Stop McDonald's en las Termas de Caracalla: arrojemos luz sobre un asunto lícito


Por un lado, se grita que Italia no es amiga de los empresarios. Por otro, se grita victoria contra el capitalismo. Pero en realidad el asunto McDonald's en las Termas de Caracalla es simplemente el de un caso que se ajustó a la ley. Aclaremos.

La denegación de un permiso para abrir un autocine en lugar de una guardería a pocos pasos de las Termas de Caracalla, en un país normal, no debería ser noticia. Es obvio que un restaurante de comida rápida con aparcamiento no puede abrir en una zona de altísimo valor paisajístico e histórico, lo es en Italia como lo es en muchos otros países del mundo con leyes de protección del patrimonio y del paisaje menos sólidas que las nuestras. De hecho, según las leyes italianas, no es legal.

La paralización definitiva del proyecto de McDonald ’s de abrir el Eurojardín, un terreno privado con vistas a las Termas de Caracalla, es una formalidad debida. El observador desencantado no puede sino asombrarse de que una empresa internacional que cuenta con los mejores abogados y planificadores haya decidido invertir durante años en un proyecto sin apenas posibilidades de éxito. Pero dado que en estos mismos años, e incluso después de la sentencia final del Consejo de Estado, ha circulado una gran cantidad de información inexacta o falsa, casi como si se tratara de una medida ad hoc para McDonald’s (y uno se pregunta por qué y por quién circuló esta información), conviene poner orden a lo sucedido en unas pocas líneas.

El primer dato importante a subrayar es que el proyecto McDonald’s, contrariamente a lo que se ha escrito en otras partes, nunca obtuvo de la Superintendencia una autorización que luego le fue retirada, y no estaba ubicado en una zona libre de limitaciones. El segundo dato era quizá un deseo (desesperado) de los abogados de McDonald’s, pero, como aclaró inmediatamente la Superintendencia local (en una conferencia de servicios convocada por el Ayuntamiento de Roma sobre el proyecto), esa zona, incluida en el Plan Paisajístico y Territorial regional, requería una autorización paisajística: no podía ser de otro modo, dada la zona rica en vestigios históricos y arquitectónicos.

La zona donde se iba a construir el McDonald's (de Google Maps)
La zona donde iba a construirse el McDonald’s (de Google Maps)

La noticia sobre la autorización obtenida de la Superintendencia es cierta, pero no en los términos difundidos: McDonald’s, como es habitual, obtuvo en primer lugar la habilitación arqueológica, es decir, la posibilidad de proceder sin excavaciones, dado que la Superintendencia constató que la zona carecía de restos arqueológicos significativos. El proyecto superó entonces el primer paso con bastante rapidez. En ese momento debía obtener la otra autorización, la paisajística, pero ocurrió un hecho increíble: en un acto oficial, la Región del Lacio negó, en contra de las pruebas escritas, que la zona estuviera incluida en el Plan Paisajístico. Sólo entonces, de alguna manera para despejar rápidamente cualquier duda y sacar a las oficinas locales de una situación embarazosa, la Dirección General de Arqueología, Bellas Artes y Paisaje amplió la restricción directa sobre las Termas de Caracalla a la zona afectada por el nuevo proyecto, para que a nadie en la Región se le ocurriera hacer un movimiento político (esto es lo que sería) a favor del nuevo McDonald’s.

El caos mediático siguió a una serie de declaraciones apresuradas de políticos (el presidente de la II Municipalidad o de la Región, del PD, el alcalde y el ministro, ambos del M5S: todo ello combinado con el silencio de los funcionarios de la Superintendencia, debido a las normas ministeriales) que decían estar a favor o en contra del proyecto como si éste hubiera sido aprobado: lo hacían o por desconocimiento de las normas, o porque sabían de la posible próxima jugada de la Región a favor de la empresa. En cualquier caso, en aquellos días de 2019 una serie de artículos hablaban del proyecto como si tuviera posibilidades reales de llevarse a cabo: nunca fue así. El proyecto no obtuvo licencia urbanística, los abogados presentaron una serie de recursos hasta llegar al Consejo de Estado, utilizando una línea de defensa con justificaciones irrisorias: es decir, argumentan que debería haber bastado un procedimiento simplificado, el que se utiliza cuando se readapta un edificio o un espacio con modificaciones menores (lo que no requiere autorización paisajística), pero, como argumentan la Superintendencia y los tribunales en secuencia, transformar una guardería en un autocine con aparcamiento es claramente una transformación, no una restauración con modificaciones menores.

Las Termas de Caracalla. Foto de Ethan Doyle White
Las Termas de Caracalla. Foto de Ethan Doyle White

El mito, propagado por una parte de la prensa y de los políticos, del pobre empresario acosado por leyes incomprensibles y cruces burocráticos, y la idea de que una multinacional puede abordar un proyecto así, pero el pequeño restaurador romano ni siquiera lo intenta, es por tanto, al menos en este caso, completamente inapropiado. A ningún empresario con una pizca de planificación se le ocurriría torcer un lugar así sin pasar por una autorización paisajística, y nunca sabremos si McDonald’s actuó por convicción de que era “demasiado grande para que le pararan los pies”, por profundo desconocimiento de las normas o por afán de publicidad: el caso es que la ley estaba ahí, y era conocida por los implicados. Esto no significa que no haya un problema de burocracia en este país, seamos claros, ni que las leyes nos garanticen contra la fealdad y la desfiguración que caracterizan a los centros históricos y los suburbios. Pero sí significa que la petición, en este caso, era tan descaradamente forzada que la única forma de conseguir que se aceptara el proyecto era que McDonald’s actuara derogando la ley, con una medida ad hoc: algo que, afortunadamente, no se puede hacer.

Digo “afortunadamente” porque creo que todo el mundo tiene claro que serían las Termas de Caracalla las que realzarían a McDonald’s, y no al revés: un autocine allí, en un lugar enclavado entre las termas y las murallas aurelianas, cerca de la Vía Apia y de la próxima parada del metro C, fácilmente accesible desde el sur de Roma a través de Via Cristoforo Colombo, pero aún así atractivo para los turistas y en pleno centro histórico, sería el sueño de cualquier gerente de comida rápida. Desde hace algún tiempo, en Italia la empresa se ha centrado en abrir establecimientos en zonas históricas o estratégicamente excepcionales, como plazas y estaciones de ferrocarril. En otros países europeos, no es tan normal encontrar establecimientos de multinacionales de comida rápida en plazas famosas y centros históricos. Esto se debe a una especie de extranjerismo local que acaba abriendo puertas que en muchos otros lugares permanecen cerradas.

Ahora queda un problema: el hecho de que la zona de Eurogarden, un rico vivero hasta hace pocos años, esté abandonada a sí misma. Un problema, sin embargo, que no se soluciona abriendo un drive-in con aparcamiento, sino obligando a los propietarios a mantenerlo, o a cederlo al ayuntamiento si no pueden hacerlo. La apertura de un autocine en esa zona, que, por otra parte, se caracteriza desgraciadamente (por ser una zona de tránsito), como otras zonas de Roma, por clientes poco elegantes, no está muy claro cómo podría haber ahuyentado la degradación y no aumentarla. Pero aquí entramos en el terreno de la opinión, mientras que el hecho de que este proyecto debería haber obtenido una autorización paisajística no es una opinión. Y gritar que Italia es hostil a los empresarios o, a la inversa, la victoria contra el capitalismo, en un caso así sólo puede crear ruido de fondo.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.