El Ministro de Patrimonio Cultural Franceschini hace un tardío llamamiento a la unidad


El Ministro de Patrimonio Cultural, Dario Franceschini, hace un llamamiento a la unidad del PD. La misma unidad que ha faltado durante su gestión al frente del ministerio.

El PD nació para unir, para superar divisiones". Esta afirmación la hizo el Ministro de Patrimonio Cultural, Dario Franceschini, en una entrevista publicada ayer en Repubblica. El llamamiento a la unidad, un tanto tardío, llega tras la derrota del PD en las últimas elecciones municipales, pero sobre todo llega cuando la esperada unidad adquiere ahora la apariencia de una quimera más que la de un objetivo real a perseguir: El PD, que nunca ha estado verdaderamente unido sino que, en todo caso, siempre se ha mostrado como la suma inestable de una serie de corrientes más o menos pequeñas mantenidas unidas, sobre todo tras el ascenso de Matteo Renzi, por un líder de fuerte impacto político y mediático, ha pasado a identificarse casi totalmente con la figura de su secretario, y las fracturas internas, reveladas en toda su gravedad tras la última ronda electoral, parecen tan irremediables como siempre.

Franceschini e Renzi
Dario Franceschini y Matteo Renzi. Foto de Formiche.net

Sin embargo, restringiendo nuestra visión al ámbito que más de cerca interesa a nuestro periódico, la afirmación de que el PD nació para unir choca tremendamente con los resultados obtenidos por el trienio de Franceschini al frente del departamento encargado de la cultura, en el contexto de la acción de gobierno llevada a cabo por el PD de Renzo. No me apetece cargar a Dario Franceschini, como ya han hecho otros, con la etiqueta de “el peor ministro de cultura” que ha conocido el país (recordemos que sólo en los últimos años hemos podido degustar con tristeza la pasividad de Bondi, la inconsistencia de Galán y el inmovilismo de Ornaghi, el trío que, según Settis, en la Florencia del siglo XV “habría enterrado el Renacimiento”), pero es ciertamente realista afirmar que su conducta e incluso su actitud han perseguido cualquier objetivo excepto el de superar las divisiones que, de hecho, en los últimos tres años se han agudizado terriblemente.

Los nuevos directores de museos, nombrados directamente por el ministro, han dirigido en muchos casos sus institutos bajo el signo de un fuerte decisionismo hasta ahora casi desconocido (piénsese en la Galería Nacional de Roma, donde el nuevo rumbo del museo provocó incluso un aluvión de dimisiones en el comité científico): Hemos asistido a notables cambios de rumbo, convulsiones en las estructuras museísticas y resultados a menudo reconfortantes (pienso, en particular, en la Pinacoteca di Brera, que está alcanzando cotas muy altas en cuanto a disposición, comunicación y oferta al público y a los estudiosos), pero el cambio en la dirección de los museos también ha dado lugar a un contraste muy claro entre las altas esferas del ministerio y la base, que se ha sentido menospreciada y deslegitimada. Y el ministro no sintió la necesidad de hacer nada para zanjar las diferencias.

Al contrario: no faltaron ocasiones para la tensión. Pienso, por ejemplo, en todas las veces que los trabajadores de museos y yacimientos arqueológicos han convocado reuniones sindicales o huelgas. Siempre respetando plenamente la normativa vigente, siempre con convocatorias realizadas dentro de los plazos fijados por la ley, siempre manteniendo cerradas las puertas de los institutos durante unas horas. Y, desde luego, durante periodos más breves que los que en muchos casos fueron necesarios para preparar las salas de los museos públicos destinadas a acoger festejos privados. La cúpula del Gobierno, sin embargo, siempre ha estigmatizado las legítimas reivindicaciones de los trabajadores, hasta el punto de llegar a incluir la actividad de los lugares de cultura, mediante un decreto-ley especial que consta de un único artículo, en el ámbito de los servicios públicos esenciales: una medida que ha sido vista más como un intento de poner trabas a los trabajadores que como una medida encaminada a garantizar a los ciudadanos un servicio eficaz y puntual.

¿Y qué decir de las superintendencias, la principal preocupación de Renzi, que han sufrido fusiones sin sentido y reorganizaciones paradójicas a menudo destinadas a oponerse a medidas promovidas por otros miembros del consejo de ministros, como la del silencio-consentimiento introducida por la ley Madia, que ha supuesto un ejemplo flagrante de las divisiones dentro del propio gobierno? ¿Y cómo no mencionar los desencuentros con los nuevos contratados, a los que sólo se les ofreció un concurso-oposición para quinientas contrataciones, insuficiente incluso para cubrir el volumen de negocio, o a lo sumo unas pocas convocatorias para empleos precarios, a menudo ocultos tras la máscara del voluntariado?

La decimoséptima legislatura, que ahora toca a su fin, en lo que se refiere al patrimonio cultural, dejará tras de sí sin duda algunos buenos resultados, pero también un ministerio dividido como probablemente nunca lo ha estado, con técnicos y funcionarios que se quejan continuamente de la falta de escucha por parte de la dirección, con una protección ahora reducida a la mínima expresión y dejada en manos de superintendencias que se han visto drásticamente mermadas y ya no son capaces de llevar a cabo acciones capilares para proteger sus territorios, con unos recursos económicos que apenas superan los niveles del ministerio de Bondi, con unos jóvenes salidos de las universidades que han perdido gran parte de su confianza, con un personal cuya media de edad es exageradamente alta y que parece cansado y desmotivado. Ciertamente: si la cultura, en los últimos años, hubiera buscado de verdad esa unidad a la que ahora apela de cara a las próximas elecciones políticas, quizá ahora estaríamos contando una historia diferente.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.