Roma, en el Museo Ara Pacis, retrospectiva del fotógrafo Robert Doisneau


Hasta el 4 de septiembre, el Museo Ara Pacis de Roma acoge una gran retrospectiva del célebre fotógrafo francés Robert Doisneau, contada a través de más de 130 imágenes.

Una exposición retrospectiva, comisariada por Gabriel Bauret, sobre el célebre fotógrafo francés Robert Doisneau, a través de más de 130 imágenes procedentes de la colección delAtelier Robert Doisneau de Montrouge, se presenta hasta el 4 de septiembre en el Museo Ara Pacis. La exposición está promovida y producida por Roma Culture - Sovrintendenza Capitolina ai Beni Culturali, Fondazione Cassa di Risparmio di Padova e Rovigo y Silvana Editoriale Project. Apoyo organizativo de Zètema Progetto Cultura. Socio radiofónico Dimensione Suono Soft.

Junto con Henri Cartier-Bresson, Doisneau está considerado uno de los padres fundadores de la fotografía humanista francesa y del fotoperiodismo callejero. Con su objetivo, capta la vida cotidiana de los hombres y mujeres que pueblan París y su banlieue, con todas las emociones de los gestos y situaciones que protagonizan. La exposición se divide en 11 secciones: Conserjes (1945-1953), una serie de instantáneas dedicadas a los conserjes de París porque, como afirma Doisneau, "el verdadero París no puede concebirse sin sus conserjes ". Así nacieron retratos memorables como Concierge aux lunettes, Les Concierges de la Rue du Dragon y Madame Augustin. La segunda sección es Enfances (1934-1956): los sujetos fotografiados por Doisneau son a menudo cómplices de sus intenciones, en particular los niños que pueblan y animan las calles de los suburbios. El fotógrafo se siente a gusto en su compañía, como atestigua el gran número de instantáneas en las que aparecen desde mediados de los años treinta. Le sigue Occupation et Libération (1940-1944): cuando Robert Doisneau alcanza por fin el estatus de fotógrafo independiente, su impulso se ve interrumpido por la guerra y laOcupación. La vida cotidiana y los inviernos son duros, pero la Liberación le brinda la oportunidad de recuperar la efervescencia que reinaba en París en aquella época, como en la toma titulada Camouflage,[Liberación de París].

La quinta sección es L’Après-Guerre (1945-1953): el renacimiento de la posguerra se retrata en el paso inseguro de un niño en Les Premiers Pas o en las chicas vestidas de fiesta de Dimanche matin o incluso en las sonrisas de los rostros de Les Habitants de la Rue du Transvaal .El trabajo es el protagonista de la sexta sección, Le Monde du travail (1935-1950): Doisneau trabajó durante cinco años en el departamento de publicidad de los talleres Renault, lo que, según él, le permitió “conocer el mundo de los que se levantan temprano”. Se exponen algunas de las instantáneas que Doisneau tomó de los trabajadores de los suburbios de París. Llegamos a la séptima sección, Le Théâtre de la rue: en la escuela de la calle, mucho más rica y cautivadora que cualquier otra escuela, Doisneau encontró una belleza, un desorden y un esplendor que le sedujeron. Desde el vendedor ambulante de verduras retratado en Les Oignons, hasta el Pêcheur à la mouche sèche o el Père de famille, nadie escapa a la atenta mirada de Doisneau.

La octava sección es Scènes d’intérieur (1943-1970): escenas de interior en las que, citando a Jean-Claude Lemagny, “el lado ridículo de las situaciones es aceptado ante todo por sus víctimas”. No nos interesa si los modelos son conscientes de ser graciosos o conmovedores", como en Créatures de rêve. A continuación viene la sección Mode et Mondanités (1950-1952): en 1950 Robert Doisneau conoce a Edmonde Charles-Roux, periodista de Vogue, y se convierte en cronista de la vida parisina y de la vida artística de la época. Esta sección reúne, pues, algunas fotografías de Doisneau como testigo de los grandes bailes y las suntuosas bodas de la posguerra. Retratos (1942-1961) se adentra en una parte quizás menos conocida de la obra de Doisneau, la de los numerosos retratos, a menudo realizados por encargo. Ante su objetivo desfilan pintores, dibujantes, escritores, cineastas, actores, científicos como Picasso, Dubuffet, Alberto Giacometti, Jean Cocteau y muchos otros con los que el fotógrafo entabló sinceras amistades que influirían en el destino de sus fotografías. La décima sección es Une certaine idée du bonheur (1945-1961): “Lo que intentaba mostrar era -recuerda Doisneau- un mundo en el que me sintiera bien, en el que la gente fuera amable, en el que encontrara la ternura que esperaba recibir. Mis imágenes eran como una prueba de que ese mundo podía existir”. Ya sea en un baile improvisado en la calle como en La Dernière Valse du 14 juillet o en los retratos de bodas o el icónico Le Baiser de l’Hôtel de Ville . La exposición se cierra con la sección Bistrots (1948-1957): arrastrado por Robert Giraud, Doisneau descubre el ambiente de los bistrots y la banlieue de París; la calle da paso así a la exploración metódica de los universos más inesperados donde Doisneau acaba sintiéndose como en casa; nacen así retratos memorables como el de Mademoiselle Anita.

Así pues, ya se trate de una fotografía de encargo o del resultado de su libre deambular por París, vemos surgir un estilo impregnado de una forma mentis particular, que también se trasluce en sus escritos y en los pies de foto; un estilo que mezcla encanto y fantasía, pero también una libertad de expresión no muy alejada del surrealismo. La multitud de personajes e historias que pueblan la obra de Doisneau se traduce en una actitud artística y una filosofía de vida. Si el estilo es el hombre, como dice Georges-Louis Leclerc de Buffon, del mismo modo la fotografía de Doisneau se identifica con algunos de sus temas para expresar una especie de inquietud o melancolía. De hecho, la obra de Doisneau es la expresión de una mirada empática, que incluso se vuelve tiernamente participativa cuando fotografía a amantes y niños.

“Me gusta la gente por sus debilidades y defectos. Me llevo bien con la gente corriente. Hablamos. Empezamos hablando del tiempo y poco a poco llegamos a las cosas importantes. Cuando les fotografío, no es como si estuviera allí examinándoles con lupa, como un observador frío y científico. Es algo muy fraternal, y está muy bien iluminar a esas personas que nunca están en el punto de mira”. “El fotógrafo debe ser como un papel secante, debe dejarse penetrar por el momento poético. Su técnica debe ser como la función de un animal, debe actuar automáticamente”.

Clips de la película de Clémentine Deroudille Robert Doisneau. Le Révolté du merveilleux y una entrevista con el comisario Gabriel Bauret.

La exposición va acompañada del catálogo Robert Doisneau, publicado por Silvana Editoriale.

Para más información, visite la web oficial de Ara Pacis.

En la foto: Robert Doisneau, L’information scolaire, París 1956

Roma, en el Museo Ara Pacis, retrospectiva del fotógrafo Robert Doisneau
Roma, en el Museo Ara Pacis, retrospectiva del fotógrafo Robert Doisneau


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.