Una amplia exposición antológica dedicada a Pietro Annigoni en Livorno. También se expone: el famoso retrato de Isabel II.


Del 16 de diciembre de 2023 al 15 de marzo de 2024, los Graneros de Villa Mimbelli de Livorno acogerán la amplia exposición antológica "Pietro Annigoni, pittore di magnifico intelletto" (Pietro Annigoni, pintor de magnífico intelecto), cuyo objetivo es proponer nuevos análisis y reflexiones sobre el artista.

Del 16 de diciembre de 2023 al 15 de marzo de 2024, los Graneros de Villa Mimbelli en Livorno acogerán la exposición Pietro Annigoni, pintor de magnífico intelecto, comisariada por Emanuele Barletti, promovida por el Ayuntamiento de Livorno y la Fundación Livorno, con el patrocinio de la Región Toscana, la colaboración de la Fondazione CR Firenze y la contribución y Castagneto Banca 1910. La exposición es la mayor muestra antológica dedicada a Pietro Annigoni en los últimos veinte años, tras la gran exposición monográfica celebrada en 2000 en el Palazzo Strozzi de Florencia.

La exposición de Villa Mimbelli pretende proponer nuevos análisis y reflexiones sobre el artista. En las décadas centrales del siglo XX, Annigoni frecuentaba Livorno. Apreciaba a sus gentes de temperamento franco, pero también la riqueza de su tejido cultural animado por innumerables presencias artísticas y literarias de gran calado intelectual. Y se sentía especialmente atraído por el mar. Junto a esta pasión por el mar vivida en privado, la exposición de Livorno pretende también poner de relieve una dimensión pública que hizo popular al artista. Annigoni fue pintor de retratos y autorretratos, pruebas de su capacidad técnica y expresiva en su juventud y espejos del alma a lo largo de toda su carrera. Famoso es su retrato de la Reina Isabel II. De hecho, una sección de la exposición estará dedicada al retrato que Annigoni pintó en 1954-1955 de la entonces joven soberana, y que se ha convertido en una imagen verdaderamente icónica del siglo XX.

Desde muy joven, Annigoni practicó el autorretrato. La exposición muestra los primeros ensayos que realizó de muy joven, a partir de 1927, cuando sólo tenía diecisiete años y ya mostraba una extraordinaria madurez artística dibujando a punta de lápiz.

Junto al género del autorretrato, era elentorno familiar el que giraba en torno al pintor. De hecho, los parientes más cercanos eran modelos ideales de ejercicio visual y práctico. Así, los padres del artista, Ricciardo Annigoni y Teresa Botti, fueron los primeros en ser objeto de su obra y, en sus primeros años, esbozó imágenes de gran perfección formal y atractivo emocional. Del padre se conserva un notable número de retratos, entre ellos uno de 1928, uno de los dibujos juveniles de Annigoni de más alto nivel artístico y uno de los más bellos de toda su producción gráfica, junto al que se ha colocado en la exposición una versión pictórica igualmente extraordinaria de 1933, en la que el padre aparece iluminado en su totalidad por una fuente en off sobre un fondo oscuro en una atmósfera de clara inspiración flamenca. La madre Teresa Botti, nacida en Estados Unidos, es también objeto de excelentes pruebas de dibujo. Entre ellas se encuentra un retrato de 1928 realizado a punta de lápiz. También hay varios bocetos y dos cuadros terminados de su hermano menor Ricciardino, el primero captado en su juventud, el otro en un momento más maduro, atento a tocar la guitarra. Después de su familia inmediata, es el turno de su primer amor, Anna Maggini, a la que conoció en Florencia en 1928, mientras él asistía a la Accademia di Belle Arti y ella estudiaba arpa en el Conservatorio Luigi Cherubini. Anna fue el centro de una relación particularmente intensa, afectiva pero también contradictoria, que terminaría con su separación en 1957, no sin antes dar al pintor dos hijos, Benedetto en 1939 y Maria Ricciarda en 1948. Existen varias imágenes de Anna en diferentes técnicas. El joven Annigoni continuó retratándola en momentos más avanzados y maduros. Pasamos después a una serie de pinturas al temple, en parte inacabadas, que de vez en cuando fijan el rostro de una mujer fascinante, pero de la que Annigoni parece evocar a través de la expresión de sus ojos un tormento interior mal disimulado y una sensualidad suspendida y distante. Los retratos de sus hijos Benedetto y Ricciarda, fechados respectivamente en 1958 y 1970, fijaron modelos de belleza masculina y, sobre todo, femenina que se convertirían en norma en las décadas centrales del siglo XX. A través de la difusión de grabados y reproducciones, entrarían en los hogares de la gente corriente junto con el esplendor hechizante de Rossella Segreto, su segunda esposa, a la que conoció en 1966 a bordo del transatlántico Raffaello rumbo a Nueva York y con la que se casó en 1975.

