Maurizio Cattelan: principales obras, temas de su arte


Descubrimos el arte y las principales obras de uno de los más grandes artistas contemporáneos, Maurizio Cattelan, e intentamos comprender por qué es un artista tan importante.

Histriónico, provocador, un artista capaz de hacer que incluso quienes no están familiarizados conel arte contemporáneo discutan y se conviertan en objeto de debates que a menudo trascienden los límites del campo: hablemos de Maurizio Cattelan (Padua, 1960), quizá el artista italiano más conocido y reconocido internacionalmente en la actualidad. Cattelan es uno de los más grandes artistas de los últimos veinte años: con sus provocadoras obras que discurren al filo de la realidad y la ficción, en las que la parodia y la tragedia se mezclan a menudo con una ironía nada sutil (de hecho: Cattelan es un maestro del sarcasmo), basadas a menudo en la paradoja, la cita, el juego y la capacidad de suscitar indignación e irritación en el público, Cattelan se ha ganado un lugar destacado en la historia del arte. Artista capaz de suscitar la indignación del público incluso en una época en la que todo el mundo parece dormido por la adicción a lo que nos da de comer la televisión, Cattelan consigue escandalizar, despertar la curiosidad, provocar el debate y, sobre todo, hacer reflexionar a los destinatarios de sus obras.

Pero, ¿cómo puede alguien a quien la mayoría percibe como un “provocador” labrarse un papel destacado en la historia del arte? Se dice rápidamente: Cattelan es uno de los principales exponentes mundiales del llamado arte relacional. Al igual que Monet figura entre los mejores impresionistas, al igual que Picasso es el cubista por excelencia, al igual que Pino Pascali fue uno de los maestros del arte povera, Cattelan es uno de los maestros del arte relacional: Estas prácticas han sido definidas de diferentes maneras por la crítica (que ha utilizado expresiones como “escultura social”, “estética relacional”, “arte participativo”), pero en términos que indican una tendencia que se ha desarrollado desde la década de 1990, con artistas como Carsten Höller, Pierre Huyghe, Vanessa Beecroft, Miltos Manetas, Philippe Parreno, Rirkrit Tiravanija y el propio Cattelan, y que ve a los artistas abolir las fronteras entre el arte, el público y la vida. La expresión "estética relacional " fue utilizada por primera vez en 1996 por el crítico Nicholas Bourriaud, quien precisamente señaló a Cattelan como uno de los principales exponentes de este arte: según el francés, el arterelacional es “un arte que toma como horizonte teórico el ámbito de las interacciones humanas y su contexto social, más que la afirmación de un espacio independiente y privado”. El arte relacional, en definitiva, tiene poco que ver con los límites “físicos” impuestos por un espacio expositivo o los límites temporales impuestos por la duración de una exposición. El espacio en el que opera el arte relacional es, si acaso, un contexto social.

Y puesto que el artista relacional debe ser capaz de operar en este tipo de contexto, está claro por qué Cattelan es también un comunicador muy hábil, que conoce perfectamente los mecanismos de funcionamiento de los medios de comunicación, así como el sistema artístico del que habitualmente se burla. Y en esto, Cattelan es uno de los grandes maestros del arte relacional (si no quizás el más hábil en este sentido). Otro “disparo” después de Duchamp y Beuys. Los medios con los que Cattelan realiza sus obras son de lo más variado: desde los tradicionales (por ejemplo, las esculturas que el artista crea en colaboración con talleres especializados), hasta los más alejados de la tradición, como las performances, las acciones provocadoras y su propia participación en determinados eventos. Siempre teniendo en cuenta ciertos factores esenciales en el trabajo del artista: habilidad, motivación y actitud, como el propio artista explicó en una entrevista que concedió a Finestre sull’Arte.

