Los últimos descubrimientos de Shahr-i Sokhta, la Pompeya de Oriente


Se presentaron los últimos descubrimientos realizados en la Pompeya de Oriente, el yacimiento arqueológico de Shahr-i Sokhta, en el este de Irán.

El yacimiento arqueológico de Shahr-i Sokhta, situado en la provincia oriental iraní de Sistán-va-Baluchistán, figura en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO y está considerado la"Pompeya de Oriente". Desde 2016 es objeto detrabajos de investigación y excavación por parte de una misión internacional en la que participa el Departamento de Patrimonio Cultural de la Universidad de Salento. De hecho, este último puso en marcha en ese año el proyecto multidisciplinar MAIPS - Proyecto Arqueológico Multidisciplinar Italiano en Shahr-i Soktha destinado a estudiar el yacimiento y los materiales que está excavando la Misión Arqueológica en Shahr-i Soktha. Financiado por el Departamento de Bienes Culturales de la Universidad de Salento, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional y organismos e instituciones privadas, el proyecto MAIPS está coordinado por el profesor Giuseppe Ceraudo y, durante los próximos años, pretende en particular ofrecer una imagen más completa de las organizaciones protoestatales de la meseta iraní en el III milenio a.C.

Las actividades de investigación de los Laboratorios del Departamento de Bienes Culturales de la Universidad de Salento fueron presentadas estos días por sus respectivos directores: Giuseppe Ceraudo (Topografía Antigua y Fotogrametría), Pier Francesco Fabbri (Antropología Física), Girolamo Fiorentino (Paleobotánica y Paleoecología) y Claudia Minniti (Arqueozoología).

“La colaboración internacional es fundamental para la valorización del patrimonio cultural material e inmaterial”, subrayó el Rector de la Universidad de Salento Fabio Pollice, “y lo es aún más cuando este patrimonio se reconoce como legado de todo el género humano. De ahí nuestro compromiso en la República Islámica de Irán, encaminado a restituir a ese país y a toda la humanidad la historia de una zona que fue cuna de una de las más grandes civilizaciones del pasado”.

Los estudios más recientes han recogido datos que modifican la cronología del centro de Shahr-i Sokhta, dándole una nueva secuencia estratigráfica y cronológica que “eleva” la vida del asentamiento unos tres o cuatro siglos. Hay pruebas significativas que sugieren que el yacimiento se comportó como un centro con una estructura heterárquica: grupos de clanes de orígenes tribales disímiles coexistieron en un estado de equilibrio social en el que los aspectos jerárquicos sólo se pretendían dentro de cada grupo individual, en un régimen de equilibrio económico probablemente dictado por la prosperidad de la que debió de gozar el centro durante la primera mitad del III milenio a.C. Esta heterogeneidad, basada en un equilibrio social general dentro del clan y entre los grupos, impidió la centralización de los recursos del asentamiento y, con ella, la aparición de una clase dirigente en el yacimiento y en su región; un paso fallido que no produjo la centralización administrativa ni la estandarización de los instrumentos generalmente utilizados para controlar las realidades económicas a gran escala. Entre los descubrimientos más recientes y extraordinarios se encuentran cientos de prototableros de arcilla, que se utilizaban para los registros contables dentro de los edificios individuales: deben considerarse formas de contabilidad administrativa familiar, destinadas al cálculo y la gestión del excedente económico producido.

El yacimiento de Shahr-i Sokhta representa uno de los centros más buscados para la investigación arqueológica, tanto por estar perfectamente conservado debido a las concreciones salinas presentes en toda la superficie que han sellado artefactos y estructuras subterráneas, como por haber sido asociado a menudo en la literatura arqueológica con la mitológica Aratta, que, situada por los textos mesopotámicos “donde nace el sol”, rivalizó con los gobernantes de la I Dinastía de Uruk (incluido Gilgamesh), amos de Sumer y custodios de la realeza tras el Diluvio sumerio. Este último pondría fin a una serie de dinastías. El Diluvio sumerio se entiende así como un elemento de separación entre el tiempo mítico y el histórico; un tiempo, el postdiluviano, en el que la historia la hacen los reyes, que la investigación arqueológica ha reconocido en parte, y las ciudades, que el proyecto investiga.

