Dos generaciones se enfrentan en Merano: Gina Klaber Thusek y Elisabeth Hölzl


Del 5 de marzo al 5 de junio de 2022, Merano Arte compara a dos artistas de dos generaciones diferentes: Gina Klaber Thusek y Elisabeth Hölzl, esta última una artista viva, y la primera una artista por redescubrir.

Del 5 de marzo al 5 de junio de 2022, Merano Arte, el espacio alojado en el edificio de la Cassa di Risparmio de Merano, comparará las obras de Gina Klaber Thusek (1900-1983) y Elisabeth Hölzl (1962) en el marco de la exposición Eliografie, incomplete, que relaciona sus respectivas prácticas artísticas. El primer encuentro entre las dos artistas tuvo lugar en 1973 en Merano: en aquella época Thusek era una artista madura que había superado dos guerras mundiales, experimentado el exilio en Merano y vivido 16 años como apátrida, mientras que Hölzl era aún una niña curiosa por experimentar y aprender de su profesor de dibujo. Aunque las dos artistas pertenecen a generaciones diferentes y fueron moldeadas por circunstancias vitales completamente distintas, sorprende la riqueza de conexiones entre sus obras, que la exposición pretende poner de manifiesto.

Su relación entre maestra y alumna se convierte, casi cincuenta años después, en una nueva oportunidad de comparación: el legado de Gina Thusek, conservado en los archivos del Museo Palais Mamming de Merano, se transforma así en una oportunidad para Elisabeth Hölzl de recordar e inspirar. La polifacética producción de Hölzl, colocada junto a la obra de Thusek, adquiere una nueva dimensión, llenando el espacio expositivo. La exposición trasciende así el ámbito de la doble muestra individual para adquirir una unidad en el entrelazamiento de las dos producciones artísticas. Heliografías, incompletas relata los numerosos puntos de contacto entre los dos artistas en múltiples niveles. El propio título de la exposición, tomado de una nota encontrada en el archivo de Thusek, hace referencia al concepto de “carencia”, característico del universo artístico de Hölzl. En los últimos meses, sacar a la luz la obra de Gina Thusek se ha convertido también para Elisabeth Hölzl en una forma de reinterpretar su propio trabajo, de reexaminar sus primeras obras y de crear un diálogo entre sus creaciones más recientes y las obras de su maestra. Las distintas secciones de la exposición recorren temas y situaciones vitales que desempeñan un papel importante en la obra de ambas. El amor, la nostalgia, el deseo, la fotografía como método narrativo y forma de introspección, la experimentación con materiales escultóricos y una marcada afinidad en el uso de los textiles son algunos de los puntos de contacto que pone de relieve la exposición.

En los últimos años, la investigación en el campo de la historia del arte y el trabajo de archivo de Ursula Schnitzer sobre Gina Thusek ya habían dado lugar a la idea de este proyecto, pero fue la intensa confrontación posterior de Elisabeth Hölzl con el legado de su maestra lo que generó una interacción aún más fuerte entre las dos producciones artísticas, visible en una serie de instalaciones site-specific que unen concretamente sus obras de una forma sin precedentes. La iniciativa va acompañada de Diary, una edición de artista de Elisabeth Hölzl, creada a partir de las fotos y diarios privados de Gina Thusek, que representan un momento central de la exposición, entre los que se injertan imágenes de las obras expuestas: las numerosas páginas dejadas en blanco, incompletas, invitan a los lectores a entrar en el diálogo entre las dos artistas añadiendo dibujos y notas personales. Un glosario de la escritora y comisaria berlinesa Anne Brannys se centra en algunos temas esenciales del proyecto expositivo, que ella interpreta como experiencias existenciales. Un ejemplo esclarecedor es el término legado: “¿Cómo nos sentimos cuando entramos en relación con un legado? Esta despedida final es mucho más que un ’adieu’. Es un ”à toi“. La invitación a la confrontación de cualquier tipo (incluso no preocuparse es una decisión que consume energía), que al mismo tiempo evita la confrontación directa con el otro, es un signo de confianza, un regalo, pero también una provocación” (Anne Brannys para Heliografías incompletas, 2022, traducido por Donatella Trevisan).

