Estatuas en cabinas de ducha y pinturas en casas de madera. Exposición en Ginebra que cambia paradigmas


En Suiza, los museos vuelven a abrir sus puertas y el Museo de Arte e Historia de Ginebra presenta una extraña exposición, comisariada por el artista austriaco Jakob Lena Knebl, que promete cambiar paradigmas e introducir nuevos puntos de vista sobre obras conocidas.

Estatuas neoclásicas dentro de cabinas de ducha, antigüedades egipcias sobre camas de Hollywood, cuadros colgados en casas prefabricadas de madera: estos son algunos de los escenarios que la exposición Marcher sur l’eau trae al Musée d’Art et d’Histoire (MAH) de Ginebra. La exposición que inaugura el nuevo curso del museo suizo se inaugura hoy, 2 de marzo de 2021, y estará abierta hasta el 27 de junio. Comisariada por el artista vienés Jakob Lena Knebl, que representará a Austria en la Bienal de Venecia de 2021, Marcher sur l’ eau muestra una llamativa selección de objetos del museo, replanteando radicalmente la forma de exponer las obras del pasado. El título hace referencia, por un lado, al Melocotón Milagroso de Konrad Witz, del siglo XV, que tiene en su centro la figura de Cristo caminando sobre las aguas del lago Lemán (la obra forma parte del recorrido de la exposición) y, por otro, a la famosa canción Smoke on the water de Deep Purple, que narra el incendio del Casino de Montreaux en 1971. Estos son los extremos cronológicos de la selección.

El choque de culturas es uno de los ejes de la práctica artística de Knebl, que en sus obras combina diseño, cultura pop y referencias a la “gran” historia del arte: una práctica que ahora se declina en el ámbito curatorial para crear una exposición que pretende abolir jerarquías, borrar las fronteras entre baja y alta cultura, implicar a los visitantes llevándoles a tender puentes entre ellos y los objetos expuestos, y explorar los conceptos de identidad y cuerpo con sentido del humor. La exposición se convierte así en una especie de patio de recreo para el artista, que tiene la tarea de elegir entre los miles de objetos de la colección del museo (incluidos hallazgos arqueológicos, tapices, pinturas, esculturas, joyas y mucho más) para crear asociaciones insólitas y sorprendentes. Se anima a los propios visitantes a interactuar con las instalaciones: pueden sentarse en un sofá de espuma presentado como una “escultura blanda”, pueden llevar ropa colgada en una instalación que recrea una tienda de ropa real, pueden hacer fotos de esculturas “precensuradas” de desnudos y publicarlas en las redes sociales sin incurrir en sanciones.

La exposición, explica el artista, está inspirada en un cuento de Jorge Luis Borges, Hay más cosas de 1975, una obra cuyo título deriva del Hamlet de Shakespeare y en la que una azarosa cadena de acontecimientos conduce al propio narrador a una extravagante casa repleta de objetos imposibles de definir, una perspectiva que le asusta: sólo cambiando su forma de ver las cosas podrá entender lo que observa y enfrentarse al dueño de la casa. La moraleja de esta historia, dice Knebl, se encuentra en la confusión del protagonista: las ideas preconcebidas que tenemos nos impiden ver las cosas fuera de su contexto. Así, Knebl invita a los visitantes del Museo de Arte e Historia de Ginebra a dejar sus ideas preconcebidas en la puerta y "caminarsobre el agua“, o al menos cambiar su punto de vista sobre los objetos que les rodean: ”Marcher sur l’eau“, dice, ”es una referencia al momento en que probamos algo por primera vez: ¿funcionará o no? ¿Seremos capaces de caminar sobre el agua?".

Montaje de la exposición Marcher sur l'eau. Foto Créditos Julien Gremaud
Montaje de la exposición Marcher sur l’eau. Foto Créditos Julien Gremaud


Montaje de la exposición Marcher sur l'eau. Foto Créditos Julien Gremaud
Instalaciones de la exposición Marcher sur l’eau. Fotografía Créditos Julien Gremaud


Jakob Lena Knebl. Ph. Christian Benesch
Jakob Lena Knebl. Créditos Christian Benesch

’Una exposición para introducir nuevas perspectivas en obras que nos son familiares’

El museo lleva tiempo trabajando en la exposición: Knebl visitó el museo y sus espacios en febrero de 2020, y todo el trabajo se siguió durante los meses de la pandemia de Covid-19, en parte a distancia y en parte con algunas visitas in situ al museo, durante las cuales la artista austriaca trabajó para componer su selección. “Mi compromiso con la colección del museo”, explicó, “se basa en un enfoque muy personal, desarrollado a través de los ojos y el método de una artista. Me interesa el impacto que tienen en nosotros las cosas que nos rodean y, en cierto modo, el modo en que se convierten en parte de nosotros mismos: espacios y productos que nos estrangulan, nos desafían, nos extravían. Para mí, es importante un enfoque fácilmente accesible, porque así podemos dirigirnos a personas que antes no se interesaban por el arte y el diseño”.

