Gustav Klimt. Vida y obra del fundador de la Secesión vienesa


Gustav Klimt: biografía, estilo y obras de uno de los mayores artistas del siglo XX, padre de la Secesión vienesa.

Gustav Klimt (Viena, 1862 - 1918) fue el fundador y uno de los máximos exponentes de la Secesión vienesa (Wiener Secession), una asociación de diecinueve personas, entre arquitectos y artistas de diversa índole, que emprendieron un camino autómata, libre del pensamiento académico vienés de los años treinta (la Secesión se fundó oficialmente en Viena en 1907). El objetivo del movimiento era reelaborar una obra de arte total(Gesammtkunstwerk) que aunara arquitectura, escultura, pintura y diseño: una nueva expresión artística capaz de romper con la tradición. Entre sus máximos exponentes, además de Klimt, se encontraban Egon Schiele, Josef Hoffmann, Otto Wagner y Joseph Maria Olbrich.

El acto fundacional del grupo fue la revista Ver Sacrum (“Primavera Sagrada”), publicada por primera vez en 1898: fundada por el propio Klimt y Max Kurzweil, fue el órgano oficial de la secesión vienesa. Aunque sólo duró cinco años(Ver Sacrum dejó de publicarse en 1903), tuvo un fuerte impacto en el mundo del arte, redefiniendo nuevos estilos para la gráfica editorial y la composición tipográfica, y fue fundamental para el posterior desarrollo del Art Nouveau y el Jugendstil.

Klimt fue uno de los mayores animadores de la escena cultural de su época, y su arte trató una gran variedad de temas: figuras, temas alegóricos, paisajes, desnudos femeninos, temas religiosos, retratos. Además, Klimt fue también decorador, dibujante, mosaiquista, ceramista y litógrafo. Fue un artista extremadamente polifacético y hoy muy apreciado por el público, que sigue fascinado por sus ricas y preciosas obras, consagradas al decorativismo, impregnadas de tensiones típicas del fin de siglo, deudoras de la historia del arte, desde los mosaicos bizantinos de Rávena (que Klimt vio en persona y apreció) hasta el arte de la antigua Grecia, desde los grabados de Durero hasta el arte japonés.

Gustav Klimt
Gustav Klimt

Biografía de Gustav Klimt

Gustav Klimt nació el 14 de julio de 1862 en Baumgarten, hoy un suburbio de Viena. Desde muy joven se apasionó por el arte junto con sus hermanos. A pesar de los problemas económicos de su familia, consiguió asistir a la Escuela de Artes y Oficios de Austria, donde se matriculó en 1876 con sólo 14 años, tras finalizar sus estudios en la escuela primaria. Durante sus estudios académicos, que duraron hasta 1883, experimentó con diversas técnicas artísticas, entre ellas la cerámica y el mosaico. Dotado de un talento especial desde muy joven, durante sus años de formación fue considerado y reconocido como el mayor continuador de la obra de Hans Makart, uno de los artistas austriacos más importantes de la época.

Con el paso de los años, el gran pintor fue dando cada vez más muestras de su habilidad y los encargos no tardaron en llegar. En 1880 se unió a una compañía de artistas llamada Künstlerhaus y ese mismo año pintó las cuatro alegorías del Palacio Sturany de Viena y el techo de la Kurhaus de Karlsbad. En 1883, tras finalizar sus estudios académicos, fundó un grupo de trabajo junto con Franz Matsch y su hermano Ernst, también decorador y tallista. Los tres colaboraron durante años, trabajando en decoraciones que incluían el techo de las dos grandes escaleras del mundialmente famoso Burgtheater. En el interior del famoso teatro, se dedicaron a decorar una serie de paneles que representaban escenas antiguas y contemporáneas. Gracias a los numerosos encargos, la nueva pareja creativa obtuvo un éxito especial y la admiración tanto del público como de los mecenas. Esta notoriedad también les reportó una gratificación económica, que les permitió introducirse en la alta sociedad. La habilidad de Gustav Klimt, el más talentoso de los tres, fue ampliamente reconocida y en 1888 el emperador Francisco José I le concedió la Cruz de Oro al mérito artístico .

