El Duomo de Orvieto y sus maravillosos tesoros


En el centro de la ciudad de Orvieto se alza majestuosa la Catedral de Santa María Assunta, obra maestra de la arquitectura gótica llena de maravillas por descubrir.

El magnífico Duomo de Orvieto se alza en el centro de la ciudad de la que es símbolo. La Catedral cuenta siglos de historia con cada una de sus piedras: es, de hecho, un precioso cofre que contiene innumerables tesoros, desde la fachada hasta los frescos, estatuas y paneles del interior. En 1290, tras la decisión de construir una gran catedral que sustituyera a las ya existentes en la plaza, comenzaron las obras de construcción de la catedral de Orvieto. La obra comenzó bajo la dirección del maestro de obras Fra’ Bevignate, pero los trabajos de construcción duraron cinco largos siglos, durante los cuales se sucedieron numerosos arquitectos. En 1309, la obra fue confiada a Lorenzo Maitani, arquitecto y escultor sienés, a quien se debe la actual fachada gótica. Tras su muerte, Andrea Pisano fue nombrado maestro de obras, al que sucedió Andrea di Cione, conocido como l’Orcagna, autor del magnífico rosetón.

La catedral tiene una fachada de estilo gótico, formada por cuatro contrafuertes terminados en agujas que la dividen en tres secciones. Las obras de la fachada comenzaron al mismo tiempo que las del cuerpo del edificio, con formas románicas, pero bajo la dirección de Maitani se incorporaron elementos góticos. El arquitecto y escultor, junto con su hijo Vitale Maitani, creó la Virgen de mármol con el Niño, colocada en la luneta del portal central (actualmente conservada en el Museo dell’Opera del Duomo de Orvieto y sustituida in situ por una copia), y las cuatro estatuas colocadas en la cornisa de los pilares a ambos lados de los portales, que representan alÁngel, el León, elÁguila y el Toro, es decir, los símbolos de los cuatro evangelistas (Mateo, Marcos, Juan y Lucas respectivamente). En la base de los cuatro pilares de la fachada hay esculpidos bajorrelieves que representan Historias del Nuevo y del Antiguo Testamento, siguiendo el tema de la historia de la humanidad, desde los orígenes hasta el Apocalipsis. En los dos primeros bajorrelieves tenemos historias del Antiguo Testamento, mientras que en el tercero tenemos historias del Nuevo Testamento con la Natividad, la Flagelación de Cristo y la Masacre de los Inocentes, y en el cuarto y último tenemos el Juicio Final.

El Duomo de Orvieto. Foto: Opera del Duomo de Orvieto
El Duomo de Orvieto. Foto: Opera del Duomo di Orvieto
La fachada de la catedral de Orvieto
La fachada del Duomo de Orvieto. Foto: Opera del Duomo de Orvieto
La copia de la Virgen con el Niño de Lorenzo y Vitale Maitani. Foto: Francesco Bini
La copia de la Virgen con el Niño de Lorenzo y Vitale Maitani. Foto: Francesco Bini
El Águila de San Juan. Foto de Giovanni Careddu
El águila de San Juan. Foto: Giovanni Careddu
El ángel de San Mateo. Fotografía de Francesco Bini
El ángel de San Mateo. Foto: Francesco Bini
El León de San Marcos. Fotografía de Francesco Bini
El león de San Marcos. Foto: Francesco Bini
La bula de San Lucas. Foto: Giovanni Careddu
El toro de San Lucas. Foto: Giovanni Careddu
El rosetón
El rosetón de Andrea Orcagna

Embellecen la fachada de la catedral los espléndidos mosaicos, realizados sobre fondo dorado, que representan los principales episodios de la vida de la Virgen, que da nombre a la catedral. En los tímpanos laterales están laAnunciación a Ana, el Nacimiento de la Virgen, la Presentación en el Templo y las Bodas con José, mientras que en el centro se representan los episodios relativos a la ascensión de la Virgen desde la tierra y su triunfo en el paraíso. El único episodio que se aparta del tema principal es el Bautismo de Cristo, que puede verse bajo el tímpano de la izquierda. La costosa decoración de mosaicos era motivo de orgullo para la ciudad, e incluso se construyó un horno en el lugar para fabricar las teselas necesarias. En un principio, las teselas se trataron para que parecieran de alabastro, pero a lo largo de los siglos se han ido sustituyendo o han sufrido importantes restauraciones.

