El MASI de Lugano rinde homenaje a Ernst Scheidegger, el fotógrafo suizo que inmortalizó a Giacometti, Dalí, Miró, Chagall


Del 18 de febrero al 21 de julio de 2024, el MASI de Lugano presenta una exposición homenaje al fotógrafo suizo Ernst Scheidegger. Más de cien imágenes que incluyen instantáneas inéditas de juventud y célebres retratos de artistas. Entre las más famosas se encuentran las de Giacometti y Dalí.

Del 18 de febrero al 21 de julio de 2024, el MASI de Lugano presenta la exposición Cara a cara. Giacometti, Dalí, Miró, Ernst, Chagall. Homenaje a Ernst Scheidegger, comisariada por Tobia Bezzola y Taisse Grandi Venturi, en colaboración con la Kunsthaus Zürich y la Stiftung Ernst Scheidegger-Archiv.

En el marco de las actividades del centenario del nacimiento de Ernst Scheidegger (Rorschach, 1923 - Zúrich, 2016), el museo inaugura su temporada de exposiciones 2024 con un homenaje al fotógrafo suizo. Activo como fotoperiodista y colaborador de la agencia Magnum Photos y asiduo visitante de la escena artística parisina de vanguardia, Scheidegger es internacionalmente conocido por sus retratos de artistas: famosos son los de Alberto Giacometti, amigo de toda la vida. Personalidad polifacética y polifacética, Scheidegger fue también pintor, artista gráfico, cineasta y, más tarde, galerista y editor.

La exposición pretende rastrear la producción del fotógrafo a través de más de cien imágenes que incluyen instantáneas juveniles inéditas de la década 1945 - 1955 y famosos retratos de artistas, realizados por encargo a partir de mediados de la década de 1950. La exposición pretende mostrar cómo el acento social, la mirada poética y experimental de las primeras obras se resuelve en las composiciones aéreas, claras y elegantemente calculadas de los retratos de artista que hicieron famoso a Scheidegger. El “cara a cara” entre Scheidegger y los protagonistas del arte del siglo XX se desarrolla en un diálogo entre los retratos fotográficos y una selección de obras de los artistas retratados en cada caso. Una sección que actúa como rasgo de unión entre los dos capítulos de la exposición está dedicada a la estrecha relación con Alberto Giacometti. La exposición presenta también el conocido cortometraje Alberto Giacometti, realizado por Scheidegger en colaboración con Peter Münger entre 1964 y 1966.

Ernst Scheidegger, Max Bill enseñando teoría de la forma en la Escuela de Artes Aplicadas de Zúrich (1946) © Stiftung Ernst Scheidegger-Archiv, Zúrich; 2024, ProLitteris, Zúrich
Ernst Scheidegger, Max Bill enseñando teoría de la forma en la Escuela de Artes Aplicadas de Zúrich (1946) © Stiftung Ernst Scheidegger-Archiv, Zúrich; 2024, ProLitteris, Zúrich
Ernst Scheidegger, Alberto Giacometti pintando a Isaku Yanaihara en su estudio de París (1959) © Stiftung Ernst Scheidegger-Archiv, Zurich; obras Alberto Giacometti © Succession Alberto Giacometti / 2024, ProLitteris Zurich
Ernst Scheidegger, Alberto Giacometti pinta a Isaku Yanaihara en su estudio de París (1959) © Stiftung Ernst Scheidegger-Archiv, Zurich; obras Alberto Giacometti © Sucesión Alberto Giacometti / 2024, ProLitteris Zurich
Ernst Scheidegger, Salvador Dalí en su estudio de Portlligat (c. 1955) © Stiftung Ernst Scheidegger-Archiv, Zurich
Ernst Scheidegger, Salvador Dalí en su estudio de Portlligat (c. 1955) © Stiftung Ernst Scheidegger-Archiv, Zurich

El recorrido de la exposición

Fuertes contrastes de luz, perspectivas alienantes y enfoques desenfadados caracterizan las primeras obras de Scheidegger, con las que se abre la exposición. Son tomas privadas, realizadas en blanco y negro con una cámara Rolleiflex, fruto de los viajes del artista por Suiza, Italia, los Países Bajos, Yugoslavia y Checoslovaquia. De Belgrado a Montecassino, del valle de Verzasca a París, las imágenes inmortalizan a los habitantes de una Europa devastada por los conflictos, pero también ávida de vida: astilleros abandonados, rostros puros de niños en orfanatos y cárceles de menores se alternan con relatos de una humanidad hambrienta de vida, que se derrama por las calles.

