La Galería Nacional de Umbría es el museo más cívico que existe". Entrevista con el director Marco Pierini


Cómo ha cambiado la Galería Nacional de Umbría, en Perugia, de 2015 a hoy? Hablamos de ello con el director Marco Pierini.

Un museo que ha cambiado de cara: esto podría decirse de la Galería Nacional de Umbría en Perugia, que desde 2015, es decir, desde que se convirtió en un museo autónomo tras la reforma Franceschini, bajo la dirección del historiador del arte Marco Pierini (cuyo nombramiento ha sido renovado por otro mandato), ha experimentado renovaciones radicales. Numerosas iniciativas (encuentros, talleres, conciertos), exposiciones de alto nivel de todo tipo (desde arte antiguo, es decir, el principal “sector” del museo, hasta arte contemporáneo y fotografía), un museo abierto a la ciudad, visitantes que casi se han duplicado en cinco años. Hablamos con su director, Marco Pierini, sobre cómo ha cambiado la Galería Nacional de Umbría y cuál es su idea de museo. La entrevista es de Federico Giannini, redactor jefe de Finestre sull’Arte.

Marco Pierini
Marco Pierini

FG. Director, usted estuvo entre los primeros directores de los nuevos museos autonómicos que se presentaron al concurso de 2015 y, en el verano de 2019, volvió a ser nombrado para dirigir la Galería Nacional de Umbría por un nuevo mandato. Cuál era la situación que heredó al inicio de su mandato? ¿Puede hacer un balance de sus primeros cinco años al frente del museo?
MP. Para mí, el balance es realmente muy positivo, sobre todo si pienso que el día de mi llegada (1 de octubre de 2015) me encontré con facturas por pagar que databan de 2012, muy poco personal y bastante desanimado, sin proyecto ni programa. En cuatro años conseguimos milagrosamente (todos juntos: personal “histórico” y recién llegados) devolver el nombre de la Galería a las crónicas artísticas nacionales e internacionales, devolviendo al museo su centralidad como motor cultural de la ciudad. Hemos podido cambiar todos los sistemas (luces, calderas, refrigeración, humidificación), reconstruir los almacenes, proyectar un taller de restauración (que no existía) y una biblioteca que estará abierta al público a finales de año, y por último planificar el reequipamiento de la colección que tendrá lugar en el primer semestre de 2021. ¡Ahora sí que la Galería es una gran máquina en marcha!

Bajo su dirección, el museo ha aumentado significativamente sus visitantes, pasando de 64.440 en 2014 a 96.238 en 2019. ¿Cuáles son los secretos de este éxito? ¿Y en qué medida ha afectado a la Galería Nacional de Umbría la autonomía que obtuvo con la primera reforma Franceschini?
En primer lugar, un equipo fantástico, profesionalmente excelente y humanamente extraordinario. En segundo lugar, creo que el proyecto cultural, innovador, abierto y participativo ha sido bien acogido por los ciudadanos y los visitantes de fuera. A esto hay que añadir el hecho de que la programación ha sido realmente incesante y que se han celebrado exposiciones a un ritmo de al menos tres al año, mientras que en los dos últimos años ha habido más de 150 de los llamados “actos paralelos” al año. También se ha estimulado la investigación sobre el patrimonio, lo que ha dado lugar a nuevas atribuciones, dataciones y evaluaciones. Todo esto, sin la autonomía proporcionada por la reforma Franceschini, habría sido en parte muy difícil de conseguir, en parte incluso imposible.

El “nuevo rumbo” de la Galería Nacional de Umbría se ha caracterizado por la multiplicidad de puntos de vista. Normalmente, pensamos en su instituto como un museo dedicado al arte de la Edad Media y el Renacimiento. Pero en estos cinco años, su “oferta” ha sido mucho más amplia. Ha habido exposiciones más acordes con la “tradición” del museo, pero también hemos visto arte contemporáneo (pienso en la exposición de Hans Hartung), música, fotografía. ¿Cuáles son las directrices en las que se ha basado el programa de exposiciones de la Galería?
Resumiendo, diría que el deseo de abrir lo más posible las puertas de la Galería y proponer una idea del museo como centro de promoción de la cultura y no sólo como lugar de conservación y contemplación. La fotografía, por ejemplo, nos permite atraer una vez al año al público de los grandes festivales de música (hemos expuesto a algunos de los más grandes fotógrafos musicales, como Silvia Lelli y Roberto Masotti, Luca D’Agostino y Luciano Rossetti, Guido Harari y Jimmy Katz), mientras que el arte contemporáneo es una continuación natural del recorrido expositivo, ¡puesto que el arte ciertamente no se ha detenido en los dos últimos siglos! La apertura a la literatura, el cómic y la música nos ha permitido ampliar nuestra zona de influencia y, al mismo tiempo, nuestra oferta cultural.