“El arte, el diseño y los objetos cotidianos”, añade Knebl, “tienen la misma posición en los espacios que creo. Disuelvo la distancia separándolos y conectándolos entre sí. El arte se convierte en escaparate del diseño y viceversa. Mi objetivo es construir espacios que seduzcan, que introduzcan nuevas perspectivas sobre obras conocidas y formas de leerlas, para llegar a una presentación que transgreda las reglas de los museos. Para esta exposición, que organicé en colaboración con los conservadores del MAH, utilicé diferentes tácticas: el humor, la inversión, el fetichismo, las paradojas, lo inexplicable y lo familiar. Cuando visitamos una exposición, primero nos fijamos en lo familiar. Para mi escenografía, trabajé en la forma de presentar las obras de la colección. Me gusta difuminar la línea entre lo público y lo privado, y para conseguirlo, mis instalaciones se inspiran en el diseño de interiores: puedo ver un cuadro de Vallotton en mi cocina, puedo tumbarme en mi cama con una monumental escultura egipcia, y así es como me pierdo en el tiempo”.

Montaje de la exposición Marcher sur l'eau. Foto Créditos Julien Gremaud
Montaje de la exposición Marcher sur l’eau. Foto Créditos Julien Gremaud


Montaje de la exposición Marcher sur l'eau. Foto Créditos Julien Gremaud
Instalaciones de la exposición Marcher sur l’eau. Fotografía Créditos Julien Gremaud


Montaje de la exposición Marcher sur l'eau. Foto Créditos Julien Gremaud
Instalaciones de la exposición Marcher sur l’eau. Fotografía Créditos Julien Gremaud


Montaje de la exposición Marcher sur l'eau. Foto Créditos Julien Gremaud
Instalaciones de la exposición Marcher sur l’eau. Fotografía Créditos Julien Gremaud


Montaje de la exposición Marcher sur l'eau. Foto Créditos Julien Gremaud
Instalaciones de la exposición Marcher sur l’eau. Fotografía Créditos Julien Gremaud

Recorrido y secciones de la exposición

La exposición comienza incluso antes de que entren los visitantes, ya que hasta los armarios utilizados para dejar objetos forman parte de la propia exposición y se convierten en protagonistas de una instalación. La bienvenida se confía a una estatua de escayola de Carl Angst, titulada Recueillement, sobre la que se proyecta el título de la exposición mediante un láser utilizado habitualmente para la restauración de esculturas. La primera sala(AMAM - Cuisine et salle de bain) se centra en el tema de la higiene corporal, y en ella varias esculturas se... duchan: un molde de escayola de Antonio Canova (Venus Itálica), uno de James Pradier(Venus en la bañera) y otro de Roger Ferrier que representa a un niño de pie, están colocados dentro de cabinas de ducha. Detrás, reproducciones en gran formato de carteles y japonaiserie (como Le Lesteur de Henri Edmond Cross). La segunda parte de la sala adopta el aspecto de una cocina ultramoderna donde se exponen cubiertos, botellas de cristal, vasijas de cerámica antiguas, así como escenas de género holandesas del siglo XVII sobre el tema de la comida.

Por otra parte, la gran Sala de la Armería del MAH se ha transformado en un jardín en el que se han instalado varias casitas de madera prefabricadas: en el interior, hay artefactos antiguos a la espera de ser restaurados, mientras que en las paredes exteriores se han colgado cuadros antiguos de temática bucólica (que, señala Knebl, podrían describirse como típicamente suizos: ramos de flores, vacas pastando en prados alpinos, etc.). El Salón de Honor del Castillo de Zizers (llamado así porque normalmente alberga la reconstrucción del castillo del mismo nombre), se ha transformado en la “Séance” (“la sesión de espiritismo”): seis maniquíes con túnicas blancas se reúnen en torno a una gran mesa en una sesión de espiritismo. Las prendas son de distintas épocas: desde un vestido de satén y tul del siglo XIX hasta creaciones contemporáneas de Yves Saint-Laurent y Pierre Balmain. De nuevo, la sala de las colecciones egipcias acoge la sección “Sommeil et mort” (“Sueño y muerte”): transformada en un dormitorio al estilo de Hollywood, en la sala se ve la colosal estatua de Ramsés II instalada en una cómoda cama y rodeada de diversos objetos. Knebl, que recuerda cómo la obra, tras su descubrimiento en 1889, había sido utilizada con fines propagandísticos, invita ahora al faraón a “dormir el sueño de los justos, haciendo un guiño al culto a los muertos en su país de origen”.

