En un libro toda la historia de la iglesia Girolamini de Nápoles en el siglo XVII


El libro 'I Girolamini. Storie di artisti e committenti a Napoli nel Seicento', una rica obra del historiador del arte Gianluca Forgione que reconstruye las vicisitudes de la iglesia napolitana en el siglo XVII.

Detrás del libro I Girolamini. Storie di artisti e committenti a Napoli nel Seicento, el libro de Gianluca Forgione, presentado este año y publicado por Editori Paparo (208 páginas, 50,00 euros, ISBN 9788831983334), una monografía exhaustiva, actualizada y escrupulosa sobre los acontecimientos artísticos que afectaron al complejo napolitano, y en particular a su iglesia, en el siglo XVII. Se trata de una obra que parte de la tesis doctoral del autor, historiador del arte, y que ha dado lugar al descubrimiento de contratos, testamentos, cartas y documentos diversos que han permitido al estudioso reconstruir muchos de los acontecimientos más importantes que afectaron a los Girolamini en el siglo XVII, cuando trabajaban allí (o trabajaban para la iglesia) algunos de los más grandes artistas de la época, de Guido Reni a Luca Giordano, de Pietro da Cortona a José de Ribera, de Domenichino a Francesco Algardi. Una operación significativa también porque, recuerda el propio Forgione en la introducción, trabajar en el complejo Girolamini no ha sido fácil: “son bien conocidas las dificultades que la comunidad científica ha encontrado siempre en el estudio del monumento”, escribe Forgione, “motivadas ante todo por el obstinado cierre de los archivos de la Congregación napolitana, que siguen siendo inaccesibles”.

El libro se estructura en seis capítulos, dedicados respectivamente a los acontecimientos constructivos de la iglesia Girolamini, a la presencia de Guido Reni en el complejo y, sobre todo, a las hazañas coleccionistas de su mecenas Domenico Lercaro (de cuya colección procede la famosa pinacoteca Girolamini), a los episodios de mecenazgo protagonizados por la princesa Anna Colonna Barberini, a las intervenciones del siglo XVII en la capilla de los santos Carlos y Felipe por parte del oratoriano padre Carlo Lombardo, a las debidas a otros episodios de mecenazgo filipino, y al papel del mecenazgo del padre Francesco Gizzio en la capilla de Santa Maria Maddalena de’ Pazzi. Cada capítulo se cierra con unapéndice documental que reproduce cuidadosamente los documentos (muchos de ellos, como se anticipó, inéditos) de los que Forgione se sirvió en su estudio, y una rica bibliografía cierra todo el tratamiento.

La historia de los Girolamini, recuerda Forgione, comenzó en 1586 cuando Francesco Maria Tarugi, Antonio Talpa y Giovenale Ancina, “entre los primeros y más importantes seguidores de San Felipe Neri, decidieron establecerse en la capital del Virreinato, aceptando la invitación del arzobispo Annibale di Capua y el frecuente aliento de los Padres Teatinos de Nápoles”. Fue el 15 de agosto de 1592 cuando el virrey de Nápoles, Juan de Zúñiga Avellaneda y Bazán, asistió a la ceremonia de colocación de la primera piedra de la iglesia de Girolamini, pero los años transcurridos entre la llegada de los padres “napolitanos” y el inicio de la construcción de la iglesia son densos en correspondencia entre los tres seguidores de Felipe Neri que se habían instalado en Campania y los vallicelianos de Roma. Intercambios de los que nos enteramos de los deseos, ambiciones y anhelos de los tres (la idea de los padres napolitanos, por ejemplo, era construir una iglesia similar a la de San Giovanni dei Fiorentini en Roma), intercambios de dibujos (el arquitecto de la iglesia era el toscano Giovanni Antonio Dosio) y otras informaciones que aclaran las circunstancias que llevaron al nacimiento del edificio. El libro sigue detalladamente estos acontecimientos, dedicando también un estudio pormenorizado a la adquisición de materiales. El cuerpo de la iglesia se terminó en 1619, pero la obra estaba destinada a continuar, ya que a lo largo del siglo la iglesia Girolamini siguió ampliándose y llenándose de obras de arte.

Portada del libro I Girolamini. Storie di artisti e committenti a Napoli nel Seicento de Gianluca Forgione
Portada del libro I Girolamini. Storie di artisti e committenti a Napoli nel Seicento de Gianluca Forgione


Interior de la iglesia Girolamini. Foto Crédito Olivo Scibelli
Interior de la iglesia Girolamini. Foto Crédito Olivo Scibelli

