Una exposición en Sarzana dedicada a "Un país" de Zavattini y Strand y sus sucesores


De Cesare Zavattini y Paul Strand a Luigi Ghirri, Gianni Berengo Gardin, Olivo Barbieri, Vittore Fossati y otros: del 23 de octubre al 21 de noviembre de 2021 se celebrará en la Fortezza Firmafede de Sarzana una exposición dedicada a "Un paese", uno de los proyectos fotográficos más importantes del siglo XX.

La Fortezza Firmafede de Sarzana acoge, del 23 de octubre al 21 de noviembre, una exposición dedicada a uno de los proyectos fotográficos más importantes del siglo XX, Un paese de Cesare Zavattini y Paul Strand, publicado por Einaudi en 1955 como fotolibro o “película en papel”. La exposición, titulada Un ’idea di paese (Una idea de país), concebida y comisariada por Spazi Fotografici (Sarzana) con la Fondazione Un Paese (Luzzara) e ISIA Urbino, es una muestra inspirada en el libro Un paese, que sigue representando una de las obras editoriales más significativas de la historia de la fotografía. El objetivo de la exposición es reunir diferentes experiencias que comparten una cierta atención a los lugares, a los pequeños lugares del interior de Italia. Una atención que es hija, por un lado, de la mencionada operación fototextual y, por otro, de las tendencias (las que miran al valor de los archivos, a la heterogeneidad, a las experiencias de diseño participativo) que en las últimas décadas se han impuesto cada vez más dentro del mundo de la fotografía, la cultura y el arte contemporáneo. Esta exposición, que se sirve de una parte importante del patrimonio fotográfico conservado en las colecciones de la Fundación Un Paese, pretende ser, por tanto, un recorrido por la serie de obras producidas en Luzzara a partir de los años cincuenta, saltando a la actualidad con la sección Archivo Bellosguardo y Archivo Atena.

La exposición incluye obras de Hazel Kingsbury Strand, Gianni Berengo Gardin, Luigi Ghirri, Stephen Shore; Marco Baldassari, Marco Signorini y Luca Andreoni, participantes entonces en el taller de Shore (Linea di Confine); Olivo Barbieri, Marcello Grassi, Fabrizio Orsi, Vittore Fossati, David Maialetti y Kai-Uwe Schulte-Bunert. La exposición se completa con los proyectos Archivio Bellosguardo y Archivio Atena, nacidos de una idea de Alessandro Imbriaco y coordinados después con Alessandro Coco, en dos pequeñas localidades de la región del Cilento (Bellosguardo y Atena Lucana), consistentes en una selección de 82 grabados entre fotografías familiares y producciones de jóvenes autores invitados en residencia. Esta es el alma de un proyecto que ya se ha reproducido en dos municipios y que se propone como un nuevo formato, “otra idea”. De hecho, el proyecto no sólo quiere valorizar las experiencias presentadas en la exposición, sino abrir a partir de ahí nuevos espacios de profundización e investigación; y lanzar paralelamente, en Lunigiana, un laboratorio hijo del modelo ya probado con Archivio Bellosguardo y Archivio Atena. Por este motivo, además del acto de inauguración (sobre el que se puede encontrar información aquí), está prevista una serie de encuentros y talleres sobre fototextos y un taller sobre Archivos, locales, privados o familiares, con Alessandro Coco y Alessandro Imbriaco a la cabeza. Para más información, visite la página web de Spazi Fotografici.

Sala de exposiciones
Sala de exposiciones
Sala de exposiciones
Sala de exposiciones
Sala de exposiciones
Sala de exposiciones