Palacio de los Priores, sede de la Galería Nacional de Umbría. Foto Crédito Ventanas al Arte
Palacio de los Priores, sede de la Galería Nacional de Umbría. Foto Crédito Ventanas al Arte


Interior de la Galería Nacional de Umbría. Foto Crédito Ventanas al Arte
Interior de la Galería Nacional de Umbría. Ph. Créditos Ventanas al arte


Interior de la Galería Nacional de Umbría. Foto Crédito GNU
Interior de la Galería Nacional de Umbría. Fotografía Créditos


Interior de la Galería Nacional de Umbría. Foto Crédito GNU
Interior de la Galería Nacional de Umbría. Fotografía Crédito GNU


Interior de la Galería Nacional de Umbría. Foto Crédito GNU
Interior de la Galería Nacional de Umbría. Foto Crédito GNU

Me gustaría recordar una exposición, la de las pompas de jabón, por dos razones: en primer lugar, porque abordó un tema “inusual” con un proyecto científico serio y, en segundo lugar, porque fue capaz de unir diferentes campos disciplinarios, obteniendo el aplauso del público y de la crítica. ¿Qué importancia tiene hoy, para un museo que quiere ser moderno y actual, ser tan transversal?
Para mí es fundamental, también porque siempre no he creído en la separación clara entre cultura humanística y cultura científica (al fin y al cabo, Piero della Francesca y Leonardo, entre otros, lo explicaron muy bien). Fue estupendo diseñar la exposición junto con un gran matemático como Michele Emmer y tratar los temas iconográficos y científicos juntos y en pie de igualdad. Las actividades pedagógicas (que equilibraban la física y la historia del arte) también fueron sorprendentes y estimulantes, tanto para niños como para adultos.

Ahora está preparando la exposición sobre Taddeo di Bartolo, la primera monográfica dedicada al gran pintor sienés. ¿Puede adelantarnos algo de información?
La exposición dedicada a Taddeo di Bartolo sólo podía imaginarse en Siena o en Perugia, que, después de su (y mi... ) ciudad natal, conserva importantes obras del pintor, entre ellas el gran políptico realizado para la iglesia perugina de San Francesco al Prato. Es precisamente la reconstrucción del políptico, con los elementos de la predela y las partes conservadas del registro superior, la base de la exposición, que permite por primera vez devolver, en la medida de lo posible, la unidad a una de las obras maestras de la Galería. En torno al políptico, la conservadora Gail E. Solberg, entre otras cosas autora de una ponderosa monografía en dos volúmenes sobre el artista que se publicará en los próximos meses, ha construido un itinerario que relata a Taddeo como “maestro itinerante del políptico” por la Italia central de finales de los siglos XIV y XV.

Usted es ahora también director interino de la Galleria Nazionale delle Marche: su colega Peter Aufreiter, que le precedió como director de Urbino, nos dijo hace unas semanas que “la era de las grandes exposiciones llegará pronto a su fin”. En un artículo para nuestra revista impresa, escribía que “ya es muy difícil tomar prestadas obras de grandes artistas y se es más consciente que nunca de que, en caso de problemas, se corre el riesgo de causar daños irreparables a las obras. Por otro lado, la gente tiene ahora oportunidades de viajar que antes no tenía. Y, de nuevo, seguir organizando grandes exposiciones corre el riesgo de ser repetitivo y de no estar a la altura de las expectativas del público”. ¿Cuál es su punto de vista sobre este tema?
En principio, estoy bastante de acuerdo. Sin embargo, no hay que confundir las exposiciones (las de verdad, las que nacen del estudio y la investigación) con meros montones de obras destinadas a la pura contemplación. En el primer caso, previa comprobación de las condiciones de “salud” de las obras, su traslado está justificado (véase lo que estamos haciendo ahora en la Galería con Taddeo di Bartolo), en el segundo francamente mucho menos...

Visitantes de la exposición Pompas de jabón. Formas de utopía entre vanitas, arte y ciencia
Visitantes de la exposición Pompas de jabón. Formas de utopía entre vanitas, arte y ciencia. Foto Crédito GNU


Visitantes de la exposición Pompas de jabón. Formas de utopía entre vanitas, arte y ciencia
Visitantes de la exposición Pompas de jabón . Formas de utopía entre vanitas, arte y ciencia. Fotografía Crédito GNU


Visitantes de la exposición fotográfica de Jimmy Katz. Foto Crédito GNU
Visitantes de la exposición de fotografía de Jimmy Katz. Créditos Crédito GNU


Visitantes observan la Madonna Benois de Leonardo da Vinci. Foto Crédito GNU
Visitantes observan la Madonna Benois de Leonardo da Vinci. Foto Crédito GNU


Público en la Galería para un evento de Umbria Jazz. Foto Crédito GNU
Público en la Galería para un evento de Umbria Jazz. Foto Crédito GNU

