Cómo la conspiración de los atacantes del Capitolio fue alimentada por el arte


Incluso el arte contemporáneo, por desgracia, ha alimentado la conspiración de muchos de los que ayer asaltaron el Congreso en Washington, debido a interpretaciones distorsionadas de obras de famosos artistas contemporáneos. Así fue.

Es el 4 de diciembre de 2016: un hombre de 28 años, Edgar Welch, entra en la pizzería Comet Ping Pong de Washington D.C. armado con un fusil de asalto AR-15. Su intención no es provocar una masacre, sino simplemente investigar de forma independiente una teoría de la conspiración que lleva meses circulando. Es uno de los puntos de giro del asunto que ha pasado a la historia como la "teoría del Pizzagate", que tuvo una gran repercusión en vísperas de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 y que sigue siendo un pilar de la teoría de la conspiración QAnon: son precisamente los partidarios de QAnon (la teoría según la cual existe un “Estado Profundo” de poderes ocultos, compuesto por redes de satanistas y pedófilos, supuestamente culpables de trabajar contra el presidente de Estados Unidos , Donald Trump) uno de los principales impulsores delasalto de ayer alCapitolio y al Congreso estadounidense. A estas alturas, todo el mundo conoce las imágenes del personaje que apareció en el levantamiento disfrazado de bovino con cuernos y pelaje: se autoproclama ’el chamán de QAnon’.

Y así como seguidores de QAnon, neonazis, antisemitas y extremistas variados asaltaban el Parlamento estadounidense, en Twitter, durante las fases más agitadas del ataque, algunos usuarios publicaban imágenes de obras “satanistas” de Marina Abramović; o insultaban al “asesino pedófilo” John Podesta, presidente de la campaña de Hillary Clinton en 2016, jefe de gabinete de Bill Clinton entre 1998 y 2001, y hermano del coleccionista de arte Tony Podesta. La sobreinterpretación de ciertas obras de arte, no sólo de Marina Abramović, sino también de otros artistas de la colección de Podesta (Patricia Piccinini, Biljana Djurdjević, Maria Marshall, Jeff Koons y otros) jugó un papel muy significativo en la difusión y fomento del bulo del Pizzagate: según esta teoría de la conspiración, existiría una red de políticos estadounidenses y las personas con las que se relacionan (Marina Abramović se encuentra entre ellos) dedicada al tráfico de seres humanos, la práctica de rituales ocultistas y el abuso de menores y niños. Según los conspiradores, uno de los lugares de esos abusos habría sido la pizzería Comet Ping Pong (de ahí el nombre de ’pizzagate’): Welch, el 4 de diciembre de 2016, quiso comprobar por sí mismo que la teoría tenía fundamento.

El pistolero del cometa Ping Pong, escribió el profesor Spencer Dew, de la Universidad de Chicago, “es la manifestación de una crisis epistemológica en el estadounidense contemporáneo”, una crisis epistemológica que nace de laansiedad por saber (la pregunta que la genera, sostiene Dew, es “¿cómo podemos saber?”), que se alimenta de coincidencias, que consume las redes sociales y amenaza al periodismo dominante, que se basa en un enfoque casi fideísta de ciertas creencias. Y es una crisis, escribe Dew, "facilitada por la sustitución de los medios tradicionales por el acceso populista a los medios, alimentada por la preocupación por las coincidencias entre los ricos y las posiciones de poder político, exacerbada por situaciones a las que los grandes ricos atribuyen y dan valor (en particular el arte contemporáneo: Jeff Koons, Lady Gaga y Marina Abramović representan los focos del terror, por su decadencia o esoterismo combinado con la transformación mágica de objetos comunes en mercancías)".