Llama la atención el rosetón del centro de los mosaicos, realizado entre 1354 y 1380 por el escultor y arquitecto Andrea Orcagna. El rostro de Cristo, situado en el centro, está rodeado por un registro de colones y arcos entrelazados. En los cuatro ángulos exteriores, el rosetón está adornado con mosaicos del pintor Piero di Puccio, que representan a los cuatro Doctores de la Iglesia, San Agustín, San Gregorio Magno, San Jerónimo y San Ambrosio. El conjunto está enmarcado por esculturas y cabezas de travertino, mientras que los edículos laterales, realizados por Petruccio di Benedetto da Orvieto, albergan 13 estatuas de profetas. Los superiores, realizados por el escultor Antonio Federighi, albergan estatuas de los 12 apóstoles Para entrar en la catedral, se atraviesan unas puertas de bronce del escultor Emilio Greco, decoradas con relieves que representan las Obras de Misericordia, que sustituyeron a las originales de madera en 1962.

El interior es muy sobrio, y la planta consta de tres naves divididas por diez columnas cilíndricas y dos pilares octogonales. La catedral está decorada con numerosos ciclos de frescos, como el de Ugolino di Prete Ilario, con Historias de la Virgen, situado en el ábside. Cerca del altar mayor, a partir de 2019 devuelto a su ubicación original en la catedral, se encuentra laAnunciación de Francesco Mochi, compuesta por dos estatuas, a saber, elÁngel Anunciador, realizado a tamaño natural mientras desciende volando del Paraíso, y la Virgen , de tamaño superior al natural, inspirada en la estatua de Raquel de Miguel Ángel, de dimensiones similares. También en 2019, 122 años después de su traslado, volvieron a la catedral de Orvieto las estatuas monumentales de santos y apóstoles realizadas por varios artistas (Moschino, Raffaello da Montelupo, Ippolito Scalza, Giovanni Caccini, Pietro Francavilla, Francesco Mochi, Ippolito Buzi, Bernardino Cametti, Fabiano Toti) entre 1556 y 1722, y reubicadas unos ocho meses después de laAnunciación de Mochi. Desplazándonos hacia el brazo izquierdo del crucero admiramos la Piedad de Ippolito Scalza. Encargada por la Ópera del Duomo entre 1565 y 1570, la obra, realizada a partir de una lápida, consta de cuatro figuras: la Virgen que sostiene el cuerpo de Cristo, Nicodemo y la Magdalena arrodillada. El artista, que firmó la estatua en el zócalo, tuvo el privilegio de elegir él mismo el tema, y creó este grupo con una iconografía a medio camino entre una pietà y un duelo por Cristo muerto. Sin embargo, la inspiración de Miguel Ángel es evidente tanto en la elección del tema como en la realización. El propio Scalza realizó el monumental órgano de tubos situado sobre el arco de entrada de la Capilla Corporal.

Interior de la Catedral de Orvieto. Foto: Opera del Duomo de Orvieto
Interior de la catedral de Orvieto. Foto: Opera del Duomo di Orvieto
Interior de la Catedral de Orvieto. Foto: Finestre Sull'Arte
Interior del Duomo de Orvieto. Foto: Finestre Sull’Arte
Anunciación de la Virgen Anunciada, de Francesco Mochi. Foto: Finestre Sull'Arte
Anunciación de Francesco Mochi, la Virgen Anunciada. Foto: Finestre Sull’Arte
Anunciación de Francesco Mochi, el ángel. Foto: Finestre Sull'Arte
Anunciación de Francesco Mochi, el ángel. Foto: Finestre Sull’Arte
Capilla del Cabo. Foto: Ventanas al Arte
Capilla de los Corporales. Foto: Finestre Sull’Arte

Entre 1350 y 1356, bajo la dirección de Andrea Pisano, se construyó la Capilla de los Corporales en el transepto izquierdo. Construida sobre los arcos rampantes realizados por Maitani para sostener el edificio, fue creada para preservar una importante reliquia, el corporal manchado con la sangre de Cristo durante el Milagro de la Misa de Bolsena. El milagro se produjo cuando un sacerdote bohemio, que había empezado a tener dudas sobre la transubstanciación, peregrinó a Roma con la esperanza de aclarar sus dudas, y de camino decidió celebrar una misa en Bolsena. Durante la Eucaristía, la sangre brotó de la hostia, disipando las dudas del celebrante y manchando el corporal.

