El teléfono de Grillo: "una forma agradable de llamar


El teléfono Grillo, diseñado por Marco Zanuso y Richard Sapper en 1966, revolucionó la forma de telefonear: fue, de hecho, el primer teléfono que permitía al usuario desplazarse en el espacio, ya que todos los elementos del aparato estaban incorporados en un solo cuerpo.

Cuando, en 1965, Marco Zanuso (Milán, 1916 - 2001) y Richard Sapper (Múnich, 1932 - Milán, 2015) diseñaron el teléfono Grillo, telefonear no siempre era una operación sencilla y fácil; de hecho, requería un aparato compuesto por dos elementos: un cuerpo fijo que albergaba el disco marcador, que permitía marcar el número de teléfono deseado, y un auricular que contenía el micrófono y que había que agarrar para responder a la llamada. Estos aparatos podían ser de sobremesa, pero también de pared, de modo que el emisor o el receptor de la llamada no podían moverse libremente al estar atados al aparato. Por este motivo, la investigación de diseñadores y empresas se orientó hacia la producción de distintos modelos, que se diferenciaran entre sí y respondieran a las necesidades del público, sin dejar de ser iguales en su funcionamiento.

Tanto Zanuso como Sapper eran, en aquellos años, reconocidos profesionales, activos en el mundo del diseño industrial, que habían iniciado una prolífica colaboración entre sí, dialogando con grandes empresas del sector y realizando productos reconocidos como innovadores y vanguardistas. Su trabajo conjunto ya había producido objetos que se convirtieron en icónicos como la Radio Cubo TS522 o el televisor Doney para Brionvega, permitiéndoles demostrar que sabían combinar diseño e investigación tecnológica.

Marco Zanuso, Richard Sapper, Telephone Cricket (1966; plástico ABS; Nueva York, MoMA)
Marco Zanuso, Richard Sapper, Teléfono Grillo (1966; plástico ABS; Nueva York, MoMA)
Marco Zanuso, Richard Sapper, Telefono Grillo (1966; plástico ABS; Milán, Museo Leonardo da Vinci de Ciencia y Tecnología)
Marco Zanuso, Richard Sapper, Telefono Grillo (1966; plástico ABS; Milán, Museo Leonardo da Vinci de Ciencia y Tecnología)
Teléfono Grillo cerrado con su empuñadura (Milán, Museo Leonardo da Vinci de Ciencia y Tecnología)
Telefono Grillo cerrado con su enchufe (Milán, Museo della Scienza e della Tecnologia Leonardo da Vinci)

En 1966 Grillo fue fabricado por Siemens, una empresa con una larga historia en el campo de la tecnología de las telecomunicaciones y más allá, trayendo consigo varias innovaciones que despertaron gran curiosidad y éxito. La primera fue sin duda la capacidad de conseguir integrar todas las funciones en una única estructura: de hecho, el micrófono, el receptor y el disco combinador están contenidos en la misma carcasa, encerrada en una especie de caparazón coloreado. En el momento en que se abría la carcasa, mediante un sistema de apertura a presión, quedaban al descubierto sus componentes: el receptor y el disco estaban contenidos en la parte de sujeción, mientras que el micrófono en la parte de apertura a presión. La articulación que unía ambas partes permitía iniciar la llamada en el momento en que se abría el aparato e interrumpir la comunicación en el momento en que se volvía a cerrar. El cable telefónico, por su parte, terminaba en un enchufe de plástico del mismo color que el aparato (un refinamiento estilístico pensado para un público que refinaba cada vez más sus gustos) en cuyo interior se colocaba el timbre, que, recordando el sonido de un zumbido, le valió al teléfono el nombre de “Grillo”.

No es la primera vez que se imagina un teléfono para ocultar su función real; de hecho, el Trimline de Henry Dreyfuss, fabricado en 1965, anticipaba esta idea, aunque seguía siendo un teléfono fijo con auricular, mientras que Grillo podía sostenerse enteramente con una mano durante la conversación y era un objeto manejable y compacto.

La segunda gran novedad fue la investigación tecnológica de Grillo, que se centró en reducir al mínimo los componentes para poder alojarlos en una carcasa pequeña. Esta carcasa es también una muestra de innovación derivada de la disponibilidad de nuevos materiales con los que experimentar: estaba fabricada en plástico ABS (Acrilonitrilo-Butadieno-Estireno), un material muy resistente pero con un grosor muy fino (1 mm), lo que contribuía a hacerlo más ligero. Las dimensiones de Grillo eran muy reducidas, cuando estaba cerrado medía 16,5 cm de largo, 8,3 cm de ancho y 7 cm de alto. Cuando se realizaba la llamada, la longitud pasaba a ser de 22 cm, una medida que permitía cubrir la distancia entre la boca y la oreja de la persona que realizaba la llamada, resolviendo la relación ergonómica boca-oreja de una forma diferente a los teléfonos tradicionales.

Henry Dreyfuss, Teléfono Trimline (1965)
Henry Dreyfuss, Teléfono Trimline (1965)
Anuncio de Cricket Telephone (1968)
Anuncio del teléfono Cricket (1968)
Anuncio de Cricket Telephone (1970)
Anuncio Grillo Telephone (1970)

Todo ello hizo que se anunciara como un teléfono “de exposición”, ya que no revelaba inmediatamente su función y presentaba una forma nueva, diferente y original respecto a otros aparatos coetáneos. Un teléfono para tener en cada habitación, dada la presencia de varias tomas de teléfono en algunos pisos, que ayudaba a caracterizar el espacio, con sus diferentes variaciones de color. Un teléfono adicional, accesorio, que podía convertirse en “personal”, ya que los distintos miembros de la familia podían colocarlo en la habitación que prefirieran, desplazándolo fácilmente. Precisamente siguiendo este principio, SIP, la principal compañía de telecomunicaciones de Italia, ofreció a sus abonados, además del teléfono fijo principal (el famoso Bigrigio, también fabricado por Siemens), el Grillo, un teléfono bonito y colorido, “hecho para el enchufe de su rincón favorito”, como rezaba el anuncio.

Un año después de su aparición en el mercado, en 1967, la ADI (Asociación de Diseño Industrial) concedió al Grillo el Compasso d’Oro, no sólo por “la reducción de espacio, obtenida sin sacrificar la funcionalidad del objeto”, sino también por su “diseño y funcionalidad”. del objeto“ sino también por su modernidad ”demostrada por su éxito inmediato entre el público debido también al factor psicológico de intimidad que permitía al usuario". Esta modernidad , que aún hoy puede apreciarse, reside también en haber revolucionado y anticipado una forma de telefonear que se generalizaría principalmente a partir de los años 90, a través de los teléfonos móviles, y en haber sido el elemento de transición entre el teléfono fijo y el portátil, contribuyendo a hacer de la llamada telefónica un momento cada vez más privado, pudiendo trasladar fácilmente el aparato de una habitación a otra.

Por último, casi como coronación de su gran éxito, en 1993 Grillo entró por derecho propio en la colección permanente del MoMa (Museo de Arte Moderno) de Nueva York, demostrando que se había convertido en un verdadero símbolo del diseño moderno.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.