Tweet de un seguidor de QAnon en la mañana del 7 de enero, contra las obras de Marina Abramović
Tweet de un seguidor de QAnon en la mañana del 7 de enero, contra las obras de Marina Abramović


Un momento del ataque al Congreso el 6 de enero
Un momento del ataque al Congreso el 6 de enero


Un momento del ataque al Congreso el 6 de enero
Un momento del ataque al Congreso el 6 de enero

Los orígenes de esta agitación de los conspiradores contra las obras de arte se remontan a octubre de 2016, cuando la web Wikileaks publicó un correo electrónico enviado por Marina Abramović al citado Tony Podesta, empresario y conocido coleccionista de arte, asiduo visitante de la Bienal de Venecia, propietario, escribe el Wall Street Journal, de una residencia en Washington “donde exhibía una colección de obras de arte digna de un museo” (su mundo se ha derrumbado desde entonces, continúa el artículo del WSJ, debido a “problemas financieros, amenazas legales y la elección del presidente Donald Trump”). El correo electrónico del artista serbio, enviado a Tony Podesta el 28 de junio de 2015, dice así: “Querido Tony, estoy deseando que llegue la cena de Spirit Cooking a mi casa. ¿Crees que podrías avisarme si tu hermano se apunta? Todo mi amor, Marina’ (’Querido Tony, estoy deseando que llegue la cena Spirit Cooking a mi casa. ¿Crees que podrás decirme si tu hermano se unirá a nosotros? Con todo mi amor, Marina”). Los teóricos del Pizzagate hicieron una interpretación muy distorsionada de las palabras de Marina Abramovi&cacute, llegando a la conclusión de que ella y los hermanos Podesta estaban planeando organizar un ritual satánico: ideas que atrajeron fácilmente a los teóricos de la conspiración también porque fueron alimentadas por populares medios dealt-right como InfoWars o Drudge Report, que difundieron artículos titulados “Spirit Cooking: Hillary Clinton’s campaign managers practise bizarre occult rituals”.

La performance Spirit Cooking de Marina Abramovi&cacute, reinterpretada durante la cena, ha captado la imaginación de los conspiradores. Esta obra data de 1996 y era poco conocida hasta entonces, pero no porque la artista quisiera mantenerla oculta: simplemente porque no es una de las acciones más famosas, exitosas o incluso más violentas de la performer de Belgrado. Abramović realizó su performance (estrenada en Gante, Bélgica), también en Italia, el 1 de junio de 1997, en los locales de la asociación Zerynthia en Paliano (Frosinone): un vídeo de la performance “frusinate” está disponible en YouTube, y basta con desplazarse por los miles de comentarios para darse cuenta de cómo interpretan la performance los teóricos de la conspiración. En el sitio web de MIT Press, la editorial del Instituto Tecnológico de Massachusetts, se puede encontrar un amplio comentario sobre Spirit Cooking, escrito por James Westcott, biógrafo de la artista: durante la acción, Marina Abramović pintó frases incoherentes en la pared blanca de la galería, utilizando sangre de cerdo. Eran instrucciones falsas que mezclaban el lenguaje típico de las recetas de cocina con situaciones de la imaginería esotérica o religiosa, por ejemplo: “con un cuchillo afilado hazte un corte profundo en el dedo corazón de la mano izquierda y cómete el dolor”, o “mezcla leche de mujer con semen fresco y bébetelo las noches de terremoto”, o “date la vuelta hasta perder el conocimiento e intenta comerte todas las preguntas del día”. Abramović mezclando lo cómico y lo místico, también había publicado un libro de recetas Spirit Cooking, donde había recopilado instrucciones similares.

