Los papeles de un joven filósofo. Carlo Michelstaedter en la Biblioteca Isontina de Gorizia


La Biblioteca Estatal Isontina de Gorizia alberga el Fondo Michelstaedter, que contiene los escritos, cartas y obras de arte de Carlo Michelstaedter, importante filósofo que se suicidó con sólo 23 años.

Entre los fondos conservados en la Biblioteca Statale Isontina de Gorizia, el más conocido e importante es sin duda el de Carlo Michelstaedter (Gorizia, 1887 - 1910), singular figura de intelectual que fue filósofo, poeta, pintor y caricaturista en el brevísimo espacio de una existencia que sólo duró veintitrés años. Era el cuarto hijo de una familia de origen judío asquenazí, perteneciente a la acaudalada burguesía friulana: su padre Alberto era corredor de bolsa (pero cultivó la pasión por la historia local y la poesía), su madre Emma Coen Luzzato era ama de casa, y el joven Carlo mostró desde el principio interés por el dibujo y la literatura, hasta el punto de que, tras cursar el bachillerato en su ciudad natal (donde se apasionó la lectura de contemporáneos, sobre todo Carducci y D’Annunzio), y tras matricularse inicialmente en una carrera de matemáticas en la Universidad de Viena, pronto cambió de idea y se trasladó a Florencia, donde estudiaría literatura pero también asistiría a cursos en la Escuela de Desnudo de la Academia de Bellas Artes. Mientras tanto, siguió cultivando sus pasiones literarias, interesándose sobre todo por las obras de Leopardi, y comenzó a escribir en algunos periódicos: se trataba sobre todo de críticas teatrales.

El abandono de sus lecturas juveniles iniciales fue sancionado por el acercamiento de Michelstaedter a la literatura de Ibsen y Tolstoi (también escribiría un artículo sobre el escritor ruso en el Corriere Friuliano en 1908). Sus intereses literarios y filosóficos confluirían más tarde en un escrito que se convertiría en su tesis de licenciatura, así como en su obra más conocida, La persuasione e la rettorica (La persuasión y la retórica), anticipada sin embargo por un Diálogo sobre la salud en el que los dos protagonistas, dos amigos de Michelstaedter (Rico y Nino) abordan el tema del hedonismo y la búsqueda del placer para llegar a la conclusión de que “el ansia representa el signo revelador de un vacío preocupante, de un no-ser, un deseo que es signo de una carencia ontológica” (Alessandro Arbo), y frente a la cual el individuo se encuentra luchando constantemente, sin tener sin embargo la garantía de poder vencer ya que la salud es esquiva. Poco después de terminar La persuasión y la retórica, el 17 de octubre de 1910, Michelstaedter se quitó la vida disparándose con un revólver: aún se desconocen las causas del acto. Unas horas antes había discutido con su madre, pero es poco probable que éste fuera el motivo de su suicidio. Parece poco probable pensar que, con su suicidio, Michelstaedter quisiera coronar su periplo filosófico. Es más probable que sufriera algún tipo de depresión, o que sintiera una profunda insatisfacción con su existencia: sin embargo, se trata de especulaciones para las que no hay pruebas.

Carlo Michelstaedter
Carlo Michelstaedter
Carlo Michelstaedter en los Jardines de Boboli
Carlo Michelstaedter en los jardines de Boboli
Carlo Michelstaedter, Autorretrato (1908; acuarela y lápiz, 9 x 8 cm; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM V 44)
Carlo Michelstaedter, Autorretrato (1908; acuarela y lápiz, 9 x 8 cm; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM V 44)
Carlo Michelstaedter, ¡¡¡Qué cara de delincuente!!! Autorretrato (dibujo a lápiz en carta a la familia fechada el 30 de octubre-1 de noviembre de 1905, 11,5 x 9 cm; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM I 1 a 7, c. 17v)
Carlo Michelstaedter, ¡¡¡Qué cara de delincuente!!! Autorretrato (dibujo a lápiz en carta a la familia fechada el 30 de octubre-1 de noviembre de 1905, 11,5 x 9 cm; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM I 1 a 7, c. 17v)
Carlo Michelstaedter, Un artista. [Autocarga]. (original perdido, reproducido por
Carlo Michelstaedter, Un artista. ( original perdido, reproducido de “Gaudeamus igitur”, Florencia, Tip. Galileiana, 1907, p. 3; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM VII)

