Revolución en Sicilia, aquí está la Carta de Catania: préstamos de día de pago de bienes en depósitos


¿Protección o estrago? En Sicilia, se aprobó la revolucionaria Carta de Catania, que concede en préstamo, previo pago, los depósitos de los bienes del museo de la isla.

Una auténtica revolución está sacudiendo el mundo de los bienes culturales en Sicilia: el pasado 3 de diciembre, de hecho, el consejero de Bienes Culturales e Identidad de la Región de Sicilia, Alberto Samonà, firmó la llamada Carta de Catania, una medida que concede el préstamo a título oneroso de bienes de los depósitos museísticos de la isla, cuyos inventarios serán elaborados no sólo por catalogadores expertos, sino también por estudiantes universitarios y voluntarios. La medida, oficialmente Decreto del Consejo nº 74/GAB, de 30 de noviembre de 2020, decreta la concesión para el uso, “con fines de valorización y disfrute público”, de bienes culturales “pertenecientes a su Propiedad y Patrimonio Estatal que se encuentren almacenados en los depósitos regionales, para que puedan ser valorizados mediante su exposición en lugares públicos o privados abiertos al público que cumplan los requisitos legales”.

Los bienes a prestar serán aquellos que no estén expuestos al público y que hayan sido adquiridos por decomiso, o por donación o entrega espontánea, o incluso aquellos “de adquisición más antigua cuya documentación se haya perdido y, en general, los privados de cualquier referencia a su contexto de pertenencia”. Los institutos propietarios de los bienes deberán elaborar listas de los mismos, “confeccionando lotes homogéneos por características histórico-culturales o tipológicas”. La concesión de los bienes, reza el artículo 6 de la Carta, estará “sujeta al pago de una contraprestación que no podrá ser inferior a la décima parte del valor de los bienes concedidos, deducido de las estimaciones de inventario realizadas por el depósito regional de origen”. El pago podrá efectuarse en metálico, pero también de otras dos formas. La primera: “suministro de bienes y/o servicios destinados a los bienes objeto de la concesión, o en favor de otros bienes depositados en el mismo depósito de origen, o en general, en apoyo de los bienes culturales del Patrimonio y de los Bienes del Estado de la Región de Sicilia, tales como, a título meramente enunciativo y no limitativo, restauración, análisis arqueométrico, catalogación, publicación y comercialización”. La segunda: “prestación de bienes, servicios, infraestructuras o mejoras a favor del repositorio de origen de los bienes a convenir con el instituto concedente”.

Los préstamos de los bienes del repositorio pueden durar entre dos y siete años, prorrogables tácitamente una sola vez, a igualdad de condiciones, salvo que el concesionario comunique (por carta certificada o pec) en los seis meses anteriores a la fecha de vencimiento su renuncia a la renovación. Al expirar el plazo de la concesión, los activos volverán a la disponibilidad de la institución original. La supervisión de los bienes prestados estará garantizada por la superintendencia responsable del territorio, que estará facultada para verificar en cualquier momento la aplicación efectiva de las disposiciones previstas en el Código de Bienes Culturales, en el anuncio que publicará la Región de Sicilia para las concesiones y en el correspondiente acuerdo. En caso de inaplicación de la normativa del sector, se revocará la concesión.

Además, el 10 de diciembre, el propio Samonà firmó otro decreto, el número 78, que contiene las directrices para la aplicación de la Carta de Catania. Los institutos concesionarios deberán elaborar un documento técnico (con las medidas de seguridad y conservación del espacio expositivo que albergará los bienes en concesión) y un proyecto de valorización que deberá prever y explicar las formas en que se realizará la comunicación externa, los modos en que se garantizará el uso público y eventualmente gratuito de los bienes, y las repercusiones económicas en términos de empleo y desarrollo del proyecto. El documento describirá también el contenedor de exposición, las modalidades de exposición, las actividades, ocasionales o periódicas, que se pretende vincular a la exposición de los bienes objeto del procedimiento (por ejemplo, el calendario de apertura al público, las actividades educativas, culturales y de convivencia).