Pietro Annigoni tenía una relación muy estrecha con el mar; en particular, le gustaba pescar y aún más navegar. Había comprado un viejo barco pesquero, La Bimba, con el que le encantaba navegar por la costa toscana hasta Liguria. La exposición ofrece una visión autobiográfica, tanto directa como mediada por otros artistas. Así, encontramos La Bimba navegando hacia Portovenere durante el verano de 1959, o pequeñas tablillas pintadas tempranamente que documentan la costa de Versilia, cerca de Tonfano, que Annigoni amaba frecuentar especialmente en los últimos años de su vida. Annigoni amaba el mar tempestuoso, como se aprecia, por ejemplo, en Partenza (Partida), de 1935, un lienzo de clara inspiración dieciochesca, donde un grupo de barcas con las velas desplegadas se enfrentan a un mar embravecido. La Mareggiata de 1971, por su parte, representa el drama de un naufragio nocturno, acentuado por una fuente de luz probablemente alimentada por la antorcha de un salvador, a la manera de ciertas representaciones flamencas. La Torre de Calafuria no podía faltar en su repertorio. Por último, La isla misteriosa, correspondiente a la primera madurez artística de Annigoni, refleja citas iconográficas precisas, como La isla de los muertos de Arnold Böcklin.

En cambio, una sección de la exposición está dedicada a los maniquíes; otra, al estudio: a lo largo de su dilatada carrera artística, Annigoni tuvo varios estudios donde ejerció su profesión. El hecho de que el pintor documentara repetidamente su lugar de trabajo es emblemático de la centralidad que este espacio tuvo en la vida de Annigoni. En este lugar, Annigoni es dueño absoluto de sí mismo, en el que se mide con las experiencias y dificultades del trabajo, pero también con una íntima alegría creativa que sólo le pertenece a él.

Se ha debatido mucho sobre la relación de Annigoni con la dimensión sagrada, él que realizó ciclos enteros de frescos en algunos de los centros más importantes de la fe católica en Italia. Flavia Russo, en su ensayo del catálogo y a través de la selección de la exposición, resume los términos a través de las propias palabras del artista: “Soy como demasiados hoy, un hombre sin el don de la Fe, pero soy un nostálgico de Dios. Creo que (aunque soy hijo del furor anticlerical) la nostalgia de una cierta y revelada Fe en lo Divino hunde sus raíces en mi espíritu y define un rasgo esencial, aunque contradictorio, que no deja de reflejarse en mis actos como hombre y como artista’. La nostalgia de Dios”, subraya Russo, “es un sentimiento que impregna toda su vida y le lleva a buscar ocasiones y lugares que puedan acercarle a ese don que le falta”. Para Annigoni, el arte no es sólo un medio expresivo, sino también cognitivo. Pintar temas sagrados es, por tanto, una ocasión para encontrarse con los protagonistas de la revelación que sentía tan lejana. Además, los grandes ciclos de frescos en ambientes eclesiásticos como la abadía de Montecassino o la basílica del Santo de Padua permiten proyectar la obra del maestro hacia un público más amplio y salir de las estancias domésticas a las que a menudo le había relegado el retrato. Los lienzos de tema sagrado consagran la universalidad de la obra de Annigoni, refuerzan el vínculo con la tradición y abren una dimensión de la imaginación compositiva muy querida por él. La exposición pretende ofrecer la oportunidad de un contacto emocionalmente fuerte con los temas religiosos en los que se reconoce la atención del pintor por el pasado y sus modelos iconográficos, pero que nos abren a una interpretación más íntima e introspectiva, en la que las dudas y las reflexiones se entrecruzan con las contradicciones del tiempo presente en busca de una posible redención.