Las crónicas de la época deploraban la pérdida de un joven “apuesto y gallardo en persona, exquisitamente dotado física e intelectualmente”, y que representaba “un valor por la inteligencia, por el alma generosa y altruista, por la multiplicidad y la verdadera brillantez del talento”: así se le describía el 18 de octubre de 1910 en las páginas del Corriere friulano para el que había colaborado ocasionalmente. El fondo Michelstaedter de la Biblioteca Isontina de Gorizia conserva hoy la memoria de un pensador que, tras una relectura póstuma de su escasa pero intensa producción, fue considerado una de las mentes más brillantes de la filosofía italiana y europea de principios del siglo XX. Un patrimonio que tal vez se habría perdido de no haber sido conservado con sumo cuidado por su familia: los escritos, cartas, postales, fotografías, dibujos, pinturas y libros que poseía permiten adentrarse en su personalidad, de otro modo imposible. La casa de los Michelstaedter sufrió daños durante la Primera Guerra Mundial (Gorizia estaba en el frente), y cuando su ciudad fue ocupada por los alemanes en 1943 y los residentes judíos deportados a los campos de exterminio nazis (la misma suerte corrieron su madre Emma y su hermana Elda: ambas no regresarían a casa), el baúl con las pertenencias de Carlo logró sobrevivir. De hecho, fue recogido por una vecina, Maria Benedetti, que entregó todo el material a la única superviviente de la familia, Paula Michelstaedter, hermana de Carlo, que se había casado con un ciudadano suizo y ya no residía en Gorizia. También se habían salvado muchos cuadros que permanecían colgados en la casa, así como algunos papeles guardados en los cajones del hogar de los Michelstaedter.

Las obras de Carlo Michelstaedter empezaron así a ser estudiadas: el erudito Gaetano Chiavacci fue el primero en publicar, en 1958, una edición de las obras del joven filósofo de Gorizia, editada por Sansoni, despertando el interés en torno a su figura, facilitado por el hecho de que su hermana Paula no negaba a nadie la visión del material que poseía. “Salvo algunas cosas de amigos y algunos cuadros y dibujos que se perdieron”, reconstruyó Antonella Gallarotti, conservadora de la Isontina, “presumiblemente en el curso de iniciativas editoriales que pretendían valorizarlos, todo lo que Carlo Michelstaedter dejó escrito, dibujado y pintado está recogido en casa de Paula”. Y fue precisamente lo que se recogió en casa de Paula Michelstaedter lo que constituyó el núcleo fundacional del archivo que hoy se conserva en la Biblioteca Isontina de Gorizia. Su hermana lo conservó todo hasta su muerte, el 14 de junio de 1972: en su testamento, había dado a su hijo, Carlo Winteler (el hecho de que le hubiera puesto el mismo nombre que a su hermano atestigua el fortísimo vínculo que Paula mantuvo con Carlo en vida: era la hermana con la que más le unía, también porque era la que le quedaba más cerca en edad), que eligiera algunos cuadros de su tío, pero su sobrino prefirió que el fondo permaneciera intacto y lo cedió todo a la Biblioteca de Gorizia. Fue el 4 de marzo de 1973 cuando se constituyó oficialmente el Fondo Michelstaedter. El erudito Sergio Campailla (señalado por el propio Winteler) y el entonces director del instituto, Guido Manzini, se encargaron de la clasificación inicial del material. El trabajo de clasificación concluyó en 1974 y la colección se presentó al público en una conferencia convocada al efecto. La historia del fondo, que contiene 45 manuscritos de puño y letra del filósofo, 210 cartas, 14 álbumes, 7 libros de su propiedad, 42 pinturas y 26 dibujos almacenados en dos carpetas, no terminó sin embargo aquel día: desde entonces se ha enriquecido frecuentemente con artículos, disertaciones, ensayos y libros dedicados a la figura de Carlo Michelstaedter.

Carlo Michelstaedter, Mano que escribe (boceto a tinta en carta a la familia fechada el 30 de octubre-1 de noviembre de 1905, 17,5x11 cm; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM I 1 a 7, c. 15v).
Carlo Michelstaedter, Mano que escribe (boceto a tinta en carta a la familia fechada del 30 de octubre al 1 de noviembre de 1905, 17,5x11 cm; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM I 1 a 7, c. 15v)
Carlo Michelstaedter, notas manuscritas sobre el volumen Giacomo Leopardi. Canti. Roma, Oreste Garroni, 1905, p. 62-63 (Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM VI 1)
Carlo Michelstaedter, postilla manuscrita en el volumen Giacomo Leopardi. Canti, Roma, Oreste Garroni, 1905, p. 62-63 (Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM VI 1)

