Comienza también la recogida de firmas para no prestar el Caravaggio de Siracusa a Sgarbi


Los detractores del préstamo del Seppellimento di santa Lucia (El entierro de Santa Lucía), obra maestra de Caravaggio que Vittorio Sgarbi ha solicitado en préstamo al MART de Rovereto, donde en otoño se celebrará una exposición en la que se comparará al genio lombardo con otro gran artista, Alberto Burri: A cambio, el MART aporta 350.000 euros para los trabajos de conservación necesarios en el cuadro y para el relicario climatizado que se utilizará para evitar que el imponente cuadro se deteriore (puede leer también el editorial del redactor jefe de Finestre sull’Arte, Federico Giannini, al respecto).

Ahora también se ha iniciado una recogida de firmas para evitar que el lienzo vaya a Trentino: el llamamiento (que no menciona los detalles de la exposición, ni habla de la intervención a la que se someterá el cuadro) se dirige al ministro de Patrimonio Cultural , Dario Franceschini, y a la ministra del Interior , Luciana Lamorgese, porque la obra es propiedad del FEC - Fondo Edifici di Culto del Ministero dell’Interno. “Somos un grupo de intelectuales, artistas, académicos, profesores universitarios, expertos en arte y admiradores del pintor Michelangelo Merisi, conocido como Caravaggio, unidos por una única intención, la de salvar una de las obras maestras absolutas del arte del siglo XVII”, reza el texto. "La obra en cuestión, cuya integridad está gravemente amenazada, se titula Seppellimento di Santa Lucia. Está bajo responsabilidad y protección ministerial, ya que pertenece al patrimonio del FEC (Fondo Edifici di Culto), perteneciente al Ministerio del Interior. Por este motivo, firmamos y remitimos esta nota a los SS.VV., señalando al mismo tiempo las tensiones sociales y el acalorado debate cultural que se han suscitado en Sicilia a raíz de la noticia de un nuevo préstamo del fragilísimo cuadro ejecutado para la ciudad de Siracusa entre octubre y diciembre de 1608. Aunque la obra se encuentra en un estado precario, y a pesar de la disconformidad de los técnicos, en los últimos cincuenta años ha sido objeto de peregrinaciones, viajes continuos para diversas exposiciones, restauraciones científicas y mantenimiento. Milán, Roma, Palermo (y otros lugares) han sido los escenarios de un continuo deambular al que ahora, con amargo y generalizado disentimiento, querrían añadir -como explicaremos más adelante- “Rovereto” (la obra, a pesar de haber viajado mucho en el pasado, no ha salido de Siracusa desde 2006, cuando, tras haber sido exhibida en varias exposiciones, regresó a la ciudad al término de una campaña de diagnóstico realizada en Palermo).

Caravaggio, El entierro de Santa Lucía (1608; óleo sobre lienzo, 408 x 300 cm; Siracusa, Santa Lucia alla Badia)
Caravaggio, Seppellimento di santa Lucia (1608; óleo sobre lienzo, 408 x 300 cm; Siracusa, Santa Lucia alla Badia)

“Recordemos que nos referimos a un lienzo inmenso (más de 12 metros cuadrados, el tamaño de una vivienda)”, reza el texto, “obligado a viajar como una cesta de limones, en cajas y contracajas de 5,00x4,00 metros de tamaño, colocadas de lado dentro de un camión que probablemente carece de aire acondicionado adecuado. Todo ello para afrontar miles y miles de kilómetros, por todo tipo de carreteras, entre sacudidas, vibraciones y cambios bruscos de temperatura”.

“Ya en 2005, cuando la obra se encontraba en el Instituto Central de Restauración y los organizadores de la exposición en el Palazzo Reale de Milán, Caravaggio y Europa, solicitaron su préstamo”, prosigue el llamamiento, “la entonces directora del ICR (Instituto Central de Restauración) Caterina Bon Valsassina expresó claramente su desacuerdo, al igual que, por otra parte, los demás responsables del ICR y los del Centro Regional de Restauración de Sicilia se han mostrado contrarios al traslado del cuadro. Desgraciadamente, de los repetidos transportes se desprende el daño permanente al que ha sido condenada la obra como consecuencia de viajes que hasta ahora han sido autorizados con demasiada superficialidad e irresponsabilidad. También hay que decir que la obra tiene un altísimo valor devocional para Sicilia. De hecho, el lienzo, como una reliquia, sustituye a los restos de Santa Lucía que fueron robados hace casi un milenio y que ahora se conservan en Venecia, sin que haya nunca intención de devolverlos a su ciudad natal”.

La exhortación hecha a los SS.VV.“, reza el texto, ”está motivada por una reciente solicitud de préstamo presentada por el Mart, el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Rovereto. Aparte del hecho de que la obra se exhibiría en un contexto expositivo que nada tiene que ver con el arte del siglo XVII, resulta incomprensible que, habiendo tantos cuadros de Merisi de menor tamaño, ubicados en sedes más cercanas al museo, se elija un lienzo monumental y extremadamente frágil, situado a mil quinientos kilómetros de distancia". No sólo: los autores del recurso piden también que el cuadro sea depositado en un museo “en el lugar que le corresponde, en la ciudad de Siracusa, prohibiéndose toda forma de traslado y préstamo”.

“El riesgo es alto”, concluye el recurso, “y Sicilia no puede permitirse perder una obra maestra de Caravaggio”.

Comienza también la recogida de firmas para no prestar el Caravaggio de Siracusa a Sgarbi
Comienza también la recogida de firmas para no prestar el Caravaggio de Siracusa a Sgarbi


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.