Maurizio Cattelan
Maurizio Cattelan

Maurizio Cattelan: biografía

Maurizio Cattelan nació en Padua el 21 de septiembre de 1960 en el seno de una familia de origen modesto: su padre Paolo es camionero, su madre Pierina se dedica a la limpieza. Es el único hijo de cuatro hermanos (tiene tres hermanas: Luisella, Giada y Cristina). Tras abandonar la escuela y empezar a trabajar a los 17 años por necesidad familiar (aunque más tarde consiguió graduarse en clases nocturnas), realizando trabajos esporádicos como jardinero o electricista, el artista se formó como autodidacta entre Forlì y Bolonia en los años 80, asistiendo a laAcademia de Bellas Artes de la capital emiliana sin asistir a clases ni matricularse en cursos. De hecho, Cattelan no recibió una educación tradicional: más bien estudió y aprendió por observación. También en los años 80, en Forlì, el artista empezó a trabajar diseñando y fabricando muebles de madera. Su debut “artístico” fue relativamente tardío: su primera obra, Sin título, data de 1986 y es una especie de “revisitación” de los cortes de Fontana (con los cortes dispuestos formando una especie de Z del Zorro), y una obra fotográfica titulada Lessico Familiare (Léxico familiar ), que toma prestado el título de la conocida novela de Natalia Ginzburg (el primero de los innumerables autorretratos de Cattelan), data de 1989. Su debut expositivo se remonta a 1991. Ese año, Cattelan consiguió colarse en Arte Fiera, la feria de arte moderno y contemporáneo más antigua de Italia, exponiendo un “Stand abusivo” en el que vendía gadgets de un equipo de fútbol ficticio, el A.C. Forniture Sud. También en 1991, el artista expuso por primera vez de forma... no abusiva, con el proyecto Stadium en la entonces Galleria d’Arte Moderna di Bologna, hoy MAMbo (el proyecto consistía en un inmenso futbolín al que podían jugar once jugadores por cada lado, y organizó una partida en directo en el museo).

En 1993, fue invitado a la Bienal de Venecia, donde ya provocó al público con la obra Lavorare è un brutto mestiere: en la práctica, Cattelan alquiló el espacio reservado para él a una agencia de publicidad. En la década de 1990, trabajó en varias obras famosas utilizando la taxidermia(Bidibidobidiboo en 1996, o la célebre Novecento en 1997), para llegar en 1999 con la icónica obra maestra La Nona Ora, la escultura que representa al Papa Juan Pablo II golpeado por un meteorito. También ese mismo año, para la obra Un día perfecto, el artista pegó a su galerista Massimo De Carlo (que tuvo que ser rescatado al final de la representación) a una pared con cinta de embalar gris. De nuevo, en 1999 comisarió una ficticia “Bienal del Caribe”, produciendo incluso un catálogo y organizando una rueda de prensa (mientras que un comisariado real llegó en 2006, cuando comisarió la Bienal de Berlín junto con Massimiliano Gioni y Ali Subotnick).

En 2001, Cattelan desconcertó al público del arte y no sólo al crear la escultura Him, que representa a Adolf Hitler rezando de rodillas: la obra se subastó en Christie’s por más de 17 millones de dólares. Hubo otro escándalo en 2004, cuando el artista veneciano colgó maniquíes de niños ahorcados de un árbol en Milán, cerca de Porta Ticinese, y de nuevo en Milán, en 2010, instaló la obra L.O.V.E., el famoso “dedo corazón” frente a la bolsa en Piazza Affari, con el dedo no apuntando hacia la bolsa, sino desde ésta hacia la plaza, por tanto hacia la ciudad. En 2010, el artista fundó la revista Toilet Paper, y al año siguiente participó en la Bienal de Venecia presentándose con dos mil palomas disecadas: ese mismo año, el Guggenheim de Nueva York acogió una gran exposición de 130 de sus obras relacionadas con el techo. En 2013, protagonizó una tomadura de pelo en la Academia de Bellas Artes de Bolonia, que le concedió el Premio Francesca Alinovi. En su lugar, el artista envió a recoger el premio al dúo cómico de I soliti idioti (Fabrizio Biggio y Francesco Mandelli), que protagonizaron una farsa que despertó la indignación del crítico Renato Barilli, que había elogiado a Cattelan hasta poco antes de la intervención de los dos cómicos.