“Conozco a Marina desde hace catorce años”, dice Westcott en su artículo, “he escrito una biografía de ella, y no creo que haya adorado nunca nada. Lo que sí ha hecho es utilizar el mundo de las prácticas espirituales, esotéricas y religiosas como fuente de material para actuaciones experimentales y como herramientas de meditación para calmar su ilimitado dolor psicológico. Esencialmente, toma lo espiritual y lo exprime en lo puramente carnal. Todo gira en torno a la estimulación, la privación y la estética para conseguir ciertos efectos físicos y determinados estados mentales. Cree en todo y, por tanto, en nada. Excepto en el poder del cuerpo”. No hay instrucciones para rituales satánicos, por lo tanto, ni abuso de menores. Su Spirit Cooking, al fin y al cabo, está pensado para escandalizar al público, como muchos de sus otros espectáculos, desde los más violentos (como Balkan Baroque, quizás uno de los más terribles, que no tiene nada que ver con el ocultismo, sino con las consecuencias mucho más urgentes, reales y dolorosas de la guerra de los Balcanes en los años 90), hasta los más “tranquilos” como The artist is present. Nada extraño incluso para quien conozca un mínimo de historia del arte:el Accionismo vienés, por ejemplo, acostumbró al público a escenas mucho peores. Y cualquiera que esté familiarizado con la práctica de Marina Abramovi&cacute puede, obviamente, encontrar las palabras de Westcott completamente comprensibles. De hecho, el crítico estadounidense subraya cómo "las interpretaciones literales de la alt-right recuerdan las guerras culturales de los años ochenta y noventa, cuando la línea entre representación y defensa, entre artificio y realidad, se difuminó, y aparentemente la lente aún no ha vuelto a enfocarse". Westcott recuerda cómo Marina Abramović ha permanecido en monasterios budistas para meditar, ha pasado unos meses con los aborígenes de Australia y ha creado acciones en homenaje a Santa Teresa de Àvila, pero nada de esto la convierte en budista, chamana o católica, como tampoco el haber recurrido a la imaginería esotérica la convierte en ocultista. Ella misma ha descrito Spirit Cooking como “poesía”.

Marina Abramović, Spirit Cooking (1996; performance)
Marina Abramović, Spirit Cooking (1996; performance)


Marina Abramović, Sin título, de Spirit Cooking (1996; aguatinta, 31,5 x 27,8 cm; Nueva York, MoMA)
Marina Abramović, Sin título, de Spirit Cooking (1996; aguatinta, 31,5 x 27,8 cm; Nueva York, MoMA)


Marina Abramović interpretando barroco balcánico
Marina Abramović mientras interpreta Balkan Baroque


Marina Abramović actuando en un acto benéfico para el Watermill Institute en Nueva York, julio de 2013.
Marina Abramović actuando en un acto benéfico para el Watermill Center de Nueva York, julio de 2013.

Por qué Marina Abramović hizo referencia a su actuación de 1996 en su correo electrónico a Tony Podesta? La explicación es muy sencilla: la puesta en escena de la actuación era el premio previsto para los simpatizantes de mayor rango de una campaña de crowdfunding lanzada en 2013 en Kickstarter (la artista buscaba fondos para crear un instituto de arte al norte del estado de Nueva York), y para quienes donaran al menos diez mil dólares, "una cena con Marina Abramović durante la cual la artista te enseñará a cocinar una serie de sopas tradicionales. La velada terminará con la elaboración de un balón de oro, una receta que Marina aprendió en un monasterio tibetano“ (así rezaba en Kickstarter). Los conspiradores, sin embargo, no creyeron ni una sola palabra de los críticos de arte que se dedicaron a explicar las intenciones de la performance de Marina Abramovi&cacute, y gracias también al efecto amplificador de las redes sociales, ella, Tony Podesta y su hermano John se convirtieron automáticamente en ocultistas dedicados a rituales satánicos. Pero eso no es todo: los miles de blogs y plataformas de la galaxia conspiranoica comenzaron entonces a hacer circular, incluso en Italia, unas imágenes en las que aparecían Marina Abramović y Lady Gaga extrayendo sangre falsa de una bañera en la que se sumerge a una mujer desnuda, haciéndolas pasar por fotografías de la llamada ”cena Spirit Cooking": en realidad se trataba de fotografías de julio de 2013, cuando la artista celebró en Nueva York una exposición benéfica destinada a recaudar fondos para el Watermill Center, un instituto de arte de la ciudad estadounidense. Y aquí tampoco hay nada extraño para quienes frecuentan el mundo del arte y están acostumbrados a participar en acciones performativas similares: son, sin embargo, imágenes que atraen a un público totalmente desconocedor del arte contemporáneo y además fácilmente impresionable.

