Castillo de Cardiff, donde conviven armoniosamente la Edad Media y el siglo XIX


El Castillo de Cardiff es el monumento más conocido de la capital de Gales: es una fortaleza con dos mil años de historia, que conserva además una suntuosa alma victoriana.

El Castillo de Cardiff, uno de los monumentos más famosos de Gales, es una concentración única de historia, en la que conviven armoniosamente la Edad Media y el siglo XIX. Hoy en día, en su parte principal, se erige como una extraordinaria residencia neogótica de la época victoriana, pero eso no significa que su historia sea tan reciente (entre otras cosas, porque su emblemático torreón medieval sigue en pie): los orígenes del Castillo se remontan a dos mil años atrás. La historia comienza en el siglo I a.C., cuando los romanos, al llegar a Gran Bretaña, defendieron la zona sobre la que hoy se levanta la ciudad con una serie de fortificaciones para proteger el interior de las incursiones piratas: éste fue el primer asentamiento en la zona donde hoy se alza el castillo. Cuando terminó la dominación romana y el sistema de fortificaciones cayó en desuso, el castillo de Cardiff fue reconstruido en el siglo XI por los normandos. Los normandos mantuvieron el castillo hasta 1216, época en la que se añadió la torre del homenaje, en la que residió Robert Fitzhamon, caballero al servicio del rey Guillermo el Conquistador. También durante esta época se desarrolló en torno al castillo el primer núcleo de la Cardiff medieval.

En 1216, tras la muerte de Guillermo de Gloucester, señor feudal del castillo, el señorío pasó por herencia a la familia De Clares: los De Clares mantuvieron el castillo durante un siglo, hasta que la familia se extinguió en 1314, cuando el rey Eduardo II concedió el feudo de Cardiff a su favorito, Hugh Despenser el Joven. Cuando la familia Despenser cayó en desgracia tras la traición de Hugh, que conspiró contra la corona inglesa y por ello fue condenado a muerte, el castillo, aunque siguió siendo propiedad de la familia, fue gobernado de facto por el gobernador de la región. En 1416, el castillo de Cardiff pasó por línea hereditaria a los Beauchamp y de ellos, en 1449, a los Nevilles, que lo gobernaron durante la Guerra de las Dos Rosas. Luego pasó a los Tudor, y en 1551 fue comprado por William Herbert, conde de Pembroke: la familia mantuvo la propiedad durante dos siglos, pero en el siglo XVII el castillo estaba deshabitado y en mal estado. También estuvo ocupado durante los años de la Guerra Civil y en 1776, muy alterado, pasó a ser propiedad de los marqueses de Bute, que emprendieron importantes obras de restauración y renovación.

La familia Bute convirtió Cardiff en el mayor puerto exportador de carbón del mundo y amasó una fortuna con sus actividades comerciales: considérese que John, el tercer marqués de Bute, era considerado elhombre más rico del mundo en 1860. Fue el propio John Bute quien, en 1866, encargó al arquitecto William Burges (Londres, 1827 - 1881) que transformara el castillo en una magnífica residencia neogótica. Se añadieron las torres góticas que aún vemos hoy, y los opulentos interiores se diseñaron con pinturas murales, vidrieras, mármol, dorados y aparatos escultóricos de madera. Una de las peculiaridades del castillo es que John Bute quiso incluir salas temáticas: así, salas italianas o árabes, jardines mediterráneos, salas góticas, etc. Tanto Bute como Burges desaparecieron antes de que concluyeran las obras, por lo que éstas fueron finalizadas por Juan IV. Sin embargo, el antiguo papel estratégico del castillo no había terminado: durante la Segunda Guerra Mundial, el castillo de Cardiff se utilizó por última vez como estructura defensiva. Mientras los aviones de la Luftwaffe bombardeaban la ciudad, se crearon refugios antiaéreos bajo los muros del castillo, que dieron cobijo a unos dos mil habitantes (hoy pueden visitarse). Finalmente, en 1947, tras el fallecimiento del cuarto marqués de Bute, el castillo pasó a manos del Estado, y hoy es un museo que puede visitarse.

