Venecia acoge una gran exposición sobre Marino Marini, la primera retrospectiva del artista toscano


Del 27 de enero al 1 de mayo de 2018, la exposición 'Marino Marini. Pasiones visuales'.

Llega a Venecia, a la Peggy Guggenheim Collection, la exposición Marino Marini. Passioni visive, la primera exposición retrospectiva sobre el gran artista Marino Marini (Pistoia, 1901 - Viareggio, 1980) que hace escala en el Véneto tras haber estado en la ciudad natal del artista, Pistoia, en el Palazzo Fabroni: el objetivo es asegurar una colocación orgánica del artista en la historia de la escultura a través de una lectura inédita de unas setenta obras. Cincuenta de ellas son obras de Marino Marini, mientras que las veinte restantes son obras que inspiraron al artista o con las que se enfrentó. Estas obras abarcan desde la Antigüedad hasta el siglo XX (cruzando así el arte de los egipcios, el arte greco-arqueano y etrusco, la escultura medieval y renacentista, el Renacimiento y el siglo XIX) y son fundamentales para comprender el desarrollo de la escultura del artista pistoiese. La exposición, comisariada por Barbara Cinelli y Flavio Fergonzi, en colaboración con Chiara Fabi, está instalada en la sección de exposiciones temporales, las Salas de Proyectos y la veranda. Se inauguró el 27 de enero de 2018 y estará abierta hasta el 1 de mayo de 2018.

“Tal diálogo”, se lee en la presentación, “ofrece un punto de vista nuevo, inesperado y críticamente innovador en torno a los temas abordados por el escultor, superando las jaulas de la cronología, los estilos y las periodizaciones”. En un itinerario de la producción de Marino Marini que se extiende de los años veinte a los cincuenta, cada sala escenifica algunos episodios de este diálogo“. Y de nuevo: ”El visitante puede aquí medir concretamente, a través de las comparaciones propuestas sala por sala, la deuda de Marini no sólo con la escultura etrusca, sino también con la griega y la oriental antigua; puede apreciar su diálogo con obras fundamentales de Arturo Martini y Giacomo Manzù (para el tema del desnudo masculino) y de Ernesto De Fiori y Aristide Maillol (para el desnudo femenino); puede descubrir una inesperada atención del escultor pistoiese hacia la escultura florentina del siglo XV y, al mismo tiempo, hacia Auguste Rodin, que coincide con su fase más expresionista de los años cuarenta; puede valorar cómo, a través de su frecuentación de Henry Moore y su conocimiento de las obras de Pablo Picasso, llegó a reconsiderar ciertos modelos de la gran escultura italiana medieval, Giovanni Pisano en particular".

Así, partimos de las obras de su primera época: cabezas y bustos flanqueados por vasos canopos y cabezas etruscas (el arte etrusco fue fundamental para la reducción del cuerpo humano a formas geométricas, una constante en el arte de Marino Marini), una cabeza greco-arcaica de Selinunte y un busto renacentista de Verrocchio, importante por combinar la síntesis abstracta del volumen y la atención al detalle. Importante en esta fase es el llamado Popolo (Pueblo), obra de 1929 (el artista tenía entonces 28 años) que marcó el giro de la escultura de Marino Marini hacia una clave arcaizante. La obra se compara con la tapa figurativa de una urna etrusca del Museo Arqueológico de Florencia, lo que pone de manifiesto de forma muy eficaz las deudas del artista con el arte etrusco, en sintonía con el clima de redescubrimiento de la producción artística etrusca que caracterizó el arte italiano de los años veinte.

En cambio, el tema del desnudo masculino es objeto de comparaciones con obras contemporáneas de Arturo Martini (presente con un Tobiolo de 1933) y Giacomo Manzù (un David de 1938): de Marino Marini, en cambio, hay un Nadador de 1932 y un Boxeador de 1935. Dos temas deportivos que ponen de relieve cómo el artista privilegiaba la concentración y el sufrimiento resultante de la derrota más que el rendimiento físico. Continuando, el visitante encontrará el importante Ícaro de 1933, un desafío del artista al principio que quiere que la escultura descanse sobre un zócalo(Ícaro es en cambio un cuerpo que se precipita al vacío, inspirado en las realizaciones de los artistas expresionistas). Una comparación con Ernesto De Fiori y Aristide Maillol se dedica a los desnudos femeninos para investigar cómo el artista consiguió transformar el cuerpo femenino en formas abstractas (una “forma absoluta y virginal”, como la definió el escultor de Pistoia, que veía en el cuerpo femenino “un puente hacia la poesía”). Para hacer más evidente el proceso creativo, la exposición muestra también algunos dibujos: el dibujo era, de hecho, un medio muy practicado por Marino Marini.

Una vez más, el público podrá apreciar la comparación con Auguste Rodin, a quien el artista se acercó durante los años de la Segunda Guerra Mundial, tras la cual Marino Marini modularía su lenguaje hacia formas aún más abstractas, dedicándose en particular, tras un periodo dedicado a la realización de numerosos retratos (particularmente cercanos al retrato renacentista), al tema del “caballo y el jinete”: hay tres salas de la exposición dedicadas a este tema, con algunas de las obras más importantes de Marino Marini. En primer lugar nos encontraremos con los Cavallini: pequeñas esculturas en terracota policromada y cerámica realizadas a partir de 1942 durante su estancia en el Cantón del Tesino, y a través de las cuales el artista investigó todas las poses y actitudes posibles del caballo, junto con las combinaciones con el jinete, con el fin de lograr una mayor confianza en el diseño y la combinación de formas. La exploración del tema continúa con las tres salas de la sección titulada Caballos y jinetes, que culmina con la síntesis de Picasso del Jinete de 1952.