Por desgracia, las acusaciones de satanismo siguen acosando a Marina Abramović incluso pasado el tiempo: el pasado mes de abril, por ejemplo, la artista se vio obligada a pedir a YouTube que borrara un vídeo de su proyecto The Life, en el que se anunciaba un dispositivo de realidad virtual a través del cual los participantes en una performance organizada en 2019 en las Serpentine Galleries de Londres podían conocer virtualmente a la artista durante 19 minutos. El vídeo se inundó de comentarios de conspiradores, lo que llevó a Marina Abramović a defenderse públicamente de las acusaciones y exigir la retirada de la filmación.

Pero la artista serbia no es el único miembro del mundo del arte contemporáneo que ha sido blanco de los seguidores de QAnon. En 2017, la artista anglo-suiza Maria Marshall fue contactada por varios correos electrónicos de conspiradores que, evidentemente, habían descubierto algunas de sus obras, que se remontan a la década de 1990, en las que aparecen niños realizando actividades inseguras (la obra más famosa es el vídeo en el que aparece el hijo de Marshall fumando un cigarrillo). Se trata evidentemente de fotomontajes, hechos para parecer verosímiles, pero han sido tomados como verdaderos por los adeptos de las teorías de la conspiración, que la han acusado así de formar parte del círculo del Pizzagate, debido a que su nombre está también asociado al de Tony Podesta: el empresario y coleccionista ha donado en efecto varias obras de Maria Marshall al National Museum of Women in the Arts de Washington. Son obras, leemos en la página web del Metropolitan Museum de Nueva York, que conserva algunas obras de Maria Marshall, que hablan de los “miedos maternales y los temores asociados a la mercantilización de la infancia en la cultura occidental”. Obras, desde luego, provocadoras, pero desde luego no asociadas a prácticas pedófilas como pretenden los conspiracionistas. En un vídeo de YouTube, leemos en un artículo de la revista Artnet, un teórico de la conspiración introducía las imágenes de Maria Marshall advirtiendo que “hay cosas que no podría enseñarte, cosas que no te harán feliz”, y que no podía denunciar a la artista porque “la conspiración también se ha infiltrado en el FBI”. Las acusaciones fueron tales que también provocaron la réplica de los hijos de Maria Marshall, de la que también informó Artnet (“¿pero quién es esta gente que no tiene nada mejor que hacer que perder el tiempo difundiendo rumores falsos?”).

La lista de artistas en el punto de mira de los partidarios de QAnon podría ser interminable. Jeff Koons (que hizo algunas donaciones a la campaña de Hillary Clinton en 2016) por sus obras referidas al mundo de los dibujos animados y la infancia en general, la serbia Biljana Djurdjević (uno de sus cuadros puede verse en la fotografía de una habitación de la casa de Tony Podesta publicada en 2015 por la revista Washington Life) por sus pinturas que representan a niños en proceso de tortura (y que en realidad, como bien se explica en el texto de presentación de una de sus exposiciones celebrada en el Moderna Museet de Estocolmo entre 2006 y 2007, hacen referencia, si acaso, a la vulnerabilidad de los más pequeños ante los medios de comunicación y, en general, a la violencia que sufren a diario los menores en todas partes del mundo: así que, si acaso, son cuadros de condena y no de aprobación), Patricia Piccinini (otra artista de la colección Podesta) por sus esculturas realistas que representan monstruos que minan a los niños. Incluso algunos conspiradores han arremetido contra una escultura de Louise Bourgeois, que aparece en el artículo de Washington Life Magazine en el que se la identifica como una de las favoritas de Tony Podesta, porque la mujer representada tiene un vago parecido con la víctima de un asesino en serie que asesinó a diecisiete personas a principios de los años noventa.

