Florencia, andamios en la Capilla Brancacci para admirar de cerca los frescos por primera vez


La Capilla Brancacci será restaurada en breve, pero no cerrará al público: los visitantes podrán admirar los frescos de cerca por primera vez subiendo a los andamios.

Pronto comenzará la restauración de la Capilla Brancacci, que forma parte de los museos cívicos florentinos, pero no se cerrará y el público tendrá la extraordinaria oportunidad de admirar de cerca las obras maestras de Masaccio y Masolino subiendo a los andamios. La restauración forma parte de un programa articulado de investigación y valorización promovido por el Ayuntamiento, la Superintendencia, el CNR-Ispc de Florencia, el Opificio delle Pietre Dure y la Fundación Amigos de Florencia de Estados Unidos, en colaboración con la Fundación Jay Pritzker. El lunes 29 de noviembre, la Capilla Brancacci cerrará al público para el montaje de los andamios y las obras durarán un año. Ya en enero, los visitantes podrán volver a ver esta pequeña joya florentina en estrecho diálogo con las obras: los andamios se colocarán de forma que se pueda subir a ellos y también se construirá un ascensor especial para facilitar el acceso a las personas discapacitadas.

“No podíamos cerrar la Capilla Brancacci durante tanto tiempo”, comenta el alcalde y concejal de Cultura, Dario Nardella, “sobre todo después del prolongado periodo de cierre de nuestros museos debido al Covid. Gracias a esta solución, será posible seguir visitando y disfrutando de las extraordinarias pinturas de una forma completamente nueva e irrepetible”.

En noviembre de 2020, la Capilla Brancacci se sometió a un primer control para evaluar su estado de salud: surgieron algunos fenómenos de deterioro del ciclo pictórico que es necesario estabilizar mediante un proyecto de restauración para el que se firmó un protocolo de acuerdo entre el Ayuntamiento, la Superintendencia y el Opificio delle Pietre Dure. La última restauración data de los años ochenta. El protocolo trienal prevé el análisis y seguimiento por parte de la Superintendencia, con la participación del CNR, y la posterior restauración por parte del Opificio delle Pietre Dure bajo la supervisión de un comité científico y gracias a un grupo técnico. La Fundación Amigos de Florencia ha anunciado su intención de participar, junto con la Fundación Jay Pritzker, en la financiación y realización de los trabajos de análisis y seguimiento, y también ha manifestado su interés en financiar la restauración.

La Capilla se encuentra en el interior de la Iglesia de Santa María del Carmine. Fue construida por la familia Brancacci a finales del siglo XIV; fue el rico comerciante Felice Brancacci quien encargó los frescos con las historias de San Pedro en 1423. Masolino y Masaccio trabajaron juntos en él, pero debido a la marcha del primero a Hungría y del segundo a Roma, los frescos quedaron inacabados en 1427. Tras el exilio de Brancacci (1436), que había caído en desgracia por sus simpatías antimediceas, los frailes del convento hicieron borrar los retratos de todas las personas relacionadas con su familia y en 1460 dieron a la capilla el nombre de la Madonna del Popolo, insertando el venerado panel del siglo XIII. No fue hasta 1481-1483 cuando Filippino Lippi restauró y completó las escenas que faltaban. Tras escapar al incendio que devastó el interior de la iglesia en 1771, la capilla fue adquirida en 1780 por los Riccardi, que renovaron el altar y el suelo. Los frescos, descuidados durante todo el siglo XIX, fueron desempolvados en 1904; las obras de restauración llevadas a cabo en la década de 1980 devolvieron las preciosas superficies decoradas.

Imagen: Masolino, Predicación a la multitud

Florencia, andamios en la Capilla Brancacci para admirar de cerca los frescos por primera vez
Florencia, andamios en la Capilla Brancacci para admirar de cerca los frescos por primera vez


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.