'Traigamos de vuelta a casa a la Virgen de Santa Fiora'. En una subasta en Nueva York, el Ayuntamiento hace un llamamiento


El Ayuntamiento de Santa Fiora hace un llamamiento para comprar y llevarse a casa la Madonna de Santa Fiora, obra maestra de Luca della Robbia, en una subasta en Nueva York.

El 28 de enero, la Virgen de Santa Fiora, espléndida terracota vidriada fechada entre 1440 y 1450 y atribuida a Luca della Robbia, saldrá a subasta en la casa Sotheby ’s de Nueva York, con un valor de venta estimado entre 700.000 y 1 millón de dólares.

En este sentido, el Ayuntamiento de Santa Fiora (Grosseto) hace un llamamiento a mecenas, Fundaciones, Instituciones Bancarias, a la Región y al MiBACT para adquirir esta extraordinaria obra maestra y devolverla a su territorio de origen, dado que la colección de cerámica Della Robbia de Santa Fiora es una de las más significativas del mundo.

Se trata de un relieve de terracota vidriada con figuras blancas sobre fondo turquesa, con marco esmaltado en blanco, franjas y discos azules que imitan una preciosa incrustación de mármol.

La Virgen de Santa Fiora fue encargada por la familia Sforza de Santa Fiora, probablemente por el conde Bosio I, a Luca della Robbia y permaneció en la villa de Amiata durante más de cuatrocientos años, hasta que, tras la supresión de las órdenes religiosas en julio de 1866, la propiedad fue confiscada por el municipio y vendida en 1867 a Léon Mathieu Henri de Somzée, ingeniero de minas, rico financiero, parlamentario y coleccionista de arte. La hipótesis es que de Somzée había entrado en contacto con esta terracota de Della Robbia durante el tiempo que estuvo trabajando en Italia. Según un catálogo de 1904, la obra pudo estar destinada originalmente a la iglesia de Santa Chiara en Santa Fiora.

La obra salió del pueblo en 1867 para formar parte de la colección privada de Somzèe en Bruselas. La viuda de Somzèe la vendió antes de 1913 a Rudolph Bottenwieser; más tarde pasó a Paul Bottenwieser, un marchante de arte berlinés que trabajaba en Nueva York para la Anderson Gallerie. En Park Avenue, la Virgen con el Niño de Santa Fiora llegó a Estados Unidos y fue vendida en 1929 a su actual propietario: la Albright Art Gallery de Búfalo, que se convirtió en la Albright-Knox Art Gallery en 1962.

“Para Santa Fiora, sería extraordinario traer de vuelta esta hermosa pieza que se convertiría en un elemento central de nuestra colección Robbiane”, comentó el alcalde Federico Balocchi. “Estamos dispuestos a poner de nuestra parte y a asignar recursos, pero el precio es prohibitivo para nuestro municipio. Por eso hacemos un llamamiento a empresarios o coleccionistas para que compren la obra y, mientras tanto, al menos la traigan a Italia. Después, buscando el apoyo de fundaciones, instituciones bancarias y ciudadanos particulares, podríamos iniciar un camino para devolverla a Santa Fiora. También lanzamos un llamamiento al Ministro de Cultura para que haga todo lo que esté en su mano para devolver la Madonna a territorio italiano, posiblemente a Santa Fiora. La obra podría colocarse en el Museo del Palacio Sforza, donde también se conservará la preciosa colección privada de pinturas y documentos históricos que Francesco Sforza Cesarini cedió al Ayuntamiento en préstamo para los próximos quince años. Santa Fiora fue durante siglos la capital de un Condado”, prosigue, “y hoy podemos rememorar este ilustre pasado, gracias a los proyectos concretos y clarividentes llevados a cabo por el Ayuntamiento, para valorizar y enriquecer el extraordinario patrimonio histórico y artístico de nuestro pequeño pueblo”. Ciertamente, ver que la Virgen de Santa Fiora se vende en Nueva York a un precio tan importante por una parte nos duele, pero por otra nos hace sentir orgullosos del patrimonio artístico que nos ha quedado y que debemos valorizar cada vez más".

Las Robbiane actualmente presentes en Santa Fiora se atribuyen a Andrea della Robbia, nieto de Luca, que realizó estas obras por encargo del conde Guido Sforza, señor de Santa Fiora, para decorar la capilla privada de la familia. En la Pieve di Santa Fiora se pueden admirar el Bautismo de Jesús, la Virgen de la Faja, la Última Cena con la Ascensión de Jesús al Cielo y la Resurrección, un tríptico que representa la Coronación de la Virgen y los santos Francisco y Jerónimo. Un crucifijo y un tabernáculo de los santos óleos completan el ciclo de obras. Otra cerámica de Della Robbia, que representa a las santas Flora y Lucilla, se encuentra en la fachada de entrada de la iglesia de la Madonna delle Nevi, en el terziere de Montecatino, también conocida como iglesia de la Pescina, y una cerámica vidriada de Della Robbia, elemento superviviente del reloj original, se puede ver también en el reloj de la torre.

En la imagen, detalle de la Madonna di Santa Fiora de Luca della Robbia

'Traigamos de vuelta a casa a la Virgen de Santa Fiora'. En una subasta en Nueva York, el Ayuntamiento hace un llamamiento
'Traigamos de vuelta a casa a la Virgen de Santa Fiora'. En una subasta en Nueva York, el Ayuntamiento hace un llamamiento


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.