Maria Marshall, When I Grow Up I Want to Be a Cooker (1998; vídeo monocanal; Nueva York, Museo Metropolitano de Arte)
Maria Marshall, When I Grow Up I Want to Be a Cooker (1998; vídeo monocanal; Nueva York, Museo Metropolitano de Arte)


Biljana Djurdjević, ¡El futuro no nos trae nada! (2010; tinta, bolígrafo y acrílico sobre lienzo, 38 x 71 cm)
Biljana Djurdjević, ¡El futuro no nos trae nada! (2010; tinta, bolígrafo y acrílico sobre lienzo, 38 x 71 cm)


Patricia Piccinini, Undivided (2004; silicona, pelo humano, técnica mixta, 101 x 74 x 127 cm)
Patricia Piccinini, Undivided (2004; silicona, pelo humano, técnica mixta, 101 x 74 x 127 cm)

Varios periódicos han desmentido las teorías del Pizzagate y de los seguidores de QAnon: se pueden encontrar muchos artículos en periódicos como elObserver, el Huffinton Post, la CNN y otras fuentes fiables. Hay artículos sobre la teoría en general, pero también sobre temas individuales: un periódico como USA Today, por ejemplo, se vio obligado a publicar un artículo de refutación titulado: “Fact check: there is no evidence to support the rumours that Lady Gaga is a witch” (un título que, en el siglo XXI, quizá debería hacernos reflexionar sobre lo que hemos hecho mal). En Italia (donde no faltan seguidores de QAnon, pero donde se habla muy poco de estos temas: el nombre sólo empezó a repetirse tras los acontecimientos de anoche) es digno de mención el trabajo realizado por Formiche.net y L’Internazionale, con artículos del escritor Wu Ming 1.

El escritor Robert Guffey, en un artículo en la revista Salon, definió QAnon como “una teoría de la conspiración que lo abarca todo, desde el Pizzagate a Kanye West o Marina Abramović”: “Me pregunto”, escribió Guffey, “si alguno de los seguidores de QAnon había oído hablar alguna vez de esta artista de primera categoría [Marina Abramović ed] o de su obra antes de que los rumores empezaran a circular por los recovecos de 4chan. Me imagino a un par de tíos, en su típica guarida masculina estadounidense, navegando por Internet bebiendo Red Bull o Keystone Light [una cerveza barata estadounidense, ed] y tropezando con las fotografías descontextualizadas de la actuación de Marina Abramović;se excitan al imaginarla abriéndose de piernas para Lucifer o Baphomet o Moloch o Tom Hanks o Bill Clinton, se sobreexcitan y al mismo tiempo son presa de una culpa basada en la religión, e inmediatamente corren a una sala de chat para condenar a Abramović por sus formas seductoras”.

El arte, por tanto, también jugó un papel nada desdeñable a la hora de encender los ánimos de quienes ayer irrumpieron en el Congreso, dado el conocido poder de las imágenes, unido a la “crisis epistemológica” mencionada al principio y a la dificultad de aceptar que una realidad puede ser mucho más simple y menos oculta de cómo se presenta. Basta con imaginar lo que podría significar replicar imágenes de las obras de Marina Abramovi&cacute en miles de blogs y cuentas sociales; con pies de foto o descripciones completamente engañosas: los riesgos son muy fáciles de adivinar. Entonces, ¿qué hacer? La respuesta está en informarse correctamente, aunque los resultados puedan ser frustrantes. Marina Abramović, por ejemplo, con motivo de la polémica suscitada por el vídeo de abril de 2020 antes mencionado, hizo saber al New York Times que incluso estaría dispuesta a recibir a los conspiranoicos en su performance The artist is present, para ayudarles a entender su obra. Pero quizá no sea suficiente. Su energía se alimenta de la teoría de la conspiración. Y no tienen otra teoría que la sustituya".

Cómo la conspiración de los atacantes del Capitolio fue alimentada por el arte
Cómo la conspiración de los atacantes del Capitolio fue alimentada por el arte


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.