A continuación, reviste especial interés elÁngel de la ciudad de 1948, obra-símbolo de la Colección Peggy Guggenheim: la coleccionista americana quiso colocarla delante de su casa veneciana (donde aún se encuentra hoy), con vistas al Gran Canal. La exposición continúa con una muestra de retratos, que miran sobre todo a la pureza del arte egipcio pero no carecen de agudeza psicológica, y con investigaciones de los años cincuenta. Empezamos con los Malabaristas de 1953-1956, con sus esquemas compositivos esenciales que recuerdan aún a Picasso, pero también remiten al arte etrusco y a la producción contemporánea de Henry Moore, y llegamos al final de la exposición con los Milagros (se trata de jinetes “volcados” con un caballo que cae) y los Guerreros de los años cincuenta y sesenta, que ven una inesperada y nueva comparación con el arte antiguo de Giovanni Pisano. La “pasión visual” por el arte de Giovanni Pisano era además compartida con Henry Moore, otro artista fuertemente fascinado por la lección del gran artista medieval.

Se puede acceder a la exposición con la entrada a la Colección Peggy Guggenheim. Precios: precio completo 15 euros, mayores de 65 años 13 euros, estudiantes menores de 26 años 9 euros, niños de 0 a 10 años y socios entrada gratuita. Con la entrada, además de la colección y la exposición permanentes, también podrá visitar la Colección Hannelore B. y Rudolph B. Schulhof Collection y el Jardín de Esculturas Nasher. Horario: todos los días, excepto los martes (día de cierre) de 10.00 a 18.00 h. Visitas guiadas gratuitas todos los días a las 15.30 h, previa compra de la entrada al museo (no es necesario reservar con antelación). Marino Marini. Passioni visive se organiza en colaboración con la Fondazione Marino Marini, cuenta con un comité científico formado por comisarios y estudiosos de la talla de Philip Rylands, Salvatore Settis, Carlo Sisi y Maria Teresa Tosi, y se realiza con el apoyo de Lavazza como Global Partner de la Solomon R. Guggenheim Foundation. El programa expositivo de la Colección Peggy Guggenheim cuenta con el apoyo de los Patrocinadores Institucionales -EFG, Lavazza y Regione del Veneto-, de Guggenheim Intrapresæ y del Consejo Asesor del museo. Los proyectos educativos relacionados con la exposición se realizan gracias a la Fondazione Araldi Guinetti, Vaduz El catálogo ha sido publicado por Silvana Editoriale y contiene ensayos de Flavio Fergonzi, Barbara Cinelli, Chiara Fabi, Gianmarco Russo y Francesco Guzzetti, con amplias ilustraciones. Para más información, visite www.guggenheim-venice.it.

A continuación figura una selección de obras que se pueden encontrar en la exposición.

Marino Marini, El ángel de la ciudad
Marino Marini, El ángel de la ciudad (1948; bronce, 175 x 176 x 106 cm; Colección Peggy Guggenheim, Venecia; © Marino Marini, por SIAE 2018)


Marino Marini, Pomona, 1945
Marino Marini, Pomona (1945; bronce, 162 x 66 x 53 cm; Pistoia, Fundación Marino Marini; © Marino Marini, by SIAE 2018)


Marino Marini, Pomona
Marino Marini, Pomona (1947; tinta y lais sobre papel, 32 x 22,7 cm; Fundación Marino Marini, Pistoia; © Marino Marini, by SIAE 2018)


Marino Marini, Reiter
Marino Marini, Reiter (Caballero) (1947; bronce, 100, 05 x 67 x 49 cm; Múnich, Bayerische Staatsgemäldesammlungen, Pinakothek der Moderne; © Marino Marini, by SIAE 2018)


Marino Marini, Gente
Marino Marini, Popolo (1929; terracota, 66 x 109 x 47 cm; Museo del Novecento-Coll. Marino Marini, Milán “Copyright Comune di Milano - todos los derechos reservados”; Fotografía de Luca Postini; © Marino Marini, por SIAE 2018)


Marino Marini, Retrato de Germaine Richier
Marino Marini, Retrato de Germaine Richier (1945; bronce, 58 x 43 x 30,5 cm; Fundación Marino Marini, Pistoia; © Marino Marini, by SIAE 2018)


Marino Marini, Santiago a caballo
Marino Marini, Santiago a caballo (1939; yeso, Tamaño del caballo: 167 x 141 x 44 cm; Tamaño del jinete: 118 x 62 x 51 cm; Colección privada, Milán; © Marino Marini, by SIAE 2018)


Peggy Guggenheim con el Ángel de la ciudad de Marino Marini
Peggy Guggenheim con elÁngel de la ciudad de Marino Marini

Venecia acoge una gran exposición sobre Marino Marini, la primera retrospectiva del artista toscano
Venecia acoge una gran exposición sobre Marino Marini, la primera retrospectiva del artista toscano


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.