Un paese

Cesare Zavattini (Luzzara, 1902 - Roma, 1989), escritor e intelectual y uno de los principales teóricos del neorrealismo italiano, que se hizo famoso por su asociación artística con Vittorio De Sica, y Paul Strand (Nueva York, 1890 - Orgeval, 1976), fotógrafo estadounidense de fama internacional, buscan juntos, con lenguajes diferentes, un retrato no estereotipado de la vida y los lugares que normalmente no están en el candelero . Cuando Strand y Zavattini se conocieron, en Perugia en 1949, era el momento propicio para una colaboración que se materializaría en 1952. Por un lado, Strand, pionero de la fotografía directa, llevaba tiempo persiguiendo la idea de una historia en imágenes siguiendo el modelo de la Spoon River Anthology de Edgar Lee Masters. Por otro, Zavattini acababa de lanzar la idea de Italia mia, un proyecto cinematográfico fallido convertido para Einaudi en un proyecto editorial de fotolibros o, como ellos los llamaban, “películas en papel”: una obra coral de fotógrafos, directores, intelectuales del neorrealismo, destinada a ilustrar la Italia de la posguerra a través de las voces y los rostros de sus habitantes. Cada número debía centrarse en un lugar diferente. Zavattini decidió dedicar el suyo a Luzzara, su ciudad natal.

Entonces, Paul Strand se trasladó allí durante seis meses con su esposa Hazel Kingsbury Strand, para fotografiarla a su manera. Laura Gasparini escribe sobre la historia del libro y su diseño con Alberto Ferraboschi en Un paese. La storia e l’eredità, publicado con motivo de la exposición Fotografia Europea 2017. El texto de Zavattini, que no es un mero acompañamiento didáctico de las fotos de Strand, sino una recopilación poético-descriptiva de las confidencias de los paisanos, el primero entre los experimentos de este tipo en cuanto a idea, estructura y forma, ofrece una mirada a la memoria colectiva, abriendo nuevas e inéditas investigaciones en literatura y cine. A pesar de la fama de ambos y del importante anuncio de la iniciativa, el libro no tuvo el éxito esperado. El proyecto Italia mia se interrumpió de inmediato. Al volverse inencontrable, fue reeditado en 1997 por Fratelli Alinari IDEA con la Fondazione Aperture, que posee el archivo y los derechos de las obras del matrimonio Strand. A partir de ahí, la larga historia de peregrinaciones artísticas en una Luzzara mítica. El primero en volver al pueblo fue Gianni Berengo Gardin, en 1976, seguido en los años ochenta por Luigi Ghirri, en 1993 por Stephen Shore, que organizó allí su sexto Taller de Fotografía, al que asistieron, entre otros, Luca Andreoni, Marco Baldassari y Marco Signorini (autores ya consagrados), en 1996 por Olivo Barbieri, en 2004 por Marcello Grassi y Fabrizio Orsi, en 2007 por Vittore Fossati, entre 2014 y 2017 por David Maialetti y en 2021 por Kai-Uwe Schulte-Bunert.

Sala de exposiciones
Sala de exposiciones
Sala de exposiciones
Sala de exposiciones
Sala de exposiciones
Sala de exposiciones

Itinerario de la exposición

El itinerario de la exposición se abre con las fotografías de Hazel Kingsbury (1907 - 1982), esposa del también fotógrafo Paul Strand. Juntos se trasladaron a Europa en 1951 y realizaron reconocimientos fotográficos, él llevando a cabo su producción, ella asistiéndole, documentando, produciendo a su vez reportajes muy personales. El redescubrimiento de las obras expuestas tuvo lugar en los años 80 gracias al trabajo de Luigi Ghirri y Paolo Costantini, que publicaron el libro Strand con CLUP en 1989. Luzzara: los dos, con gran cuidado filológico, reconstruyen y contextualizan la figura de Hazel Kingsbury Strand, dándole su propia dignidad. Las fotografías encontradas parecen subrayar la tesis de la construcción de una obra realizada a partir de un guión esquemático, la redacción de un proyecto para el que Ghirri utiliza el término “sinopia”.