En concreto, Aratta, mencionada en los principales poemas sumerios, se presenta como un lugar lejano y de difícil acceso, rico, lleno de oro, plata, lapislázuli y otros numerosos materiales preciosos. La ciudad también se presenta como la sede de la diosa Inanna, a la que se dedicó un templo completamente construido con lapislázuli; las vicisitudes de la ciudad con los reyes sumerios indujeron a la diosa a elegir Uruk, el centro del sur de Mesopotamia, como residencia, cediendo la realeza a Sumer y a la dinastía fundada por Enmerkar y continuada con Lugalbanda y el mitológico Gilgamesh.

A la espera de que se confirme la identificación del yacimiento, los descubrimientos realizados en los últimos veintitrés años por la misión iraní de Mansur Sajjadi y el nuevo proyecto de Enrico Ascalone en la llamada "Pompeya de Oriente han confirmado la singularidad de Shahr-i Sokhta, que, aunque depositaria de una vía de crecimiento autónoma, se extiende a caballo entre las cuatro grandes civilizaciones fluviales (Oxus, Indo, Tigris-Eufrates y Halil) de Asia Central, Central y Meridional: la sumeria, cuyos vínculos literarios desembocan en la mitología; la de Jiroft, cuna de una civilización nueva y olvidada hasta 2003; la de los grandes centros de Asia Central; y la de los grandes asentamientos de Harappa y Mohenjo-daro, con los que Shahr-i Sokhta mantuvo relaciones a diversos niveles.

Shahr-i Sokhta ha aportado pruebas extraordinarias del comercio a larga distancia entre los principales centros de Oriente Próximo. En particular, las pruebas de actividades manufactureras en el asentamiento y el descubrimiento de grandes cantidades de piedras semipreciosas sin trabajar, como lapislázuli, turquesa, alabastro y otras, han permitido reconocer, en el centro de Sistan, unazona de desembarco, almacenamiento, transformación y redistribución de material destinado a las necesidades internas y a la demanda externa que se reconoce en los oasis del Oxus, en los fértiles valles del Halil (Jiroft), en las llanuras deldel Indo y en las zonas aluviales de Mesopotamia, cuyas evidencias arqueológicas de los principales centros del sur (Ur), Diyala (Khafaja), Eufrates medio (Mari) yAlta Mesopotamia (Tepe Gawra), junto con las de Siria Interior (Ebla), son decisivas para confirmar la presencia de dos grandes rutas comerciales que explotaban, por el norte, la ruta del Jorasán (bien conocida por los textos posteriores de los geógrafos árabes) y, por el sur, la ruta marítima del Golfo Pérsico que, a partir de la segunda mitad del III milenio a. C., fue utilizada por los mesopotámicos medios para construir una nueva ruta comercial.C., sustituyó gradualmente a la arteria septentrional.

A finales del III milenio a.C., la prosperidad del gran centro de Sistán tuvo que desaparecer gradual y repentinamente, por causas misteriosas que implicaron a los grandes centros de toda Asia Media. Shahr-i Sokhta, al igual que los grandes centros de la civilización Harappan, dejaría de existir, golpeada por una crisis que las investigaciones arqueológicas tienden a explicar, no sin incertidumbre, por un cambio climático radical y repentino que habría afectado a esos centros, cuya subsistencia dependía principalmente de los recursos hídricos de la región.

Los últimos descubrimientos de Shahr-i Sokhta, la Pompeya de Oriente
Los últimos descubrimientos de Shahr-i Sokhta, la Pompeya de Oriente


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.