Con la última reforma, además, el ministerio ha puesto negro sobre blanco el tema de la diplomacia cultural: la dpcm de 2 de diciembre de 2019 estableció que la Dirección General de Museos tendrá que ocuparse de la promoción de acuerdos culturales destinados a organizar exposiciones y facilitar la circulación internacional de obras de arte. Se trata de un asunto que le preocupa muy de cerca, ya que el pasado verano acogió la Madonna Benois de Leonardo da Vinci en una exposición que reunía todas las características de las iniciativas que inspiran esta nueva línea ministerial. ¿Cuál es su postura al respecto?
En materia de préstamos, ya sean entrantes o salientes, siempre somos muy prudentes. Por regla general, si no hay razones científicas serias, somos poco propensos a prestar. Por supuesto, la firma de memorandos de acuerdo con los grandes museos puede ser un terreno fértil para el intercambio y la colaboración. Estamos a punto de firmar un acuerdo con el Hermitage (y la Madonna de Benois fue el primer paso de este entendimiento) junto con el Ayuntamiento de Perugia, la Región de Umbría y la Fondazione Cassa di Risparmio di Perugia que permitirá programar conjuntamente exposiciones y actividades de investigación.

De los grandes acuerdos internacionales a la ciudad: Uno de los problemas “estructurales” de los museos italianos es la dificultad para atraer al público local. ¿Ocurre lo mismo con Perugia y la Galería Nacional de Umbría? Hay que decir que en este sentido ustedes también se han mostrado activos con ideas muy valiosas: pienso en el diálogo con Umbria Jazz, pero también en la iniciativa más reciente, la tarjeta anual...
A decir verdad, esto no se aplica a nosotros en absoluto. Como siempre digo, la Galería Nacional de Umbría es el museo más cívico que existe. No sólo se encuentra en un edificio público de la ciudad, sino que todos los habitantes de Perugia y los umbros en general lo sienten como propio. Nuestras iniciativas cuentan siempre con una gran afluencia de ciudadanos, ya se trate de nuestra programación (exposiciones, conferencias, actividades educativas, la revista Isole, la velada de dibujo en directo, etc.), o de acoger o coorganizar eventos con los principales festivales de la zona: Umbria Jazz, Trasimeno Music Festival, Sagra musicale umbra, L’Umbria che spacca.

Actividades para la exposición Pompas de jabón. Formas de utopía entre vanitas, arte y ciencia
Actividades para la exposición Pompas de jabón. Formas de utopía entre vanitas, arte y ciencia. Foto Crédito GNU


Un concierto de Umbria Jazz en la Galleria
Un concierto de Umbria Jazz en la Galería. Créditos Crédito GNU


Un concierto de Umbria Jazz en la Galleria
Un concierto de Umbria Jazz en la Galería. Créditos Crédito GNU

De nuevo sobre iniciativas para el público: hablemos de los domingos gratuitos. Solemos pensar en el impacto que tienen en los lugares más visitados: Uffizi, Reggia di Caserta, Pompeya, Coliseo. Y muchos piensan que, sobre todo en los meses punta, los sitios más populares se vuelven... invivibles. Sería interesante saber cómo es la situación en un museo de tamaño medio, que está fuera de los 30 museos más visitados pero que sigue atrayendo a casi cien mil visitantes al año. En su caso, ¿es el domingo gratuito una iniciativa útil? ¿Ha experimentado un público diferente al habitual en estas ocasiones?
Para nosotros, el público de los domingos gratuitos puede dividirse en tres categorías: los que habrían venido de todos modos; los visitantes habituales que aprovechan la oportunidad para volver, quizá incluso poco tiempo después de su última visita; los visitantes que aprovechan la oportunidad para vivir una nueva experiencia. Y quizá para estos últimos en particular, el domingo gratuito puede ser el estímulo para convertirse poco a poco en visitantes habituales. Para nosotros, los domingos gratuitos también son muy numerosos, pero no tanto como para suponer un inconveniente para el museo o el personal (ni para los propios visitantes).

Finalmente, una última pregunta: ¿cómo va el diálogo con otros museos de la zona? Umbría en este sentido es una región muy rica, sólo en Perugia hay otros tres sitios de titularidad estatal, por no hablar de todo el resto del tejido cultural de la ciudad y de la región...
El diálogo con los museos estatales es fructífero (y también fácil, dado que el director del Polo Museale, recientemente transformado en dirección regional, ¡sigo siendo yo!) pero también con otras realidades se ha establecido una buena relación de colaboración, que ha llevado a compartir algunos proyectos como Tutta l’Umbria una mostra (la exposición con la que celebramos el centenario de la Galería en 2018 y en la que participaron casi todos los museos de la zona como prestadores) o las próximas celebraciones rafaelescas.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.