Después de la experiencia de Zavattini y Strand, los primeros en volver a Luzzara fueron Gianni Berengo Gardin (Santa Margherita Ligure, 1930) y Luigi Ghirri (Scandiano, 1943 - Reggio Emilia, 1992), por motivos y de maneras diferentes pero cercanos al menos en interés y sensibilidad. El primero es desafiado por Zavattini a contar la historia de esa misma ciudad a su manera, el segundo por esa tensión que siempre le recuerda la provincia, el “lugar por excelencia”. Corría el año 1976 cuando el libro de Berengo Gardin Un paese vent’anni dopo fue publicado por Einaudi: el fotógrafo ligur ya trabajaba con Zavattini y era su amigo, y una tarde le confesó que, por mucho que estimara a Strand, para él “la imagen de Luzzara que de él salía no se correspondía con la realidad”. Strand le había dado una lectura muy poética, demasiado escasa“. Así pues, Berengo Gardin decidió hacer un censo fotográfico de todos los habitantes de Luzzara, investigando en particular a las personas fotografiadas por Strand, ”jugando con las diferencias", con los años cincuenta, todo ello en un estilo de reportaje: se produce la entrada en la modernidad, y en Luzzara como en otras partes, emergen las características de la sociedad de los años setenta. El proyecto era realizar una obra de documentación social, coherente con la producción de Berenghi. Es la única obra después de Un paese en la que participa Zavattini (para el prefacio).

Para Luigi Ghirri, Luzzara es una parada fácil y obligada: 1973 es una foto del Caffè Zavattini, de la primera serie para el autor vinculada a un encargo, y luego el regreso con Paolo Costantini para el redescubrimiento de las fotos de Hazel Kingsbury Strand. Luego, en los años ochenta y poco después, la oportunidad de oficializar la etapa: en los años noventa, Ghirri debía realizar el taller promovido por Linea di Confine en Luzzara, que tras su muerte pasó a manos de Shore. Lo que queda son fotografías hijas de una poética precisa. La exposición continúa precisamente con el taller de Linea di Confine: debido a la prematura muerte de Ghirri, fue impartido por Stephen Shore (1947), un autor al que los nuevos fotógrafos paisajistas italianos se remitieron a partir de los años ochenta, sobre todo para romper con los estereotipos posneorrealistas. Su enfoque era opuesto al de Berengo Gardin: el artista no quería documentar los cambios en los paisajes y las personas. Para él, “ese tipo de personas, casas y paisajes siguen existiendo prácticamente de la misma forma”, sólo que “codo con codo en el mundo actual”. Lo que le llama la atención de la vida en Luzzara, y de la vida italiana en general, es la persistencia de elementos tradicionales en medio de la modernidad: en eso se centra su obra. Poco después, la exposición muestra algunos grabados realizados en el mismo taller por Luca Andreoni, Marco Baldassari y Marco Signorini, entonces treintañeros.

Pasamos a 1996, cuando Olivo Barbieri (Carpi, 1954) pasa por Luzzara, invitado por el semanario Specchio con motivo del cuadragésimo aniversario de Un paese: Barbieri publica sus fotos en un artículo titulado Quarant’anni ma sembra ieri, (Cuarenta años pero parece que fue ayer), un declarado homenaje a la obra de Strand y Zavattini. Barbieri hizo lo mismo que Berengo Gardin, es decir, buscó a las personas retratadas por sus predecesores, pero de otra forma: en dípticos que captan el movimiento rompiendo la convención del instante irrepetible. Entre las personas retratadas se encuentra Angela Secchi, que fue retratada de niña por Paul Strand y posteriormente apareció en varios proyectos más. Unos años más tarde, entre 2003 y 2004, fue el turno de Marcello Grassi (Reggio Emilia, 1960) y Fabrizio Orsi (Reggio Emilia, 1961). Su idea, que dio lugar al libro Luzzara. Cinquant’anni e più, publicado en 2004 por Skira, es la misma: seguir los pasos de los maestros, buscar a las personas ya retratadas, las que viven hoy en Luzzara, conservar los lugares. Grassi es paisajista, Orsi es retratista: captan arquitecturas, espacios, personas, profesiones. Luzzara sigue siendo emblemática por ser un pueblo, por cambiar sin dejar de ser fiel a sí misma y a sus peculiares caracteres. 2007 es el año de Vittore Fossati (Alessandria, 1954), que se centra más bien en los lugares habitados, encontrando la presencia de las personas incluso cuando no están a la vista. Fossati llega a Luzzara invitado por la Fondazione Un Paese, en una iniciativa promovida en colaboración con Fotografia Europea. En toda la obra de Fossati existe esa tensión hacia el lugar que hay que encontrar como espacio no claustrofóbico, sino habitable. El último en orden de aparición es David Maialetti (1967), fotógrafo del periódico The Philadelphia Inquirer, enviado inicialmente a Luzzara para un reportaje en 2014. La ocasión viene dada por una exposición antológica sobre Paul Strand organizada por el Museo de Arte de Filadelfia, y en los mismos días está previsto llevar a Paul Strand a Italia, en una exposición en el marco del festival Fotografia Europea de Reggio Emilia, en 2017. Mientras tanto, durante tres años, con varias estancias, Maialetti trabaja sobre Luzzara: su proyecto se convertirá más tarde en un libro titulado Luzzara. Otra mirada (2018). La nueva mirada de Maialetti muestra una construcción narrativa capaz de utilizar la velocidad del reportaje, pero diferente de la de Berengo Gardin. Como otros antes que él, vuelve sobre los pasos de los maestros, busca cambios, explora espacios. La exposición se cierra con Kai-Uwe Schulte-Bunert (Aschersleben, 1969), autor del proyecto multimedia Dante. Un campesino, la obra más reciente sobre Luzzara, realizada en 2021.

