En Florencia, primera conferencia en memoria de Pier Luigi Tazzi. Lo que se debatió


Cuatro mesas temáticas, cuarenta personalidades internacionales para una conferencia en memoria del crítico y comisario Pier Luigi Tazzi, fallecido el año pasado. He aquí quiénes asistieron y qué se debatió.

El sábado 17 de diciembre se celebró en la Altana del Palazzo Strozzi de Florencia la jornada de estudio dedicada al crítico de arte y comisario Pier Luigi Tazzi (Colonnata, 1941 - Montelupo Fiorentino, 2021), un año después de su muerte. La jornada, promovida por la Región de Toscana y comisariada por Lorenzo Bruni, pretendía explorar los momentos más significativos de la carrera de Tazzi y abordar, a partir de sus investigaciones, algunas de las cuestiones evocadas por las grandes transformaciones a las que está sometido el mundo del arte tanto a nivel global como a nivel local vinculado a la red de instituciones toscanas.

Las cuatro mesas redondas que tuvieron lugar durante la jornada, a las que asistieron más de 40 operadores del sistema artístico internacional, se centraron en el tema del futuro del sistema del arte, tanto en cómo superar la actual crisis del comisariado, como en el diálogo entre las distintas culturas en la época de la globalización para repensar, de forma más general, el significado del arte y la interdisciplinariedad en la era post-internet. Los debates, declaraciones y testimonios que surgieron abordaron las numerosas cuestiones críticas a las que las instituciones, pero también el público, tienen que hacer frente hoy en día en un mundo global, post-ideológico e hiperconectado. El análisis partió de los ejemplos que el propio Pier Luigi Tazzi ha producido en sus cincuenta años de actividad, que siempre le han llevado a trabajar a altos niveles, a menudo fuera de Italia, pero también en proyectos específicos en el territorio toscano.

Elena Pianea (Región de Toscana) al presentar la jornada señaló: “Hoy es una ocasión muy fructífera para crear una plataforma de encuentro entre instituciones toscanas y operadores internacionales de calidad como Hans Ulrich Obrist, Mami Kataoka, David Elliott, Ute Meta Bauer, Rirkrit Tiravanija. Esta jornada de estudio representa un manifiesto del método”. Igualmente significativo fue el comentario final de Arturo Galansino, director de la Fondazione Palazzo Strozzi: “La jornada de hoy ha representado una especie de llamada a las armas, un amplio reconocimiento del sistema del arte obtenido gracias a las numerosas intervenciones y contribuciones, que ha permitido reflexionar sobre el valor actual de lo que Pier Luigi Tazzi persiguió en su trayectoria profesional y vital, una investigación sobre los conceptos de transformación constante, descentralización e interdisciplinariedad en la base de la crítica y el arte de hoy y de mañana”. El director del Centro Pecci de Prato, Stefano Collicelli Cagol, subrayó: “Creo que es fundamental que la Región de Toscana y todas las instituciones que forman parte del comité científico de esta jornada de estudio trabajen también en el futuro para garantizar no sólo el estudio y la investigación, sino también la distribución y difusión de lo que ha sido la contribución de Pier Luigi Tazzi al debate cultural, el único italiano antes de Carolyn Christov-Bakargiev, que participó en la creación de una edición de Documenta”.

De la primera mesa redonda, moderada por Marco Senaldi, titulada De la crítica 0 al futuro de la crítica, en la que se invitó a participar a personalidades como Elio Grazioli, Federica Boragina, Luca Cerizza, Renato Barilli, Henry Meyric-Hughes, Ilaria Bernardi, Francesco Urbano Ragazzi, Viktor Misiano, Giorgio Verzotti, Angela Vettese, surgieron dos aspectos principales, el primero vinculado a la identificación dellegado El legadocrítico de Tazzi, que llevó a Giorgio Verzotti a remontarlo a su “método-no-método, determinado por la pasionalidad que le guiaba en la elección de los artistas con los que trabajaba, con amores profundos y duraderos junto con los rechazos rotundos o el espíritu polémico que a veces le animaba. Una pasionalidad que en él no era derroche, sino instrumento de conocimiento. Este es para mí su legado”. La segunda, en cambio, pretendía reflexionar sobre el futuro de la crítica, que ya se consideraba en crisis en 1978, cuando Tazzi organizaba en Montecatini Terme el congreso Critica 0, y que puede resumirse en las palabras de Viktor Misiano: “La crítica de hoy debería estar dispuesta no tanto a criticar el arte como a criticarse a sí misma. Debe ser una forma de conocimiento que no sólo intente enseñar algo, sino que también sea capaz de desaprender. Y si enseña, enseña precisamente a desaprender”.

