Así será el Coliseo reconstruido. Diseño desvelado, listo en 2023


Esta mañana se ha presentado el proyecto de reconstrucción del Coliseo: así será. El proyecto del nuevo estadio estará listo en 2023.

Esta mañana se ha dado a conocer el proyecto de reconstrucción de la arena del Coliseo. El 22 de diciembre de 2020 se publicó la convocatoria de ofertas para el diseño y la construcción del nuevo plano de la arena del Anfiteatro Flavio, con fecha límite del 1 de febrero de 2021, y concluyó con la selección, por parte de la comisión adjudicadora sorteada por Invitalia y compuesta por Salvatore Acampora, Alessandro Viscogliosi, Stefano Pampanin, Michel Gras y Giuseppe Scarpelli, del proyecto presentado por Milan Ingegneria S.p.A. El proyecto ha sido ilustrado esta mañana durante una rueda de prensa a la que han asistido el Ministro de Cultura, Dario Franceschini, la Directora del Parque Arqueológico del Coliseo, Alfonsina Russo, y el ingeniero Massimiliano Milan en representación de la empresa adjudicataria.

Con la victoria del concurso por parte del grupo de trabajo compuesto por Milan Ingegneria y otros socios (la empresa Labics Srl, el arquitecto Fabio Fumagalli, las empresas Croma y Consilium - Studio di Ingegneria, con el asesoramiento del profesor Heinz Best para los aspectos arqueológicos), comienza oficialmente la fase operativa del proyecto: Los objetivos de la reconstrucción, recuperar la imagen original del monumento y su funcionamiento como compleja máquina escénica, restaurar la lectura integral del monumento permitiendo al público comprender su uso, proteger las estructuras subterráneas y, por último, convertirse también en sede de eventos que, según anunció el Ministro Franceschini, serán selectos y respetuosos con el monumento. Coste de la operación: 18,5 millones de euros.

Representación de la nueva arena del Coliseo
Renderizado de la nueva arena del Coliseo

La reconstrucción de la arena del Coliseo: breve resumen histórico

En la antigüedad, la arena del Coliseo consistía en un tablón de madera espolvoreado con arena. Un primer proyecto que se remonta a los años de la inauguración, en el 80 d.C., preveía que el entarimado descansara sobre las estructuras de madera, de modo que pudiera desmontarse rápidamente. Con Domiciano (81-96 d.C.), el subterráneo se construyó en mampostería, con una serie de corredores y un pasaje central correspondiente al eje mayor. A partir de esta época, se construyó un complejo sistema subterráneo altamente tecnificado (el que puede verse hoy en el centro del monumento) desde el que, gracias a trampillas, polipastos, plataformas móviles y maquinaria, se subía a hombres, escenografías y bestias al suelo de la Arena.

En 1996, la Superintendencia Arqueológica de Roma, como parte de las medidas de valorización previstas en el marco de las obras del Jubileo 2000, inició una serie de investigaciones con el Instituto Arqueológico Alemán sobre los aspectos estructurales y arquitectónicos del Monumento, y de estos estudios se derivó, entre 1998 y 2000, la reconstrucción parcial del suelo de la Arena, es decir, del segmento que puede verse en el lado oriental del monumento. La reconstrucción actual abarca un total aproximado de 650 metros cuadrados. En los últimos veinte años no han cesado los estudios e investigaciones arqueológicas, así como los relativos al microclima del subsuelo, la respuesta sísmica, la estabilidad de los cimientos y la consistencia estructural de los muros hipogeos.

