En subasta con una estimación de 200 dólares, resulta ser un diseño fundamental valorado en un millón de dólares


Un dibujo que salió a subasta en octubre de 2020 con la ridícula estimación de 200 dólares ha sido reconocido como un pliego clave del siglo XVII holandés, que se creía perdido: comprado por un marchante neoyorquino, se pondrá a la venta en TEFAF. ¿El precio? 1,35 millones de euros.

Salió a subasta en octubre de 2020 con una estimación ridícula: entre 200 y 300 dólares. Y con atribución a un artista desconocido, aunque la hoja estaba rubricada (’I.L.’) y fechada en 1652. Resultó ser, en cambio, un dibujo clave de Jan Lievens (Leiden, 1607 - Ámsterdam, 1674), que representaba al almirante holandés Maarten Harpertszoon Tromp (1597 - 1653), muerto en combate durante la guerra anglo-holandesa de 1653. El dibujo resultó ser la base de varios grabados que representaban a Tromp, así como de dos pinturas, una de las cuales se conserva en el Rijksmuseum de Ámsterdam. Por suerte para la casa de subastas, la pequeña Marion Antique Auctions, con sede en la pequeña localidad de Marion (Massachusetts), los expertos se dieron cuenta enseguida de la calidad de la lámina, en torno a la cual se entabló una reñida pugna que acabó con una adjudicación de 440.000 dólares.

La obra fue adquirida por el marchante neoyorquino Christopher Bishop, que ahora llevará el dibujo a la TEFAF de Maastricht, una de las ferias de arte antiguo más importantes del mundo, donde saldrá a la venta por 1,35 millones de euros. Fue el propio Bishop quien contó al New York Times cómo surgió todo: mientras rastreaba como de costumbre los catálogos de subastas en línea en busca de obras interesantes, se detuvo en la imagen del dibujo a la venta en Marion Antique. Lo que le llamó la atención fue precisamente el monograma ’I.L.’. “¿Por qué no podría ser Jan Lievens?”: esta fue la pregunta que se hizo Bishop. Investigando un poco en Internet, encontró el grabado e inmediatamente pensó que la obra a la venta en Massachusetts podía ser la hoja de la que procedía el grabado. Así que se desplazó a Marion, donde pudo apreciar la obra en persona y Frank McNamee, copropietario de la pequeña casa de subastas, le contó la historia reciente de esa hoja.

Diseño de Jan Lievens
El dibujo de Jan Lievens

El dibujo estaba en posesión de una familia que lo había adquirido por herencia (algún miembro debió de comprarlo en Europa en algún momento indeterminado del siglo XX) y que pretendía subastar una serie de porcelanas pintadas a mano. McNamee había estado en su casa para evaluar las obras, y también fue invitado a ver una sala llena de grabados enmarcados. El dibujo le intrigó: “Pensé que era un Rembrandt falso”, declaró al New York Times. En cuanto se publicó en Internet, la lámina atrajo inmediatamente la atención: al menos quince compradores potenciales llamaron por teléfono a la casa de subastas antes de la venta, y al final hubo casi veinte postores, ya que muchos habían tenido la corazonada de Bishop. Es decir, todos ellos estaban convencidos de que aquel pliego podía ser el Lievens que se creía perdido desde hacía tiempo. La lucha por hacerse con la pieza sorprendió incluso al subastador, Dave Glynn (en cuanto la subasta alcanzó los doscientos mil dólares, es decir, mil veces la estimación inicial, dijo: “¡Parece que hemos subestimado ésta!”). Después de trescientos mil dólares, sólo quedaban dos contendientes, pero al final Bishop ganó por la suma de 440.000 dólares (514.800 dólares contando los derechos de autor).

El dibujo fue trasladado a Nueva York, donde fue restaurado ya que su estado no era bueno. La restauración puso al descubierto la marca de agua del papel, lo que permitió comprender que la hoja procedía de un proveedor habitual de Lievens y Rembrandt, activo en Amsterdam en los años cincuenta. A continuación se encontraron marcas de perforación en los puntos donde el dibujo estaba unido a la plancha a partir de la cual se realizó el grabado, así como pliegues e incluso manchas de tinta. Por supuesto, la hoja también fue examinada por otros expertos, entre ellos Gregory Rubinstein, jefe de dibujos de Sotheby’s en Londres, que no expresó ninguna duda sobre la autenticidad de la obra. Y que también se permitió un comentario profesional: aunque afirmó que no culpaba a una pequeña casa de subastas por no entender el valor de una obra, también dijo que si a él le hubiera ocurrido un error así, habría perdido su trabajo, ya que es poco probable que los expertos tengan dudas sobre el valor de la hoja.

Por suerte para la casa de subastas, pues, los expertos se dieron cuenta antes de la venta a precio de ganga. Y ahora la esperanza de Bishop es que lo compre algún museo holandés, ya que también es una obra muy importante para la historia del país.

En subasta con una estimación de 200 dólares, resulta ser un diseño fundamental valorado en un millón de dólares
En subasta con una estimación de 200 dólares, resulta ser un diseño fundamental valorado en un millón de dólares


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.