En 1892, debido a la muerte de su hermano Ernst pocos meses después del fallecimiento de su padre, la empresa se disolvió y Klimt decidió continuar su producción artística en solitario. Fue durante este difícil año cuando tuvo la suerte de conocer a Emilie Flöge, su compañera de vida. Los años siguientes fueron muy difíciles para el pintor, debido al fallecimiento de su hermano y su padre, a los que estaba muy unido, así como a problemas profesionales y artísticos que le llevaron a revolucionar su estilo, abandonando y repudiando el estilo académico con el que había pintado hasta entonces. Así, en 1897 decidió fundar la Wiener Sezession junto con otros diecinueve compañeros, un grupo de artistas polémicos y contracorriente, cuyo objetivo común era liberarse del conformismo académico vienés contemporáneo y tender hacia una obra de arte total donde se combinaran arte, arquitectura y diseño. arte total donde arte, arquitectura y diseño se fundirían en una sola entidad, un tema también común a otros grupos formados en Europa en aquellos años, como el grupo Arts&Crafts de William Morris y las diversas nuevas vanguardias emergentes, como el Jugendstil en Alemania oel Art Nouveau en Francia. Aunque Klimt había abrazado el estilo clásico durante años, en cierto momento de su carrera dejó de reflejarse en sus obras y decidió liberarse de las limitaciones académicas impuestas por la universidad donde estudió durante años.

Aunque hoy las decoraciones del techo de la Universidad de Viena representan una de las obras maestras absolutas del maestro (a pesar de su destrucción por un incendio en el castillo de Immendorf en 1945), recibió muchos enfrentamientos y críticas. En 1894 recibió el encargo, junto con Franz Matsch (su antiguo socio), de crear una serie de decoraciones para el techo del Aula Magna en las que el tema propuesto era “La victoria de la luz sobre la oscuridad”; las obras debían crearse para la Facultad de Filosofía, Derecho y Medicina. Klimt fue duramente atacado incluso antes de que hubiera terminado sus obras: las representaciones femeninas se consideraban excesivamente sensuales y con una estética anticlásica. Muchos profesores y visitantes de la universidad se opusieron ávidamente a las decoraciones hasta el punto de solicitar al Ministerio de Educación que detuviera las obras. Wilhelm von Hartel, entonces Ministro de Educación, rechazó la petición varias veces y se permitió a Klimt continuar su obra. El artista declaró más tarde: “Ya estoy harto de la censura, ahora la hago yo mismo. Quiero librarme de ella. Quiero liberarme de todas estas tonterías que me obstaculizan y me impiden trabajar”. Klimt y sus compañeros secesionistas, a pesar del desafortunado asunto de la universidad, consiguieron notoriedad y la aprobación de las familias burguesas adineradas, amantes de la nueva vanguardia que habían fundado.

Gracias a un viaje a Italia, en concreto a Rávena en 1903, el famoso artista tuvo la oportunidad de entrar en contacto y ver en persona los importantes mosaicos bizantinos de la ciudad. De este viaje extrajo muchas inspiraciones para sus obras posteriores, caracterizadas por el uso del oro y la opulencia: estas pinturas definirían el periodo " dorado" o “dorado” del artista. Las obras de este periodo representan obras importantes del maestro hasta nuestros días, por ejemplo: El beso (1907-08), Judith I (1901), El árbol de la vida(1905-1909). Con la segunda versión de Judith en 1909, Klimt abandonó la Edad de Oro, y tras ésta el artista entró en conflicto con el movimiento que él mismo había fundado, decidiendo más tarde abandonar el grupo por diferencias de opinión y acercarse a los Talleres vieneses, donde dejó la delicadeza y gracia de las líneas secesionistas, pasando a una línea más marcada y cruda y a un uso más extravagante del color, para lo que también se inspiró en las nuevas vanguardias del panorama contemporáneo, como los impresionistas o los expresionistas. Las obras de este nuevo periodo, como Las tres edades de la mujer (1905), le permitieron participar y ganar el premio de la Exposición Internacional de Arte de Roma en 1911, cosechando de nuevo los elogios de la crítica. Unos años más tarde, en 1918, tras una neumonía y una apoplejía causadas por la gripe española, el pintor falleció el 11 de enero, dejando numerosos cuadros inacabados.