La idea de reconstruir la arena del Coliseo nació el 2 de noviembre de 2014, cuando Dario Franceschini relanzó la idea del arqueólogo Daniele Manacorda de devolver al Coliseo su arena. El 1 de septiembre de 2015, la arena del Coliseo fue incluida entre los “Grandes Proyectos del Patrimonio Cultural” con una financiación de 18,5 millones de euros, por lo que de 2015 a 2020 se llevaron a cabo numerosos estudios e investigaciones para definir cómo debía realizarse la intervención, lo que dio lugar a la licitación que acaba de concluir. La nueva arena del Anfiteatro Falvio, tal y como prevé el Documento de Directrices de Diseño (DIP) elaborado por los arquitectos, arqueólogos, restauradores e ingenieros estructurales del Parque Arqueológico del Coliseo (Federica Rinaldi, Barbara Nazzaro, Angelica Puglia, con la contribución externa del ingeniero Stefano Podestà de la Universidad de Génova y la coordinación de la supervisora del procedimiento único, Cristina Colettini), será ligera, reversible y sostenible, según se ha explicado esta mañana durante la rueda de prensa. El proyecto ganador se realizó sobre la base del DIP y se redactó de acuerdo con el Código de Contratos.

Aspecto de la arena del Coliseo en el siglo XIX (foto Alinari)
Aspecto de la arena del Coliseo en el siglo XIX (foto Alinari)


El Coliseo hoy
El Coliseo hoy

Aspecto que tendrá la arena del Coliseo

El suelo de la arena, que tendrá una extensión de 3.000 metros cuadrados, estará formado por paneles móviles de carbono recubiertos de madera de Accoya, obtenida con un proceso especial, mediante un tratamiento con ácido acetilénico, que aumenta su resistencia y durabilidad: la elección viene dictada por razones de sostenibilidad, para evitar la tala de especies valiosas (de hecho, la madera procederá exclusivamente de cultivos sostenibles). Además, la madera así tratada permitirá tener un suelo de arena mucho más ligero que el original, así como más resistente a los ataques de agentes biológicos. Algunas partes del suelo se construirán con paneles móviles que, gracias a la rotación y la traslación, garantizarán la flexibilidad y permitirán abrir las estructuras subterráneas para la iluminación natural. En cuanto a la conservación, 24 unidades de ventilación mecánica distribuidas por todo el perímetro controlarán la temperatura y la humedad de los espacios subterráneos: en 30 minutos se garantizará un cambio completo de todo el volumen de aire. El plan protegerá las estructuras subyacentes de los agentes atmosféricos, reduciendo la carga de agua con un sistema de recogida y recuperación de aguas pluviales que abastecerá a los aseos públicos del monumento.

Para garantizar el control de la temperatura y la humedad, se instalará un sistema de monitorización continua, que también funcionará en sinergia con la apertura de las rejillas: por lo tanto, si es necesario proporcionar ventilación natural o controlar las variaciones de temperatura y humedad, será posible accionar un control en paralelo con la ventilación mecánica para garantizar siempre la situación ambiental óptima para las estructuras arqueológicas. Además, la estructura de la nueva arena estará completamente aislada, tanto química como físicamente, de la mampostería y las estructuras arqueológicas existentes. Físicamente, para evitar que las fuerzas horizontales de cualquier terremoto y las fuerzas dinámicas de las personas al caminar transmitan estas fuerzas a la mampostería. El nuevo plan para la zona no tendrá anclajes profundos para garantizar la máxima reversibilidad.

En cuanto al calendario de construcción, el Director Russo lo explicó así: las obras se iniciarán una vez concluido el proceso de licitación teniendo en cuenta todos los pasos. Esto podría tener lugar a finales de 2021 (a principios de 2022 como muy tarde), con el fin de que el plan del estadio esté realizado en 2023.

