Exclusiva. Caso Discobolo: Alemania no pide restitución


"La Gliptoteca no ha solicitado la devolución de la escultura del Disco Lancellotti ni tiene intención de hacerlo": así responde Florian Knauss, director de la Gliptoteca de Múnich, a la petición de Finestre sull'Arte sobre el caso de la escultura comprada por Hitler y devuelta a Italia después de la guerra.

¿Mucho ruido y pocas nueces? En el caso del Disco Lancellotti , no hay ninguna petición de devolución procedente de Alemania. Así lo confirmó a Finestre sull’Arte el director de la Staatlichen Antikensammlungen und Glyptothek de Múnich, Florian Knauss. En respuesta a un correo electrónico en el que nuestra redacción le pedía un comentario sobre el asunto, que salió a la luz a raíz de un artículo del Corriere della Sera, Knauss escribió: “Me gustaría informarle de que la Gliptoteca no ha solicitado la devolución de la escultura del Disco Lancellotti y no tiene intención de hacerlo”.

Entonces, ¿cómo surgió la noticia de la solicitud de devolución? Knauss nos hace saber que no tiene ni idea. Sin embargo, se puede especular sobre elmalentendido. En el artículo del Corriere se lee que el director del Museo Nazionale Romano , Stéphane Verger, envió a su colega alemán una solicitud de devolución de la base de mármol del siglo XVIII del Discóbolo, a la que Knauss habría respondido negativamente, añadiendo: "No estoy en condiciones de renunciar a nuestra reclamación legal de devolución del Discóbolo a nuestro museo. De hecho, una cosa es no renunciar a la reclamación de devolución. Pero esto no implica necesariamente hacer una petición formal a Italia. Entonces, ¿es probable que todo se deba a un malentendido? Mientras tanto, tras las palabras del Director Knauss, los italianos pueden respirar tranquilos: no habrá reclamaciones para la devolución del Discobolo.

El Discobolo Lancellotti fue hallado en 1781 en Villa Palombara, en el Esquilino. Se trata de una copia romana del siglo II d.C. del original de Myron del siglo V a.C., encuadernado desde 1909 y hoy en las colecciones del Museo Nazionale Romano. El 9 de junio de 1938, el Discóbolo llegó a la Gliptoteca de Múnich como regalo al pueblo alemán de manos de Adolf Hitler, a quien le había sido concedida la obra gracias al interés del entonces ministro de Asuntos Exteriores, Galeazzo Ciano, y a pesar de la opinión negativa delentonces Ministro de Educación Nacional (de quien dependía lo que hoy llamamos “patrimonio cultural”), Giuseppe Bottai, y a pesar de que ya un año antes el Consejo Nacional deEducación había considerado que cualquier exportación habría supuesto un grave perjuicio para el patrimonio italiano (“La estatua de Lancellotti”, reza el informe del Consejo del 12 de julio de 1937, firmado por Carlo Anti, Amedeo Maiuri y Biagio Pace, “es un monumento insustituible para el conocimiento del disco de Myron y del arte de este gran maestro, es [...] uno de los monumentos más distinguidos del arte antiguo. [...] Por todas estas razones, creemos que su eventual exportación [...] supondría un gravísimo perjuicio para el patrimonio artístico nacional”). Alemania pagó 5 millones de liras por la obra (unos 4,5 millones de euros en la actualidad). Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Italia reclamó la escultura como exportada ilegalmente: el Discóbolo fue así devuelto a Italia el 16 de noviembre de 1948 como parte de un núcleo de 39 obras que los nazis se habían llevado a Alemania.

Según Italia, se trataba de una venta forzosa, ya que los príncipes Lancellotti se habían visto obligados a vender la obra, por la que la Alemania nazi había manifestado un gran interés, a pesar de las opiniones contrarias de las autoridades encargadas de la protección en aquel momento, y a pesar de que estaba restringida (circunstancia que, por tanto, habría prohibido su exportación).

En la foto: el Disco Lancellotti en la exposición sobre arte liberado en las Scuderie del Quirinale el año pasado. Foto: Alberto Novelli

Exclusiva. Caso Discobolo: Alemania no pide restitución
Exclusiva. Caso Discobolo: Alemania no pide restitución


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.