Gustav Klimt, El beso (1907-1908; óleo sobre lienzo, 180 x 180 cm; Viena, Österreichische Galerie Belvedere)
Gustav Klimt, El beso (1907-1908; óleo sobre lienzo, 180 x 180 cm; Viena, Österreichische Galerie Belvedere)


Gustav Klimt, Judith I (1901; óleo sobre lienzo, 84 x 42 cm; Viena, Österreichische Galerie Belvedere)
Gustav Klimt, Judith I (1901; óleo sobre lienzo, 84 x 42 cm; Viena, Österreichische Galerie Belvedere)

El estilo y la obra de Gustav Klimt

A lo largo de su actividad artística, Gustav Klimt experimentó con diversas técnicas artísticas. Durante su formación en la Academia, comenzó a ocuparse de la cerámica y los mosaicos, manteniendo un estilo pictórico puramente académico que también caracterizó sus obras después de sus estudios. Durante los años más difíciles de su carrera, poco después de la muerte de su padre y su hermano, atenazado por crisis existenciales, decidió abandonar el estilo académico, optando por un estilo vanguardista contracultural que desembocó en la fundación de la Wiener Sezession.

A partir de 1903, gracias a un viaje a Italia que influyó en su forma de hacer arte, comenzó a producir una serie de obras con inserciones de mosaico dorado que recordaban a los mosaicos bizantinos de Rávena. Pinturas emblemáticas de este periodo serían El beso (1907-08), Judith I (1901) y Judith II (1909:esta última decretó el final del Siglo de Oro. Posteriormente, influido por las nuevas vanguardias en ascenso, como el Expresionismo y el Impresionismo, Klimt decidió cuestionar de nuevo su arte experimentando con un estilo pictórico nuevo para él, consistente en una pintura áspera y sin pulir, de trazos menos precisos y colores más vivos (ejemplo de ello es el Retrato de dama de la Galería Ricci Oddi de Piacenza). A pesar de los diversos experimentos, Klimt siempre fue capaz de demostrar su grandeza y versatilidad en el campo artístico, poniendo siempre su gran talento en el centro de atención.

Entre los temas recurrentes del célebre maestro destaca su atención al mundo femenino. Hay numerosas representaciones de figuras femeninas que destilan sensualidad y lujuria; las femme fatales que representa son mujeres brillantes, adornadas con oro y con una mirada inquietante que intimida y deja deslumbrado. La mujer en Klimt es la protagonista y el emblema de la feminidad. Su mayor interés por este mundo culmina con la creación de obras como Judith I (1901) y Judith II (1909) .

En Judith I, Klimt utiliza un lenguaje típicamente simbolista y decorativo, como es habitual, e incluso inserta oro, lo que confiere a la obra aún más opulencia y lujuria. La figura representada es una mujer cruel y poderosa que sostiene en sus brazos la cabeza de Holofernes, su amado. La cabeza de este último sólo se representa en escorzo, mientras que la figura de la mujer fatal domina la escena, acentuando su majestuosidad e imposición. En Judith II, la figura se representa en toda su altura, acentuando la verticalidad del cuadro aún más que en la primera versión. El rostro de la mujer esta vez está representado casi de perfil, aquí la mujer está desnuda y deja ver sus pechos que emergen de sus vestiduras decoradas. La modelo en la que se inspiró para pintar estas dos versiones fue Adele Bloch-Bauer, la musa favorita del pintor. Su relación laboral, y tal vez afectiva, comenzó cuando el marido de Adele encargó al pintor un retrato de su amada. A partir de ese momento, se convirtió en la musa del maestro, llegando a protagonizar numerosas obras famosas, entre ellas El beso, una de las obras más importantes y conocidas de toda la historia del arte. Se trata de un cuadro perteneciente al Siglo de Oro y representa a dos jóvenes amantes en el acto de un abrazo (de hecho, puede verse que la mujer se deja caer en brazos de su amado, que la sostiene y la besa). Ambas figuras están envueltas en cortinas doradas e intensamente decoradas con mosaicos. Además del tema de la representación femenina en este cuadro hay otro tema recurrente en la pintura del artista, el amor, característico de obras como elAbrazo (1905-1909) o el Friso de Beethoven (1902). La obra destila dulzura y serenidad, y la atmósfera también se ve acentuada por el fondo completamente dorado, excepto en el suelo, donde en una florida mancha de tierra los dos amantes se abrazan.