La torre del homenaje medieval del castillo de Cardiff
La torre del homenaje medieval del castillo de Cardiff. Fotos del castillo de Cardiff


La residencia neogótica
La residencia neogótica. Foto Castillo de Cardiff


El techo de la Cámara Árabe
El techo de la Cámara Árabe. Fotos del castillo de Cardiff


Salón de banquetes
El Salón de Banquetes. Foto Castillo de Cardiff


Los muros exteriores
Las murallas exteriores. Foto Castillo de Cardiff


Vista superior. Fotos de Cardiff City
Vista desde arriba. Fotos de la ciudad de Cardiff

Sin embargo, no todo lo antiguo del Castillo se ha perdido. Aún quedan importantes restos del fuerte romano, descubierto en 1888, cuando el tercer marqués de Bute decidió construir una torre: las excavaciones arqueológicas realizadas posteriormente descubrieron que los muros con los que se habían topado los obreros del marqués eran los restos de las murallas del fuerte romano, ahora visibles en el Centro de Visitantes del Castillo. Además, la torre del homenaje normanda, la más importante de Gales, también ha sobrevivido: hoy en día se puede subir a ella, a través de un ascenso con 50 empinados escalones, y disfrutar de la vista de la ciudad desde arriba. En cambio, las poderosas murallas de la entrada no son medievales: se trata de una reconstrucción de la época victoriana (las pasarelas de la muralla siguen siendo transitables).

Sin embargo, la parte más conocida del castillo son los pisos del siglo XIX. El tercer marqués de Bute sentía una gran fascinación por el pasado medieval, compartida por el arquitecto William Burgess, y ambos pudieron así dar rienda suelta a su imaginativa imaginación. Del estudio de Lord Bute, decorado como si fuera una capilla gótica, pasamos al espectacular Salón Árabe de 1881, con su increíble techo de madera decorado con pan de oro imitando los nichos de mocárabes de las mezquitas árabes (son las decoraciones con muchos nichos superpuestos). El Salón de Banquetes es la sala más antigua del Castillo: la estructura sigue siendo la del siglo XV, pero los frescos, muy particulares, se crearon en el siglo XIX a imitación de los que se pueden admirar en los edificios medievales. La única estancia del Castillo que data del siglo XVIII, es decir, de los primeros años en que la familia Bute vivió en la mansión, es la Sala de Dibujos, un pequeño salón que en su día estuvo suntuosamente amueblado (gran parte de lo que había en su interior se retiró cuando la familia donó el castillo a la ciudad en 1947). Por último, en la parte más antigua hay también una Biblioteca, en lo que fue el gran salón del castillo del siglo XV.

Todas las partes del castillo están encerradas en el gran cuadrilátero de las murallas: más allá de la entrada, verás la residencia victoriana en el lado izquierdo y la torre del homenaje medieval en la esquina más alejada, elevada sobre un terraplén. El lado derecho, en cambio, está ocupado en su totalidad por la “Plaza Pública”, un césped que constituye un destino recreativo frecuente para los residentes de Cardiff también porque, a diferencia del resto del castillo, se trata de una zona de libre acceso, y por ello también es especialmente popular porque ofrece servicios e instalaciones para cenar al aire libre o pasar un momento del día relajándose. El Castillo también se promociona como lugar de celebración de eventos y ceremonias, sin ocultar esta vocación, sino más bien fomentándola. En resumen, el lugar donde probablemente se libraron antaño sangrientas batallas es ahora un lugar de cultura, encuentros y felicidad.

Castillo de Cardiff, donde conviven armoniosamente la Edad Media y el siglo XIX
Castillo de Cardiff, donde conviven armoniosamente la Edad Media y el siglo XIX


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.