A continuación, los concesionarios designarán un técnico conservador elegido entre arqueólogos, archiveros, bibliotecarios, demoetnoantropólogos, antropólogos físicos, restauradores, restauradores colaboradores y expertos en diagnóstico del patrimonio cultural con formación y experiencia adecuadas. Además, el concesionario garantizará que la ubicación de los bienes prestados sea adecuada y respetuosa con el valor cultural y el destino de los mismos. Nuevamente, antes de las operaciones de transporte o durante el período de exposición, los bienes serán restaurados si fuera necesario, según las indicaciones de las superintendencias. Otro punto importante se refiere al inventario y catalogación de los bienes almacenados en los depósitos: los institutos de la Región de Sicilia podrán recurrir prioritariamente a catalogadores expertos, o con la ayuda de estudiantes universitarios de disciplinas relacionadas con la conservación del patrimonio cultural que trabajen en prácticas, o voluntarios de asociaciones culturales con la cualificación adecuada.

Una intervención revolucionaria“, ha declarado Alberto Samonà, ”gracias a la cual miles de bienes culturales, a menudo sin inventariar y almacenados en los depósitos de museos y otros sitios culturales regionales, podrán por fin ser expuestos y disfrutados por todos“. El decreto, denominado ”Carta de Catania“ gracias a la encomiable labor de la Superintendente Rosalba Panvini, que supervisó su redacción, hace honor al compromiso adquirido junto con el Presidente Musumeci de permitir una mayor valorización del conspicuo patrimonio de la región. La Carta de Catania también ofrecerá nuevas oportunidades a los jóvenes profesionales que serán llamados a trabajar externamente junto a la administración y los particulares para hacer posible la realización de los proyectos de concesión en uso de los bienes solicitados”.

“Quiero dar las gracias al Presidente de la Región y al Consejero Samonà”, afirma Rosalba Panvini, Superintendente de Catania y “mente” de la Carta, “que recogió con prontitud la propuesta surgida de una conferencia celebrada el pasado mes de febrero y puso en marcha las actividades para llegar a la Carta de Catania”. El documento, que marca un importante punto de inflexión en la gestión del patrimonio de la región, es el resultado de una fructífera colaboración entre la Superintendencia de Catania, y en particular Fabrizio Nicoletti, del núcleo de arqueólogos, el abogado Nunzio Condorelli Caff y el Dr. Mario Bevacqua, presidente internacional de la UFTA. Un trabajo de equipo que ha dado lugar en muy poco tiempo a una importante innovación en la gestión global y la valorización de los llamados bienes culturales menores".

Pero también hay fuertes voces críticas, como la de Salvatore Settis, que hoy en Il Fatto Quotidiano habla de un “estrago” y un “golpe bajo a las buenas prácticas de protección”. “La llamada Carta de Catania”, escribe Settis, “afecta al patrimonio cultural de la mayor región de Italia (y una de las más ricas en bienes culturales). Pero es aún más peligrosa porque se difunde como si pudiera servir de modelo. Por tanto, es necesario hacer algunas aclaraciones. En primer lugar, el artículo 6 del Código de Bienes Culturales define la valorización no como destinada a ganar dinero, sino a ”promover el conocimiento del patrimonio cultural para favorecer el desarrollo de la cultura“. En cuanto a los depósitos de los museos, la norma siciliana es víctima del prejuicio generalizado, pero no menos falaz, de que los materiales almacenados están condenados a perpetuidad a la oscuridad, cubiertos de polvo, descuidados por los iniciados e ignorados por los ciudadanos. [...] No menos irresponsable es la idea de confiar a estudiantes en prácticas una tarea como la de elegir materiales para ”alquilarlos“. La contratación de mano de obra no remunerada responde a la misma lógica que subyace al generalmente fracasado sistema denominado de alternancia escuela-trabajo. Supone prescindir de la competencia, de hecho implica que para evaluar lo que hay en los almacenes se puede prescindir de un ojo entrenado, como el que no puede tener un universitario novato”. En resumen, para Settis se trata de un decreto ’redactado deprisa y mal’ y que ’será, esperamos, impugnado en la propia Sicilia por su generalidad que lo hace inaplicable’. Pero, ¿no podría el Gobierno nacional dar un golpe?".

En la foto: Selinunte

Revolución en Sicilia, aquí está la Carta de Catania: préstamos de día de pago de bienes en depósitos
Revolución en Sicilia, aquí está la Carta de Catania: préstamos de día de pago de bienes en depósitos


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.