Entre las obras más importantes del Klimt maduro se encuentra Las tres edades de la mujer, de 1905(lea más sobre el cuadro aquí). Este cuadro es una de las obras más maduras de la actividad artística de Klimt, en la que abandonó el uso del oro en favor de un estilo pictórico menos llamativo y más inmediato. El cuadro representa, como era su costumbre, a tres mujeres que representan tres periodos diferentes de la vida femenina. Encontramos representada en primer lugar la infancia, a través de la representación de una niña pequeña en brazos de otra mujer que también representa otra fase, la de la maternidad, en la que aparece una figura femenina de cabellos largos y rizados salpicados de flores. A su lado, se ve a otra mujer: simboliza la vejez, la última etapa de la vida. En este caso, la mujer está pintada con el rostro oculto por su larga cabellera gris y el cuerpo desnudo en toda su integridad e imperfección. Las tres figuras están muy juntas y ocupan la parte central del cuadro. El fondo oscuro, que ocupa la mayor parte del espacio, está dado por una combinación de colores como el ocre o el marrón. La oscuridad del fondo tiende a resaltar las tres figuras, subrayando el paso del tiempo y su belleza.

Gustav Klimt, Retrato de una dama (1916-1918; óleo sobre lienzo, 68 x 55 cm; Piacenza, Galleria Ricci Oddi)
Gustav Klimt, Retrato de una dama (1916-1918; óleo sobre lienzo, 68 x 55 cm; Piacenza, Galleria Ricci Oddi)


Gustav Klimt, Judith II (1909; óleo sobre lienzo, 178 x 46 cm; Venecia, Galleria Internazionale d'Arte Moderna di Ca' Pesaro)
Gustav Klimt, Judith II (1909; óleo sobre lienzo, 178 x 46 cm; Venecia, Galleria Internazionale d’Arte Moderna di Ca’ Pesaro)


Gustav Klimt, Las tres edades de la mujer (1905; óleo sobre lienzo, 180 x 180 cm; Roma, Galleria Nazionale d'Arte Moderna e Contemporanea)
Gustav Klimt, Las tres edades de la mujer (1905; óleo sobre lienzo, 180 x 180 cm; Roma, Galleria Nazionale d’Arte Moderna e Contemporanea)

Dónde ver las obras de Klimt

Las principales obras de Gustav Klimt se exponen principalmente en los museos de su ciudad natal, Viena. El lugar ideal para admirar las obras de Klimt y de todos los secesionistas es sin duda el Palacio de la Secesión, que sigue siendo el edificio emblemático del secesionismo vienés. Fue construido entre 1897 y 1898 según un diseño de Joseph Maria Olbrich, que se inspiró en un dibujo de Klimt que representaba un palacio cúbico con forma de templo.

Otros lugares donde admirar las obras son el Burgtheather, donde Klimt trabajó junto a Franz Matsch y su hermano Ernst poco antes de morir, la Galerie Belvedere (donde se encuentran el Beso y Judith I), el Kunsthistorisches Museum ofArte (Kunsthistorisches Museum), donde Klimt pintó junto a sus dos socios unas 40 enjutas e intercolumnios, y el MAK - Museo de Artes Aplicadas de Viena , donde pueden verse en vivo los nueve dibujos preparatorios realizados entre 1905 y 1909 para el Friso Stoclet.

En Italia, hay tres museos que albergan el mismo número de obras: la Galleria Nazionale d’Arte Moderna e Contemporanea de Roma conserva el cuadro Las tresedades dela mujer (1905) que Klimt pintó en su última época y con el que ganó el premio de la Exposición Internacional de Arte de Roma en 1911.

En Venecia, por otra parte, en la Galería Internacional de Arte Moderno de Ca’ Pesaro, se puede contemplar Judith II, el famoso y muy querido cuadro del artista, que realizó en 1909 poco antes de abandonar su época dorada. El último cuadro italiano es el Ritratto di signora (Retrato de dama) de la Galleria Ricci Oddi de Piacenza, una obra que fue objeto de un sensacional robo en 1997 y redescubierta en 2019.

Gustav Klimt. Vida y obra del fundador de la Secesión vienesa
Gustav Klimt. Vida y obra del fundador de la Secesión vienesa


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.