Alemania, robaba cuadros en el museo donde trabajaba y los vendía en subasta. Condenado


Un antiguo empleado de un importante museo de Múnich (Alemania) fue condenado por robar cuadros del depósito de su museo (entre ellos un hermoso cuadro de Franz von Stuck): los sustituyó por copias y luego los subastó. Con lo recaudado financió un lujoso tren de vida.

Robó unos cuadros importantes de un museo alemán y los sustituyó por copias para subastar los originales. Esto ocurrió en Múnich, donde el 11 de septiembre el tribunal de distrito condenó a un empleado de 30 años de una institución de la ciudad (que no se nombra en el anuncio del tribunal, mientras que el Süddeutsche Zeitung, uno de los principales periódicos alemanes, afirma que se trata del Deutsches Museum) a una pena total de prisión de 1 año y 9 meses que deberá cumplir en libertad condicional por vender tres cuadros e intentar vender un cuarto cuadro ilegalmente. Como indemnización, el tribunal ordenó el decomiso de una suma de 60.617,90 euros.

De mayo de 2016 a abril de 2018, el hombre de 30 años estuvo empleado como empleado técnico “en la gestión de las colecciones de un museo de Múnich”, reza la nota del tribunal. En virtud de su función, el hombre tenía acceso al almacén del museo donde se guardaban los cuadros robados. Durante este tiempo, el exempleado comerciaba por primera vez con un importante cuadro de Franz von Stuck, El cuento del príncipe rana (’Das Märchen vom Froschkönig’), ofreciendo el original para subasta en una casa de subastas de Múnich, Ketterer, en una venta celebrada el 24 de mayo de 2017. El hombre afirmó falsamente que el cuadro era propiedad de sus abuelos, por lo que se puso a la venta con una estimación inicial de 40.000 euros y fue adquirido por una galería suiza que lo vendió por 70.000 euros. El exempleado recibió un total de 49.127,40 euros de la venta, pagados en efectivo.

Franz von Stuck, El cuento del príncipe rana (1891; óleo sobre tabla, 50,3 x 47 cm; Múnich, Deutsches Museum)
Franz von Stuck, El cuento del príncipe rana (1891; óleo sobre tabla, 50,3 x 47 cm; Múnich, Deutsches Museum)

Los otros dos cuadros robados del museo son La prueba del vino (“Die Weinprüfung”), de Eduard von Grützner, y Dos muchachas recogiendo leña en la montaña (“Zwei Mädchen beim Holzsammeln im Gebirge”), de Franz von Defregger: utilizando el mismo mecanismo, le valieron al acusado 4.490,50 y 7.000 euros respectivamente. El cuarto cuadro es Dirndl, de Franz von Defregger, que no se subastó.

Como resultado de las tres ventas ilegales, el ex empleado recibió un total de 60.617,90 euros, utilizando el dinero para pagar sus deudas y financiar un lujoso estilo de vida. “El acusado se aprovechó descaradamente de la posibilidad de acceder a los depósitos de los edificios de su empleador”, reza la sentencia, “y vendió valiosos bienes culturales para asegurarse un estilo de vida exclusivo y presumir”.

¿Todo está bien si acaba bien? Por supuesto que no: el caso plantea varias cuestiones. En primer lugar, una cuestión de seguridad: ¿cómo consiguió el hombre de 30 años actuar sin ser molestado sustrayendo hasta cuatro cuadros de los almacenes del museo? En segundo lugar, ¿cómo es posible que nadie en la casa de subastas se diera cuenta de que la obra era de procedencia ilícita, sobre todo teniendo en cuenta que, en el caso de la obra de Franz von Stuck, la tarjeta de venta incluía información detallada sobre la procedencia? De hecho, en la tarjeta se indicaba que la obra procedía de la colección del coleccionista Arthur von Franquet de Braunschweig (en el reverso aparecía el sello del coleccionista), que luego pasó a su hijo Carl Friedrich von Franquet, también coleccionista de arte y propietario, entre otras obras, de una versión deEl grito de Munch subastada en 2012 en Sotheby’s de Nueva York y vendida por 125 millones de dólares.

La obra no está disponible en bases de datos públicas: si todas las obras de los museos se publicaran en catálogos gratuitos que pudieran ser consultados libremente por todo el mundo, riesgos como los de este caso se reducirían enormemente porque las casas de subastas tendrían mucho menos margen de error al ser más fácil comprobar el origen de las obras.

Alemania, robaba cuadros en el museo donde trabajaba y los vendía en subasta. Condenado
Alemania, robaba cuadros en el museo donde trabajaba y los vendía en subasta. Condenado


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.