El Milagro de Bolsena y el tema de la transubstanciación son los ejes en torno a los cuales gira la decoración pictórica de la capilla, realizada por Ugolino del Prete Ilario entre 1357 y 1364, con la ayuda de colaboradores como Giovanni di Buccio Leonardelli, Petrucciolo di Marco, Domenico di Meo, Antonio di Andreuccio y Pietro di Puccio. La preciosa reliquia se guardaba en el relicario que el obispo de Orvieto, Beltramo Monaldeschi, encargó al orfebre sienés Ugolino Vieri. Se encargó cuando se decidió reactivar la fiesta del Corpus Christi; de hecho, el relicario se llevaría por las calles de la ciudad, con la hostia y el santo paño en su interior. El relicario, de 139 centímetros de alto y 63 de ancho, está realizado en plata dorada y mercurio, decorado con esmalte translúcido sobre plata repujada y adornado con grandes piedras talladas en cabujón. Está rematado por cuatro pilares hexagonales, como la fachada del Duomo. En los treinta y dos paneles de esmalte pintado encontramos la historia del Milagro Eucarístico de Bolsena y las Historias de la Pasión de Cristo.

También se encuentra en la capilla el retablo con la Madonna dei Raccomandati de Lippo Memmi, realizado probablemente antes de 1320. Anteriormente conservado en la cuarta capilla de la nave derecha, se encuentra ahora en la Capilla de los Corporales desde 1573. El retablo, de gran refinamiento, representa a la Virgen, vestida con un manto de piel de vaio, que destaca sobre el fondo dorado; la firma del artista puede verse en el centro a dos metros de altura. Bajo el manto de María, a su derecha, se encuentran los hombres, mientras que a la izquierda están las hermanas, entre ellas dos nobles doncellas adornadas con coronas, a las que se asemejan los jóvenes vestidos con túnicas burguesas y tocados de piel. Los dieciocho ángeles están dispuestos simétricamente a ambos lados de la Virgen, y dos de ellos sostienen su manto.

Capilla de San Brizio
Capilla de San Brizio. Foto: Opera del Duomo de Orvieto
Luca Signorelli, El Finimondo
Luca Signorelli, El Finimondo. Foto: Opera del Duomo de Orvieto
Luca Signorelli, La predicación del Anticristo
Luca Signorelli, La Predicación del Anticristo. Foto: Opera del Duomo de Orvieto
Luca Signorelli, La resurrección de los cuerpos
Luca Signorelli, La resurrección de los cuerpos. Foto: Opera del Duomo di Orvieto
Luca Signorelli, Los condenados
Luca Signorelli, El Infierno. Foto: Opera del Duomo di Orvieto
Luca Signorelli, El Paraíso
Luca Signorelli, El Paraíso. Foto: Opera del Duomo de Orvieto

En el Duomo, frente a la Capilla de los Corporales, se encuentra la Capilla de San Brizio, construida a partir de 1396. Inicialmente, la decoración fue confiada en 1447 a Beato Angelico y sus colaboradores, entre los que se encontraba Benozzo Gozzoli. Sin embargo, sólo se realizaron Cristo Juez y los Profetas en la vela. Posteriormente, la Opera del Duomo intentó contratar a Perugino, pero al fracasar este compromiso, la decoración se confió a Luca Signorelli. El primer contrato, fechado el 5 de abril de 1499, exigía al artista pintar la bóveda inacabada siguiendo los dibujos de Angelico. Dada la satisfacción por el resultado y la rapidez con que se había realizado, se estipuló entonces un segundo contrato, en el que Signorelli se comprometía a decorar toda la capilla con un programa predefinido, fruto de la colaboración entre el artista y los teólogos de la ciudad. En el techo, los Mártires, la Virgen, los Patriarcas y los Doctores de la Iglesia fueron representados en las velas de la entrada. Entre 1499 y 1504 se realizaron las Historias del Anticristo, el Finimondo, la Resurrección de la Carne, el Infierno, el Antinferno, la Llamada de los Elegidos y el Paraíso, ambientadas en una gran estructura arquitectónica escenográfica.

De gran impacto es la escena con las Actas del Anticristo, donde la fisonomía del diablo recuerda mucho a la de Cristo, si no por la mirada siniestra, por la particularidad de la elección iconográfica y el tema, que pertenecen a la tradición figurativa de más allá de los Alpes. En la capilla, en medio de escenas que parecen más vivas que nunca, nos encontramos en medio de la lucha entre la herejía y la fe, entre el mal y el bien, y entre el miedo y la compasión, el espectador encuentra la esperanza gracias al mensaje de salvación y redención hecho posible por el sacrificio de Cristo.

El Duomo está situado en el centro de la ciudad, y justo a la salida de la estación de ferrocarril se encuentra la parada de taxis, el punto de información de autobuses y el funicular, que pasa cada 15 minutos y para en la Piazza del Duomo. Para quienes lleguen en coche, se aconseja aparcar fuera del centro de la ciudad y continuar a pie. Para conocer los horarios y el precio de los billetes, consulte el sitio web oficial.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.