y no como un semejante, hacia el que hay que mostrar solidaridad y altruismo sobre todo si corre peligro de encontrarse en dificultades. El autocontrol de uno mismo se ha aflojado un poco, se tiende a pasar por alto o a dominar al otro, en una sociedad occidental en la que la barbarización del discurso público y el exceso cotidiano de emociones negativas están ahora certificados por innumerables estudios sociológicos. ¿No importa, entonces, salvar a la comunidad sino sólo a uno mismo? ¿Estamos ante una regresión a una sociedad hobbesiana en la que elhomo homini lupus volverá a ser la regla dominante? Sin embargo, especialmente durante una pandemia como la que estamos viviendo, el concepto de libertad debería coincidir, en términos kantianos, con los de deber y responsabilidad. Entre otras cosas porque nadie se salva a sí mismo y no puede haber futuro sin una socialidad que perfile las posibilidades.

¿Hemos entrado, pues, en un proceso de destoricización, en el que nos damos cuenta de que ya no somos nosotros quienes hacemos la historia, sino que ésta ya está hecha por acontecimientos que escapan a nuestro control? Responder a estas preguntas requiere una investigación en profundidad. Lo que me parece claro es un nuevo deshilachamiento del vínculo social, desbordado por la desintegración del sentimiento común que subyace a la comunidad de individuos a la que todos, voluntaria o involuntariamente, pertenecemos como seres humanos y sociales.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.