¿Qué contiene concretamente la colección? La primera sección contiene cartas a la familia, escritas en la época de sus estudios universitarios. Una sección aparte contiene las cartas a Paula, confidente de Carlo, con la que hablaba de sus temas más íntimos. Luego están las cartas a los amigos, empezando por Gaetano Chiavacci que, como hemos visto, publicaría más tarde su obra primero, y las enviadas a diversos sujetos. La segunda sección está dedicada en cambio a sus escritos escolásticos: notas sobre Homero, Esquilo, Beethoven, apuntes sobre las lecturas de Ibsen, los trabajos trimestrales que escribió para aprobar sus estudios universitarios, entre ellos uno sobre Lessing y Baretti e Il coro nella teoria e in alcune sue forme originali in Italia, que figuran entre sus escritos más estudiados. También hay notas sobre filosofía, en particular sobre Parménides, Heráclito, Empédocles y Platón, fechadas entre 1909 y 1910, y otras sobre literatura, filología, filosofía, historia, historia del arte y música. En cambio, las obras más difíciles se conservan en la tercera sección, a saber, las Poesie (fechadas entre 1905 y 1910 y escritas en hojas sueltas), el Dialogo della Salute y La persuasione e la rettorica. Los dibujos se recogen finalmente en la cuarta sección.

De particular interés son las poesías, escritas en un estilo que, según subrayó el estudioso Marco Fortunato, sitúa a Carlo Michelstaedter fuera de cualquier catalogación cronológica o escolástica: se trata, explicó, de una “poesía pensante que su autor mantiene en continua y consciente conexión con sus propios presupuestos y pretensiones filosóficas”. Es una poesía a menudo impregnada de sugerencias de Leopardi y D’Annunzio al mismo tiempo: Basta leer uno de los más conocidos, Amico, mi circonda il vasto mare (Amigo, el vasto mar me rodea), escrito en Piran en agosto de 1908, donde el sol es el protagonista (“un topos neorromántico del que se pueden encontrar referencias muy significativas en Nietzsche y Slataper”, escribió Antonello Perli), símbolo de la iluminación espiritual que hace consciente al poeta de que la finalidad de la existencia debe ser la “plenitud del ser”, y no la búsqueda de satisfacciones efímeras. Pasamos entonces del aburrimiento existencial de Dicembre, uno de los poemas más oscuros de Michelstaedter, a los versos escuetos y lacónicos de Canto delle crisalidi, poema en el que el filósofo escribe que “la muerte / a vivere ci aita” (la muerte / a vivir nos ayuda), que “vita / sarà nuestra muerte” y que “en la vida / sólo vivimos la muerte”, por lo que a veces se ha considerado la muerte como el horizonte al que tiende el concepto de “persuasión” en el que Michelstaedter basa su pensamiento filosófico.

Carlo Michelstaedter, Diciembre (poema, Nochebuena de 1909; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM III 1-10)
Carlo Michelstaedter, Diciembre (poema, Nochebuena de 1909; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM III 1-10)
Carlo Michelstaedter, Il canto delle crisalidi (poema, noviembre de 1909; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM III 1-9)
Carlo Michelstaedter, Il canto delle crisalidi (poema, noviembre de 1909; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM III 1-9)
Carlo Michelstaedter, Amigo - el vasto mar me rodea (poema, Piran, agosto de 1908; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM III 1-8, recto)
Carlo Michelstaedter, Amico - mi circonda il vasto mare (poema, Piran, agosto de 1908; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM III 1-8, recto)
Carlo Michelstaedter, Amigo - el vasto mar me rodea (poema, Piran, agosto de 1908; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM III 1-8, verso)
Carlo Michelstaedter, Amico - mi circonda il vasto mar e (poema, Piran, agosto de 1908; Gorizia, Biblioteca Statale Isontina, FCM III 1-8, verso)

