¿Florencia? La conozco, es famosa por los bocadillos". La ciudad en el retorno del turismo de masas


Terminan las restricciones antipandémicas y vuelve el turismo de masas a Florencia. Incluidos los que vienen a la ciudad sólo a comer. Por lo tanto, ahora la ciudad tiene que tomar las riendas del problema. ¿Qué hay que hacer? Hay mucho trabajo por hacer.

¿Florencia? Sí, la conozco, es famosa por los bocadillos". Esto es lo que le dijo a un guía turístico un turista indio que había pasado bajo la cúpula de Brunelleschi como si fuera una parada de comida rápida para refrescarse. Nos lo contó Paola Migliosi, florentina y presidenta italiana de Confguide, que no ocultó su decepción y asombro.

Nos pusimos en contacto con ella para saber cómo estaba viendo lo que promete ser la recuperación turística de primavera/verano y enseguida nos señaló que ella también está viendo la recuperación pero, dice, "sobre la calidad tengo mis dudas. Además de la cantidad, tenemos que preguntarnos qué tipo de turismo esperamos y queremos". Sin duda, el convencimiento del turista indio es fruto de una exitosa estrategia de marketing llevada a cabo en los últimos años por una conocida tienda situada detrás del Palazzo Vecchio que prepara focaccia con embutidos típicos de la Toscana y que se ha expandido abriendo otras tiendas en la misma calle y en otras capitales europeas y americanas tras ser incluida en la guía turística más vendida del mundo dedicada a Florencia. En la era de Facebook, Tripadvisor y las redes sociales, el boca a boca es global y ha hecho fortuna.

¿La ha hecho a costa de su ciudad? El debate está abierto, lo que es seguro es que superar a la cuna del Renacimiento en el imaginario colectivo de un lugar aunque esté lejos dice mucho de hasta qué punto quizá sea necesario no darlo todo por sentado en un país como el nuestro, rico en patrimonio cultural. Porque el turismo en Italia, ante todo, es la servidora de la cultura, y no al revés. La primera motivación de viaje para quienes vienen a nuestro país no es la comida, sino el arte y la cultura. Que luego, ciertamente, junto con los demás factores, crea ese estilo italiano que se convierte en motor de nuestra economía. Basta considerar el hecho de que en los gastos de un viaje, las pernoctaciones cuentan un 20%: no son sólo los hoteles los que se benefician, por tanto, sino toda la cadena de servicios, restaurantes y locales culturales que hacen de Italia Italia.

Un turista muestra su bocadillo frente a la catedral de Florencia
Un turista muestra su bocadillo frente a la catedral de Florencia

Cabe, pues, plantearse el problema ahora que estamos dando la vuelta a la boya de la pandemia para retomar el mar abierto del turismo de masas (como nos hacen proyectar los datos de estas semanas). Lo cierto es que el “buen vivir toscano” con sus productos típicos tiene un enorme impacto en la creación de ese estilo “italiano” para los extranjeros. Patrimonio cultural y cocina italiana son inseparables para quien nos mira desde el extranjero.

¿Evolucionará la oferta cultural después de estos dos años? No lo sabemos, no podemos decirlo por el momento“, responde Migliosi, ”pero por el momento me parece que hay la misma impronta que hace dos años. Y no me parece que haya medios para planificar. Necesitamos desestacionalizarla, diluirla y trasladarla a destinos menos populares. Necesitamos eventos importantes como grandes exposiciones para atraer a nuevos públicos, pienso por ejemplo en lo que hacen los Uffizi y el Palazzo Strozzi de Florencia. Hay que potenciar más un museo de arte contemporáneo como el Pecci de Prato y otros similares. Porque de lo contrario el turismo asfixiará a las ciudades de arte. Hay que hablar de belleza, no de comer".

En cuanto a la idea del alcalde Nardella de pedir un donativo a los turistas al entrar en el centro de la ciudad, el Presidente Migliosi señaló en una entrevista a La Nazione que “en la ciudad por ahora hay sobre todo italianos y europeos, faltan los internacionales que son los que tienen mayor poder adquisitivo, no es el momento de pedir más contribuciones a los visitantes”. Para proteger la belleza de la ciudad, deberíamos crear más oportunidades de diálogo y confrontación entre los que gobiernan y los que trabajan, con nosotros, los operadores, que sabemos quiénes son nuestros turistas“. Desgraciadamente, subraya Migliosi, ”hemos vuelto a la situación anterior a la crisis. Llevamos años hablando de la sostenibilidad del centro histórico, pero de momento no se ha encontrado ninguna solución".

El profesor Sergio Givone, filósofo y ex concejal de cultura del Ayuntamiento de Florencia, entrevistado por la prensa florentina, donde desde hace tiempo se debate cómo preservar el valor y la identidad de una ciudad conciliándolo con el máximo turismo, declaró (en una entrevista a Repubblica Firenze) cómo “el verdadero problema de Florencia es volverse atractiva por algo más que la llamada comida, aunque sea de calidad”.

El ayuntamiento ha intentado limitar la proliferación de locales y negocios relacionados con la comida con una congelación de tres años, que se renueva por otros tres este año, en la concesión de licencias como bares, restaurantes y tiendas de comestibles cuya demanda en el centro histórico se veía atraída por la presencia de turistas. Pero para el filósofo, esto no es suficiente y llega a afirmar que “el verdadero reto sería cambiar las razones por las que la gente visita Florencia, e invertir en ello a largo plazo. Puede estar bien que me coma un bocadillo en un lugar interesante con estanterías de libros o eventos culturales, como ocurre ahora a menudo, pero esto es camuflaje. El problema de fondo es que la gente sigue viniendo a Florencia con la idea de satisfacer ante todo la necesidad de comer bien, como si esta ciudad no tuviera nada más que ofrecer”.

Y en otra entrevista, en el Corriere Fiorentino, explicaba cómo en su opinión “los turistas quieren lo que nosotros les inducimos a querer ofrecer” y comentaba los numerosos carteles con fotos de comida y menús de bares y restaurantes junto a las entradas de iglesias con obras de arte en su interior, dijo que “querer ofrecerse así, con esta imagen de uno mismo a los turistas” es una oferta “un poco puta y un poco trivial como lugar donde sobre todo se come”.

Tras dos años de turismo cero, por tanto, los administradores de nuestras ciudades y todo el sistema de cultura y turismo están llamados a replantearse el enfoque con el que acogemos a los turistas, intentando frenar el turismo masivo concentrado en unos pocos kilómetros cuadrados (como Roma, Florencia, Venecia) para descongestionar y no distorsionar la identidad de nuestras ciudades y el mensaje cultural que representan. Medidas como dejar de conceder licencias a determinados negocios, como los relacionados con la alimentación, que estaban engullendo el tejido comercial de los centros históricos, e hipótesis como el número cerrado o la petición de un donativo a los turistas para participar en los gastos de mantenimiento de las ciudades que visitan, son propuestas concretas que quieren ir en esta dirección. Queda mucho trabajo por hacer y no hay ninguna solución escrita de antemano, pero sin duda todos los agentes del sistema turístico tendrán que colaborar para conseguir este resultado.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.