Más sobre las iniciativas de Ladispoli para celebrar a Caravaggio


Dos nuevas contribuciones a la discusión sobre las formas en que Ladispoli pretende celebrar a Caravaggio por su supuesto último desembarco en Palo Laziale, situado en el territorio del municipio, en la costa romana.

Recibimosy publicamos del Concejal de Cultura, Turismo y Deportedel Ayuntamiento de Ladispoli, Marco Milani, una respuesta al artículo de Michele Cuppone del 13 de agosto (Especulaciones de Caravaggiomania: Ladispoli desafía a Porto Ercole en la muerte del pintor )sobre las iniciativas que la ciudad está promoviendo para celebrar a Caravaggio. Publicamos también a continuación la respuesta de Michele Cuppone.

Estimados editores: Soy el Dr. Milani, concejal de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Ladispoli, y les escribo tras leer el interesante pero inexacto artículo del Dr. Cuppone. ¿Por qué inexacto? Porque asimila iniciativas privadas y públicas en la misma esfera. Iré directamente al grano: la administración municipal encabezada por el alcalde Grando no reivindica otra cosa que el ya constatado “último aterrizaje”. La cuestión de la muerte, como todos reconocen, sigue siendo objeto de estudio e incluso yo, como historiador (aunque medievalista) y escritor, me niego a aclamar una tesis histórica que no esté plenamente probada y consensuada. La estatua de Caravaggio, pues, es un proyecto que esta Administración tiene desde hace unos tres años y que no se refiere a la muerte del gran pintor lombardo, sino a su detención por los españoles en el castillo de Palo (inspirada en la maravillosa obra del maestro Guido Venanzoni, actualmente expuesta en Sutri).

El proyecto de monumento al que se refiere el artículo es una iniciativa privada en la que no participa la administración municipal y que, por cierto, aún no se ha dado a conocer oficialmente. Por lo tanto, no hay comercialización ni especulación por nuestra parte, y es poco correcto y superficial atribuirnos intenciones conspirativas y blasfemas (históricamente hablando...). Por otra parte, hay que admitir que acogemos con agrado cualquier tipo de estudio e investigación en profundidad sobre aquel julio de 1610 y que, si bien no podemos afirmar, y no lo hacemos, que Merisi muriera en Palo, no se puede negar que las teorías del Prof. Pacelli (y de otros) son fundadas, plausibles e históricamente apreciables, a la luz de los documentos que han surgido hasta ahora. Por lo tanto, tanto las iniciativas tomadas hasta ahora por esta Administración como las que están por venir tienden a subrayar que Merisi desembarcó en Palo y aquí vivió uno de los acontecimientos más importantes de su vida, su detención. Aprovecho la ocasión para recordarles que en los próximos meses, a partir de septiembre, habrá una serie de iniciativas sobre Caravaggio, gracias también a que nuestra ciudad, Ladispoli, puede presumir de contar con un ilustre conciudadano, el Maestro Guido Venanzoni, la primera y única persona en el mundo que pintó la vida de Caravaggio en todas sus fases, alcanzando altísimos niveles artísticos.
Gracias por su hospitalidad, saludos cordiales.

Ottavio Leoni, Retrato de Caravaggio (1615-1620; carboncillo negro y pasteles sobre papel azul, 234 x 163 mm; Florencia, Biblioteca Marucelliana
Ottavio Leoni, Retrato de Caravaggio (1615-1620; carboncillo negro y pasteles sobre papel azul, 234 x 163 mm; Florencia, Biblioteca Marucelliana)

He aquí la respuesta de Michele Cuppone:

Quisiera agradecer al Dr. Marco Milani, Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Ladispoli, lo que ha señalado en su carta de respuesta a mi artículo Especulaciones de la Caravaggiomanía: Ladispoli desafía a Porto Ercole sobre la muerte del pintor.

Evidentemente, ahora se pueden distinguir dos iniciativas, aunque similares y relativas al mismo contexto urbano, hasta el punto de que se ha sugerido que son una misma cosa. Por un lado, está el proyecto de estatua de Caravaggio que financiarán los comerciantes locales, por tanto “sin desembolso de dinero público” como ya dejé claro en mi artículo, y que está en el centro de la campaña mediática realizada en primera persona por un grupo de ciudadanos, siempre apoyados en sus actos por el alcalde. A esto se podría añadir el proyecto similar de la estatua de Caravaggio que la administración municipal tiene en proyecto desde hace unos tres años, como aclara Milani. En cualquier caso, un artículo de Gianni Palmieri publicado el 12 de agosto en "Il Messaggero “ informaba de que, en referencia al primer caso, ”el ayuntamiento patrocinará la creación y la estatua de bronce".

Así pues, parece existir cierta relación entre el grupo de ciudadanos reunidos en torno a la naciente asociación “Sui passi di Caravaggio” y el espíritu y las acciones de la administración municipal representada por el primer ciudadano. No se limitan, como cree Milani, a reivindicar el “último desembarco” de Caravaggio, más allá de que este dato sea históricamente incierto: de hecho, es posible que el artista viajara a Porto Ercole por mar. Es el propio Ayuntamiento de Ladispoli -Departamento de Cultura- el que se ha hecho cargo del cartel “Passeggiata del Caravaggio” (Paseo del Caravaggio), en el que se divulga que lo más probable es que el pintor muriera asesinado en Palo (si no antes).

De hecho, y aquí vuelvo a la cuestión de fondo planteada en mi artículo, respecto a la cual el episodio de la estatua en la obra no es más que un ejemplo emblemático, la ciudad de Ladispoli no debería arrogarse el derecho de “escribir su propia versión de la historia, eludiendo una discusión seria al más alto nivel científico”. Una versión que, tal como están las cosas, ha sido perseguida, comprensiblemente, por la comunidad ladispolana, a un nivel más mediático, pero sólo por Vincenzo Pacelli en el ámbito especializado, y sólo él, contrariamente a lo que afirma erróneamente el concejal.

Que Caravaggio murió en Porto Ercole, lo prueban las fuentes y sobre todo los documentos de la primera hora. Una circunstancia de una fiabilidad tan granítica, por tanto, que sólo una hipótesis conspirativa podría pensar en desvirtuarla (y conspirativa es la hipótesis, ciertamente no las intenciones de la administración municipal, en el sentido en que Milani interpreta injustamente mis palabras).

Por último, que quede claro que quien esto escribe no tiene nada que objetar a los proyectos monumentales per se, si con ellos se pretende rendir homenaje al ilustre visitante de paso en aquel julio de 1610. Otra cosa es, sin embargo, que, como temía mi artículo, dado el tenor de las iniciativas y comunicaciones promovidas hasta ahora, la estatua “envíe un mensaje antihistórico”. Y el historiador Milani, más que escritor, no puede sino estar de acuerdo con ello.

Más sobre las iniciativas de Ladispoli para celebrar a Caravaggio
Más sobre las iniciativas de Ladispoli para celebrar a Caravaggio


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.