Milán, la colección de obras de Giacomo Balla expuesta en el Banco de Italia


Del 15 de marzo al 30 de abril de 2022, la sucursal milanesa del Banco de Italia expone su colección de obras de Giacomo Balla en la muestra "Giacomo Balla 1902-1940. Existir para dar".

Del 15 de marzo al 30 de abril de 2022, la sede de la Banca d’Italia, en Via Cordusio 5 de Milán, volverá a exponer su colección de obras de Giacomo B alla (Turín, 1871 - Roma, 1958), después de haberlo hecho ya en otoño (la muestra, sin embargo, se había suspendido por restricciones anticóvidas), con la exposición Giacomo Balla 1902-1940. Existir para dar, que conmemora al gran artista turinés en el 150 aniversario de su nacimiento. Se exponen nueve obras.

La exposición se abre con elAutorretrato de 1902, que parece dar cuerpo a las palabras que el artista habría escrito sobre sí mismo en un autorretrato en palabras de 1915: “Giacomo Balla / Nacido Turín / Verde rostro violeta / Hombre-trascendental-intuitivo / Pintor futurista-dinamismo / Abstracción-estado de ánimo / Equivalentes plásticos-compenetraciones / Y más por venir. / Vida torbellino / Mareas victorias entrenamiento / Lucha x lucha bate records / Indiferencia contra adversidad / Diversiones O disfrutes millones / Aburrimiento OXO-satisfacciones / Existen para dar / Defectos-semicirculares / Balla’. La obra pretende presentar ciertos aspectos del artista, resumidos por él mismo en uno de sus escritos: ”Empecé muy pronto a pensar: quiero hacer un cuadro. Nadie me había explicado lo que había que hacer para pintar. No tenía la menor idea para la ejecución de una obra y quería hacer un cuadro, ahora hay que explicar que nunca nadie me ha dado fuerzas y ayuda para alcanzar mi ideal, desde la muerte de mi padre siempre he soportado todas las privaciones que puede dar la vida social, y poco a poco me he ido alejando del mundo y acercando cada vez más a la naturaleza’.

En 1904, después de que Balla se casara con Elisa Marcucci en la colina Capitolina y diera a luz a su hija mayor , Lucia (en el periodo futurista se llamaría Luce), comenzó para él un momento feliz, que coincidió con su traslado a la casa-convento de Via Parioli 6 en Roma (hoy Via Paisiello), con vistas a Villa Borghese. Balla escribió en uno de sus cuadernos: "Me nutro de la muy buena pureza de la naturaleza, por lo que no acepto ninguna afirmación al respecto. Tengo un carácter que no es ni así ni asá, soy la naturaleza hecha por ella y no por los hombres, así que viviré de mi arte que hace evidente mi alma en la pintura’. A principios de la década de 1910, Balla mostró sus vistas de Villa Borghese en varias exposiciones. El arte de Balla parte siempre de un análisis de la realidad: la naturaleza de Villa Borghese como las patas de un perro con correa o las de su niña Luce corriendo por un balcón, los coches corriendo por la Via Nazionale de Roma, las velas de algunos barcos movidas por el viento. El 30 de octubre de 1914 nace en Roma su segunda hija, Elica: en su nombre, el pintor fija la idea dinámica de la velocidad y la idea bélica del vuelo.