En el segundo panel, moderado por Fabio Cavallucci, Le trasformazioni della curatela (1992-2022) se sucedieron las intervenciones de Maurizio Bortolotti, Denys Zacharopoulos, Bart De Baere, Ute Meta Bauer, Chiara Ianeselli, Hedwig Fijen y Hans Ulrich Obrist. Este último debatió sobre cómo han cambiado las grandes exposiciones desde la década de 1990 y, en particular, sobre cómo Documenta, de la que Tazzi fue comisario en 1992, ha cambiado a lo largo de los años hasta la última edición de 2022, en la que no se presentó una lista de artistas sino diferentes comunidades de diversas partes del planeta en un intento de ir más allá del modelo expositivo tradicional. Pensando en la reciente crisis de la figura del comisario, Obrist señaló que: “En el siglo XX, la atención se centraba por completo en el papel de la exposición, pero hoy, en la era post-Covid y lidiando con una crisis ecológica, los artistas están reflexionando sobre ideas y proyectos sostenibles, además de preferir trabajar no sobre la ocupación del espacio, sino sobre temporalidades para compartir. Los artistas, en lugar de crear una exposición, crean jardines y momentos para agregar comunidades más allá del propio acontecimiento cultural”. Avanzamos, pues, hacia "un arte menos ’evenemencial’, más de longue durée". Ute Meta Bauer, por su parte, señaló que: “Ruangrupa con la última edición de Documenta también trató de explicar cómo podemos vivir juntos de una manera diferente, integrándonos en comunidades de intereses compartidos” y Chiara Ianeselli, que trabajó en Documenta 15, señaló que “el crecimiento en el número de participantes -hubo más de 1.630- fue acompañado por una disminución proporcional de la propiedad y la autoría”.

La tercera mesa redonda, moderada por David Elliott, Descentralización, más allá de la globalización, con intervenciones de Tommaso Sacchi, Hou Hanru, Mami Kataoka, Emma Ridgway, Franco La Cecla y Rirkrit Tiravanija, llamó la atención sobre los numerosos temas vinculados al diálogo entre modelos culturales heterogéneos, recordando, como propuso el antropólogo Franco La Cecla, que deberíamos replantearnos la cuestión de la descolonización de los museos desde perspectivas ya no sólo vinculadas a la mirada occidental. La Cecla, de hecho, recordó que "este planteamiento de un encuentro entre los mundos de la antropología y el arte tiene un precedente en la exposición de 1988 en el Centro Pompidou Les magiciens de la terre, en la que se cuestiona el sistema general del arte al constatar que se trata de un sistema eurocéntrico“. Al mismo tiempo, el artista tailandés Tiravanija, inspirándose en los proyectos de Pier Luigi Tazzi, propuso la idea de practicar una nueva fórmula de multiculturalismo: ”hacer como Pier Luigi e intentar comprender la alteridad; la alteridad no es sólo una cuestión de orientación geográfica norte-sur, este-oeste, nosotros-ellos, la alteridad está en todas partes“. Estaba abierto a la alteridad y, por tanto, siempre dispuesto a aceptarla sin prejuicios”.

