¿Cómo es posible que una obra maestra de Bassano que estaba en Italia fuera comprada por el Getty?


En Facebook se discute mucho estas horas sobre la compra por el Museo Getty de una obra maestra de Jacopo Bassano, el "Milagro de las codornices". El cuadro estaba en Italia, y la pregunta es: ¿por qué no se lo quedó el Estado? Se necesita claridad.

Desde el grupo de Facebook Le Connoisseur, siempre diligente y fuente de ideas interesantes, nos llega un informe del administrador Lorenzo Barbato sobre una noticia de la que no se ha hablado en Italia pero que, en cambio, ha tenido bastante eco en los medios estadounidenses: la compra por parte del Museo Getty de una obra de Jacopo Bassano, el Milagro de las codornices. Una obra maestra, según la propia definición del museo de Los Ángeles, que anunció su compra el pasado 18 de octubre, pero que sólo hace unos días publicó la ficha completa del cuadro, que ahora será expuesto al público.

La obra, fechada en 1554, es presentada por el Getty como “una de las más grandes y ambiciosas del artista”, y de nuevo como un “ejemplo sobresaliente del estilo distintivo de Bassano y de sus yuxtaposiciones de temas históricos y gente corriente y pobre”. Conocemos bien las circunstancias en las que se ejecutó el cuadro, ya que fue encargado en 1554 por el noble veneciano Domenico Priuli (los pagos están documentados en el Libro de’ conti del pintor, donde el cuadro se describe como “l’istoria come vene le cotornice al populo d’Israel”). En este admirable lienzo, Jacopo Bassano se ha aventurado en una rara representación del episodio bíblico del milagro de las codornices, narrado en el Éxodo y los Números: es el momento en que el pueblo de Israel, guiado por Moisés y Aarón y agotado tras salir de Egipto, se alimenta con codornices que Dios ha hecho llover del cielo. Davide Gasparotto, conservador jefe de pintura del Getty, describe así la obra: "encarna a la perfección el género al que Bassano debe su fama: la representación de temas bíblicos de carácter pastoril, donde los detalles realistas de la vida cotidiana toman cuerpo en composiciones de gran refinamiento formal. Predominan las sombras negras y los colores brillan a través de gruesas capas de pigmento. Detalles superficiales dibujados con precisión se difuminan en pasajes aplicados con pinceladas más sueltas. Esta sencillez, casi abrupta pero muy calculada, confiere al cuadro un aura misteriosa y poética. Se trata, en esencia, de un cuadro que destaca en la obra de Bassano por la rareza de su tema, la originalidad de su composición y su finísima calidad de ejecución.

Jacopo Bassano, El milagro de las codornices (1554; óleo sobre lienzo, 150 x 235 cm; Los Ángeles, Getty Museum)
Jacopo Bassano, El milagro de las codornices (1554; óleo sobre lienzo, 150 x 235 cm; Los Ángeles, Getty Museum)

La noticia de la compra del Milagro de las codornices por el Getty ha sacudido los ánimos tanto de iniciados como de amantes del arte porque se trata de una obra que nunca debería haber acabado en América: según los conocimientos actuales, siempre había permanecido en Italia hasta su compra por el museo californiano. De la lectura de la ficha en la web del Getty se desprende que entre 1948 y 2006 el cuadro fue propiedad del coleccionista florentino Vittorio Frascione, un famoso anticuario: fueron los herederos de Frascione quienes lo vendieron a través de una sociedad registrada en Nueva York, OMP Fine Art LLC. Barbato también informó de que el cuadro ya estaba disponible en el mercado a mediados de los años noventa y que también fue ofrecido a los Uffizi.

El particular, por supuesto, decide disponer de su propiedad de acuerdo con lo que la ley le permite. El problema, en el caso del Milagro de las codornices, se refiere exclusivamente a la esfera de lo público: ¿cómo es posible, se pregunta todo el mundo, que la oficina de exportación de la superintendencia competente diera permiso para que el cuadro saliera del país y a nadie se le ocurriera ponerle restricciones? La salida, nos enteramos por la discusión en Le Connoisseur, habría sido legal y regular. Esto significa que el Estado habría autorizado la exportación de la obra: ¿por qué motivos? ¿Por qué el Estado no depositó la fianza (como puede y debe hacer, en presencia de bienes culturales de gran valor), y luego encontró una compensación económica adecuada para asegurar la obra a las colecciones públicas, si la intención del particular era vender una obra fundamental de Jacopo Bassano? El Estado podría haberla adquirido para un museo veneciano, ya que de allí procede la obra y Venecia es la ciudad con la que el Milagro de las Codornices tiene una relación histórica documentada, máxime cuando Jacopo Bassano es un artista poco frecuente en nuestros museos. Desde luego, no puede decirse que la obra fuera desconocida, ya que ha sido objeto de numerosos e importantes estudios, incluso recientes. Y un funcionario de una oficina de exportación no puede dejar de darse cuenta de la importancia de la obra. No solo eso: en el Ministerio de Cultura existe un Servicio IV, creado en 2016 y renovado en 2019, que se ocupa también del “control de la circulación internacional destinado a preservar la integridad del patrimonio cultural nacional en todos sus componentes”, coordinando las oficinas de exportación repartidas por todo el país. ¿Qué falló en el Milagro de las Codornices?

Se trata, pues, de un asunto sobre el que hace falta claridad. Por supuesto, es poco probable que la obra sea devuelta a Italia, pero cabe esperar explicaciones.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.