Entre ellos, los de Guido Reni, que llegó a Nápoles en 1621. Como ya se ha dicho, el libro dedica parte del segundo capítulo a su participación en el proyecto Girolamini, sin descuidar algunas notas interesantes, como el hecho de que el artista, como es bien sabido, había llegado a Nápoles para trabajar en la decoración de la capilla de San Genaro, pero luego se vio obligado a renunciar por las amenazas de los pintores napolitanos, que incluso contrataron a un sicario para que matara a un colaborador del pintor boloñés con fines intimidatorios. Reni, por tanto, regresó inmediatamente a Roma, pero mantuvo fuertes relaciones con un mecenas napolitano (pero de origen apulense), el sastre y comerciante textil Domenico Lercaro, coleccionista de arte muy activo, para quien Reni ejecutó varias obras destinadas a su colección. Entre ellas, elEncuentro de Cristo con Juan Bautista, que llegó a Nápoles en 1629, y probablemente San Francisco en éxtasis y la Huida a Egipto. Pero Lercaro también mantuvo relaciones con otros grandes artistas de la época, como Fabrizio Santafede, Giovanni Bernardnio Azzolino y José de Ribera (Lercaro encargó a este último cinco cuadros, un Cristo en la Columna y cuatro cuadros dedicados a los santos Andrés, Pedro, Pablo y Santiago el Mayor, todos ellos conservados hoy en la pinacoteca Girolamini). Una curiosidad se refiere a la forma en que Lercaro, uno de los mejores sastres de la ciudad, pagaba a los artistas: a saber, con ropa. Es también el caso de Guido Reni, gran aficionado a la moda, que solía vestirse con ropa muy elegante: “Lercaro pudo homenajearle”, escribe Forgione, “con algunas de sus mejores creaciones, y Guido le correspondió de forma igualmente generosa, ya que en Nápoles sólo volvía a poner la mano en los pinceles para lu”. El de Lercaro es, en definitiva, un caso rarísimo de sastre-coleccionista: como se preveía, de su colección nació la pinacoteca Girolamini, ya que fue el propio Lercaro quien quiso donar su colección al complejo, con la condición de no vender nunca los cuadros (el libro recorre los acontecimientos reproduciendo los documentos relativos a la historia coleccionista de Lercaro y el testamento con el que donó la colección a los Girolamini).

Otro caso de mecenazgo es el de Anna Colonna Barberini, quien, escribe Forgione, “vinculó su nombre a importantes episodios de mecenazgo, aunque a menudo motivados por su ferviente fe más que por un amor incondicional a las artes”. Entre los favorecidos por la princesa se encuentran los padres del Oratorio Girolamini: la presencia de dos importantes obras, San Pedro de Pietro da Cortona y los Ángeles relicarios de Alessandro Algardi (este último robado de la iglesia en el siglo pasado), se debe a la generosidad de Anna Colonna Barberini. Pero eso no es todo: la princesa financió también el retablo de la capilla de San Alexis (la Muerte de San Alexis, de Pietro da Cortona, aún in situ, obra de capital importancia para la pintura napolitana del siglo XVII, cuyas claves tomaron muy bien dos grandes napolitanos de la época como Luca Giordano y Francesco Solimena), caso que el volumen reconstruye a partir de documentos inéditos.

A través de los capítulos dedicados a las reconstrucciones precisas de las historias de los santos Carlos y Felipe, este último conocido sobre todo por la intervención de principios del siglo XVIII de Luca Giordano, pero cuya decoración marmórea de principios del siglo XVII fue realizada por iniciativa del oratoriano Carlo Lombardo (ésta es la intervención en la que se centra el libro, sobre la que “poco se han esforzado hasta ahora los estudios”, Forgione subraya) por Dionisio Lazzari, y las que tuvieron como comisionados a otros dos padres oratorianos, Giovanni Tommaso Spina y Antonio Scotti (el primero destinó parte de su herencia a la decoración del altar mayor y de la cúpula de la iglesia, mientras que el segundo encargó varias obras, entre ellas un imponente antependium de plata para el altar mayor: merecen que se les dedique un capítulo, ya que son ejemplos de encargos que no procedían de figuras políticas ni de devotos adinerados, sino de los propios filipinos), llegamos a la última sección del libro que, como se había anticipado, investiga el papel del padre Francesco Gizzio para la capilla de Santa María Magdalena.

Gizzio fue el prefecto de la Congregación en el Girolamini durante treinta años, y también era conocido como dramaturgo (también escribió un drama sobre Maria Maddalena de’ Pazzi). La investigación de Forgione ha permitido encontrar el testamento del padre Gizzio, que, según explica el estudioso, “aporta valiosa información sobre la personalidad del oratoriano y su papel como mecenas en los Girolamini”, ya que nombró a la capilla de Santa Maria Maddalena de’ Pazzi como su “heredera particular et universal”. La herencia de Gizzio debía servir, entretanto, para terminar la decoración en mármol de la capilla. Además, su padre legó al complejo la instrumentación científica que poseía (telescopios, máquinas hidráulicas y ópticas, instrumentos mecánicos, globos terráqueos y también curiosidades naturales y artificiales). Su sueño era convertir su estudio, su “Galleria Gizziana”, en un verdadero “Museo de la Congregación del Oratorio de Nápoles”, a semejanza del que Athanasius Kircher había fundado en 1651 en el Collegio Romano. Para la capilla, Gizzio había mandado pintar también un cuadro a Luca Giordano, una Santa María Magdalena de’ Pazzi con el Crucifijo: hay que señalar también que fue el propio Gizzio quien introdujo el culto a Magdalena de’ Pazzi en la iglesia Girolamini. También en este caso, los documentos encontrados por Forgione han permitido reconstruir la cronología de la obra de Luca Giordano, que Gizzio empezó a pagar en 1689.

Historias de grandes artistas, pues, pero no sólo. En el libro de Gianluca Forgione, las historias de mecenas se entrecruzan con las de pintores, escultores, arquitectos y tallistas, revelando pliegues inesperados en uno de los episodios más extraordinarios de la historia del arte del sur de Italia, narrado en un tono científico (y con un enfoque y un método muy orientados a la investigación documental, como hemos visto), pero que también es capaz de ofrecer un fresco interesante incluso para quienes no están acostumbrados a este tipo de lecturas: un fresco que habla de un Nápoles industrioso y de un centro artístico de gran importancia, en el que se encontraba una obra en constante expansión, una de las más significativas de la Europa de la época, aunque quizá poco conocida hoy en día. Y este libro podría ser también el comienzo de un nuevo capítulo en la centenaria historia de este tesoro artístico.

En un libro toda la historia de la iglesia Girolamini de Nápoles en el siglo XVII
En un libro toda la historia de la iglesia Girolamini de Nápoles en el siglo XVII


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.