Gina Klaber Thusek nació en Moravia en 1900 (su nombre es Regina Klaber), donde pasó su infancia en la ciudad de Rýmařov y luego se trasladó a Viena; allí asistió a la Wiener Graphische Lehranstalt, que le proporcionó una sólida formación artística. Su extraordinario talento queda patente ya entonces en numerosos dibujos de inspiración realista. En 1921 se casó con Oskar Thusek (1893-1973) y más tarde se trasladó con él a Teplitz-Schönau; en 1936 la artista se trasladó a Londres para trabajar en la industria de la moda como diseñadora de prendas de punto, mientras su marido encontraba trabajo en Italia. En 1939, la pareja perdió la nacionalidad italiana, por lo que la artista, medio judía, estuvo confinada en Merano hasta 1946, cuando terminó la guerra; en 1955, tras 16 años de apatridia, la pareja recibió por fin la nacionalidad italiana. Gina Thusek profundizó sus estudios de escultura matriculándose primero en la Academia de Florencia y después en la de Brera, en Milán, donde se vio especialmente influida por la enseñanza de Marino Marini. En una vida caracterizada por una gran inquietud e innumerables viajes, Merano siguió siendo su hogar hasta su muerte, el 11 de abril de 1983. Thusek confió su legado al Museo del Palais Mamming (Museo Municipal de Merano) que, gracias a la gran riqueza y variedad de su contenido, ofrece una visión extraordinariamente detallada de su vida y su obra. Su producción artística se caracteriza por el desarrollo coherente de una creatividad que en un principio estuvo influida por el Naturalismo y luego emigró hacia una creciente abstracción y, finalmente, hacia diversas formas de expresión vanguardistas. Hasta una edad avanzada, produjo esculturas, dibujos, ensamblajes y bocetos para artículos de moda y joyería. Su firma artística es precisamente una tensión hacia la evolución incesante, que mantuvo hasta los últimos años de su vida, junto con una atenta observación de lo que ocurre en la escena artística internacional. A día de hoy, Gina Thusek aún no ha recibido el reconocimiento adecuado a nivel local e internacional, un destino que comparte con muchos artistas de su generación.

Elisabeth Hölzl nació en Merano en 1962 y creció en una familia culturalmente abierta y amante de la música. Tras terminar el bachillerato clásico, estudió historia del arte en Innsbruck y después escultura en la Academia de Bellas Artes de Bolonia. También asistió a un curso de formación en cerámica en Faenza. En los años siguientes vivió cerca de Milán antes de regresar definitivamente a Merano en 1991, donde actualmente vive y trabaja. En la década de 1990, presentó al público esculturas e instalaciones minimalistas; más tarde, sus obras se alejaron de la materia y se decantaron por otros medios como el vidrio y la luz. En esta producción, la atención ya no se centra en los volúmenes, sino precisamente en lo que los hace visibles: la luz. En los últimos años, el medio de expresión preferido ha pasado a ser la fotografía, que ha acompañado su obra desde el principio. Sus proyectos fotográficos, a menudo elaborados durante un largo periodo de tiempo, se centran principalmente en situaciones de transición que crean espacios arquitectónica y socialmente incompletos. Esto ha dado lugar a las obras fotográficas Roma Camp Bozen (2004/05), Hotel Bristol (2008), Libera Viva (2012), Absolute Eye, (2016), Sommer im Winter (2019), algunas de las cuales están documentadas en publicaciones. Ha participado en numerosas exposiciones en museos e instituciones en Italia y en el extranjero, incluyendo Museion - Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Bolzano, Mart - Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto, Quadriennale di Roma, Museo d’Arte Contemporanea Villa Croce de Génova, Italienisches Kulturinstitut de Hamburgo. La exposición Eliografie, incomplete es la primera retrospectiva de la obra del artista que ofrece una amplia panorámica de su trabajo con motivo de su 60 cumpleaños.

Para más información, visite la página web de Merano Arte.

En la foto: Izquierda, Elisabeth Hölzl, más (enlaces), 2022. Derecha, Gina Thusek, Akt en plain air / Nude en plain air, hacia 1940. Cortesía de Elisabeth Hölzl y Museo Palais Mamming.

Dos generaciones se enfrentan en Merano: Gina Klaber Thusek y Elisabeth Hölzl
Dos generaciones se enfrentan en Merano: Gina Klaber Thusek y Elisabeth Hölzl


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.