La relación de Annigoni con el mundo femenino, fuente prioritaria de inspiración para él, es un acto de amor y una “misión” a través de un mundo de investigación compositiva y psicológica. La selección de obras que se muestran en la exposición es una amplia articulación de intenciones en la que destacan los estudios sobre la naturaleza del cuerpo femenino, los desnudos, que el pintor describe desde su juventud con una fuerte expresividad dinámica sin falsos pudores, encaminada a exaltar su fisicidad y belleza incluso en su componente más sensual, desde los bocetos de primera intención hasta las poses más orgánicamente definidas.

Pietro Annigoni supo declinar el tema del paisaje según diversas modulaciones visuales e interiores que marcaron su larga trayectoria humana y artística. Para él, el paisaje era la observación a partir de la vida. A partir de tal planteamiento, Annigoni pudo crear un vasto repertorio de imágenes que fueron el resultado de su Grand Tour personal que continuó en épocas posteriores, si bien aprovechando los cómodos y modernos medios de transporte que le llevaron a recorrer el mundo en las décadas centrales del siglo XX. Del paisaje que observaba y experimentaba extraía importantes claves para realizar grandes instalaciones compositivas como los frescos. Pero también cultivó el gusto y el placer, a menudo en compañía de amigos y alumnos, de pintar en plen air pequeñas vistas desde un caballete en los alrededores de Florencia, para satisfacer las numerosas peticiones de personas deseosas de poseer una de sus obras.

En la exposición también se proponía una comparación entre Giorgio de Chirico y Pietro Annigoni. De Chirico era veintidós años mayor que Annigoni, quien siempre le miró con respeto y, en su primera madurez, se dejó influir de algún modo por él. Las obras expuestas incluyen la yuxtaposición de los autorretratos de los dos artistas, así como naturalezas muertas en composiciones espaciales poco convencionales y vistas de altos jardines amurallados que evocan la imagen clásica del hortus conclusus.

También hay una referencia específica a Ferruccio Mataresi, dieciocho años más joven que Annigoni: fue alumno y amigo de Annigoni y compartió con él, incluso antes de la visión figurativa común, un espíritu libre y franco similar. El comisario de esta sección, Fabio Sottili, propone una importante selección de obras de Mataresi, algunas de las cuales son auténticas obras maestras como El carnicero o el Retrato del barítono Checchi, la primera de las cuales se yuxtapone directamente en la exposición con la Cinciarda de Annigoni. Al igual que Annigoni, Mataresi se aplicó con talento y profesionalidad a la práctica de las técnicas del dibujo y la pintura, dejando bodegones al temple grassa y vistas de Livorno a la acuarela tinta china, así como retratos a la sanguina o a la tinta china dignos de su militancia artística madurada en contacto con Annigoni pero también en el siglo de la gran tradición labroniana.

La sanguina representa una de las técnicas más utilizadas por Pietro Annigoni, desarrollada más o menos al mismo tiempo que la creación de los grandes ciclos de frescos, entre finales de los años treinta y los años ochenta, del Convento de San Marcos de Florencia a la Basílica del Santo de Padua. Esto se presta, de hecho, al estudio de la figura humana en particular, debido a la versatilidad del uso del apunte y del sombreado destinados a la ejecución de grandes y cálidos fondos volumétricos sobre hojas de tamaño medio y grande, lo que permite, incluso con la ayuda de la quadrettatura, medir correctamente las proporciones en el espacio compositivo. En esta sección, comisariada por Luca Leoni, se presenta una mínima selección de ejemplos que pretenden poner de relieve una articulada finalización de los temas, en particular el raro autorretrato senil en sanguina de principios de los años ochenta que aquí se expone.

La exposición estará abierta los viernes, sábados y domingos de 10.00 a 13.00 horas y de 16.00 a 19.00 horas.

Entrada gratuita.

Para más información: 0586/824606 - 824607; infomuseofattori@comune.livorno.it

Una amplia exposición antológica dedicada a Pietro Annigoni en Livorno. También se expone: el famoso retrato de Isabel II.
Una amplia exposición antológica dedicada a Pietro Annigoni en Livorno. También se expone: el famoso retrato de Isabel II.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.