El cuadro antisemita de un pintor italiano se convierte en un caso internacional: "odio antijudío inaceptable


El cuadro del pintor italiano contemporáneo Giovanni Gasparro sobre el martirio de Simonino da Trento, una especie de fake news del siglo XV, se ha convertido en un caso internacional. La historia, uno de los casos más llamativos de antisemitismo en el siglo XV, habla de un niño, Simonino da Trento, que desapareció de su casa la noche del 23 de marzo de 1475 y fue encontrado muerto tres días después, cerca de la casa de una familia judía. Las autoridades y la población de Trento, azuzadas por el príncipe-obispo Johannes Hinderbach, acusaron del presunto asesinato a la comunidad judía, que habría secuestrado y asesinado a Simonino para llevar a cabo un asesinato ritual.

El antisemitismo medieval atribuía a los judíos la práctica de sacrificios humanos, que se realizaban con niños cristianos previamente torturados. No hay constancia de esta práctica, pero la credulidad popular de la época la creyó fundada y, en consecuencia, tras el hallazgo del cadáver de Simonino, varios judíos, todos inocentes, fueron encarcelados, torturados para confesar crímenes que nunca habían cometido y, en muchos casos, ejecutados. Una reciente exposición organizada en el Museo Diocesano Tridentino relataba todo el suceso con gran detalle a través de numerosas obras de arte, también porque tras el asesinato de Simonino se difundió su culto: un culto que la Iglesia oficializó en el siglo XVI, y Simonino también fue beatificado. No fue hasta 1965 cuando se abolió el culto, gracias a las pericias históricas que establecieron la inconsistencia de las acusaciones vertidas contra la comunidad judía de la época.

Giovanni Gasparro (nacido en Bari en 1983, con varias obras en su haber en iglesias del centro y el sur de Italia, y exposiciones en la Galería Nacional de Cosenza, el Museo Diocesano de Imola y otros museos, así como en el Pabellón de Italia de 2011 comisariado por Sgarbi) creó por tanto un cuadro sobre este tema, publicándolo en Facebook con un comentario: “Martirio de San Simonino de Trento, por asesinato ritual judío” (también hay que señalar que Simonino de Trento nunca fue canonizado). El hecho de que Gasparro no contextualizara la obra (al contrario, la presentaba como si el culto siguiera vigente y sin decir que el asesinato ritual es en realidad una falsedad histórica) ha despertado la ira de cientos de usuarios (en estos momentos, su post cuenta con cinco mil comentarios, y muchos expresan una fuerte desaprobación, e incluso insultos al artista).

Los principales medios de comunicación israelíes (como el Times of Israel y el Jerusalem Post, dos de los periódicos en inglés más leídos del país), así como elAlgemeiner (el semanario de los judíos estadounidenses), dieron la noticia con comentarios de condena de muchos miembros de la comunidad judía internacional. El Centro Simon Wiesenthal, organización que investiga el Holocausto y el antisemitismo contemporáneo, pidió a la Iglesia que denunciara a Gasparro por su obra: “no es arte, es odio”, afirman desde el centro, que también ha enviado una carta formal al Secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, expresando su decepción por el asunto. “En vísperas de la Pascua judía y de la Pascua cristiana”, declaró además Abraham Cooper, decano del Centro Simon Wiesenthal, “este artista italiano ha decidido promover esta calumnia violenta, escabrosa y largamente negada contra los judíos a través de su arte? Pedimos a Facebook que no pusiera su plataforma a disposición de una falsificación que llevó al asesinato y la mutilación de muchos judíos durante cientos de años”.

Pero la condena no sólo viene del extranjero, por supuesto. En Italia, quien denuncia las acciones de Gasparro es la Comunidad Judía de Milán a través de su página web oficial, Bet Magazine Mosaic. En un artículo firmado por Ester Moscati, el cuadro se define como “escandaloso” e “inaceptable”: Gasparro, escribe Moscati, “propone esta obra llena de odio antijudío como si se sintiera la necesidad, cuando las fake news de hoy se vuelven locas, de desempolvar las de un pasado sombrío y lúgubre”. Y otro comentario viene del historiador Gadi Luzzatto Voghera, director de la Fundación Centro de Documentación Judía Contemporánea: el cuadro, argumenta el académico (que también destaca los llamativos anacronismos de Gasparro en su artículo), ’utiliza el manual del ’típico antisemita’: el judío es sucio, baboso, sediento de sangre inocente, movido por una religión falsa (esos hombres llevan a cabo la fechoría como judíos, vestidos con túnicas rituales y rematados con una menorá encendida), codicioso’.

En la foto, un detalle del cuadro de Gasparro.

El cuadro antisemita de un pintor italiano se convierte en un caso internacional:
El cuadro antisemita de un pintor italiano se convierte en un caso internacional: "odio antijudío inaceptable


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.