Giacomo Balla, Autorretrato (1902; óleo sobre lienzo, 59 x 43,5 cm; Colección del Banco de Italia)
Giacomo Balla, Autorretrato (1902; óleo sobre lienzo, 59 x 43,5 cm; Colección del Banco de Italia)
Giacomo Balla, Fuente de lágrimas (1906; pastel sobre papel, 40 x 55 cm; Colección del Banco de Italia)
Giacomo Balla, Fuente de lágrimas (1906; pastel sobre papel, 40 x 55 cm; Colección del Banco de Italia)
Giacomo Balla, Mare velivolato (c. 1919; tapiz, 279 x 381 cm; Colección del Banco de Italia)
Giacomo Balla, Mare velivolato (c. 1919; tapiz, 279 x 381 cm; Colección del Banco de Italia)
Giacomo Balla, Tiro de fusil dominical (1918; óleo sobre lienzo, 66 x 80 cm; Colección del Banco de Italia)
Giacomo Balla, Tiro de fusil dominical (1918; óleo sobre lienzo, 66 x 80 cm; Colección del Banco de Italia)
Giacomo Balla, La silla del hombre extraño (1929; óleo sobre lienzo, 54,6 x 74,5 cm; Colección del Banco de Italia)
Giacomo Balla, La silla del extraño (1929; óleo sobre lienzo, 54,6 x 74,5 cm; Colección del Banco de Italia)
Giacomo Balla, Dalie luminose (1940; óleo sobre tabla, 101 x 112 cm; Colección del Banco de Italia)
Giacomo Balla, Dalie luminose (1940; óleo sobre tabla, 101 x 112 cm; Colección del Banco de Italia)

Tras la técnica luminosa de las obras de Villa Borghese, pasó a los años de lucha abierta con sus investigaciones futuristas, ejemplificadas en la exposición por el Tiro de fusil dominical, que retoma también su enfoque del retrato y su interés por el mobiliario como forma de salir de las estrechas dimensiones del cuadro y adentrarse en el entorno de la vida. Si, por un lado, el Retrato de Luigi Boncompagni Ludovisi da testimonio de una fuerte introspección psicológica a través del recorte fotográfico, por otro, la filosofía de la “Reconstrucción futurista del universo” de 1915 encontró una nueva imagen en cuatro tapices enviados a París en 1925, donde recibió la medalla de oro. En la pared de la V Exposition internationale des arts décoratifs, Mare, vele, vento - Mare velivolato- destaca con mucho. Como siempre, en el arte de Balla, cada gran obra maestra se estudia en varios estudios a lápiz hasta la realización final que se aproxima a la obra acabada.

Decorar un espacio para la vida se convertirá en la idea fija del pintor artesano: antes de reconstruir el universo, Balla comienza a animar su pequeño capullo. Su casa se convirtió en el núcleo donde la familia Balla fabricaba muebles futuristas para venderlos: paseando por este particular taller, uno podía encontrarse con el pintor que “como buen obrero se ponía manos a la obra para reconstruir lámparas, pantallas, biombos, juguetes y venderlos al día siguiente por unas liras”, como recuerda su hija Elica. La casa de Balla era como una fragua donde inventaba, diseñaba y fabricaba objetos útiles para el trabajo, pero también bellos y mágicos, como puede verse en el cuadro La seggiola dell’uomo strano (La silla del hombre extraño), con el nanomago Giacomo Balla en el centro. En 1937, el periódico Perseo publicó el artículo Futuristas y futuristas en el que Balla explicaba: “El arte puro está en el realismo absoluto, sin el cual caemos en formas decorativas ornamentales, por lo que he vuelto a mi arte anterior: interpretación de la realidad desnuda y sana que a través de la sensibilidad espontánea del artista resulta siempre infinitamente nueva y convincente”. Balla volvía a la realidad divinizada de la luz: veinte años más tarde, el camino de lo real, rotundamente abandonado en 1910, volvía al pintor que había arrojado la pintura a los vientos. Por fin, este “pintor de la luz” se expresa en sus Dalias luminosas, colocadas sobre una mesa envuelta en velos de colores, pintadas en el salón de Via Oslavia donde esa misma mesa puede admirarse todavía hoy. La búsqueda de Balla es, en efecto, alegre y gozosa, pero también, a su manera, amarga: busca pero quizá no sabe qué, porque lo importante no es lo que hay que encontrar, sino lo que se busca; de hecho, leemos en otra de sus notas poéticas que para un verdadero buscador la ecuación también puede ser “Nada = Todo”.

La exposición, de entrada gratuita, está abierta de martes a viernes de 15.30 a 17.30 horas, y los sábados de 10.00 a 13.00 horas. Para entrar es necesario reservar plaza, que puede hacerse en la web de la exposición.

Milán, la colección de obras de Giacomo Balla expuesta en el Banco de Italia
Milán, la colección de obras de Giacomo Balla expuesta en el Banco de Italia


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.