En la Sala Medieval se encuentra la sección Lumières dans les coulisses, que rinde homenaje a todos los que trabajan entre bastidores en los museos: así, varias lámparas de cristal y metal se exponen en las cajas de madera que suelen utilizarse para transportarlas. La segunda sala palaciega alberga la Chambre noire, donde el visitante encontrará dos estructuras cúbicas: la primera alberga una serie de obras dispuestas en grandes nichos ocultos a la vista por su contenido erótico o su carácter polémico (son obras del pintor suizo Émile Chambon), en una disposición que pretende hacer referencia a las limitaciones reservadas al “público adulto”. La segunda estructura cúbica contiene en cambio una galería donde los visitantes pueden escuchar en bucle las primeras notas de Time, de Pink Floyd, y donde pueden ver una pequeña selección de relojes sobre plataformas giratorias: el tema, por supuesto, es el tiempo.

En cambio, las pequeñas salas del Palatino están dedicadas al tema del cuerpo con la sección Membres manquants (" Partes que faltan"), que propone compensar a las estatuas antiguas por las partes que les faltan. En la sala, los miembros amputados de estatuas antiguas renacen gracias al espíritu caricaturesco de Jakob Lena Knebl, que los imagina en versión textil con connotaciones pop. Más adelante, la primera sala palatina se ha transformado en la Boutique Jeanne, una sala dedicada al tema del cuerpo y el vestido: el visitante se encuentra así con una boutique de moda donde confluyen todos los estilos y todas las épocas. Hay maniquíes, selecciones de collares y zapatos, pero también obras de Jacques-Laurent Agasse, Carlos Schwabe y Anne-Louis Girodet. También están a disposición de los visitantes prendas especialmente diseñadas por Knebl y piezas vintage que pueden adquirirse en la boutique (que, por tanto, es también una auténtica tienda). En este caso, por motivos de conservación, la selección de objetos cambiará mientras dure la exposición. La última sección se llama Censura in situ, que hace referencia a un incidente ocurrido el año pasado en el Musée d’Art et d’Histoire de Ginebra, que fue censurado por Facebook por publicar un desnudo antiguo en el marco de sus actividades de promoción de la exposición César et le Rhône. Chefs-d’œuvre antiques d’Arles. La instalación imaginada por Knebl para concluir la exposición oculta deliberadamente las partes íntimas de las estatuas antiguas, e invita a los visitantes a tomar fotografías “precensuradas” que luego pueden compartir en las redes sociales sin problemas. Quienes deseen más información pueden visitar el sitio web del Museo de Arte e Historia de Ginebra.

Montaje de la exposición Marcher sur l'eau. Foto Créditos Julien Gremaud
Esquemas de la exposición Marcher sur l’eau. Foto Créditos Julien Gremaud


Montaje de la exposición Marcher sur l'eau. Foto Créditos Julien Gremaud
Instalaciones de la exposición Marcher sur l’eau. Fotografía Créditos Julien Gremaud


Montaje de la exposición Marcher sur l'eau. Foto Créditos Julien Gremaud
Instalaciones de la exposición Marcher sur l’eau. Fotografía Créditos Julien Gremaud


Montaje de la exposición Marcher sur l'eau. Foto Créditos Julien Gremaud
Instalaciones de la exposición Marcher sur l’eau. Fotografía Créditos Julien Gremaud


Montaje de la exposición Marcher sur l'eau. Foto Créditos Julien Gremaud
Instalaciones de la exposición Marcher sur l’eau. Fotografía Créditos Julien Gremaud

Estatuas en cabinas de ducha y pinturas en casas de madera. Exposición en Ginebra que cambia paradigmas
Estatuas en cabinas de ducha y pinturas en casas de madera. Exposición en Ginebra que cambia paradigmas


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.