Entre las obras más recientes de Cattelan figuran la célebre América, un inodoro revestido de oro de 18 quilates expuesto por primera vez en el Guggenheim de Nueva York y robado en 2019 en Inglaterra mientras participaba en una exposición en el palacio de Blenheim; Eternidad, un provocador cementerio con las tumbas de artistas de toda la historia del arte, incluida la de Cattelan; y Comediante, el plátano colgado de la pared con cinta adhesiva que conmocionó al mundo a finales de 2019. Entre los galardones que ha recibido se encuentran la Licenciatura Honoris Causa en Sociología por la Universidad de Trento (2004), el Lifetime Achievement Award de la XV Quadriennale d’Arte di Roma (2008) y el título de profesor honorario de escultura de la Accademia di Belle Arti di Carrara (2017).

Maurizio Cattelan alquila su espacio en la Bienal de Venecia de 1993
Maurizio Cattelan, Trabajar es un mal oficio (1993)


Maurizio Cattelan, Un día perfecto (1999)
Maurizio Cattelan, Un día perfecto (1999)


Maurizio Cattelan, América (2017)
Maurizio Cattelan, América (2016; oro de 18 quilates)


Maurizio Cattelan, Eternidad (2018)
Maurizio Cattelan, Eternidad (2018)

Las principales obras de Maurizio Cattelan

Una lectura de la obra de Cattelan a través de algunas obras icónicas puede comenzar con Lexicon of the Family de 1989: aquí, el artista se fotografía a sí mismo sin camiseta, haciendo el signo del corazón con las manos a la altura del pecho y colocando la imagen dentro de un marco plateado. Se trata ya de una provocación basada en una especie de détournement: el marco de plata, símbolo por excelencia del interior burgués (que Cattelan dice haber robado de casa de su entonces novia), aloja una imagen que no tiene nada de burguesa y, por tanto, distorsiona el significado del objeto. Es una especie de alegoría del artista que se resiente de las limitaciones del mundo del arte representado por ese mismo marco. Además, la provocación es uno de los fundamentos del arte de Cattelan, como demostró al mundo en 1993 con la obra Lavorare è un brutto mestiere, con la que, como se menciona en la biografía, el artista simplemente alquiló el espacio en el que iba a exponer en la Bienal de 1993. Pero la provocación nunca es un fin en sí mismo. Por ejemplo, con Novecento, el famosísimo caballo disecado que cuelga del techo, ahora en el Castello di Rivoli, alude a una condición existencial en la que el ser humano está privado de la capacidad de actuar, igual que el caballo levantado del suelo sin posibilidad de movimiento. “Versión inédita de la naturaleza muerta”, explica el propio museo, “la obra transmite la sensación de una tensión frustrada, de una energía destinada a no encontrar salida”.

La Novena Hora es la famosa obra en la que el Papa Juan Pablo II es abatido por un meteorito: el título hace referencia a la antigua escansión de las horas del día, de tal forma que la novena hora correspondía aproximadamente a las 15 de hoy (es decir, la hora en la que Jesús murió en la cruz). La obra se expuso por primera vez en la Royal Academy de Londres: fue inmediatamente discutida por su carga profanadora, ya que la imagen del Papa Wojtyla, que gozaba de una inmensa popularidad entre los fieles, se convirtió casi en una caricatura grotesca. Muchos la consideraron una obra escandalosa y blasfema. Es una obra que no resulta fácil de leer y que, sin embargo, podría seguir aludiendo a una condición existencial, la del hombre atormentado por el mal pero que, a pesar de sufrir el golpe, reacciona (de hecho, el Papa no está muerto en la representación de Cattelan) y se aferra sólidamente a sus valores (en este caso representados por la cruz). De hecho, las obras de Cattelan se convierten en portadoras de contenidos contemporáneos, a menudo relatando la crisis de la sociedad de finales del siglo XX, y lo hacen con obras que renuevan radicalmente el lenguaje del arte. Sin embargo, las obras de Cattelan nunca deben leerse según una única clave: las interpretaciones pueden ser diversas. Tomemos, por ejemplo, Him, la obra que representa a Hitler en el acto de rezar, de rodillas: podría ser un símbolo de la imposibilidad de perdonar al dictador por el mal que ha hecho (el artista, además, la expuso en 2012 en el gueto de Varsovia, suscitando una interminable polémica por considerarla una simple provocación). Pero también podría ser una alegoría del mal que inicialmente se presenta con una apariencia inofensiva. La “provocación”, sin embargo, consigue sin duda abrir una reflexión, un debate.

