Cien años de moda: un recorrido por la historia del traje de 1860 a 1960 expuesto en Perugia


Del 9 de agosto al 8 de septiembre de 2019, el Palazzo della Penna de Perugia acoge la exposición 'Italianos y moda 1860 - 1960'.

La exposición Los italianos y la moda 1860 - 1960, que se presenta en el Museo Civico di Palazzo della Penna de Perugia del 9 de agosto al 8 de septiembre de 2019, lleva al visitante a recorrer la historia del traje italiano, desde los albores de la unidad nacional hasta la primera década de la república, a través de más de 150 fotografías, 20 vestidos, 20 bocetos históricos y numerosos objetos y cámaras originales. Se podrá admirar la moda que ha caracterizado a la sociedad italiana: el siglo XIX, con las mujeres burguesas enfundadas en vestidos con estrechos corsés y amplias faldas sostenidas por crinolinas especiales, adornadas con encajes y puntillas; las plebeyas, envueltas en amplios chales y largas faldas que descendían hasta el suelo; los obreros con vestidos de fiesta; la burguesía rica, con bigotes, barbas y vestidos que se inspiraban en la moda de los soberanos, primero el rey Víctor Manuel II y después Humberto I. Luego llegó el siglo XX, que, por el contrario, distorsionó sus perfiles y modas, dejando al descubierto los tobillos de las mujeres. Pasando por el periodo fascista llegamos a la posguerra donde, si los hombres se mantuvieron fieles a la chaqueta y la corbata, las mujeres distorsionaron su vestimenta, que se hizo más corta y práctica, eligiendo el traje como modelo y signo de pleno reconocimiento de igual dignidad con el sexo opuesto.

La sección de la exposición dedicada a la fotografía histórica muestra más de 150 obras delArchivo Manodori Sagredo, entre ellas algunos preciosos originales de mediados del siglo XIX. Existe una conexión entre la fotografía y la indumentaria: ambas son instrumentos del lenguaje de la apariencia. La primera como imagen de un pasado más o menos lejano, la segunda como intención de mostrarse a los demás tal y como uno quiere que se revele su personalidad, constituida también por la estética del gusto. Incluso en las fotografías, quien es fotografiado se preocupa de que quede la mejor imagen de sí mismo, ya que la fotografía pervivirá y la idea de su persona, de lo que fue, se modulará a partir del propio retrato fotográfico. La fecha oficial del nacimiento de la fotografía, 1839, coincide con la nueva moda en el vestir, tanto masculino como femenino, y sigue el declive de la era napoleónica, abriendo la era romántica marcada por una indumentaria más castiza y camuflada que nunca, coincidiendo con la imaginería del “bien pensado” siglo XIX.

Esta coincidencia persistirá, incluso a través de las transformaciones y cambios de principios del siglo XX, la Primera Guerra Mundial, los años fascistas y el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, hasta los conocidos años Sesenta y Ocho. A lo largo de este dilatado periodo de tiempo, la fotografía registra los estilos de moda de los italianos de a pie, a los que la alta costura sugiere modelos de referencia, de los que se toman formas más sencillas y modestas. La moda de los italianos encuentra así, en las fotografías, el espejo de una identidad personal y no sólo refleja los tipos de moda dictados por los grandes sastres o las figuras de la alta sociedad, sino que interpreta lo que puede definirse como el vestido social con el que cada persona se presenta en el mundo. En efecto, el vestido corresponde a su época, pero también al “carácter” en el que cada persona encuentra, construye o identifica su personalidad, que aparece así más manifiesta. Al mismo tiempo, las fotografías documentan y re-proponen la historia y en ella la ropa encuentra su sentido último, el de una pertenencia social y cultural.

Esta exposición no sólo pretende rastrear las transformaciones de la ropa y las conexiones culturales que expresa, sino también ser un archivo visual de la gran historia de la apariencia. De hecho, en cada pose se ilumina no sólo el rostro, el gesto, la actitud de los hombres y mujeres fotografiados, sino también su vestido, su sombrero, así como su chaqueta o su falda, ahora ancha ahora suave, ahora larga ahora corta. El trabajo de tantos fotógrafos, a menudo aficionados o incluso improvisados, junto a algunas de las firmas más prestigiosas, como Ghitta Carell o Luxardo, construye, finalmente, el gran álbum fotográfico de la indumentaria de los italianos de 1860 a 1960, es decir, desde el nacimiento de la Italia unida y libre hasta la década que vio germinar otros tipos paralelos de vestir, como el casual o el llamado sporty.

Una sección de la exposición está organizada en colaboración con la Maison Gattinoni Couture y comisariada por su Presidente, Stefano Dominella. Con laAlta Costura, Gattinoni inspiró a los italianos y creó un punto de partida para el Made in Italy. He aquí, pues, la narración perfecta de un viaje a través del estilo de Gattinoni, con especial atención a los años cincuenta y sesenta, cuando “Renacimiento y Revolución” crearon un equilibrio perfecto. Fue en el clima de emergencia provocado por la guerra cuando la creatividad italiana, combinada con una antigua tradición artesanal, formó un cóctel explosivo que daría sus frutos tras el conflicto. Después, con el Plan Marshall como telón de fondo,Italia se transformó en colonia estadounidense. Era la época en que Roma, con su atmósfera encantada de ruinas, puestas de sol, basílicas, se imponía en el imaginario colectivo como la tierra de los sueños.

Gracias a esos sueños, Fernanda Gattinoni fundó la marca homónima en 1946 y pronto se convirtió en la estrella indiscutible de la moda internacional. A partir de la segunda mitad de los años cuarenta, su atelier se convirtió en destino fijo de la jet set internacional en la capital italiana. Entre sus clientas, además de Primeras Damas, Embajadores y la aristocracia -desde Evita Perón a la Princesa Elvina Pallavicini, pasando por Claire Boothe Luce-, se encontraban numerosas estrellas de cine italianas e internacionales, como Anouk Aimèe, Ingrid Bergman, Lucia Bosè, Bette Davis, Marlene Dietrich, Rossella Falk, Audrey Hepburn, Gina Lollobrigida, Anna Magnani, Kim Novak, Charlotte Rampling, Lana Turner y Monica Vitti.

La Maison Gattinoni se distinguía por sus bellas líneas, su sofisticada elegancia combinada con la practicidad, la garantía de una larga tradición artesanal, la calidad y solidez de los materiales, el amor por los drapeados y una marcada inclinación por la sobriedad. A la modista le encantaba construir sus vestidos con interminables drapeados, con corpiños bordados por manos expertas y faldas amplias y susurrantes. También se expondrán veinte creaciones icónicas, junto con bocetos firmados por Brunetta, Guido Cozzolino y Antonio Pascali, extraídos delarchivo histórico de Fernanda y Raniero Gattinoni.

Para más información, llame al +39 075.9477727 o envíe un correo electrónico a segreteria@munus.com.

Fuente: comunicado de prensa

Cien años de moda: un recorrido por la historia del traje de 1860 a 1960 expuesto en Perugia
Cien años de moda: un recorrido por la historia del traje de 1860 a 1960 expuesto en Perugia


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.