Según la afirmación de Michelstaedter en La persuasión y la retórica, la vida se realiza “en un vacilar inagotable entre dos polaridades: por un lado, el deseo, la necesidad, el dolor, y por otro, la satisfacción, el placer, el aburrimiento” (así Luca Perego y Erasmo Silvio Storace). El ser humano se engaña a sí mismo mediante la persuasión ilusoria: es decir, cree que puede encontrar la satisfacción de sus deseos fuera de sí mismo. Y la vida, según Michelstaedter, se convierte así en una búsqueda continua para satisfacer necesidades siempre nuevas que le inculca el "dios de la philopsychía [amor a la vida, ed.]“, o del placer, cuyo objetivo, a través de la ”retórica“, es proporcionar al ser humano placeres siempre diferentes para satisfacer sus necesidades. La verdadera ”persuasión“, en cambio, sirve para superar las ilusiones: ”no hay nada que esperar, nada que temer, ni de los demás hombres ni de las cosas“, escribió Michelstaedter. Según el filósofo, se emprende el camino de la persuasión experimentando directa o indirectamente el dolor, que tiene el poder de romper los lazos con la búsqueda del placer ilusorio. El persuasor es, pues, aquel que se posee a sí mismo, que no le pide nada al futuro, que, en consecuencia, no teme a la muerte, que ”sólo vive para sí mismo“. ”El que quiere tener sólo un momento de su vida, estar sólo un momento persuadido de lo que hace“, escribe Michelstaedter, ”debe tomar posesión del presente; ver cada presente como el último, como si fuera seguro después de la muerte: y en la oscuridad crearse la vida. A quien tiene su vida en el presente, la muerte no le quita nada; pues nada hay en él que pida continuar; nada hay en él por miedo a la muerte. [...] Las necesidades, las necesidades de la vida, no son necesidades para él, pues no es necesario que continúe la vida, que, estando necesitada de todo, resulta no ser vida".

Michelstaedter nunca tuvo la oportunidad de discutir su tesis, que, según muchos estudiosos, probablemente no habría sido aceptada. Sin embargo, su amigo Vladimiro Arangio-Ruiz la publicó póstumamente en 1913 y, pocos años después de su muerte, ya se empezaba a hablar de su pensamiento en los círculos académicos. Hoy se le reconoce como uno de los pensadores más interesantes de principios del siglo XX, capaz de anticipar diversos temas de la investigación filosófica del siglo XX. Y junto a su obra poética y filosófica, está su obra gráfica y pictórica, la última en ser estudiada, pero que, al igual que las otras ramas de la actividad de Carlo Michelstaedter, revela, con su proximidad a los lenguajes del expresionismo, una personalidad compleja y fascinante, a pesar de su muy corta edad.

La Biblioteca Estatal Isontina de Gorizia

Los orígenes de la Biblioteca Statale Isontina de Gorizia se remontan a la biblioteca del colegio jesuita de la ciudad friulana, que desde la fecha de su fundación en 1629 no dejó de ampliarse hasta 1773, cuando la emperatriz María Teresa de Austria decretó la supresión de la orden. La biblioteca jesuita fue entonces reorganizada y reabierta en su ubicación actual, el palacio de Werdenberg, entre 1780 y 1810, por los Escolapios, tras lo cual sufrió graves daños durante la ocupación napoleónica. Tras la Restauración, se convirtió en una de las seis bibliotecas de estudio de la Monarquía austriaca (1822) y se abrió al público en 1825, conservando sus funciones de Biblioteca Regional del Litoral (Venecia Julia) hasta 1914.

Durante la Primera Guerra Mundial, parte de los libros de la biblioteca de Gorizia fueron trasladados por razones de seguridad a Graz (Austria), mientras que los que permanecieron en la biblioteca resultaron dañados. Durante la ocupación italiana, los libros restantes fueron rescatados en la Biblioteca Laurenziana de Florencia, donde permanecieron hasta 1919, cuando la biblioteca de Gorizia se reconstituyó en Biblioteca del Estado, dirigida por Carlo Battisti: una vez reparados los daños de guerra, la biblioteca volvió a los locales del palacio Werdenberg, junto con las colecciones de la Biblioteca Provincial (que en 1941 se trasladó al palacio Attems) y la Biblioteca Cívica, fundada en 1888 (a la que sigue unida la Biblioteca del Estado). La Biblioteca sufrió nuevos daños durante las ocupaciones alemana, yugoslava y angloamericana de la Segunda Guerra Mundial, pero después de la guerra se repararon de nuevo los daños. En 1967 la Biblioteca asumió el nombre de Statale Isontina con nuevas y más importantes tareas culturales, como lo demuestra tanto el rápido y prometedor aumento que el Instituto Bibliotecario de Gorizia ha tenido en el período más reciente en sus fondos bibliográficos (a 31 de diciembre de 2021 constaba de 438.268 volúmenes) y en el número de visitantes, como su importante presencia en la ciudad.

Biblioteca Estatal Isontina de Gorizia
Biblioteca Estatal Isontina de Gorizia

Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.