Es lo que consiguió muy bien el artista con Los niños ahorcados de 2004 (obra sin título), provocadora hasta el punto de que algunos milaneses se subieron al árbol de Porta Ticinese para retirar los maniquíes: quizá una reflexión sobre la condición de la infancia (por cierto, obsérvese cómo los niños tienen los ojos abiertos). Y quizás aún mejor con L.O.V.E., una de sus obras más ambiguas(la ambigüedad es otra de las características del arte de Cattelan): ¿es una señal de protesta contra el mundo de las finanzas, o son los grandes potentados económicos quienes, señalando con el dedo corazón a la gente corriente, se burlan de ellos? Otro tema a menudo presente en la obra de Cattelan, desde sus inicios(Stadium en 1991, con los equipos jugando al futbolín formados por jugadores del Cesena de un lado e inmigrantes senegaleses del otro, era una reflexión sobre el racismo), es el de la política, a la que América podría aludir: el Guggenheim, el museo donde se presentó por primera vez, la expuso relacionándola con la carrera de Donald Trump (la estética del retrete recuerda a la de las excesivas residencias de Trump), pero el artista rechazó que esta fuera la única interpretación (de hecho, también podría ser una interpretación de la famosa Fuente de Duchamp, realizada casi cien años antes, en 2017). Y llegamos a Comedian: una especie de burla al sistema del arte. Cattelan, en definitiva, no deja de sorprender y provocar debates.

Maurizio Cattelan, Family Lexicon (1989; fotografía en blanco y negro con marco de plata; 18 x 13 cm)
Maurizio Cattelan, Family Lexicon (1989; fotografía en blanco y negro en marco de plata; 18 x 13 cm)


Maurizio Cattelan, Novecento (1997; caballo taxidermizado, eslinga de cuero, cuerda, 200 x 70 x 270 cm; Rivoli, Castello di Rivoli Museo d'Arte Contemporanea)
Maurizio Cattelan, Novecento (1997; caballo taxidermizado, honda de cuero, cuerda, 200 x 70 x 270 cm; Rivoli, Castello di Rivoli Museo d’Arte Contemporanea)


Maurizio Cattelan, La novena hora (1999; poliéster, resina, roca volcánica, moqueta, vidrio, polvo metálico, látex, cera, tela; Colección Privada)
Maurizio Cattelan, La Nona Ora (1999; poliéster, resina, roca volcánica, alfombra, vidrio, polvo metálico, látex, cera, tela; Colección privada)


Maurizio Cattelan, L.O.V.E. - Libertà Odio Vendetta Eternità (2010; mármol de Carrara, altura 1100 cm; Milán, Piazza Affari)
Maurizio Cattelan, L .O.V.E. - Libertà Odio Vendetta Eternità (2010; mármol de Carrara, altura 1100 cm; Milán, Piazza Affari). Ph. Crédito Luoghi del Contemporaneo - Ministerio de Cultura y Turismo


Maurizio Cattelan, cómico (2019)
Maurizio Cattelan, Comediante (2019; plátano y cinta)

Maurizio Cattelan: principales obras, temas de su arte
Maurizio Cattelan: principales obras, temas de su arte


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.