En esta fase, Scheidegger se concentra en las personas y la realidad cotidiana, que capta con acentos poéticos y un enfoque social, en el que parece olvidar las lecciones que aprendió en la Kunstgewerbeschule de Zúrich sobre fotografía de objetos. El suyo es un repertorio que “abarca muchos temas clásicos del neorrealismo fotográfico y cinematográfico posterior a la Segunda Guerra Mundial: el resplandor de las luces del escenario sobre los rostros de los artistas de circo y los payasos, las emociones baratas de la feria y el parque de atracciones, la ruidosa vida popular que anima las calles del sur de Europa, los niños de la calle, el Ejército de Salvación, los festivales, las manifestaciones obreras”, como escribe la comisaria Tobia Bezzola en el catálogo.

Del polvo de las calles a la calma de los estudios de los artistas. La trayectoria de Scheidegger se cruza con la de Alberto Giacometti, a quien conoció durante su servicio militar en la Engadina en 1943. En una sala dedicada, la exposición documenta la profunda relación con el artista, contada a través de una serie de raras impresiones de época. Las fotografías, tomadas durante varios encuentros tanto en Stampa como en Maloja, en Val Bregaglia, en la Engadina y en el taller de Giacometti en Montparnasse, en París, muestran momentos privados desde perspectivas insólitas. El vínculo de confianza entre el artista y el fotógrafo también permitió a Scheidegger robar instantáneas significativas, como uno de los raros retratos frontales de Giacometti, utilizado más tarde también en el billete de 100 francos suizos. En una lúdica mise en abyme entre pintura y fotografía, la exposición presenta también un retrato de Scheidegger pintado por Giacometti hacia 1959.

En París, Scheidegger empezó a frecuentar la escena artística y literaria de vanguardia y se especializó en retratos de artistas para revistas especializadas y proyectos editoriales. De Joan Miró a Salvador Dalí, de Max Bill a Marc Chagall, la exposición presenta retratos de grandes artistas del siglo XX. Raramente posados, nunca glamurosos, los artistas aparecen siempre en su entorno, en su caballete o mesa de dibujo. Es una fotografía que no se celebra a sí misma, sino que se pone al servicio del arte. Y, sobre todo, mantiene siempre una mirada serena, en la que lo que prima es el tacto. Una atención que no siempre implica cercanía o intimidad: si Salvador Dalí parece sorprendido con lúdica ironía y simpatía, en los retratos de Le Corbusier y Cuno Amiet no se oculta el carácter de encargo y se percibe la distancia. Por el contrario, el retrato de una ausencia es el de Sophie Tauber Arp, fallecida prematuramente, y cuyo estudio vacío ha inmortalizado Scheidegger.

Gracias también a la iluminación y a las composiciones, el retrato de estas personalidades se extiende, en las tomas de Scheidegger, al estudio y a los objetos de arte, revelando algo del proceso creativo. Una ampliación del espacio, que en la exposición toma forma en una selección de obras de arte creadas por los artistas inmortalizados.

Con motivo de la exposición, se publicará el volumen Ernst Scheidegger. Fotograf, con textos de Tobia Bezzola, Philippe Büttner, Alessa Widmer y Helene Grob. Edición alemana e inglesa Scheidegger & Spiess, edición italiana Edizioni Casagrande Bellinzona.

Para más información: masilugano.ch

El MASI de Lugano rinde homenaje a Ernst Scheidegger, el fotógrafo suizo que inmortalizó a Giacometti, Dalí, Miró, Chagall
El MASI de Lugano rinde homenaje a Ernst Scheidegger, el fotógrafo suizo que inmortalizó a Giacometti, Dalí, Miró, Chagall


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.