Representación de la nueva arena del Coliseo
Representación del nuevo Coliseo

Las declaraciones

"Recuerdo bien que en 2014 -dice el ministro Dario Franceschini- leí un artículo muy estimulante e inteligente del arqueólogo Daniele Manacorda, que planteaba el problema de por qué ya no había arena del Coliseo, y argumentaba, para mí muy convincentemente, que los subterráneos debían verse desde abajo, y que privar a los visitantes de la vista del Coliseo desde el centro no significaba gran cosa. Al fin y al cabo, los visitantes de todo el mundo hasta finales del siglo XIX podían ver la majestuosidad del Coliseo desde el centro, como muestra una hermosa foto de Alinari. Creo que estas obras también permitirán ver el subsuelo, comprender la extraordinaria y única máquina escénica que hubo históricamente bajo la Arena, y así aumentará la utilidad del Coliseo. Se podrá ver la majestuosidad del monumento desde el centro, se podrán visitar los subterráneos, también se podrán celebrar algunos eventos, como ya ha ocurrido en estos en la parte ya reconstruida: serán eventos culturales de gran nivel, nadie piensa que se vaya a convertir en un lugar de espectáculo (esto lo han dicho los que han querido polemizar). Esto no quita para que se vayan a celebrar algunos actos de alcance internacional, totalmente respetuosos con la protección. La tarde del 29 de julio, cuando todos los ministros de cultura del G20 inauguren la sesión de cultura del G20, lo harán desde la arena del Coliseo, en la parte que ya ha sido reconstruida. El Coliseo es el símbolo de Italia en todo el mundo, y creo que esta intervención, que sin duda causará debate como es natural que lo haga (también ha causado debate entre los arqueólogos, y causará debate porque estamos hablando del monumento italiano más famoso del mundo), tendrá un gran valor: es una intervención que combina sostenibilidad, mejor protección y una innovación tecnológica muy importante. La arena es irreversible, se podrá abrir y se podrá cerrar, así que hará que visitar el Coliseo sea aún más estimulante e importante. Es un gran reto para Italia: en 2023 podríamos ver de nuevo el esplendor del Coliseo con su arena".

“Hoy es un día de gran importancia para el Parque Arqueológico del Coliseo y, más en general, para la valorización del patrimonio cultural italiano”, ha declarado la directora del Parque Arqueológico del Coliseo, Alfonsina Russo. “De hecho, estamos presentando la idea de proyecto para la realización de la Arena del Coliseo, con la que se restablece el hilo del tiempo, devolviendo por fin al público la misma visión que tenía en la antigüedad desde el escenario del monumento. Ahora miramos al futuro: la voluntad de restablecer la lectura integral del monumento sin prescindir del aparato escénico subyacente y de tener presentes las necesidades de protección y conservación del monumento han conducido al resultado que hoy presentamos. El nuevo plan para la Arena del Coliseo responde plenamente a las directrices propuestas por el Parque del Coliseo: protección y conservación con el uso de opciones constructivas estructurales altamente tecnológicas orientadas a la ecosostenibilidad a largo plazo. La estructura es ligera y recuerda tanto en forma como en función el plan original de la arena en la época de los emperadores Flavios”.

El principal objetivo del proyecto", explica el ingeniero Massimiliano Milan, “era proteger y conservar el monumento y los espacios subterráneos. Esto se consiguió gracias a la hermosa visión arquitectónica de Labics, los profundos conocimientos del arquitecto Fabio Fumagalli sobre la conservación del patrimonio monumental y el apoyo técnico y científico de Consilium, Croma y el ingeniero Best. Es un honor para nosotros aportar nuestra experiencia y compromiso a este prestigioso y desafiante proyecto. Los muros sostenían originalmente un suelo de madera donde tenían lugar todas las representaciones en el interior del Coliseo: por este motivo optamos por colocar el nuevo suelo de la Arena a la altura original de la época flavia. Esto permite integrar completamente el nuevo suelo, tanto formal como funcionalmente. Además, las láminas tienen un contenido altamente tecnológico. Al girar y trasladarse, garantizan la máxima flexibilidad tanto en las configuraciones que pueden obtenerse (también son de gran importancia desde el punto de vista filológico), como para la gestión de los espacios sobre la arena. Además, será posible, con una configuración totalmente abierta, ver los espacios subterráneos, que eran el cofre de la compleja máquina escénica de los espectáculos del Coliseo. Cuando se trabaja en un bien monumental, la reversibilidad es importante: en el Coliseo en concreto, las nuevas estructuras no tendrán anclajes mecánicos profundos, por lo que la estructura será totalmente reversible. Esto significa que si dentro de treinta, cincuenta o cien años se desea o es necesario retirarla, el monumento podrá restaurarse exactamente igual que hoy”.

Así será el Coliseo reconstruido. Diseño desvelado, listo en 2023
Así será el Coliseo reconstruido. Diseño desvelado, listo en 2023


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.