Hazel Kingsbury Strand
Hazel Kingsbury Strand
Hazel Kingsbury Strand
Hazel Kingsbury Strand
Gianni Berengo Gardin
Gianni Berengo Gardin
Luigi Ghirri
Luigi Ghirri
Stephen Shore
Stephen Shore
Stephen Shore
Stephen Shore
Olivo Barbieri
Olivo Barbieri
Vittore Fossati
Vittore Fossati
Marcello Grassi
Marcello Grassi
Proyecto de archivo
Proyecto de archivo

Los proyectos Archivio Bellosguardo y Atena

Un apéndice de Un’idea di paese es el proyecto Archivio, realizado en dos pueblos de la región del Cilento, concretamente Bellosguardo y Atena Lucana. Estas fotografías pretenden contribuir a la construcción de una “idea di paese”, una colección de fotografía vernácula realizada para Archivio Bellosguardo (2019) y Archivio Atena (2021). Los dos proyectos, concebidos por Alessandro Imbriaco y coordinados con Alessandro Coco, nacen de un fuerte arraigo en el territorio: en ambos casos, se optó por trabajar en un pueblo del Parque Nacional del Cilento, donde se invitó a jóvenes autores a realizar su investigación visual durante varios días. Paralelamente, en los mismos pueblos se creó una colección de fotografía vernácula, que los habitantes pusieron a disposición para crear un archivo digital de fotografías familiares.

De este modo, las dos vertientes de actividad dieron lugar a la creación de una reserva de imágenes muy articuladas en cuanto a épocas, temas, asuntos, técnicas y autoría. Los jóvenes autores no sólo se han movido dentro de la tradición más consolidada de la fotografía de paisaje italiana, sino que han investigado las múltiples posibilidades del medio: dispositivo tecnológico de disparo, herramienta de investigación, instrumento de invención narrativa y documentación de gestos, actividades, expresiones casi con una actitud antropológica. La fotografía se utilizó por su capacidad de plantear preguntas, de entablar un diálogo con una comunidad local curiosa y dispuesta que no sólo posaba, sino que contaba su historia a través de sus relatos orales, sus costumbres, sus rituales.

El recorrido de la exposición se desarrolla privilegiando los estímulos retinianos para tener más en cuenta los múltiples lenguajes que una vertiente cronológica o narrativa. O quizás, la narración, como conviene cuando se utiliza lo visual, se desarrolla con colores, formas, evidencias y ocultamientos. La exposición desmenuza los proyectos de cada autor, y cada fragmento individual, precisamente por sus cualidades intrínsecas, pretende contribuir a la propuesta de una idea de país.

Una exposición en Sarzana dedicada a
Una exposición en Sarzana dedicada a "Un país" de Zavattini y Strand y sus sucesores


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.