Protestas en Grecia por una reforma museística similar a la de Franceschini


Cinco de los principales museos nacionales de Grecia, hasta ahora vinculados a la Dirección General de Arqueología, están a punto de convertirse en autónomos, como nosotros hicimos con la reforma Franceschini: y hay protestas en el país.

En Grecia, un proyecto de ley que en cierto modo se asemeja a la reforma Franceschini de 2014-2015 está dando mucho que hablar. La reforma griega, presentada por Lina Mendoni, ministra de Cultura del Gobierno de Kyriakos Mītsotakīs, prevé de hecho que cinco de los principales museos del país (el Museo Arqueológico Nacional de Atenas, el Museo Bizantino y Cristiano de Atenas, el Museo Arqueológico de Salónica, el Museo de Cultura Bizantina de Salónica y el Museo Arqueológico de Heraclión) dejen de ser dependerán de la Archaiologikí Ypīresía, es decir, del “Servicio Arqueológico” del Ministerio (homólogo de nuestra Dirección General de Arqueología, Bellas Artes y Paisaje, competente, sin embargo, sólo en arqueología, como lo era la antigua Dirección General de Arqueología), sino que adquirirán autonomía financiera y de gestión. En concreto, los museos adquirirán el estatuto de NPDD (Nomikó Prósopo Dīmosiou Dikaiou, “Persona Jurídica de Derecho Público”).

Esto es similar a lo que ocurrió en Italia en 2014, cuando los museos estaban vinculados a las superintendencias, y luego pasaron a ser autónomos tras la reforma Franceschini. Hasta ahora, el único museo griego que gozaba de autonomía era el Museo de la Acrópolis. Cuáles son los principios que guían la reforma, explicó Lina Mendoni en respuesta a una pregunta parlamentaria del diputado de la oposición Kleon Grigoriadis. “Nuestros museos”, dijo Mendoni, “tienen un enorme potencial, pero necesitan un esfuerzo de cambio estructural, porque no pueden funcionar plenamente en el asfixiante marco administrativo y económico del Estado”. Esta visión cuenta con el apoyo de muchos expertos a nivel internacional y ya ha sido adoptada en los mayores museos del extranjero, donde desde hace años se lleva a cabo la desvinculación institucional de los museos del estrecho abrazo del Estado, con el fin de gestionarlos mejor y con mayor eficacia".

Mendoni afirmó que la autonomía de los museos forma parte de sus objetivos políticos, y la elaboración de la ley, aseguró, se producirá tras las consultas necesarias con todas las partes interesadas y la sociedad. La autonomía, explicó Mendoni, servirá para garantizar que los museos sean más eficientes y se gestionen “mediante el uso de métodos de administración y gestión empresarial”, así como a través de un enfoque orientado a la comunicación y el marketing. En los nuevos museos autónomos también habrá consejos de administración, como en Italia. En cuanto a los empleados que ya trabajan en los museos, el ministro Mendoni hizo saber que no habrá cambios en la relación laboral (los trabajadores seguirán en el ministerio), mientras que los trabajadores que se contraten en el futuro lo harán según los procedimientos legales para las organizaciones con estatuto de NPD.

La protesta de los antiguos trabajadores del ministerio

En contra del proyecto de ley se ha desarrollado un movimiento de oposición liderado por 119 trabajadores, todos ellos antiguos funcionarios del ministerio de Cultura, algunos de los cuales llevan trabajando allí desde los años 60 (hay conservadores, directores, gerentes, jefes de departamento, directores generales). Juntos han firmado una carta abierta en la que piden que los cinco museos sigan formando parte del Servicio Arqueológico. “Nos ha sorprendido”, escriben en la carta, “escuchar, por parte de la dirección política del Ministerio y del propio Primer Ministro, el anuncio de la conversión de los cinco mayores museos del país (Museo Arqueológico Nacional, Museo Bizantino y Cristiano, Museo Arqueológico de Salónica, Museo de Cultura Bizantina, Museo Arqueológico de Salónica) en entidades jurídicas de derecho público. Entendemos que la actual Ministra de Cultura (arqueóloga ella misma), en lugar de formular una política museística nacional global, integrada en planes culturales más amplios y actualizados (investigación, educación, concienciación intelectual y social sobre temas contemporáneos nacionales y globales, participación cultural, desarrollo cultural, cooperación), ha formulado un proyecto que tiene fines políticos y pretende establecer, con argumentos insuficientes, museos ’autónomos’ y ’liberados de la asfixia estatal’”.

“Romper los lazos del museo con el Servicio Arqueológico”, argumentan los responsables ministeriales, “significará el fin de la movilidad del conocimiento científico especializado. Significará el fin de la posibilidad de que los museos hagan uso de la savia vital de arqueólogos, museólogos, educadores de museos, conservadores, arquitectos, artesanos, que siempre aportan su valiosa especialización y experiencia, tanto para los propios institutos como para los visitantes, en primer lugar los estudiantes de nuestras escuelas. [...] Estos museos serán simplemente espacios de exposición, productos de mercado, con restaurantes y tiendas”.

“La mayoría de nosotros hemos conocido a los antiguos e históricos directores de los grandes museos del país y hemos aprendido de ellos. Se puede adivinar, por tanto, que el recorte de museos del Servicio de Arqueología supondrá un cambio en los criterios de selección de su administración. Significará el paso de un sistema de selecciones científicas y administrativas entre cientos de profesionales especializados del Ministerio, a un sistema de nombramientos gubernamentales del Presidente y de los miembros de los Consejos, que vendrán dictados por el criterio de uno solo, es decir, del Ministro. En otras palabras, supondrá el paso de un sistema de excelencia a la táctica del reparto”.

“Por ello, unimos nuestra voz a la de nuestros actuales compañeros”, concluyen los 119 ex funcionarios, "y pedimos al Presidente del Consejo y a la dirección política del Ministerio de Cultura que no excluyan a los cinco museos del Servicio de Arqueología. Les pedimos que no procedan a la mutilación catastrófica del Servicio Arqueológico, que podría llevar a la secesión de otros museos y grandes yacimientos arqueológicos en el futuro. La reestructuración radical de un servicio público que tiene una historia de casi 187 años, por muy nobles que sean sus motivos, debe hacerse con reflexión, precedida de un debate científico creativo, que no exija un acto de destrucción. Esto, sin embargo, no ocurrió, y exigimos que ocurra en el último minuto.

Foto: Sala 15 del Museo Arqueológico Nacional de Atenas. Foto Crédito Ricardo André Frantz

Protestas en Grecia por una reforma museística similar a la de Franceschini
Protestas en Grecia por una reforma museística similar a la de Franceschini


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.