Treviso, inicio de una trilogía de exposiciones sobre la contribución del Véneto al arte del siglo XX


Crocetta del Montello (Treviso) marca el inicio de una trilogía de exposiciones que pretenden poner de relieve la contribución de la región del Véneto al arte italiano del siglo XX.

Del 12 de septiembre de 2020 al 27 de diciembre de 2020 tendrá lugar en Villa Ancilotto de Crocetta del Montello (Treviso) la exposición 1910-1940: la revolución silenciosa del arte en el Véneto, de Gino Rossi a Guidi y de Pisis, comisariada por Antonella Alban y Giovanni Granzotto con la colaboración de Stefano Cecchetto. Se trata de la primera etapa de un itinerario expositivo más amplio promovido por el Ayuntamiento de Crocetta del Montello que, a lo largo del trienio 2020-2022, pretende relatar la importancia de la pintura véneta en la evolución del arte italiano del siglo XX, partiendo de los albores del siglo XX y llegando hasta el año 2000. Según los comisarios, la contribución del arte véneto fue decisiva porque se desarrolló a través de la continua confrontación entre un baluarte de la tradición artística y pictórica como la Accademia di Venezia, una de las Academias más importantes del mundo, y la Biennale delle Arti, punto de encuentro y al mismo tiempo escenario de todas las nuevas aventuras artísticas.

La primera exposición de la trilogía pretende centrarse en la aportación de las experiencias de Gino Rossi (Venecia, 1884 - Treviso, 1947), los artistas de la Escuela de Burano y otros maestros, principalmente Virgilio Guidi (Roma, 1891 - Venecia, 1984) y Filippo De Pisis (Ferrara, 1896 - Brugherio, 1956). En los espacios de Villa Ancilotto, antigua sede de la actual Biblioteca Cívica y Museo de Historia Natural, la exposición se organizará en torno a un núcleo central de pinturas de las décadas de 1910 y 1920, con artistas vinculados a laexperiencia de la Escuela de Burano, en particular Gino Rossi, Umberto Moggioli y Pio Semeghini, pintores que transportaron a esta orilla solitaria y protegida de la laguna las atmósferas de los Nabis y las paletas luminosas de los Fauves, pero siempre mitigadas y suavizadas por la luz veneciana. Le sigue un importante corpus de obras, realizadas en los años veinte y treinta, de Filippo de Pisis y Virgilio Guidi y una selección de obras de otro genio de la feliz temporada de Burano, Arturo Martini. El itinerario continúa con obras de Cagnaccio di San Pietro, Guido Cadorin, Teodoro Wolf-Ferrari, Felice Carena, Fiorenzo Tomea, Nino Springolo y otros, en una confrontación constante entre la gran tradición de la pintura veneciana y los estímulos y anuncios más avanzados de la modernidad, impulsados por los vientos de la Secesión vienesa, el Expresionismo, el Futurismo y la Metafísica.

Para completar la exposición, una selección de obras de finales del siglo XIX de los principales exponentes de la pintura veneciana, como Guglielmo Ciardi (el verdadero fundador del paisajismo moderno), Pietro Fragiacomo, Luigi Nono, Giacomo Favretto, Ettore Tito y Luigi Cima, narrará el contexto en el que se desarrollaron las instancias pictóricas de Gino Rossi y los demás maestros.

El ciclo de exposiciones La revolución silenciosa del arte en el Véneto continuará en 2021 con la segunda exposición 1940-1970: de la música a Deluigi y Tancredi, para concluir en 2022 con 1970-2000: de Vedova a Santomaso.

En la foto: Virgilio Guidi, Cuenca de San Marcos (1931; óleo sobre lienzo, 49 x 75 cm)

Treviso, inicio de una trilogía de exposiciones sobre la contribución del Véneto al arte del siglo XX
Treviso, inicio de una trilogía de exposiciones sobre la contribución del Véneto al arte del siglo XX


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.