En la cuarta mesa redonda, moderada por Lorenzo Bruni y titulada Interdisciplinariedad: la Toscana y el mundo, intervinieron Sandro Lombardi, Giovanni Ozzola, Susanna Ragionieri, Arabeschi di Latte, Alessandra Poggianti, Vittoria Ciolini, Marco De Michelis, Mario Cristiani, Gianni Pettena, Paolo Masi, Alfredo Cramerotti y Auronda Scalera. Estos testimonios han permitido recuperar las múltiples facetas de los proyectos de Tazzi en la Toscana, desde su participación en los años setenta en el grupo de teatro experimental il Carrozzone (más tarde Magazzini Criminali) hasta su implicación en el CID - Centro de Información y Documentación (el primer paso para la creación del Centro Pecci) en los años 80, pero también a su presencia en la edición de 2001 de Arte all’Arte y la creación de Spread en Prato con Dryphoto, y finalmente a su papel como presidente de la Fundación Lanfranco Baldi en Pelago y recientemente como conservador del atelier de Marco Bagnoli en Pontedera. Sandro Lombardi recordó la capacidad fundadora de Tazzi para ir más allá de las etiquetas, así como la de Paolo Masi para implicarse en proyectos experimentales como espacios sin ánimo de lucro que querían ser independientes del poder del mercado del arte. Adelina von Fürstenberg subrayó, por último, que al tener que repensar la interdisciplinariedad en la era digital, hay que reconocerla ante todo como una peculiaridad enteramente toscana, mientras que Marco De Michelis analizó la capacidad de Tazzi para tratar con otras disciplinas, para querer salir de sus propios límites en un intento de exorcizar en el futuro precisamente este aspecto de invasión más que de diálogo horizontal.

Las mesas redondas se alternaron con momentos de testimonios en vídeo sobre el método de Pier Luigi Tazzi a cargo de comisarios y artistas internacionales como: Marina Abramovic, Marco Bagnoli y Giuseppe Scali, Michele Robecchi, Hans Ulrich Obrist, Sally y Remo Salvadori, Kornkrit Jianpinidnan, Rossella Biscotti, Cai Guo-Qiang, Lucio Pozzi, Lek M. Gjeloshi, Jonni Waka, Michelangelo Consani, Antonio Rovaldi, Sissi, Maria Gloria Conti Bicocchi, Adelina von Fürstenberg, Federica Boragina, Koo Jeong A, Olivia Salvadori, Shimabuku, THE ISLAND, Cornelia Lauf, Gianni Zhang, Robert Pettena, Maria Luisa Frisa, Rebecca Salvadori, Francesca Banchelli.

Las conclusiones fueron resumidas al final de la jornada por los moderadores: Marco Senaldi, Fabio Cavallucci, David Elliot, Lorenzo Bruni. Angela Vettese, en concreto, al hacer balance de la conferencia añadió: “La parábola de Tazzi, desde sus experiencias en el teatro con el Carrozzone y luego los Magazzini Criminali a la teoría con las conferencias de Montecatini, hasta la relación simbiótica con los artistas, habla de cuántas caras puede adoptar la crítica y de cómo la figura del comisario puede evolucionar o incluso, en el futuro, desaparecer en favor de diferentes colaboraciones teórico-prácticas del arte”. Todas estas reflexiones, junto con otras intervenciones, pueden verse en los canales sociales oficiales del Palazzo Strozzi, Artribune, y también de la Asociación Institucional que coordinó todo el evento, en https://www.facebook.com/institutionunderconstruction/.

Las perspectivas abiertas por esta jornada de estudio pueden resumirse en tres puntos de compromiso futuro. El primero está relacionado con la hipótesis, por parte del comité organizador, de establecer una jornada de estudio anual, inspirada en los diversos aspectos que Tazzi ha tratado a lo largo de su carrera. El compromiso para el año próximo podría estar relacionado con el replanteamiento de los museos, lugares que Pier Luigi Tazzi siempre ha practicado con recelo y siempre bajo la bandera de su renovación desde dentro, es decir, sin pretender la conservación de un statu quo sino constituyendo una plataforma abierta. El segundo consiste en el deseo de analizar con más detenimiento los textos de Tazzi y su escritura performativa, emotiva y sugerente, que no pretendía crear una investigación fría de las prácticas artísticas, sino más bien otro tipo de implicación, capaz de hacer saltar por los aires las diferencias de papeles entre observador y autor. Este último compromiso se plasmó en el deseo de publicar un volumen con las actas del congreso y una selección de textos de Pier Luigi Tazzi. El tercer y último punto es la necesidad de intervenir por la seguridad del archivo del comisario, sobre el que la Región de Toscana manifiesta su interés por garantizar su conservación.

Imagen: Pier Luigi Tazzi en 1977. Foto de Gianni Melotti

En Florencia, primera conferencia en memoria de Pier Luigi Tazzi. Lo que se debatió
En Florencia, primera conferencia en memoria de Pier Luigi Tazzi. Lo que se debatió


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.